Connect with us

Salud

La fuerza letal de la sindemia: por qué el COVID-19 se ensaña con los afroamericanos en EEUU

Avatar

Published

on

La fuerza letal de la sindemia: por qué el COVID-19 se ensaña con los afroamericanos en EEUU

FOTO : Los afroamericanos sufren una incidencia del COVID-19 de más del doble que, por ejemplo, los blancos en EEUU. (REUTERS/David Ryder)

Como mero microorganismo, el SARS-CoV-2 no discrimina; sin embargo el impacto de la pandemia cambia según una enorme cantidad de factores, desde biológicos hasta sociales, desde históricos a demográficos, por lo cual el COVID-19 —la enfermedad— afecta a distintas personas de maneras muy diferentes. En los Estados Unidos los afroamericanos son el grupo más golpeado, por ejemplo.

El racismo y sus manifestaciones (la herencia de la esclavitud, la falta de crédito hipotecario, el fraude electoral, la discriminación en el trabajo y en el acceso a la salud, entre otros factores) son causas conocidas “que han creado las condiciones sindémicas dentro de las cuales los afroamericanos sufren la fuerza letal del COVID-19”, recordó un estudio de Tonia Poteat y LaRon Nelson. Y sobre todo la experta en medicina social y el vicedecano de Salud y Equidad en la Escuela de Enfermería de Yale le pusieron cifras notables al problema.

La primera, que habla directamente del impacto desigual de la pandemia: los afroamericanos representan el 13% de la población de los Estados Unidos pero son el 30% de los casos de COVID-19. Es decir que sufren una incidencia de más del doble que, por ejemplo, los blancos.

Si representan el 13% de la población de EEUU, ¿por qué los afroamericanos sufren el 30% de los casos de COVID-19? (AP)Si representan el 13% de la población de EEUU, ¿por qué los afroamericanos sufren el 30% de los casos de COVID-19? (AP)

El concepto de sindemia surgió de la antropología médica: se refiere a los problemas de salud que causan sinergia para afectar a una población determinada según su contexto social, cultural y económico. Según explicó Intramed, implica “las complejidades a través de las cuales los factores sociales, psicológicos y biológicos se unen para dar forma a los problemas emergentes y omnipresentes de la salud mundial”. Una sindemia agrupa “dos o más enfermedades dentro de una población que contribuye a, y resulta de, las desigualdades sociales y económicas persistentes” y estudia los casos en que “múltiples problemas de salud interactúan, a menudo biológicamente, entre sí y con el entorno sociocultural, económico y físico”.

En este caso, dieron como ejemplo Poteat y Nelson, “los afroamericanos sufren una incidencia mayor de enfermedades crónicas subyacentes, como hipertensión (57% de las personas), diabetes (18%) y obesidad (50%) que predisponen a los individuos a peores resultados clínicos, incluida la muerte, en caso de tener COVID-19”. Otro factor de importancia es la falta de seguro médico, que aumenta en 1,5 veces su demora en el acceso al cuidado de la salud.

Poteat, profesora de Medicina Social en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC), trabajó como asesora de la Oficina para la Coordinación Mundial de la Lucha contra el Sida de los Estados Unidos, ocupándose de las poblaciones más afectadas, y comparó las epidemias: “Décadas de investigación dedicadas a comprender el impacto desproporcionado del VIH entre los afroamericanos puede contribuir a revelar los ejes impulsores de esta desigualdad”, dijo, sobre el COVID-19.

Aunque el SARS-CoV-2 no discrimina, el impacto de la pandemia depende de sociales, históricos y demográficos que hacen que afecte deproporcionadamente a los afroamericanos. (REUTERS/Joshua Lott)Aunque el SARS-CoV-2 no discrimina, el impacto de la pandemia depende de sociales, históricos y demográficos que hacen que afecte deproporcionadamente a los afroamericanos. (REUTERS/Joshua Lott)

“Es una paradoja de larga data que los afroamericanos sufran el mayor peso del VIH aunque reportan tasas de conducta de riesgo similares a las de otros grupos”, plantearon los expertos y sus colegas Gregorio Millett y Chris Beyrer. Dado que lo mismo sucede con el coronavirus, en su opinión la teoría sindémica brinda herramientas para interpretarlo: “La alta tasa de exposición, adquisición y mortalidad por COVID-19 entre los afroamericanos” no se puede explicar sin elementos asociados, como epidemias sociales, que se reproducen por “las persistentes desigualdades“. La cuestión es el tejido comunitario, no un patógeno.

