Connect with us

Economia

Las economistas prevén un rebote modesto del PBI y advierten que habrá más inflación, pero destacan avances en la agenda de género

Published

on

En diálogo con Infobae nueve analistas brindaron su opinión sobre el rebote 2021, el dólar, el acuerdo con el FMI y la situación de las mujeres en el país

María Castiglioni, Lorena Giorgio, Florencia Fares, Julia Segoviano, Victoria Giarrizzo, Daiana Molero, Irina Moroni, Marina Dal Poggetto y Soledad Pérez Duhalde dialogaron con Infobae

Un grupo de economistas expresó que este año el nivel de actividad en la Argentina rebotará este año pero no alcanzará ni por asomo a compensar las pérdidas del 2020 (sumado al de 2018 y 2019) y advirtieron que la inflación y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) serán cuestiones complejas para el Gobierno.

En diálogo con Infobae, estas nueve economistas destacaron, con matices, que el Gobierno ha encarado la cuestión de género como un tema importante de la agenda pública, pero subrayaron que la brecha salarial entre hombres y mujeres se mantiene alta y que la actual política macro no favorece una mayor igualdad en términos de género.

Desde diferentes ángulos ideológicos, las economistas opinaron sobre las perspectivas de la Argentina en 2021, la posibilidad o no de llegar a un acuerdo con el FMI este año y la situación de las mujeres frente a esta coyuntura del país.

Participaron María Castiglioni Cotter (C&T), Marina Dal Poggetto (Eco Go), Florencia Fares (Universidad de San Martín), Victoria Giarrizzo (Cerx), Lorena Giorgio (Econviews), Daiana Molero e Irina Moroni (Fundación Capital), Soledad Pérez Duhalde (Abeceb) y Julia Segoviano (LCG).

Perspectivas de la economía argentina en 2021, después del crítico 2020 a nivel global

María Castiglioni Cotter: Nuestras proyecciones contemplan que la actividad siga perdiendo impulso durante este año ya que gran parte del fuerte dinamismo del segundo semestre fue recuperación luego de la cuarentena por el COVID-19. El principal desafío volverá a ser, como en 2020, la gestión de la pandemia. El gobierno contará a su favor con la posibilidad de vacunar, pero lo que efectivamente se haga es aún muy incierto por la enorme cantidad de desafíos logísticos involucrados, empezando por la disponibilidad de vacunas. Pero también deberá enfrentar un importante obstáculo: la baja tolerancia de la población a respetar más restricciones, lo que puede complicar mucho la dinámica de la enfermedad. Así, los riesgos a la baja vuelven a ser significativos este año. A pesar de esto, la evolución que tuvo la actividad económica en 2020 deja un elevado arrastre estadístico, cercano al 6%, que es similar al crecimiento que proyectamos para 2021.

Maria Castiglioni, socia del estudio C&TMaria Castiglioni, socia del estudio C&T

Florencia Fares: En términos de actividad económica, habría una recuperación parcial, alrededor de 5% de crecimiento del PBI, solo explicado por el bajo piso del 2020. Un 5% no es para festejar, porque le da continuidad a una larga década de estancamiento de la economía y, sobre todo, caída del PBI per cápita. Un buen número para la economía seria por encima de 12%, bastante poco probable de que suceda. Este es un año electoral y eso en la Argentina significa mantener quietos los precios relativos: tarifas, dólar, salarios. Durante el 2020, todo pronóstico de reacomodamiento de la macro se fue al tacho con el gran déficit público que se necesitó para sostener la economía por la pandemia. Pero tuviste un aspecto positivo que fue la renegociación de parte de la deuda externa. Sin embargo, algunas de las variables claves todavía te juegan en contra de la consistencia macro y la previsibilidad, como la brecha cambiaria, congelamiento de tarifas y el déficit fiscal.

Marina Dal Poggetto, fundadora del estudio Eco Go
(Lihue Althabe)Marina Dal Poggetto, fundadora del estudio Eco Go (Lihue Althabe)

Victoria Giarrizzo: “Va a ser un año complejo y con muchas tensiones entre economía, política y salud. Habrá rebote, pero no alcanzará para hablar de crecimiento. Eso limitará las posibilidades de bajar la pobreza, generar empleo y retirar subsidios y asistencias sociales. Sin crédito, la emisión monetaria será la herramienta de financiamiento fiscal, y habrá que ver entonces como organizan el juego entre el Banco Central y el gobierno en materia de tasas, controles cambiarios y comerciales. La inflación se va a acelerar, y aunque el gobierno la tiene como uno de sus principales objetivos para el año y evitará devaluaciones bruscas, su magnitud dependerá mucho de cómo se mueven las expectativas de devaluación. La llegada de nuevas cepas de coronavirus podría cambiar los planes si su intensidad es muy fuerte, pero va a impactar mucho menos en la economía que en 2020.

