Connect with us

Deportes

Liga Argentina: victorias de Gimnasia, Rocamora, Unión, Salta y Centro Español

Avatar

Published

on

Un repaso por la crónica de los cinco partidos que tuvieron lugar en una nueva jornada del torneo del ascenso.

Rocamora logró un gran triunfo (Foto: La Liga Contenidos)

Gimnasia 88 – Depo Viedma 84 

(Prensa Gimnasia)  

En el equipo rionegrino, los mejores fueron Kenneth Jones con 19 puntos y 7 rebotes; Diego Pena García con 18 puntos (6/7 3P) y 5 rebotes; Ayan Nuñez de Carvalho con 16 tantos y 3 asistencias. También hubo 10 puntos de Andrés Mariani y Ezequiel Martínez. 

En el Lobo, los destacados fueron Joaquín Ríos con 29 puntos (4/9 3P), Pablo Alderete con 16 tantos y 7 rebotes y Dominc Woodson con 16 puntos y 10 rebotes. 

El partido fue de trámite igualado y se definió en el último parcial. Con solo 42 segs por jugar Gimnasia ganaba 85-84, pero una bomba de Ríos a 19 segs puso cifras definitivas. 

Ambos rivales volverán a enfrentarse en Viedma, el próximo lunes 24. Luego el equipo rionegrino iniciará una pequeña gira por Entre Ríos. 

Rocamora 83 – Atenas 59 

(Prensa Rocamora) 

Por una nueva fecha en la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, este viernes, Tomás de Rocamora derrotó 83-59 a Atenas de Carmen de Patagones y de esta forma consiguió su cuarto éxito de manera consecutiva. El Rojo fue un justo ganador más allá que el juego se deslució por las descalificaciones de César Lavoratornuovo y José Azcaino. Mauro Araujo fue la figura del juego con 16 puntos, 3 asistencias y 2 robos mientras que Mauricio Corzo fue el goleador con 21 puntos. 

Rocamora volvió a festejar con su gente para reforzar su mejor momento de la temporada. Llegó a cuatro triunfos en fila y tendrá en lo sucesivo tres juegos más en condición de local para intentar seguir sumando de a dos y posicionarse mucho mejor en la tabla. Le ganó a Atenas en un partido que no fue lindo pero que le sirvió al Rojo para continuar en la senda ganadora. 

El equipo de Juan Manuel Varas comenzó mucho mejor y tras ponerse 12-4 Diego Lifschitz tuvo que pedir minuto. Un triple de Lavoratornuovo metió después al visitante en partido y así siguieron hasta que el primer parcial se cerró 20-14. En el segundo cuarto doble y triple de Caire alejaron más al local (25-16) pero enseguida Atenas contestó y fue el coach local el que llamó a los suyos al banco. En el cierre del parcial un buen pasaje de Kily Romero dejó 10 puntos adelante al Rojo y el final fue 38-30. 

Sin que fuera brillante lo suyo Rocamora se retiró ganando bien al descanso y lo mejor que logró fue mantener a su rival en un score bajo. El quema redes Mauricio Corzo cerró su planilla con solo 11 puntos, los mismos que sumó Matías Caire para su equipo. En el regreso de los vestuarios Rocamora salió mucho mejor y a partir de un triple de Gerbaudo redondeó un parcial 8-0 para poner las cosas 46-30 y obligar a Lifschitz a usar otro minuto. En su mejor momento el Rojo sacó 18 de ventaja (50-32). 

El partido entró en ebullición luego, los jugadores de Atenas se mostraron molestos con el arbitraje y se fueron de partido. Lavoratornuovo se quejó que iban 3-1 en las faltas, luego llegó otro pitazo y éste exageró las quejas. No solo él fue descalificado, sino que después de debatir otra acción los jueces también mandaron a vestuarios a Azcaino tras un cruce con Jelks. Claramente desde ahí en adelante se armó otro partido y segundos antes de la chicharra Araujo se despachó con otro triple (62-40). 