El impacto que las decisiones sociales y políticas tienen sobre la salud supera el de las decisiones humanas, y esas decisiones tienen un contexto histórico, plantearon los autores: por ejemplo muchas políticas actuales se derivan de las que tuvieron los estados confederados que imponían la esclavitud. De un total de casi 700 condados del país con habitantes mayoritariamente afroamericanos, el 91% se halla en ellos, en el sur del país. “De manera sorprendente, no sólo las tasas de desempleo y la falta de seguro médico son altas allí, sino también la diabetes, las enfermedades cardíacas y el VIH”, escribieron. “Es probable que esas condiciones preexistentes jueguen un papel importante en los malos resultados clínicos de COVID-19 en estos condados”.

Los afroamericanos sufren una incidencia mayor de enfermedades subyacentes que los predisponen a situaciones más graves en caso de tener COVID-19, como hipertensión, diabetes y obesidad. (REUTERS/Mike Segar)Los afroamericanos sufren una incidencia mayor de enfermedades subyacentes que los predisponen a situaciones más graves en caso de tener COVID-19, como hipertensión, diabetes y obesidad. (REUTERS/Mike Segar)

Poteat y Nelson atribuyeron otros elementos, como el acceso más lento a las pruebas de SARS-CoV-2 en esos lugares, a “la intersección de la economía y el racismo”. Por un lado hubo menos puntos para realizarse el análisis en los barrios más pobres que en los más aventajados; por otro, muchos de esos puntos eran para realizarse el test sin salir del automóvil, lo cual implica tener acceso a un automóvil para hacerlo. “Un estudio encontró tasas de pruebas COVID-19 seis veces más altas en los barrios de altos ingresos en Filadelfia, a pesar de que los resultados positivos son más altos en los barrios afroamericanos más pobres”. A eso se suman los prejuicios discriminatorios en el sistema de salud, “un legado de maltrato médico”.

La población afroamericana también sufre una exposición más alta al SARS-CoV-2: está sobre representada en muchas áreas de trabajos esenciales, como cuidado de personas, limpieza en residencias de ancianos u hospitales, industria de la alimentación, entrega a domicilio. Los lugares que habitan, como proyectos de viviendas públicas o subsidiadas, tienden a tener una densidad de población mayor, lo cual hace “que la capacidad de practicar el distanciamiento social sea bastante limitada, si no imposible”. Esta preponderancia en “ocupaciones, entornos y situaciones que aumentan la exposición al nuevo coronavirus” no es accidental, subrayaron los investigadores: “Se basa en la violencia estructural histórica y contemporánea del racismo”.

La población afroamericana también sufre una exposición más alta al SARS-CoV-2 por estar sobre representada en loa trabajos esenciales y por habitar viviendas públicas o subsidiadas con mayor densidad de población. (Poteat, Nelson et al.)La población afroamericana también sufre una exposición más alta al SARS-CoV-2 por estar sobre representada en loa trabajos esenciales y por habitar viviendas públicas o subsidiadas con mayor densidad de población. (Poteat, Nelson et al.)

Por último, los autores destacaron que la politización del COVID-19 en la discusión pública en los Estados Unidos también afectó especialmente a las comunidades afroamericanas. Muchos municipios y estados con gobiernos republicanos, donde hubo menos adhesión al uso de máscaras y la distancia social, por ejemplo, también fueron los primeros en reabrir las economías. En uno de ellos, Georgia, se produjo “uno de los brotes de COVID-9 más devastadores del país entero entre residentes afroamericanos”. Se trata del condado de Dougherty, que tuvo una tasa de mortalidad de 27 por 100.000 personas de las cuales el 81% eran afroamericanas aunque su representación en la población era menor, del 69 por ciento.

No todos corremos el mismo peligro ante el COVID-19”, concluyeron Poteat, Nelson y sus colegas. “Como otras enfermedades, es decididamente racializada”. Las condiciones que llevan a esos resultados no son azarosas ni pasivas, al contrario: “Se producen activamente a través del racismo contra los afroamericanos que está institucionalizado en el sistema político estadounidense. El campo de la epidemiología debe abrir los ojos a que el sistema de racismo es más que un telón de fondo pasivo y es, en realidad, una epidemia que actúa de manera dinámica y ha convergido con la del COVID-19 para acelerar la exposición, la infección y la mortalidad entre los afroamericanos”.