Florencia Fares de la Universidad de San MartínFlorencia Fares de la Universidad de San Martín

Lorena GiorgioSerá un año de crecimiento económico, esencialmente porque la base de comparación es muy baja, porque 2020 dejó un efecto arrastre de al menos 5 puntos y sobre todo porque se espera que gradualmente se vaya normalizando aún más la economía con la vuelta de la presencialidad a las escuelas, que mejoraría la oferta de trabajo y dinamizaría otros servicios, y no solamente el educativo, y el avance del proceso de vacunación. Esperamos que la economía crezca en torno al 6% este año, y sin contar el agro el crecimiento podría llegar a casi 8%. Hay un gran signo de pregunta respecto a la producción agrícola, que depende en gran medida del clima en la zona núcleo.

Daiana MoleroNos espera un 2021 gris. Lógicamente, comparado con 2020, donde el PBI cayó casi 10%, los indicadores de crecimiento van a ser positivos, pero nos espera una economía mediocre.

Irina MoroniEn el mejor escenario, aquél en el que se logra evitar un sobresalto cambiario, estaremos frente a apenas un rebote económico del orden del 4,5%, con una nominalidad en un escalón superior que en 2020. Además de los factores exógenos que podrían afectar la dinámica del 2021, como son la evolución de la pandemia y de las lluvias, existen dos riesgos a monitorear: el cambiario y el inflacionario.

En el mejor escenario, aquél en el que se logra evitar un sobresalto cambiario, estaremos frente a apenas un rebote económico del orden del 4,5% (Moroni)

Soledad Pérez Duhalde: Argentina va este año camino a una recuperación modesta, traccionada por el consumo, con políticas oficiales que priorizarán el mercado interno para los productores locales. Pero esta mejora sólo significa empezar a recuperar lo que se llevó la pandemia. El 60% del incremento del PIB se asocia al cierre del 2020 (es decir al arrastre estadístico) y la actividad todavía se ubicará muy por debajo de los niveles pre- pandemia. Los mayores riesgos pasarán por una segunda ola significativa y el rumbo de la política económica, condicionada por las elecciones de octubre. Aunque más acotados, los desbalances en el frente fiscal y monetario continuarán. Por lo que, sin acceso al crédito externo voluntario y con reservas exiguas, seguiremos con un comercio administrado, controles cambiarios, altos niveles de inflación y una brecha elevadaEl sendero es estrecho, los desafíos son múltiples y son pocos los grados de libertad. Es cierto que hay una mayor injerencia de Cristina Kirchner en la economía y el deterioro de la calidad de la política económica, pero esperemos que el pragmatismo logre imponerse.

Daiana MoleroDaiana Molero

La inflación y el dólar: ¿serán problema importante para el Gobierno este año?

María Castiglioni CotterLa fuerte aceleración de la inflación en los últimos meses es sin duda uno de los mayores desafíos para el gobierno, dado el impacto directo en la pobreza. El gobierno apuesta a contenerla en 2021, con herramientas similares a las que viene utilizando, es decir, con controles y congelamientos y un tipo de cambio oficial que siga moviéndose en forma acotada. Sin embargo, las expectativas de inflación se ubican en al menos 45%, lo que juega en contra del objetivo oficial, que se encuentra muy lejos, en 29%.

La fuerte aceleración de la inflación en los últimos meses es sin duda uno de los mayores desafíos para el gobierno (Castiglioni)

Marina Dal PoggettoEl intento de sostener la competitividad del dólar oficial y limitar la escalada de la brecha pone un piso muy alto a la inflación. En enero el dólar y los precios se movieron al 3,8% mensual (57% anualizado) con alimentos subiendo casi 5%, y además el dólar de contado con liquidación saltó casi 7 por ciento. Con una brecha cambiaria en 70% y precios de remate de los bonos en dólares y las acciones, la capacidad para forzar el corto plazo intentando que el salario le gane a la inflación pisando todo precio que sube, es muy limitada y tiene costos. Pisar tarifas dificulta la corrección fiscal necesaria en un contexto sin crédito y sin moneda. De todas formas, con cepo, el dólar oficial lo maneja el BCRA y es probable el BCRA intente limitar el crawling para acercarlo a la tasa, algo que pareciera estuvo haciendo en los últimos días. El problema es otra vez la dinámica de la brecha cambiaria y los incentivos perversos que genera.

Pisar tarifas dificulta la corrección fiscal necesaria en un contexto sin crédito y sin moneda (Dal Poggetto)

Florencia Fares: Seguro será una preocupación, con lo cual creo que harán todo lo posible para mantener ambas variables en línea y que no se dispare un rebrote inflacionario fuerte de cara a octubre (elecciones). Si tienen que hacer algún ajuste con el tipo de cambio será post-elecciones. Cerrada la vía del financiamiento externo, el déficit público seguro será menor que en 2020, ya que no estamos en emergencia, pero seguirá requiriendo financiamiento, que en este contexto recaerá en la emisión. Esa es una dinámica peligrosa, la emisión no causa incremento de precios directamente, pero uno puede pensar que el exceso de pesos se va a ahorro en dólares, presiona los tipos de cambio paralelos, incrementando las expectativas de devaluación.