Tenía que ocurrir una verdadera tragedia para que el partido se le escape a Rocamora en el último cuarto. Tras un doble de Romero llegó la mayor diferencia de la noche (69-40). En la visita Mauricio Corzo sacó la cara por el equipo y jugó como si la desventaja fuera de seis o siete puntos. Pese que pidió expresamente no salir su técnico luego lo sacó y parte de razón tuvo porque el trámite estaba resuelto y no valía la pena arriesgarlo. Atenas viene con varias lesiones y, por ejemplo, Valentine no jugó. 

Con más de dos minutos por jugar Varas mandó a la cancha al Juvenil Mateo Larrea que, de esta forma, hizo su debut en la categoría. La mayor exclamación de la noche llegó cuando desde sus manos salió la asistencia para Ignacio Respaud, el otro Juvenil y de solo 14 años –también debutante-, que la clavó de tres. ¡Explotó el estadio! Rocamora se sacó de encima a un rival complicado, prolongó su buen momento y ahora tendrá hasta el sábado 29 donde será anfitrión del Deportivo Viedma. 

Unión 103 – Ameghino 87 

(Prensa Unión) 

Ameghino llegaba al encuentro en Santa Fe con dos derrotas consecutivas, pero con seis triunfos en las últimas ocho presentaciones. Por el lado del local, 13 triunfos en fila como local en su casa. 

En los primeros instantes del juego, el duelo se mostró parejo donde los santafecinos abrieron el aro de la mano del experimentado Diego García, mientras que la respuesta del “León” fue bien hundido en la zona pintada con Juan Abeiro y Matías Martínez (cuatro puntos entre los dos). 

Fue Pablo Martínez la apuesta de Unión para empezar a tomar ventajas, el pivote nacido en Monte Quemado lastimó en el poste bajo ante Alejandro Alloatti (6 puntos y una asistencia) y de esa manera llegó el tiempo pedido de Pablo Castro con 4:26 para el final (19-9). 

En el regreso la intensidad de los de Ponce no cesó y la diferencia aumentó, Borsatti y Caraballo también se hicieron presentes con puntos en transición (12 puntos entre ambos), aunque Diego García cerró el juego a pura bomba para ser el más determinante. En el conjunto villamariense, Lautaro Fraga se fue haciendo cargo de las ofensivas, con siete puntos (3/4 en tiros de cancha). El primer chico fue para el “Tate” finalmente 31-19. 

En el segundo cuarto, trabajo de hormiga para los villamarienses que recostados por las revoluciones de Jeremías Frontera (seis puntos en el segundo segmento) y la insistencia de Juan Abeiro (goleador y guía de su equipo hasta ese momento con 12) acercaron las arcas y bajaron el vértigo que venía imponiendo el conjunto de Unión que igual contó con buenos momentos de Pablo Osores quien ingresó desde el banco de suplentes (nueve puntos para él) – 46-39 con tres minutos para el cierre-. 

Los últimos minutos fueron de los más friccionados de los 20 minutos jugados, la efectividad mermó, pero fue Unión quién logró dejar la distancia a 10 puntos sobre Ameghino (53 -43) para ir rumbo a los vestuarios. Diego García (12) y Pablo Osores (9) resaltaban en el dueño de casa, Juan Abeiro (12) y Lautaro Fraga (13) en el León. 

Tras el descanso largo, los locales pegaron primero corriendo la cancha con Borsatti y Martínez como estandartes. Ameghino pagó cara las pérdidas y se encontró con una desventaja de 15 puntos (el pico máximo hasta ese momento), ese rendimiento llevó a Pablo Castro entrenador del León a solicitar minuto. 

En el regreso, Juan Abeiro puso en sus hombros en el costado ofensivo con lanzamientos externos, dobles en el poste ante la aguerrida defensa de Pablo Martínez y hasta con corridas madrugando a los defensores locales. Unión por su parte siguió con la misma fórmula, aprovechar las pérdidas para anotar en pocos segundos. Tanto es así, que cuando el reloj marcaba 58 segundos para que finalice el tercero, un parcial de siete – cero para los de Ponce (dos bandejas uno contra cero y un triple de Osores con el sonido de la chicharra) el conjunto santafecino se fue ganando 85 – 63. 