Por último, el análisis ofreció varias recomendaciones para reducir las disparidades en el corto plazo, como compensar especialmente, por el riesgo que corren, a las personas que realizan tareas que no se pueden hacer desde la casa; brindar servicios de salud universales o accesibles más allá del empleo o los ingresos y garantizar que los trabajadores esenciales cuenten con equipo de protección personal y puedan realizarse pruebas de SARS-CoV-2 y tomar licencias pagas por enfermedad.

FUENTE INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Salud

Los 25 médicos y enfermeros contagiados de Covid en el Hospital Gutiérrez tenían las dos dosis de la Sputnik V: cómo se explica esto

Avatar

Published

on

 “Definitivamente se debe seguir con las medidas de cuidado y protección”, coincidieron expertos consultados por Infobae, ante el brote en el personal de salud detectado en ese establecimiento

¿Las personas que ya fueron vacunadas contra el COVID-19 deben seguir usando barbijo y respetando la distancia social? ¿Acaso pueden volver a contagiarse e infectar a alguien incluso después de haber sido vacunadas con las dos dosis?

La respuesta es sí. Uno se puede contagiar y también ser asintomático; aún cuando la vacuna te protegió para no enfermarte, no te protegió de contagiarte. Así que es posible que no sepas que te contagiaste y lo transmitas a otros”, había dicho semanas atrás el epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci en una reciente entrevista sorprendió a más de uno.

Las palabras de Fauci coinciden con lo sucedido a principios de abril con el contagio de coronavirus que tuvo el presidente Alberto Fernández, pese a estar vacunado con dos dosis de la vacuna rusa Sputnik V y sobre todo, respecto a los 25 contagios en el personal de salud que hubo a mediados de abril en el Hospital de Niños Ricardo Gutierrez en donde se infectó el prestigioso infectólogo Eduardo López, director del Departamento de Medicina del hospital y asesor del Gobierno en esta pandemia.

Las autoridades del hospital confirmaron que el brote con la cepa Manaos de coronavirus solo afectó al personal sanitario y no hubo menores contagiados -  NA 162Las autoridades del hospital confirmaron que el brote con la cepa Manaos de coronavirus solo afectó al personal sanitario y no hubo menores contagiados – NA 162

Las autoridades del hospital confirmaron que el brote con la cepa Manaos de coronavirus, una de las variantes más contagiosas del virus, alcanzó a 25 trabajadores del hospital, sobre todo médicos y enfermeros de la Unidad 9 de Infectología de atención no COVID. Y lo llamativo es que todos, excepto un caso, estaban vacunados con dos dosis de la Sputnik V hacía más de un mes.

Hubo un brote en personal de salud, tanto médicos como enfermeras, afectándose un total de 25. De estos, un grupo grande se enfermaron en pocos días y después se demostró que la cepa era Manaos, que es una cepa de alta transmisibilidad”, confirmó López en diálogo con radio Mitre, quien dijo que los trabajadores afectados volvieron a trabajar.

Por suerte todos los individuos estábamos vacunados con la vacuna Sputnik V, dos dosis. Hicimos una evolución benigna y ninguno requirió internación y ya estamos todos volviendo a trabajar”, agregó el médico.

24 de los 25 sanitaristas infectados estaban vacunados con dos dosis de Sputnik V - Foto NA24 de los 25 sanitaristas infectados estaban vacunados con dos dosis de Sputnik V – Foto NA

Para el médico infectólogo Lautaro De Vedia (MN 70640), experto del Hospital Muñiz y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi) “es clave que las personas aun vacunadas continúen cuidándose y protegiéndose porque aún vacunadas, pueden contagiarse y seguir contagiando”.

“La vacuna protege contra las formas graves de la enfermedad. No evita al 100% el contagio. Por eso decimos que la vacuna es un elemento más de la protección contra el virus y debemos seguir cuidándonos”, manifestó de Vedia.

A medida que más gente se vacuna, se extiende esa sensación de estar inmune frente al coronavirus y la posibilidad de enfermarse por COVID-19. Pero esa sensación es falsa, porque los especialistas y desarrolladores de vacunas advierten que las mismas no previenen en un 100% la posibilidad de infectarse. Lo que sí hacen es prevenir que la enfermedad se desarrolle en forma grave y la persona termine con asistencia respiratoria mecánica y muchas complicaciones.