Julia Segoviano, de LCGJulia Segoviano, de LCG

Victoria Giarrizzo: “Sí, durante todo el año y muy posiblemente por muchos años más. Para Argentina es muy difícil generar dólares, el tipo de cambio actual no ayuda porque no estimula a la exportación, la incertidumbre aleja inversiones externas y alienta la fuga de dólares, y nuestra estructura de costos es otro obstáculo donde no parece que esté en los planes del gobierno para este año. Lo que puede aplacar el impacto son los buenos precios internacionales de las commodities que dejaran ingresos extras por exportaciones agrícolas”.

Lorena Giorgio: La recuperación del nivel de actividad muy probablemente venga acompañada de un mayor nivel de inflación. Los precios estuvieron en 2020 adormecidos porque la pandemia hizo casi imposible el ajuste de precios en servicios, sumado al congelamiento de tarifas de servicios públicos, precios máximos y precios cuidados. Parte de esta política continuará en 2021, pero no será sencillo mantener una inflación contenida, por ejemplo, en el sector de la educación. Si miramos los precios de los bonos, el mercado espera una inflación de 50% para los próximos doce meses, muy por encima del dato de 2020.

Si miramos los precios de los bonos, el mercado espera una inflación de 50% para los próximos doce meses, muy por encima del dato de 2020 (Giorgio)

Daiana Molero: No sé si para el gobierno, pero para la gente y las inversiones seguro. De nuevo, tal vez a la dirigencia actual le alcanza para pilotear las elecciones de octubre, pero el problema de fondo no es ni la inflación ni el dólar, sino la visión económica que tiene este gobierno. Ya lo vimos en el último ciclo kirchnerista, con este rumbo no hay desarrollo posible.

Lorena Giorgio, analista de EconviewsLorena Giorgio, analista de Econviews

Irina Moroni: Más allá que se llegue a las elecciones sin un sobresalto cambiario, lo cierto es que las reservas netas continúan siendo escasas, la brecha cambiaria sigue elevada y el riesgo país se sostiene por encima de los 1.400 puntos. Así, los riesgos cambiario e inflacionario persisten y podrían verse incrementados en función de cómo se comporte la demanda de dinero y la política monetaria y fiscal que lleven adelante las autoridades, luego de un año en el que el Banco Central le transfirió al Tesoro más de $ 2.000.000 millones, sobrepasando el déficit fiscal primario. Además, si bien los controles de precios vinieron para quedarse, la distorsión de precios relativos acumulada, sumado a la reciente aceleración, hacen prever que la economía se consolida con una nominalidad más alta. En efecto, la inflación de este año podría ubicarse en torno al 49%, donde la brecha entre los precios libres y la inflación general será un punto para monitorear.

Soledad Pérez Duhalde: Sin lugar a duda, la inflación y la cotización del dólar son un problema este año. De hecho, son el termómetro de la agenda de corto plazo. Desde octubre la inflación se ha instalado en un escalón alto y preocupante (3,8% en octubre y 4% en diciembre). Todo indica que el primer trimestre mantendrá ese nivel (3,5/3,8% mensual, quizá con un número algo más bajo para febrero y más altos para enero y marzo), en un contexto de mayor movilidad de la población, mayor ritmo devaluatorio del dólar oficial, subas estacionales como el turismo, aumentos de peajes (por ejemplo 55% CABA enero), telefonía, cable e internet (5% en enero), prepagas y educación privada, lo que se suma a una inflación núcleo instalada en niveles muy altos de 3,9%. Y no puede descartarse que se sume desde marzo el aumento segmentado por nivel de ingreso de entre 25% y 70% para electricidad, aunque la cuestión no está aún definida en un contexto en que se reabrió la puja al interior del oficialismo por postergar los congelamientos.

Soledad Pérez Duhalde, directora de Operaciones de AbecebSoledad Pérez Duhalde, directora de Operaciones de Abeceb

Julia Segoviano: Si, el tipo de cambio y la inflación serán dos variables fundamentales durante 2021. En particular, la inflación muestra un comportamiento preocupante desde fines del año pasado, con un nivel que ascendió a 4% mensual en diciembre, incluso a pesar de tener muchos precios regulados en la economía. En particular, la aceleración de la inflación núcleo en los últimos meses muestra la inercia que vienen tomando los precios, y de sostenerse en los niveles actuales puede dañar la recuperación salarial que se esperaría en un contexto de crecimiento de actividad y mejoras en el mercado laboral. A esta inercia deberán agregarse las actualizaciones de tarifas, prepagas y combustibles que ya estamos viendo. En cuanto al tipo de cambio, todo indicaría que se intentará que acompañe a los precios, como se hizo en 2020, pero en la medida que la inflación comience a acelerarse mucho (se espera que cierre el año alrededor de 50% anual) podría existir la tentación de utilizar el tipo de cambio como ancla y dejarlo apreciar levemente, siempre que las reservas lo permiten o se decida endurecer aún más los controles.