En el último periodo, Unión sostuvo el ritmo y los momentos del encuentro y no dio chances de ningún tipo a su rival que lo sintió y empezó a bajarle la persiana a la noche dando descanso a sus jugadores de experiencia para brindarle paso a sus relevos de lo más fondo de la banca. 

El resultado final fue de 103 a 87 para el local que llegó a la victoria número 14 como local, en tanto que Ameghino arrastra su tercera derrota en fila y el domingo enfrentará a Echague como visitante. 

Salta Basket 101 – Oberá TC 99 

(Prensa Salta) 

Con mucha expectativa, pero sobre todo con las mismas ganas de siempre, Los Infernales volvieron a presentarse en el Estadio Delmi en una noche espectacular. El rival fue Oberá TC de Misiones que llegó a La Linda con los pergaminos de haberse coronado campeón en el Súper 4 disputado en su provincia y ser uno de los punteros de la Conferencia Norte. Ante un final para el infarto y tras un tiempo extra el triunfo le correspondió a Salta Basket por 101-99 (igualaron en 87), ahora el elenco salteño volverá a presentarse como local el viernes que viene recibiendo a Sportivo América de Rosario, Santa Fe. 

Incontenible por momentos, el ex Salta Basket, Emiliano Correa, fue quien lideró la ofensiva de OTC en el primer tiempo con porcentajes casi perfectos: 5 de 7 en lanzamientos de campo donde encestó 2/3 en dobles y 3/4 en triples. Ataques en transición y circulación del balón fueron algunos de los argumentos utilizados por el exDT infernal, ahora en Misiones, Leandro Hiriart. 

Por el lado de Salta Basket el entrenador en jefe, Esteban Gatti, apeló nuevamente a la rotación de sus dirigidos para imprimirle mucha marca e intensidad al encuentro. Movilidad de afuera hacia adentro que provocó un goleo repartido entre los jugadores infernales en esa primera mitad. Bolivar y Bernardini terminaron con 7 puntos cada uno. 

En la noche salteña hizo su presentación oficial el ruso Dmitry Flis, el ala pivote expuso de menor a mayor algo de su repertorio frente al elenco misionero. Después de una importante levantada del local, el primer tiempo en el Delmi terminó 42-44 a favor de la visita. Se empezaba a vislumbrar un desenlace “infernal”. 

La apertura del segundo tiempo fue a puras bombas para Salta Basket. Bolívar primero y Bernardini después hicieron explotar el público que se acercó al estadio y pudo disfrutar una vez más de un evento de primer nivel. 

Tras la levantada en el segundo capítulo, el escolta Mateo Bolivar siguió encendido y quemó las redes en el tercer cuarto. Fue sin dudas el período más importante en la noche para el local no solo porque por momentos destiló el juego asociado y efectivo que suele tener sino también porque logró sacar una ventaja que dio confianza para lo que vendría después. 

Tremendo final se vivió en el Delmi, los últimos diez minutos ambos conjuntos dejaron la piel en el parquet salteño. Salta trató de mantener la diferencia apelando a las torres González-Flis, de buen desempeño en esa segunda mitad. Sin embargo, la dinámica expuesta por el campeón del S4 a través de jugadores como Rodríguez Suppi o el mismo Correa –salió por cinco faltas personales-, además del buen goleo de Rodríguez, acciones y momentos que provocaron que el telón no se bajara sino hasta los segundos finales. 

Cuando parecía que el triunfo era inobjetable, dos recuperaciones sobre los segundos finales igualaron el resultado en 87 -tras bombazo de tres en manos de Suppi-. Restaban 12 segundos para el final y el local decidía su suerte. 

Bolivar recibió la americana y quemó segundos, metió una finta y se elevó sin demasiada suerte, sin embargo, el ruso peleó la bola y el esférico terminó quedando en manos de Schoppler, el Pitu se elevó a contrarreloj y encestó para desatar la locura en el polideportivo. 

Los árbitros Nicolás Danna y Montoya revisaron la jugara y sentenciaron que el doble no valía, la chicharra sonó antes de que el balón saliera de las manos del chaqueño. Empataron en 87 y el partido se fue a el tiempo extra. 

En los cinco minutos finales, donde cada balón fue una auténtica batalla, los dirigidos por Gatti sacaron una mínima ventaja que lograron sostener. Restaban 24 segundos y Salta ganaba por uno, 96-95, se terminaba la posesión y Flis volvió a desatar la algarabía en el Delmi: clavó un triplazo para poner las cosas en su lugar. 

Oberá trató de meter otra estoica levantada pero no pudo más. Fue triunfo infernal de esos que el equipo suele meter en las temporadas de la Liga Argentina. Ahora el representante norteño tendrá una semana para alistar el próximo choque en el Delmi, el viernes que viene cuando reciba a Sportivo América de Rosario, Santa Fe. 

Centro Español 92 – Quilmes 86 

(Prensa Centro Español) 

Centro Español se llevó un trabajoso triunfo en El Templo ante Quilmes de Mar del Plata por 92-86 (80-80) en tiempo suplementario para seguir prendido en la parte alta de la conferencia Sur de la Liga Argentina. El elenco de Mauricio Santángelo sufrió más de lo esperado, pero de la mano del capitán Mario Sepúlveda selló la victoria. El goleador fue Agustín Pérez Tapia con 25 puntos en el conjunto local, seguido por SuperMario con 21. Juan de la Fuente anotó 23 en la visita. 

En el primer cuarto comenzó mejor la visita, que se hizo fuerte en la pintura con Larsen (21 puntos), aunque en el local apareció Pérez Tapia (7 puntos seguidos) para pelear gol a gol. Hasta cerca del final se mostraba sólido Quilmes, pero sobre la chicharra se sumaron Ruesga y Martínez para que el Torito termine arriba 17-15. 

Nicolás Bravo con 10 puntos en serie fue vital en el segundo parcial, ante un rival que se cargó de faltas (Merlo-Eseverri). El Torito dominó a voluntad y en el final sacó 14 (45-31), aunque en el regreso de los vestuarios todo cambió. Quilmes ganó el tercero 22-12 (repartiendo goleo) y quedó a 4 del local. 

Los últimos diez minutos fueron vibrantes: el Cervecero igualó en 61 y con un triple de De la Fuente pasó al frente 75-74. Secó a Español y fue claro dominador. Un doble y falta a Sepúlveda puso arriba otra vez al Torito (77-75) y a los segundos finales llegaron 80-80, repartiendo pérdidas y presiones. Merchant tuvo el cierre, pero se quedó cortó y todo pasó a los cinco minutos finales. 

Y en el tiempo extra apareció Mario Sepúlveda. El capitán del Torito, que juega su última temporada, anotó 10 puntos y fue clave para que los de Plottier sellaran el triunfo 92-86 y mantengan la fortaleza de la localía. 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

Jorge Higuaín rompe el silencio y habla sobre el posible regreso del ‘Pipita’ a River

Avatar

Published

on

River Plate Luego de los rumores que se informaron este viernes

Debido a la intención de Juventus de desprenderse de un delantero, este viernes comenzó el rumor de que Gonzalo Higuaín podría regresar a River en el próximo mercado de pases.

Según la información publicada por el diario italiano Tuttosport, el atacante surgido en el conjunto millonario podría formar parte de una negociación que incluya a varios juveniles como Gonzalo Montiel, Lucas Matínez Quarta, Julián Álvarez, Federico Girotti, Santiago Sosa, Tomás Lecanda, Luciano Vera y Santiago Simón. Algo similiar a lo que ocurrió en la negocación entre Boca y Carlos Tevez.

No obstante, estos rumores fueron descartados por Jorge Higuaín, padre del ‘Pipita’, quien afirmó que su hijo no regresará próximamente al fútbol argentino.