 Recién esta semana se conoció el brote de COVID-19 producido en el hospital de la Ciudad de Buenos Aires - DyN 162Recién esta semana se conoció el brote de COVID-19 producido en el hospital de la Ciudad de Buenos Aires – DyN 162

La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza hasta cierto grado a la persona afectada, que, generalmente, no sufrirá síntomas o estos serán leves en futuras reinfecciones. Pero eso no significa que el virus desaparezca. Incluso puede volver a contagiar. La clave está en la actividad del sistema inmunitario y en la capacidad de proliferación del virus en estas personas. Un sistema inmunitario entrenado elimina el virus antes de que éste pueda causar graves daños en el organismo.

En este momento en el mundo hay al menos 9 vacunas que han demostrado que son altamente eficaces a la hora prevenir la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2. Eso quiere decir que si una persona vacunada se contagia del virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente. Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio.

“Puede ocurrir después de la primera dosis o después de la segunda”. De esta manera, se vuelve fundamental el cuidado post vacuna con distancia social y mascarilla”, analizó el médico infectólogo Roberto Debbag.

Todo el personal infectado se encuentra bien y respuestoTodo el personal infectado se encuentra bien y respuesto

Según datos del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud (SNVS) y los datos del Registro Federal de Vacunación Nominalizado (NomiVac), menos del 0,2% de las personas vacunadas con la primera o segunda dosis tuvieron COVID-19, transcurridos por lo menos 14 días de aplicada la primera dosis. El Ministerio de Salud también reveló cuántos casos de los contagiados terminaron en la muerte del paciente. El informe de la cartera sanitaria afirma que “luego de la primera dosis se han informado 15 personas entre 61 y 94 años como fallecidos, es decir el 0,00005% y que no se han registrado muertos entre aquellos vacunados con dos dosis.

Un reciente estudio científico desarrollado en geriátricos de Chicago, EEUU, demostró que un 4,2%, entre trabajadores y pacientes, se contagiaron por SARS-CoV-2 en un periodo de cuatro meses (diciembre 2020-marzo 2021). De las personas infectadas, la mayoría no habían sido vacunadas. Pero un 6% de las infecciones se habían dado en personas totalmente vacunadas y un 23% en las que habían recibido una sola dosis. Por otro lado, las reinfecciones de personas que han pasado la enfermedad son inusuales pero ocurren. En otro estudio realizado en Reino Unido con trabajadores sanitarios que habían sufrido COVID-19, un 0,6% sufrieron reinfección. Eso sí, con síntomas leves.

Las vacunas pueden provocar dos tipos principales de inmunidad. Por un lado, la “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo. Y por el otro, la “inmunidad esterilizante”, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos. Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante.

¿Cuál de estos dos tipos de inmunidad proporcionan las vacunas contra el COVID-19? Los especialistas advierten que todavía no podemos saberlo. Hasta el momento, la eficacia de las vacunas se ha medido por su capacidad de prevenir el desarrollo de síntomas, pero aún no hay datos suficientes para saber si también son capaces de evitar la infección.

Las vacunas contra el coronavirus protegen para prevenir cuadros graves de la enfermedad COVID-19 y la mortalidad. Las personas que acceden a esas vacunas consiguen una alta protección, pero aun pueden contagiarse. Ahora, un estudio realizado por la Agencia de Salud Pública del Reino descubrió al estar inmunizada, una persona contagia menos a su familia. Es decir, al vacunarse, una persona se beneficia a sí misma y a sus convivientes.

El estudio es un trabajo que aún está a la espera de revisión científica y que buscó evaluar cuál fue el impacto de la vacunación en el Reino Unido. Señaló que hubo poco vacunados que se infectaron y esa situación reducía a la mitad la probabilidad de propagar la COVID en su casa. Los investigadores se basaron en el registro de más de 300.000 unidades familiares y casi un millón y medio de personas. Sería el primer estudio en tiempo real que demuestra que las vacunas también son útiles para frenar la propagación del coronavirus.

fuente : INFOBAE

 

Continue Reading

Salud

Coronavirus en Argentina: confirmaron 399 nuevas muertes y 24.086 contagios en las últimas 24 horas

Avatar

Published

on

Con estos datos, el total de infectados desde que comenzó la pandemia asciende a 3.095.582 y las víctimas fatales son 66.263

El Ministerio de Salud de la Nación informó este jueves que, en las últimas 24 horas, se registraron 399 muertes y 24.086 nuevos contagios de coronavirus. Con estos datos, el total de infectados desde que comenzó la pandemia asciende a 3.095.582 y las víctimas fatales son 66.263.