La inflación muestra un comportamiento preocupante desde fines del año pasado (Segoviano)

El acuerdo con el FMI y el rumbo económico: ¿Se podrá llegar a un acuerdo con el FMI antes de las elecciones? ¿Implicará un cambio en el rumbo?

María Castiglioni Cotter: El gobierno argentino apunta a alcanzar un acuerdo para poder refinanciar la deuda con el Club de Paris (USD 2.200 millones en mayo), y postergar los pagos del acuerdo actual con el FMI, cuyas primeras cuotas vencen en septiembre y diciembre de este año (USD 1.870 millones cada vez). Sin embargo, no creemos que el gobierno esté dispuesto a comprometerse a realizar ajustes fuertes en sus finanzas públicas. Por lo tanto, alcanzar un acuerdo dependerá de hasta dónde el FMI pueda ceder o aceptar un sendero muy suave de consolidación fiscal. El deterioro fiscal en Argentina y el mundo debido a la pandemia y las cuarentenas permite pensar en un esquema de mayor flexibilidad. De todas maneras, no puede darse por sentado que se alcance un acuerdo rápido. Más aún, si el escenario internacional y la cosecha permitieran al gobierno recomponer reservas, menor será el incentivo para acelerar un acuerdo. En ese sentido, no creemos que represente un cambio en el rumbo económico.

Florencia Fares: Creo que el gobierno va a hacer todo lo posible para cerrarlo, pero al pasar por el Congreso para su aprobación puede dilatarse en el tiempo ya que es año electoral. De seguro, va a dar mayor previsibilidad ya que patea compromisos en el horizonte cercano y, por tanto, la necesidad de desembolsar dólares. Aunque no creo que sea suficiente para generar confianza en la economía e incrementar las inversiones, es un paso necesario para dar una señal al mercado sobre el rumbo que se quiere seguir. Luego, los compromisos se tienen que sostener en el accionar de la política economía, donde tenemos menos margen.

Aunque no creo que sea suficiente para generar confianza en la economía e incrementar las inversiones, el acuerdo con el FMI es un paso necesario para dar una señal al mercado (Florencia Fares)

Género: ¿La política económica favorece o es neutral respecto de la situación de la mujer en el país?

María Castiglioni CotterLos enormes desafíos que presenta la macroeconomía argentina, que se traducen en estancamiento, elevad inflación, alto desempleo y alta informalidad laboral tienden a aumentar las desigualdades por ingresos y de género. Más allá de algunas iniciativas que se implementan o están en proceso de implementación, no vemos un impacto favorable específico para la mujer en la actual política económica. De hecho, algunas leyes recientemente aprobadas, como la ley de teletrabajo, que en teoría podrían favorecer a las mujeres, entre otros grupos, no logrará ese objetivo tal como fue redactada.

Marina Dal Poggetto: La pandemia, el manejo de la pandemia y la inestabilidad de la macro afectó más a las mujeres. Hubo políticas de género que intentaron compensar estas asimetrías, pero las políticas micro no alcanzan para compensar semejante distorsión en la macroeconomía. Igual en este contexto, y más allá de los usos políticos, creo que la legalización del aborto es uno de los avances a destacar en esta agenda durante 2020.

Irina Moroni (Fotos: Maximiliano Luna)Irina Moroni (Fotos: Maximiliano Luna)

Florencia FaresEl accionar de la política economía se monta sobre una estructura, que ya es desigual entorno a las mujeres. El incremento de la pobreza en 2020 repercute, sobre todo, entre la población femenina. Las extenuantes horas de trabajo y el mal pago a los servidores de la salud tiene en la primera línea de combate, en su mayoría, a las mujeres. Todos hicimos teletrabajo en el 2020, pero eso se sumó a una convivencia con los niños en casa, donde las mujeres cargaron la mayor parte de esos cuidados también. La reinserción laboral de las mujeres puede mejorar en el 2021 (luego del retroceso en 2020) si se permite la reapertura de las escuelas. La desigualdad es estructural y se necesita no solo política económica, sino instituciones y leyes que cambien dicha estructura. Yo creo que hay un compromiso y un claro indicio de preocupación e interés en el tema y creo que se están haciendo políticas para mitigar esta desigualdad. Todavía nos queda un largo camino por recorrer, pero la buena noticia es que ya se empezó este recorrido.

Victoria Giarrizzo: Es la primera vez que hay políticas de género tan activas y que no se frenaron incluso en lo peor de la cuarentena. Hay algunas superposiciones de organismos, secretarias y medidas que se tendrán que ordenar para hacer rendir mejor esas inversiones y no duplicar ni esfuerzos ni recursos. Pero la situación de la mujer en el país hoy es mucho más favorable que un año atrás. Si bien la agenda de genero ya estaba en los planes del gobierno, se acentuó con la cuarentena, a partir del incremento de casos de violencia de género y de otras inequidades, como la sobrecargar de tareas domésticas en la mujer o de la educación de sus hijos en este sistema de clases online. Queda mucho por hacer, pero a la velocidad que se avanza en ese área, los resultados se van viendo todos los días.