“Es imposible por ahora. Gonzalo tiene contrato este año y el próximo. Por el momento no puede volver a River, va a respetar su contrato”, remarcó en diálogo con Goal.

https://ar.marca.com/

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Deportes

Nicolás Ferreyra: “No esperaba que la liga en Chile se cancelara de forma definitiva”

Avatar

Published

on

Nicolás Ferreyra, base del Club Deportivo Valdivia en la liga profesional de Chile, que se encuentra cumpliendo la cuarentena obligatoria en el país vecino, habló en UCU Radio donde contó los detalles de su situación. Además, el ex Quilmes se refirió a su temporada en el básquet chileno y a la cancelación de la competencia por la pandemia de coronavirus.

De un momento a otro las cosas se empezaron a trabar, jugamos un sábado a la noche con viaje incluido por la liga chilena, después de eso se canceló la competencia. El miércoles posterior a la mañana decretaron el corte de transporte y aviones y me tuve que poner en contacto con el consulado argentino en Puerto Montt y estaba todo colapsado. Traté de seguir sus consejos y acá estoy, pero todos los días va cambiando el panorama”.

No poder salir de Chile, te hace sentir un poco atrapado. Mi familia está en Argentina, mis hijos están contenidos y seguros. Tengo que separar las emociones y tratar de no extrañar para no angustiarme“. 

Sé que hay una lista en la que van a tratar de repatriar a algunos argentinos. Yo estoy en esa lista, pero queda en confiar y no desesperarse. Es difícil, pero es lo que queda por hacer”. 

No esperaba la liga en Chile se cancelara de forma definitiva, de todas maneras se tiene que haber analizado muy bien. Me pareció una decisión un poco apresurada y un poco injusta para los equipos que hicieron un esfuerzo para mejorar sus equipos en su juego y en lo económico. Si bien hoy en día la prioridad es otra, hay que tener en cuenta que hasta octubre del año próximo no habrá trabajo para muchos jugadores“. 

“Tanto la ciudad de Valdivia como Chile en general están muy golpeadosEste año esta siendo muy duro para todos acá. Es admirable como vuelven a ponerse de pie. Estas situaciones están haciendo daños colaterales a la economía“. 

Sobre su experiencia en Chile y su futuro, dijo: “La situación de hoy cambia los planes de todos. Si bien el año pasado fue mi primer año en Chile todos me decían que había crecido mucho. Este año con el problema del dólar y extranjeros, la calidad del nivel ha subido mucho sobre todo en cuanto a los foráneos y los nacionales se tienen que poner a la par y eso levanta el nivel y ayuda a todos y la competencia se ha visto mucho más competitiva. Mi idea era seguir jugando y si podía en Argentina, mejor, pero estoy a la expectativa de que va a pasar. Trato de estar lo menos posible parado, trato de entrenar porque mi intención es seguir jugando“.

 

FUENTE : UCUWEB

FOTO : BASQUETPLUS

Continue Reading

Deportes

A 25 años del oro en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata

Avatar

Published

on

En los juegos disputados por primera vez en la ciudad balnearia, el equipo argentino derrotó a Estados Unidos en la final y se subió a lo más alto del podio.

Argentina festeja el oro: Wolkowyski, Espil, Aragona, Racca y Maggi (Foto El Gráfico)

Puede sonar ilógico, pero un equipo que ya había sido campeón del mundo 45 años antes, nunca había podido ganar un torneo que a priori resulta más sencillo en comparación como lo es un Juego Panamericano. Podemos estar hablando largo y tendido acerca de las politicas que llevaron al equipo argentino a no poder pasar del segundo escalón del podio en una gran cantidad de oportunidades, pero eso puede quedar para otra ocasión.

El 25 de marzo de 1995, el seleccionado argentino se quedaba po primera vez con la medalla de oro en un Panamericano, en el Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata, estrenado para esa ocasión y luego testigo del multicampeón Peñarol una década después.

Pero el camino no fue color de rosa desde el inicio. Pocos días antes de arrancar la preparación para el torneo, Guillermo Vecchio no pudo completar una preparación acorde a lo que significaba este torneo y se armaron solo dos amistosos en La Rioja para darle rodaje a sus jugadores, que eran todos integrantes de equipos de la Liga Nacional. El equipo venía de un Mundial en 1994 duro, que terminó bien pero empezó muy mal, y con el agregado de la figura nacional del momento, Esteban De la Fuente, más el retorno de un histórico como Diego Maggi. Ah, también debutaba en la mayor un pibe que pintaba bien y que, con el correr de los partidos, cada vez se fue ganando más minutos: Fabricio Oberto.

Otro momento que marcó la preparación y las dificultades que tuvo que atravesar Argentina para poder llegar en condiciones, fue la baja de Hernán Montenegro. El Loco había tenido problemas por temas de la preparación poco acordes para un equipo profesional (alojamiento, comida, etc), por lo que renunció y quedó afuera de la cita panamericana.

Ya en el juego concreto, el destino decidió que el primer rival fuera Estados Unidos. Un equipo del que nunca hay que confiarse, aunque presente un equipo repleto de desconocidos. En este caso, el plantel norteamericano estuvo integrado por basquetbolistas de la Continental Basketball Association (CBA), la segunda división detrás de la NBA en esa época.

La pelea por una medalla era el gran objetivo que tenía Argentina y así lo demostró desde el primer juego, disputado el 19 de marzo, en el que venció a Estados Unidos en un partido que desbordó de emoción y que terminó 68 a 67 para el anfitrión (27 puntos de Espil). Luego llegaron tres juegos en los que la selección sufrió en dos: 83-81 a Uruguay (20 de Osella), 90-80 a México (21 de Espil) y 87-86 a Puerto Rico (21 de Espil). Ganarle a Puerto Rico era algo inusual en esa época, ya que los boricuas eran dominadores de América junto con Brasil, Canadá y, obviamente, Estados Unidos.

En el último partido de la fase de grupo ante Brasil fue el momento en el que equipo se dio cuenta de que podía dejar de lado los finales cerrados. Derrotó a los vecinos por 95 a 75 (22 de Espil) y cerró su zona invicto, demostrando un gran carácter para afrontar juegos complicados y en los que pudo funcionar a la perfección en todos los aspectos. A esta altura del torneo, Argentina tenía algunas figuras muy visibles: Juan Espil, el jugador fetiche de Vecchio en toda su etapa como entrenador de la selección, y un muy mejorado Diego Osella en relación a torneos anteriores. Osella completaría un 1995 fabuloso con un Preolímpico, 5 meses después, de altísimo nivel.

En semifinales, Argentina debió cruzarse otra vez con Uruguay. En el segundo juego entre ambos, la historia fue totalmente distinta a la primera, y el elenco local pudo imponerse ampliamente por 90 a 74 (26 de Espil) y así obtener la clasificación a la final de un Panamericano por tercera vez, habiendo perdido las dos primeras con Estados Unidos en 1951 y 1955. Y el rival esta vez era nuevamente el equipo norteamericano.

Con el resultado fresco que habían conseguido seis días antes, Argentina sabía que, esta vez, ganarle a los norteamericanos no era imposible. Y no lo fue. Argentina se quedó con la final por 90 a 86 (22 de Espil) y por primera vez con el oro panamericano, con un equipo al que le sobró carácter y espíritu.

En el plantel estaban Marcelo Milanesio, Juan Espil (goleador del torneo), Esteban Pérez, Luis Villar y Diego Osella, Esteban De la Fuente, Jorge Racca, Diego Maggi, Gabriel Cocha, Cristian Aragona, Rubén Wolkowyski y Fabricio Oberto. Estos últimos dos posteriormente serían subcampeónes mundiales en 2002 y campeónes olímpicos en 2004.

Este torneo también podría catalogarse como el salto inicial para el seleccionado, que salvo algunos (pocos) Sudamericanos, no había vuelto a ganar nunca un torneo continental desde aquel Mundial de 1950. Claro que nadie se esperaba lo que se venía pocos años después.

FUENTE : BASQUET PLUS

Continue Reading

Más Vistas