Del total de muertes, 235 son hombres (88 de la provincia de Buenos Aires, 32 de la ciudad de Buenos Aires, 16 de Catamarca, uno de Chaco, cuatro de Corrientes, ocho de Córdoba, uno de Entre Ríos, dos de Jujuy, seis de La Rioja, 19 de Mendoza, uno de Misiones, 13 de Neuquén, dos de Río Negro, 15 de San Juan, tres de San Luis, cinco de Santa Cruz, 14 de Santa Fe, dos de Tierra del Fuego y tres de Tucumán) y 159 son mujeres (57 de la provincia de Buenos Aires, 23 de la ciudad de Buenos Aires, 15 de Catamarca, dos de Chaco, dos de Corrientes, cinco de Córdoba, dos de Entre Ríos, una de Formosa, tres de Jujuy, dos de La Rioja, nueve de Mendoza, nueve de Neuquén, tres de Río Negro, tres de Salta, ocho de San Juan, una de San Luis, dos de Santa Cruz, siete de Santa Fe y una de Tierra del Fuego).

Cinco personas (tres de la provincia de Buenos Aires y dos de La Rioja) fueron reclasificadas sin datos de sexo.

Por otra parte, en las últimas 24 horas fueron realizados 107.412 testeos, con un 22,42% de positividad. De acuerdo al parte epidemiológico, de momento en Argentina hay 5.299 personas con coronavirus internadas en terapia intensiva. El porcentaje de ocupación de camas a nivel nacional es del 68,8% y en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) del 76,5%.

Desde el inicio del brote, se llevaron a cabo 11.502.946 pruebas diagnósticas para esta enfermedad. A la fecha, se registran 271.166 casos positivos activos en todo el país y 2.757.230 recuperados.

De los 24.086 casos, 10.739 son de la provincia de Buenos Aires, 2.800 de la ciudad de Buenos Aires, 146 de Catamarca, 293 de Chaco, 192 de Chubut, 225 de Corrientes, 1.866 de Córdoba, 726 de Entre Ríos, 353 de Formosa, 91 de Jujuy, 392 de La Pampa, 78 de La Rioja, 767 de Mendoza, 157 de Misiones, 484 de Neuquén, 364 de Río Negro, 262 de Salta, 431 de San Juan, 379 de San Luis, 335 de Santa Cruz, 1.996 de Santa Fe, 345 de Santiago del Estero, 88 de Tierra del Fuego y 577 de Tucumán.

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, anunció que el 19 de mayo van a estar liberadas 861.600 dosis de AstraZeneca de Covax, las cuales llegarían al país el 21 de ese mes.

También remarcó hoy que “todas las personas van a completar su esquema de vacunación” contra el coronavirus, que contempla la aplicación de dos dosis.

El mecanismo internacional Covax trajo al país poco más de 1 millón de dosis entre marzo y abril, por lo que las que se recibirán en mayo permitirán completar el esquema de quienes ya han recibido la primera inoculación.

Por otra parte, Vizzotti destacó la importancia de bajar los contagios para disminuir la tensión sobre el sistema de salud. “Estamos viendo un aumento en la curva de mortalidad, que aumenta semanas después del número de casos”, indicó.

FUENTE : INFOBAE

 

FOTO TAPA : EL PERIODICO

 

 

 

 

 

 

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Salud

La provincia de Buenos Aires pidió 15 días de “un cierre muy fuerte” que incluya la suspensión de los partidos de fútbol

Avatar

Published

on

El ministro de Salud, Daniel Gollán, aseguró que desde el punto de vista sanitario y epidemiológico no hay margen para evitar nuevas restricciones

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, solicitó este lunes que el Gobierno avance con un cierre “muy fuerte” de la circulación para evitar un colapso sanitario total en medio del aumento de casos de coronavirus. Esas restricciones deben incluir también a los partidos profesionales de fútbol, explicó.

PUBLICIDAD

Desde el punto de vista sanitario y epidemiológico, que debe ser el que prime ahora sobre la dimensión política, social y económica, necesitamos una medida drástica de 15 días por lo menos”, puntualizó. Y explicó: “Necesitamos un cierre de circulación de las personas muy fuerte y por ende de circulación del virus”.