Es<b> </b>la primera vez que hay políticas de género tan activas y que no se frenaron incluso en lo peor de la cuarentena (Giarrizzo)

Lorena Giorgio: La cuestión de género está ganando terrero en el plano de la política económica, no podemos negar la vocación de avanzar en este sentido. Pero si bien ha habido numerosos avances, la mujer aún está en una posición de desigualdad ante el hombre en muchos aspectos. Uno, es el salarial. Las mujeres estamos teniendo más oportunidades en puestos jerárquicos, eso es cierto, pero no se logró eliminar la brecha salarial por completo. Este sigue siendo un tema pendiente.

Daiana Molero: Hay que ver a qué se refieren con inversión. Vi que hicieron algunos cambios metodológicos al presupuesto de género que ya existía, pero solo lo usan hacia adelante y no es posible hacer comparaciones con la inversión anterior. También crearon un ministerio y duplicaron direcciones. Llama la atención, sin embargo, que ninguna de esas áreas este activamente impulsando el inicio de clases. La forma en que se manejó la pandemia impactó más negativamente en mujeres y niños. No se me ocurre una política de género más relevante en este momento.

La forma en que se manejó la pandemia impactó más negativamente en mujeres y niños. No se me ocurre una política de género más relevante en este momento (Molero)

Irina Moroni: Los resultados de la inversión en materia de género no es algo que pueda verse en el corto plazo, sino que es una cuestión de más largo plazo. La situación de la mujer no es neutral a la política económica, en tanto las brechas de salarios y empleo, por ejemplo, tienden a acrecentarse en momentos de crisis. Si bien estas brechas de género no se vieron tan incrementadas como en otras crisis durante la pandemia (en línea con una demanda de personal de salud, asistencia de mayores y educación), sí la dinámica del hogar se vio magnificada. Además, un sendero de crecimiento muy anémico hacia delante, con fuertes distorsiones e informalidad, advierte que estas brechas podrían ampliarse.

Victoria Giarrizzo del CerxVictoria Giarrizzo del Cerx

Soledad Pérez DuhaldeLa igualdad sustantiva de género es uno de los pilares en el camino hacia una sociedad más rica, justa y equitativa. Avanzar en ello significa no sólo extender derechos y corresponsabilidades sino también activar el pleno uso de las capacidades productivas de nuestro país, potenciadas por el bono demográfico. Esto requiere no sólo aumentar la participación laboral, sino reducir la segmentación horizontal y vertical y adoptar un enfoque de género transversal. La condición necesaria para llevar adelante esta agenda es recuperar el crecimiento sostenible que genere puestos de trabajo. No hay que dejar de lado que las mujeres han sido uno de los colectivos más golpeados por la pandemia en el mundo laboral por el peso extra de los servicios de cuidado, ante el cierre de las instituciones educativas; por la lentitud para restablecer la actividad de sectores feminizados como el servicio doméstico, el comercio e incluso la gastronomía y los servicios de cultura y recreación y por el mayor impacto sobre el sector informal e independiente, especialmente ante las limitaciones para el acceso al crédito en el caso de las emprendedoras. No obstante, la pandemia también constituye una oportunidad para propender hacia esquemas de trabajo más flexibles y compatibles con la vida familiar, desde el trabajo remoto, hasta las jornadas de tiempo parcial abriendo la posibilidad a un reparto más equitativo de las responsabilidades de la vida familiar entre hombres y mujeres.

Julia Segoviano: Plantear la problemática sobre la situación de las mujeres, sobre todo las que se encuentran en situación más vulnerable, es una manera de incluirlas dentro de las decisiones económicas. Algunas políticas y discusiones que se están llevando a cabo como las de las tareas de cuidados (que la pandemia dejó más expuestas) pueden disminuir el impacto que tiene el incremento de la pobreza o la inflación, sobre todo en las mujeres más pobres. De todas maneras, mientras no se reduzcan la pobreza y la desigualdad, será difícil generar un cambio que realmente incluya y beneficie a estas mujeres.

autor
FUENTE : INFOBAE

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

La Argentina no pagó el vencimiento con el Club de París: comienza a correr el reloj para evitar un default en julio

Published

on

 El Gobierno espera un respaldo explícito del FMI para que ese grupo de acreedores descarte un default dentro de 60 días, pero solo podrá reestructurar los USD 2.400 millones una vez que firme el nuevo programa financiero con el Fondo
El impago al Club de París no es sorpresa, ya que el Gobierno se recostó en las gestiones con los principales países europeos miembros de ese consorcio. REUTERS/Gonzalo FuentesEl impago al Club de París no es sorpresa, ya que el Gobierno se recostó en las gestiones con los principales países europeos miembros de ese consorcio. REUTERS/Gonzalo Fuentes

El Gobierno no pagó este lunes los USD 2.485 millones que tenía pendiente ante el Club de París tras siete años de la firma del acuerdo firmado en 2014. El contrato con los países acreedores abre la posibilidad de 60 días como plazo de gracia antes de que la Argentina incurra en un evento de default de manera oficial.

El impago era algo que ya era esperado porque el Poder Ejecutivo se recostó en las últimas semanas en su expectativa sobre la renegociación de plazos y tasas de interés con ese organismo, tal como lo vino haciendo con los principales países europeos miembros de ese consorcio, primero con la gira que encabezó Martín Guzmán y luego directamente por Alberto Fernández.

En los siete años de vigencia del acuerdo con el Club de París, la Argentina pagó cerca de USD 8.100 millones, aunque el flujo de pagos se interrumpió en 2019, luego del último pago realizado por el Gobierno de Mauricio Macri por casi USD 1.900 millones.

El impago era algo que ya era esperado porque el Poder Ejecutivo se recostó en las últimas semanas en su expectativa sobre la renegociación de plazos y tasas de interés con ese organismo.

En ese 2014 en que se firmó el acuerdo realizó un primer pago de USD 640 millones. Al año siguiente fue de USD 682 millones. Ya bajo el mandato macrista, el Tesoro giró USD 1.680 millones en 2016, USD 1.380 millones en 2017, USD 1.891 millones en 2018 y USD 1.868 millones en 2019. Ese fue el último pago hecho por el Estado. Desde ese momento el saldo pendiente -que también era de USD 1.900 millones- comenzó a actualizarse con una tasa de interés “final” de 9% anual.

Esa ventana de posibilidad se abrió porque si bien el plazo original de pago era de cinco años, el propio entendimiento rubricado por el entonces ministro Axel Kicillof preveía otros dos años de plazo adicionales, aunque con la particularidad de tener que afrontar ese interés, considerado alto en ese momento por la oposición al gobierno kirchnerista y que el propio Guzmán ya en funciones discutió.

El impago era algo que ya era esperado porque el Poder Ejecutivo se recostó en las últimas semanas en su expectativa sobre la renegociación de plazos y tasas de interés con ese organismo.El impago era algo que ya era esperado porque el Poder Ejecutivo se recostó en las últimas semanas en su expectativa sobre la renegociación de plazos y tasas de interés con ese organismo.

De esa manera, entre el primer impago de mayo de 2020, que Guzmán adelantó a los miembros del Club semanas antes y el de hoy, la deuda consolidada con ese organismo supera los USD 2.485 millones y seguirá actualizándose al 9%, al menos hasta que haya un acuerdo para cambiar las condiciones. Eso no sucederá, lo saben en ambos lados de la negociación, antes de que exista un nuevo programa financiero firmado con el FMI.

Desde la Casa Rosada aseguran que ahora la pelota está del lado del Fondo Monetario. Paralelamente a las gestiones ante líderes europeos, Guzmán -y luego Fernández- comenzaron un trabajo fino con el staff técnico del Fondo Monetario para acercar posiciones, aún lejos de la posibilidad de tener un programa cerrado en el corto plazo.

Lo que necesitaría el Poder Ejecutivo, en todo caso, sería una suerte de “bendición” a las conversaciones en marcha en medio del camino hacia el acuerdo que sirva para que el Club de París flexibilice su posición y no considere el 30 de julio que el país defaulteó la deuda.

La deuda consolidada con ese organismo supera los USD 2.485 millones y seguirá actualizándose al 9%, al menos hasta que haya un acuerdo para cambiar las condiciones.

La lectura que hacen en el Gobierno es que no se trataría de una cuestión de ruptura de contratos, sino que el Club de París es un organismo multilateral “particular”, que está más guiado por los oleajes geopolíticos de cada momento que en la letra tallada en piedra de los acuerdos.

Más de la mitad de la deuda argentina al Club de París está concentrada en dos países: Alemania (37%) y Japón (22%). Más atrás le siguen Holanda (casi 8%), España (6,68%), Italia (6,29%) y Estados Unidos (6,28 por ciento).

Entre la autocrítica y el cambio de piezas internas, el FMI analiza si ayudará a la Argentina

La onda expansiva del fracaso del acuerdo stand by que el Fondo Monetario Internacional firmó con el gobierno de Mauricio Macri en 2018 forzó al organismo a un recambio de piezas entre los principales puestos directivos. El 31 de agosto será el último día de trabajo de Alejandro Werner, todavía director del Departamento del Hemisferio Occidental y uno de los funcionarios más involucrados en aquella negociación inicial con la Argentina.

Así, se sumó a las salidas anteriores de Christine Lagarde como directora gerente, que dejó su lugar a Kristalina Georgieva, de su segundo David Lipton en febrero de 2020 y de Roberto Cardarelli, que fue desplazado de su cargo de jefe de la misión argentina y que fue reemplazado por Luis Cubeddu. Werner, en los hechos, ya había quedado fuera de la mesa de discusión con el Gobierno actual y su lugar era ocupado por su vicedirectora, Julie Kozack.

Junto con Lagarde y el jefe del staff técnico Roberto Cardarelli, fueron las tres caras visibles de esos meses de idas y vueltas entre el comienzo de las conversaciones en mayo de 2018 y el anuncio del segundo acuerdo en septiembre de ese año, tres meses después del primer programa financiero fallido.

Lo que necesitaría el Poder Ejecutivo sería una suerte de “bendición” del FMI a las conversaciones en marcha en medio del camino hacia el acuerdo que sirva para que el Club de París flexibilice su posición.

Con el cambio de Gobierno en 2019 y el anuncio de una reestructuración de la deuda con el FMI, las caras cambiaron en ambos lados de la mesa, tanto entre los funcionarios argentinos como los ejecutivos del Fondo. Kristalina Georgieva dejó su puesto en el Banco Mundial para hacerse cargo de la gerencia general, mientras que Lagarde pasó a ser la presidenta del Banco Central Europeo.

Por su lado, Roberto Cardarelli fue desplazado como jefe de misión y fue reemplazado por Luis Cubeddu. Cardarelli actualmente continúa en el Fondo Monetario como cabeza del equipo técnico que negocia con el gobierno de Marruecos. Asimismo, Lipton dejó su lugar en marzo de 2020 y actualmente trabaja como asesor en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

El Gobierno necesitaría una suerte de “bendición” del FMI a las conversaciones en marcha en medio del camino hacia el acuerdo que sirva para que el Club de París flexibilice su posición. Ludovic Marin/Pool via REUTERSEl Gobierno necesitaría una suerte de “bendición” del FMI a las conversaciones en marcha en medio del camino hacia el acuerdo que sirva para que el Club de París flexibilice su posición. Ludovic Marin/Pool via REUTERS

Pero el tembladeral interno del FMI no terminó en el cambio de piezas. Recientemente, el organismo inició un doble proceso de revisión interna sobre la actuación de los funcionarios en la firma del Stand By de 2018, que terminó por ser el préstamo más grande de la historia de la institución.

Por un lado, el propio staff técnico realiza un informe denominado Ex Post y que suele realizarse para todos los créditos con montos que excedan la cuota original. Ese estudio fue iniciado a principios de año pero no tiene fecha de publicación, según explicó en su momento el portavoz del Fondo Monetario, Gerry Rice.

Recientemente, el organismo inició un doble proceso de revisión interna sobre la actuación de los funcionarios en la firma del Stand By de 2018, que terminó por ser el préstamo más grande de la historia de la institución.

Una segunda vía de autocrítica será el reporte que prepara la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) del FMI que es una oficina autónoma que analiza errores y aciertos de la actuación del organismo en negociaciones y programas con distintos países.

En ese marco, el FMI ahora deberá decidir si tenderá un “salvavidas” al Gobierno para evitar el default con el Club de París. Desde Washington niegan que haya en la agenda inminente del organismo una misión del staff técnico hacia Buenos Aires, visita de la cual podría venir ese guiño que espera la Casa Rosada.

No sería la primera vez que un respaldo del FMI le ayudaría a la Argentina a continuar el proceso de reestructuración de deuda. En el oficialismo recuerdan aquella declaración del FMI en que el staff del Fondo consideró “insostenible” la deuda argentina y que sirvió como punto de partida de las discusiones con los acreedores privados.

Críticas de la oposición a Kicillof por el acuerdo “ruinoso”

El acuerdo firmado por Kicillof con los miembros del Club de París en 2014 levantó críticas en la oposición de ese entonces (que incluso estaba integrada por dirigentes que luego terminaron formando parte del Frente de Todos) en el momento de la firma y en años siguientes.

Sin ir más lejos, este lunes el ex ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay cuestionó por Twitter las condiciones del entendimiento firmado por el ahora gobernador bonaerense. “Hoy vence el ruinoso acuerdo de Kicillof con Club de París: los punitorios más caros, el plazo más corto y una pena adicional de $900 millones al final de estos 60 días de gracia Una de las tantas deudas que le dejó el kirchnerismo a Juntos por el Cambio”, dijo.

El también ex presidente del Banco Central completó su mensaje por redes sociales al afirmar que “mientras que Cambiemos pagó casi USD 7.000 millones en capital e intereses, el Frente de Todos aumentó la deuda con Club de París en USD 2.800 millones (USD 2.300 millones con CFK y USD 500 millones con AF). Pero para CFK, ellos solo desendeudan!”, cerró.

En el mismo sentido escribió el legislador porteño Gabriel Solano, del Frente de Izquierda, que aseguró que “corresponde que recordemos que fue Kicillof, como ministro de Economía de CFK, quien renegoció la deuda y la incrementó de 6.706 millones a US$ 9.690 millones, admitiendo punitorios confiscatorios. Sí, U$S 3.000 millones más”, tuiteó.

Mariano Boettner

Continue Reading

Economia

HOTELES Y RESTAURANTES CIERRAN POR MILLARES

Published

on

Más de 12.000 establecimientos cerraron desde el inicio de la pandemia y todo hace suponer que está llegando una aceleración del desastre. Inflación, presión fiscal y caída del poder adquisitivo son una inapelable condena a muerte.

Desde que comenzó la pandemia, cerca de 12 mil restaurantes y hoteles cerraron en todo el país, y la actividad registra la crisis más grave de los últimos 40 años, de acuerdo con un informe difundido hoy. La actividad del sector se hundió a niveles comparables a los de 1980, alertó la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA).

«Nuestra realidad hoy es peor que el escenario más pesimista que proyectábamos. Ya desaparecieron 11.800 empresas, 3.800 más que en 2020, año en que cerraron sus puertas 8.000 establecimientos. En nuestro sector se perdieron 175.000 puestos de trabajo. Pero, además, con las nuevas restricciones que impiden el trabajo en la mayoría de nuestras pymes, la situación -que ya es crítica- empeorará aún más. No hay empresa que resista sin posibilidades de trabajar», advirtió la presidenta de FEHGRA, Graciela Fresno.

Desde el gobierno la respuesta no se hizo esperar:  la Secretaría Pyme de la Nación destacó la ampliación de créditos de $2.000 millones en la línea de créditos a tasa 0% para PyMEs, monotributistas y autónomos del sector turístico.

Indicó que el financiamiento llegará así a los $6.000 millones y estará vigente hasta el próximo 30 de junio. «Los créditos están destinados a capital de trabajo y tendrán un plazo de dos años, durante el primero de los cuales la tasa es del 0%, subsidiada por el Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP)», señaló.

Aseguró que «durante los doce meses subsiguientes la tasa será del 18% y desde el Fondo de Garantías Argentino (FOGAR) se otorgan los avales por el 100% de cada préstamo». Remarcó que «además, tendrán un año de gracia para comenzar a pagarlos».

Más allá de lo insuficiente de la ayuda ante la magnitud de la crisis, sería bueno recordar a las autoridades que por barato que sea el crédito otorgado los comerciantes, con sus establecimientos cerrados y acumulando deudas de impuestos, cargas sociales, salarios y servicios, no están en condiciones de devolver ni siquiera un porcentaje de ellos.

Y que las mismas normas laborales que desde el estado se han mantenido contra viento y marea sin atender el cambio de era y la necesidad de preservar las fuentes de trabajo con la lógica de un equilibrio con el capital que en la legislación argentina está ausente, sirvieron para empujar la informalidad o las figuras forzadas como las de los eventuales y temporarios que ahora quedan fuera de cualquier asistencia ante la crisis.

Lo que deja expuesta una sola realidad, tangible y dolorosa, que se observa al ver la cantidad de cierres de establecimientos con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

Lo demás es márketing, discurso, propaganda…o simple chanterío.

FUENTE : LIBRE EXPRESION

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Economia

Batán y carnes regionales: el Plan Federal de Ferias siguen creciendo en General Pueyrredón

Published

on

Con productores regionales de carnes de cerdo, pollo, pescado y vacuna a partir de mañana lunes 24 de mayo, el Plan Federal de Ferias refuerza su objetivo central de llevar lo productos de la zona a la mesa de los vecinos del Partido de General Pueyrredón.
Tal como lo anunciara el director Nacional de Políticas Rafael Klejzer, del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la base de estos espacios, dado a llamar en nuestra ciudad Feria del Buen Vivir, es generar alternativas comerciales orientadas a abastecer el consumo y mercado interno con los pequeños productores y artesanos locales, gracias a la articulación de políticas provinciales y municipales, promoviendo la cadena de comercialización con menores costos económicos y ambientales, generando accesibilidad de alimentos a precios justos accesibles.
A dos semanas de establecerse en Mar del Plata, ahora también es tiempo de llegar a Batán: “A partir del viernes 28 de mayo nos estableceremos en ese sector de la ciudad, manteniendo cuatro puntos dentro del casco de Mar del Plata de lunes a jueves, y con la buena noticia de contar con productores locales de carnes”, explicó Mauricio Maglione, coordinador del Plan en el Partido, que por estas primeras semanas veía satisfecho esta demanda con el frigorífico El Pampeano, de La Plata. Y remarcó “la colaboración del Poder Ejecutivo local y el control de los entes municipales, nos han apoyado mucho”.

Con motivo de las medidas de pandemia, sólo se ofrecerán los puestos vinculados a alimentación, y se dará número a los asistentes para que no se formen las tradicionales largas filas.

De este modo, de lunes a viernes de 9 a 13 la feria itinerante que ofrece panadería, dietética, lácteos, almacén, frutas y verduras, alimentos para mascotas y carnes, miel, pastas frescas, cumplirá por mayo y junio con su cronograma de la siguiente manera: los lunes en la Vieja Usina de Rondeau y Magallanes, martes en la plaza Peralta Ramos en Brown y 14 de julio, miércoles en Barrio Centenario en Chile y Peña, los jueves en la cooperativa El Amanecer de Tierra del Fuego y los viernes en Batán.

FUENTE : MAJO GARUFI

Continue Reading

Más Vistas