Connect with us

Tecnologia

Llegan novedades a WhatsApp: inicio de sesión en múltiples dispositivos y mensajes que se autoeliminan

Avatar

Published

on

Se trata de nuevas herramientas que se están probando en una versión beta para Android.

El inicio de sesión en múltiples dispositivos es una de las novedades en las que trabaja WhatsApp

El inicio de sesión en múltiples dispositivos es una de las novedades en las que trabaja WhatsApp

WhatsApp estaría probando el inicio de sesión simultáneo en múltiples dispositivos. Al menos eso se infiere de la publicación de la publicación de contenido vinculado a la última beta para Android, la versión 2.20.110.

Cabe señalar, que en la actualidad sólo es posible tener sesión iniciada en un único equipo, con la opción de ver esa cuenta en WhatsApp Web, pero eso no es lo mismo que iniciar sesión en múltiples dispositivos.

El inicio de sesión multidispositivo, permitiría iniciar sesión no sólo en el móvil, por ejemplo, sino también en un iPad, por ejemplo. El sitio WaBetaInfo, que suele tener acceso anticipado a las novedades que llegan a la aplicación de mensajería, indicó que cuando el usuario inicie sesión en varios equipos a la vez, el destinatario del mensaje verá un mensaje que dirá “la lista de dispositivos de X ha cambiado. Pulsa para más info.” o bien “Tu código de seguridad con X ha cambiado porque ha iniciado o cerrado sesión desde múltiples dispositivos.”

Mensajes que se eliminan automáticamente

En este sentido, sería posible enviar mensajes con fecha y hora de caducidad lo cual aseguraría que, pasado ese lapso, el contenido se eliminaría.

Se podrá establecer el lapso tras el cual se eliminará el mensaje.

Se podrá establecer el lapso tras el cual se eliminará el mensaje.

Esta opción se podría usar tanto para mensajes individuales así coma intercambio de chats completos. En este último caso, de usar esa opción, se borraría automáticamente toda la conversación tras el cumplimiento del lapso establecido.

Estas funciones son apenas anticipos de lo que vendrá. No hay fecha segura de implementación y lo cierto es que en algunos casos, las herramientas que se prueban en las versiones beta no siempre llegan a la versión final.

Cabe señalar que en el último tiempo hubo un incremento del uso plataformas de comunicación. En muchos de los países más afectados por el coronavirus, la mensajería total aumentó más del 50% durante el último mes.

Del mismo modo, en esos lugares, las llamadas de voz y video incrementaron más del doble en Messenger y WhatsApp., según dio a conocer Facebook.

“Durante esta emergencia, estamos haciendo todo lo posible para mantener nuestras aplicaciones rápidas, estables y confiables. Nuestros servicios se crearon para soportar picos durante eventos como los Juegos Olímpicos o la víspera de Año Nuevo. Sin embargo, eso ocurre con poca frecuencia y tenemos mucho tiempo para prepararnos para ellos. El crecimiento del uso por el COVID-19 no tiene precedentes en toda la industria y estamos experimentando nuevos registros de uso casi todos los días”, subrayó Facebook, hace una semana, en un comunicado.

Cabe señalar que a pesar de los esfuerzo siempre pueden ocurrir caída del servicio, algo que de todos modos ocurría antes del incremento de visitas a raíz del confinamiento social y la pandemia. De hecho ayer, varios usuarios de redes sociales reportaron problemas en Facebook, Instagram y WhatsApp.

Según el sitio Down Detector, estos incidentes comenzaron a registrarse después de las 21:00 GMT y al cabo de unas horas se restituyó el servicio de las plataformas. Entre los problemas que reportaron los usuarios de WhatsApp se mencionaron errores con los envíos de archivos multimedia y los mensajes de voz. En Instagram la principal falla estaba vinculada a las transmisiones en vivo.

Instagram tiene más de 1.000 millones de usuarios activos mensuales, mientras que WhatsApp y Facebook cuentan con 2.000 millones y 2.500 millones de usuarios respectivamente.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tecnologia

FaceApp: más expertos en seguridad advierten sobre el mal uso

Avatar

Published

on

Los expertos en seguridad informática sostienen que se desconoce quién controla los datos y si serán manipulados.
Especialistas en seguridad informática advirtieron que detrás de “FaceApp” -la aplicación que es furor en las redes sociales porque permite agregar o quitar años del rostro a partir de una simple foto– existen motivaciones que poco tienen que ver con el entretenimiento de los usuarios. “Estas aplicaciones con imágenes personales son usadas por empresas o gobiernos para mejorar los algoritmos de reconocimiento facial. Cuanto más información les proporcionamos, más precisos se vuelven los algoritmos y mejores se vuelven los sistemas de reconocimiento”, advirtió Enrique Chaparro, especialista de Fundación Vía Libre.

La aplicación es muy fácil de usar. Después de descargarla en el celular, hay que subir una foto o tomarse una selfie y aplicarle el filtro que más te guste: agregar anteojos, cambiar el color de pelo, agregar maquillaje, poner o quitar barba y quitar o sumar edad. Este último, el de agregar varias décadas al rostro, fue el más utilizado en la última semana.

“Desde los tiempos más antiguos, a los seres humanos nos ha ilusionado la posibilidad de saber qué será de nosotros en el futuro. Por eso los horóscopos, los tiradores de cartas”, dijo a Página|12 Enrique Chaparro, especialista en seguridad informática de Fundación Vía Libre. “Pero una cosa es el uso que hacen los usuarios y otra la que hacen los desarrolladores o las empresas o gobiernos que les compran esa información”, advirtió.

FaceApp, según explicó su creador, el desarrollador ruso Yaroslav Goncharov, utiliza redes neuronales (inteligencia artificial) para escanear los rostros de los usuarios, cruzarlos en bases de datos y modificarlos con distintos agregados como más o menos edad, barba o cambio de género, entre otros filtros.

Este tipo de aplicación, más allá del uso que le dan los usuarios, se utiliza para “entrenar a algoritmos de inteligencia artificial y lograr que hagan un mejor reconocimiento de imágenes”, advirtió Chaparro. Según explicó el especialista, entrenar ese tipo de algoritmos “lleva grandes cantidades de datos, procesos intermedios, y mucho prueba y error” y es por ello que “cuanto más información le proporcionamos, más precisos se vuelven los algoritmos y mejores se vuelven los sistemas de reconocimiento”.

Los sistemas de reconocimiento facial que se utilizan en la actualidad, a partir de cámaras ubicadas en la vía pública, suelen tener un gran margen de error. “Son imágenes dinámicas, donde la posición del rostro no es la ideal, el ángulo de la cámara tampoco”, detalló. Para mejorar ese margen de error, se trabaja permanentemente en el algoritmo de reconocimiento “a partir de imágenes sacadas de este tipo de aplicaciones o de internet”, advirtió Chaparro.

Los desafíos que suelen circular por las redes sociales del tipo “10 year challenge” también están orientados -para el especialista- al mejoramiento del algoritmo. “Para los usuarios puede ser muy divertido, pero hay alguien que juntó millones de fotos de personas en la actualidad y de esas mismas personas hace 10 años y puede mejorar con ellas el algoritmo de envejecimiento”, advirtió.

Estos mecanismos de reconocimiento facial, para el especialista, son herramientas que en las manos equivocadas pueden representar un gran peligro para la seguridad. “¿Qué hubiese pasado si durante la dictadura se hubiese utilizado el reconocimiento facial? En vez de 30.000 desaparecidos, lamentaríamos el triple. No hay que darle a nadie herramientas de poder más allá de los controles democráticos, porque el que las utiliza ahora puede estar inspirado en las mejores intenciones, pero no sabes quién las va a usar en el futuro y para qué”.

Este uso indebido de la aplicación, aclaró, “no tiene que ver con una conspiración universal” sino que consecuencia de “una dinámica del uso del dato personal propia de nuestro tiempo”, de una “concepción de la seguridad pública como vigilancia microscópica” y de una “fisura entre el mundo real y el mundo virtual, a partir de las redes sociales, donde nos convencieron que nuestro espacio privado carece de valor y que poner en público nuestro espacio privado tiene recompensas. Y eso, en realidad, tiene que ver con la posibilidad de monetizar y generar beneficios económicos en el mundo virtual”.

Los riesgos de FaceApp también fueron advertidos por otros especialistas. Para Cristian Borghello, director de Segu-Info, “es todo medio gris” porque “se supone que hay una persona detrás de FaceApp, pero es totalmente desconocida” y “puede ser cualquiera: una empresa, un gobierno”, dijo el Licenciado en Sistemas, que también sugirió que “podrían usar la información que estamos subiendo para, por ejemplo, identificación biométrica”.

“Pensemos si cada vez que salimos a la calle alguien nos pide una foto nuestra. Probablemente no se la daríamos. Pero con estas aplicaciones estamos haciendo eso mismo y cedemos nuestras imágenes para entrenar algoritmos”, reflexionó Alexis Sarghel, consultor en seguridad informática. “Estamos entrenando gratis inteligencia artificial, estamos alimentando gratis una base de datos de origen desconocido”, concluyó.

FUENTE : PAGINA 12

Continue Reading

Tecnologia

Los riesgos de Zoom y las ventajas de Jitsi

Avatar

Published

on

Zoom se transformó de la noche a la mañana en una herramienta indispensable para la vida cotidiana. Pero detrás de la pantalla hay un modelo de negocios que afecta la seguridad de los usuarios y hasta la soberanía de los países. Jitsi es una alternativa libre que da más garantías e implica otra concepción sobre la tecnología.

Imagen: AFP

La cuarentena aceleró repentinamente el interés por todo lo que permita digitalizar la vida cotidiana. Una de las necesidades principales fue la de encontrar un sucedáneo de las reuniones cara a cara por cuestiones laborales, educativas, afectivas. En ese contexto Zoom, una plataforma hasta entonces utilizada mayormente por empresas, llenó el vacío.

Pese a ese éxito fulgurante, pronto surgieron críticas en al menos tres planos. En primer lugar, el más básico, están los fallos de seguridad que atrajeron tanto a bromistas como a delincuentes cuando se multiplicó su uso. Entre otras cosas surgieron quejas por “zoombombing”, reuniones interrumpidas por intrusos que exhibían en la pantalla de todos imágenes inapropiadas. En una escuela de San Diego este tipo de ataques se hizo durante clases escolares con menores. La fundación Mozilla sacó un informe donde explica que trabaja con la empresa para resolver los fallos y ofrece algunas recomendaciones para mejorar la privacidad de la herramienta.

Más preocupante resulta un informe reciente del Citizen Lab de la Universidad de Toronto: entre otras cosas encontró que las llamadas de cualquier parte del mundo envían datos a China, país donde la empresa tiene filiales. El vínculo permite suponer presiones gubernamentales para acceder a las llaves de encripción utilizadas durante las conversaciones. El tema es preocupante sobre todo para reuniones que involucran áreas sensibles del Estado: por ejemplo, el primer ministro británico Boris Johnson realizó una reunión virtual de gabinete en Zoom apenas comenzada la cuarentena.

Otro nivel preocupante es el control que brindan las cuentas premium, generalmente pagadas por las empresas, sobre los participantes de una reunión. Una de las herramientas de “atention tracking”, por ejemplo, permite al administrador saber si alguien quita la aplicación de su pantalla para realizar otras tareas o si lleva mucho tiempo sin interactuar con su máquina. Obviamente no todos los empleados son conscientes de esto.

Pero un tercer nivel, posiblemente el más problemático, en realidad no es patrimonio de Zoom si no del modelo de negocios de las plataformas más exitosas de internet: la acumulación y el uso de los datos de los usuarios como hábitos, redes de pertenencia, intereses, consumos, temas de interés. Los servicios gratuitos o parcialmente gratuitas (freemium) en general ganan dinero acumulando datos de sus usuarios, algo que ambiguamente suelen reconocer en las condiciones de uso que casi nadie lee. Los datos se utilizan o venden a los interesados quienes a su vez los usan con diversos fines, desde segmentar publicidad a distribuir fake news.

Alternativas

Jitsi (“cables” en búlgaro) es un software creado en 2003 por un estudiante de la Universidad de Estrasburgo, Francia. Luego de varias etapas que incluyó una reescritura total del código en 2011, Jitsi permite actualmente realizar reuniones virtuales de una manera en apariencia muy similar a la de Zoom: alcanza con ir a la dirección web donde se aloja (la más popular es meet.jit.si), crear una sala y compartir el link para que se abra desde un navegador o una app en el celular.

Sin embargo, por debajo hay varias diferencias. En primer lugar: es software libre (SL), es decir que recibe contribuciones de una comunidad que lo mejora permanentemente. Además permite analizar su código para saber exactamente qué hace con los datos que transmite e instalarlo en servidores propios para brindar un control muy alto sobre las comunicaciones. De hecho, recientemente ARSAT, la empresa satelital del Estado argentino, instaló uno de estos servicios en su datacenter para que sea utilizado sobre todo por las instituciones involucradas en la lucha contra el coronavirus.

De hecho, el Jitsi Meet no es una novedad: “Hace cuatro o cinco años que venimos usando Jitsi”, cuenta Alejandro Del Brocco, director de Servicios de Comunicación de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). “Antes usábamos otros servicios porque no andaba muy bien, pero hace unos años reescribieron todo el código para poder hacer videoconferencias”.

De esta manera, la Universidad tiene una herramienta propia que le da garantías y le permite sostener hasta tres charlas de setenta y cinco personas en simultáneo, aunque frente a la demanda están pensando en abrir otras instancias más. “Ademas, dentro del campus Moodle, reservamos para ciertas prácticas pedagógicas otro software libre llamado Big Blue Button cuando se requiere para la interacción docente-alumno”.

La ventaja de usar SL va más allá de Jitsi en sí. El acceso al código permite articular servicios en un solo portal. Los docentes, administrativos y estudiantes de la Universidad pueden entrar a Mi.Unq, donde encuentran todo tipo de herramientas: su correo, los múltiples servicios del SIU, el campus virtual. “Se puede acceder a todos los sistemas sin autenticarse cada vez”, explica del Brocco.

La implementación de este tipo de software requiere el desarrollo de trabajo local en lugar de la compra llave en mano. “Tenemos cuatro equipos de sistemas: para educación a distancia, para los sistema de gestión académica, desarrollo de software y el nuestro, de servicios de comunicación. En este último trabajamos dieciocho personas”. Los informáticos de la UNQ desarrollaron también cuatro servicios del Sistema Interuniversitario Universitario  que ahora se utiliza en otras universidades amortizando la inversión del desarrollo.

El equipo de UNQ lleva años con el software libre como norte. ¿Por qué la decisión? “No es porque sea gratis; de hecho invertimos mucho dinero para esto. Con la autoridades siempre consideramos fundamental mantener la soberanía sobre los datos y la privacidad. Tenemos un data center con muchos recursos de procesamiento por lo que podemos proveer de todos los servicios. La única forma de mantener la soberanía es utilizando software libre”.

El trabajo que se hace desde el equipo informático se articula también con el área de investigación: “La universidad tiene desde hace un año una línea de financiación propia que fomenta proyectos de TICs para el desarrollo académico administrativa de la universidad. Son proyectos que fomenten la innovación en enseñanza-aprendizaje y de administración. De ahí salen muchos productos”. Del Brocco también es parte de la Red de Interconexión Universitaria que “está ayudando a las universidades para que puedan hacer su propia instancia de Jitsi”.

Los efectos secundarios positivos que tiene el SL (sobre todo las redes de conocimiento que construye, la seguridad y el modelo de desarrollo que implica) a veces resultan difíciles de visualizar cuando uno cree que “solo” quiere tener una conferencia virtual. Las instituciones del Estado tienen una responsabilidad particular en ver más allá de esa pantalla.

Continue Reading

Tecnologia

Netflix reducirá la calidad del streaming en Argentina

Avatar

Published

on

El objetivo es evitar sobrecargar la red, en momentos en que se registran aumentos significativos del tráfico a raíz de la cuarentena total que se impuso por el coronavirus.

FILE PHOTO: Netflix logo is seen in front of diplayed coronavirus disease (COVID-19) in this illustration taken March 19, 2020. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo

FILE PHOTO: Netflix logo is seen in front of diplayed coronavirus disease (COVID-19) in this illustration taken March 19, 2020. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo

Enacom acordó con Netflix la disminución de la definición en sus contenidos de streaming para garantizar la conectividad en la red. Es un esfuerzo, que se suma a otros, para evitar sobrecargar la red, en épocas donde incrementó el uso de internet a raíz de la cuarentena total que rige en el país hasta el 31 de marzo.

Luego de evaluar la situación, la compañía decidió comenzar a reducir los bitrates en todas las transmisiones en el país, lo cual reduciría la cantidad total de ancho de banda utilizada en un 25%. El compromiso es mantener está condición durante 30 días, volviéndose a evaluar pasado ese período de tiempo”, afirmó Paula Pinha, Director of Public Policy, Latin America, de Netflix.

En este sentido, se reducirá la calidad de emisión de HD a SD de las transmisiones realizadas por la plataforma de streaming. Esta medida la implementaron, tanto la compañía dirigida por Reed Hasting, así como YouTube, en Europa.

El Enacom solicita a todas las plataformas de streaming y similares que repliquen el esfuerzo de Netflix, para garantizar la navegabilidad y así evitar el colapso de las redes móviles y fijas”, se remarca en el comunicado difundido por Enaco y que lleva la firma de su presidente, Claudio Ambrosini.

Cabe recordar que ayer, esta misma entidad, hizo circular una serie de recomendaciones que apunta a hacer un uso responsable de la red, que se mencionan a continuación:

1. Utilizar líneas fijas para llamada de voz

2. Utilizar SMS en vez de WhatsApp para mensajería instantánea

3. Evitar las comunicaciones vía streaming o videollamadas y de ser necesario minimizar la calidad de transmisión

4. Evitar el envío de materiales que no son de suma necesidad

5. Ser precisos en los mensajes para evitar idas y vueltas innecesarias

6. Utilizar racionalmente plataformas en línea que implican gran consumo en la red

7 .No viralizar cadenas o informaciones no verificadas. Solo seguir las recomendaciones brindadas por organismos oficiales del gobierno nacional, provincial o municipal

“Nosotros, a través de Arsat, le damos mucho ancho de banda a las plataformas educativas, para que circulen bien, pero la principal fuente de demanda de banda ancha es el uso de streaming a través de plataformas como Netflix, Amazon y HBO Go”, explicó Ambrosini, en una nota publicada ayer por Infobae.

Hay que evitar compartir cualquier contenido que no está verificado por las redes sociales y WhatsApp.

Hay que evitar compartir cualquier contenido que no está verificado por las redes sociales y WhatsApp.

Combatir la difusión de contenido falso

Más allá de tener que hacer un uso responsable de la red para evitar que se produzcan cortes, también vale aclarar la necesidad de ser responsables a la hora de consumir y compartir supuestas noticias o contenido vinculado a esta pandemia, tal como se menciona entre las recomendaciones que compartió Enacom.

En estos días se viralizaron muchos textos, videos y audios donde hablan supuestos especialistas en la materia, pero no todo el contenido en cierto. Ante la duda, se recomienda evitar consumir y compartir todo lo que circulan por las redes y sobre todo WhatsApp.

A diferencia de lo que ocurre en Twitter, Instagram o Facebook donde se comenzaron a implementar varias iniciativas para dar de baja contenido falso, en WhatsApp el contenido no se montiorea por lo cual se convirtió en el vehículo ideal para compartir engaños e información inexacta que apunta muchas veces a generar pánico, desinformar o hacer ciberestafas.

De ahí que sea fundamental consumir solo información de medios de noticias reconocidos o proveniente de otros sitios autorizados, como puede ser la Organización Mundial de la Salud, o bien plataformas de Gobierno, por ejemplo.

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Más Vistas