Ante las repreguntas de los periodistas Marcelo Bonelli y Pablo Gravellone en Canal 13, el funcionario aclaró que ese cierre debe incluir los partidos de fútbol. “Si empezamos con las excepciones, todos van a empezar a decir: no hay clases, pero se juega al fútbol. Si hay algo drástico, tiene que ser drástico para todos”, planteó.

Gollán expresó en público el tono de las conversaciones privadas que mantuvo en los últimos días con el gobernador Axel Kicillof y con funcionarios de otras jurisdicciones. Estas preocupaciones fueron trasladadas en persona el último viernes al presidente Alberto Fernández en una reunión de urgencia realizada en Casa Rosada.

Si no se toman decisiones firmes y no avanzamos con la vacunación, la imagen de saturación va a ser completa. Esto que está pasando acá, empieza a pasar en muchas ciudades del interior del país. La situación es gravísima, con un punto de saturación muy fuerte. Lo que sucede en el AMBA repercute en todo el país”, describió.

Este viernes vence el último decreto de Alberto Fernández que dispuso medidas especialmente enfocadas en el Área Metropolitana de Buenos Aires, entre ellas el cierre de las escuelas, lo que provocó una fuerte controversia con el gobierno porteño. El tema se judicializó y se espera una definición de la Corte Suprema.

La tensión política entre ambas administraciones parece haber cesado en los últimos días. Si bien el gobierno porteño mantiene la bandera de las escuelas públicas, ahora está abierto a discutir restricciones en la circulación. Hay un dato que explica el cambio de estrategia: la ocupación de camas de terapia intensiva en el sistema público de salud de CABA superó por primera vez el 80 por ciento.

Las autoridades sanitarias no están solo preocupadas por las camas (y los recursos humanos necesarios) para atender a pacientes graves. Con el aumento de casos, también aparecen dificultades para acceder a insumos indispensables como el oxígeno y los sedantes que se utilizan para intubaciones.

La suspensión del fútbol sería una novedad. El deporte más popular de la Argentina estuvo parado en 2020, durante la cuarentena estricta. A fin de año se retomaron los partidos profesionales con estadios vacíos. Una decisión de esta naturaleza conlleva una complejidad: los torneos internacionales que son organizados por la CONMEBOL que ya se encuentran en marcha, como por ejemplo la Copa Libertadores de América.

Daniel Gollán, ministro de Salud de la provincia de Buenos AiresDaniel Gollán, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires

La postura del gobierno porteño

Cuarenta y ocho horas claves. En ese plazo, el gobierno porteño analizará la evolución de los contagios y la ocupación de las camas de terapia intensiva para definir las nuevas medidas frente a la segunda ola de coronavirus. “El sistema está tenso”, admitió hoy el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, y agregó: “Tenemos que lograr que no suban los casos; si suben, tenemos que tomar mayores restricciones, sobre todo en la circulación”.

Vamos a analizar hoy, mañana y pasado para ver la decisión que tomaremos el viernes”, indicó el funcionario, en relación al día que vence el DNU firmado por el presidente Alberto Fernández. Santilli, por otro lado, destacó los controles que realiza la ciudad de Buenos Aires para evitar la aglomeración de personas y para garantizar el ingreso seguro de los alumnos en las escuelas porteñas.

La ocupación de las camas de terapia intensiva en los hospitales públicos porteños superó el 80%, según el último reporte epidemiológico. El registro alcanzado -un nuevo récord desde que se declaró la pandemia- sorprende por su velocidad: creció más de 20 puntos el ingreso de pacientes graves en el plazo de una semana.

De acuerdo a los datos oficiales, la ocupación de plazas de las unidades de terapia intensiva (UTI) es del 83,5%, cuando la semana pasada ese porcentaje estaba en 61,1%, y hace 14 días, en el 48%. En lo concreto, son 376 camas críticas ocupadas en el sistema de salud público de un total de 450, mientras que los pacientes de diagnóstico moderado son 775.

El dato refuerza las últimas declaraciones del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, que aseguró que el número diario de contagios se estabilizó en la Ciudad de Buenos Aires, pero admitió que si no comienza a bajar “no hay manera de que el sistema de salud pueda seguir competente”. Así, adelantó que si no cambia la tendencia “hay que acompañar nuevas restricciones”.

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas