Connect with us

Salud

“LO ASOMBROSO NO ES TENER CÁNCER, SINO NO TENERLO”

Published

on

Carlos López-Otín, catedrático español de bioquímica y biología molecular, habla de su nuevo libro, en el que investiga a las células que causan esta enfermedad.

“Se vuelven egoístas, inmortales y viajeras”, dice Carlos López-Otín, cuando nos habla de las células que provocan el cáncer. Así titula también su libro donde explica de manera cristalina los procesos tumorales, pero en el que además nos cuenta la historia del cáncer, el turbulento camino de la ciencia para desvelar su origen y comenzar a ganar las batallas a una enfermedad tan democrática “que no distingue ni país, ni ciudad, ni edad, ni género, ni profesión, ni condición”.

“Comienzo mi escritura en limpio, -dice el catedrático español de bioquímica y biología molecular, que es parte de Hay Cartagena– las palabras van compareciendo una a una, lentamente, como si sus sílabas llovieran gota a gota: vida, organismo, célula, genoma, imperfección, azar, mutación, inestabilidad, evolución, transformación, traición, egoísmo, inmortalidad, migración, invasión, colonización, cáncer, metástasis, incertidumbre, miedo, cirugía, radioterapia”.

A partir de ahí, va compartiendo lo vivido y aprendido en los 30 años que ha dedicado a la ciencia para salvar vidas: “Salgo a la calle, comienzo a caminar, miro a la derecha y a la izquierda, me doy cuenta de que por azar dos personas han acompasado sus pasos con los míos. Los observo, me observan. No los conozco de nada, pero sé que al menos uno de los dos desarrollará un cáncer a lo largo de su vida. Estos son los números de la malignidad. Números que abruman, números que estimulan”.

-¿Por qué decís que el cáncer es una tormenta perfecta?

Cuando entras en ella todo es incertidumbre, pero las tormentas pasan y hoy es más fácil sobrevivir al cáncer que sucumbir a la enfermedad, hay más casos que se curan, pero nos quedan grabados los que no han superado la tormenta.

-¿Se va a erradicar el cáncer?

Cada poco tiempo sale alguna figura y nos dice que el cáncer se va a erradicar. Yo no lo creo, el cáncer forma parte de nuestra esencia biológica, es una enfermedad consustancial a la vida y a la adquisición de la complejidad celular.

Mientras tengamos componentes biológicos, células, tejidos y órganos, habrá tumores. Los vegetales los tienen, los dinosaurios los tuvieron, los hombres de las cavernas los tuvieron y los tendrán los hombres más tecnológicos del mundo mientras no sean reemplazados por robots.

-¿Por qué nuestras células, que son generosas, altruistas y dan vida, escogen el camino de la malignidad? ¿Cómo se convierten en células egoístas?

En la intimidad celular, no cabe el egoísmo bajo ningún concepto. Dependemos de que las células se dividan un cierto número de veces, máximo 60 o 70, como mecanismo de seguridad. Pero de repente, una célula sufre una mutación. Un solo cambio en estos tres mil millones de letras, que componen en genoma, este largo verso interminable que es la vida, hace que la célula adopte una estrategia egoísta; empieza a dividirse y no responde a ninguna señal de moderación.

Tenemos la esperanza de que a los 60 o 70 ciclos se detenga, porque ahí hay un freno, pero comete más errores, porque su división es urgente, lo hace muy rápido; el objetivo es volver al egoísmo bacteriano unicelular. El sueño de una bacteria es crear otra igual y dividirse, el sueño de una célula que aspira a ser maligna, pero que todavía no lo es, es dividirse.

-¿Cuál es el siguiente paso en su transformación?

Necesita alcanzar la inmortalidad, que también está prohibida. Somos mortales y cada segundo más de un millón de células se han suicidado en nuestro interior, han muerto por apoptosis, que es una palabra griega: la caída de las hojas en otoño.

Así mueren las células, un millón por segundo, fíjate si es importante para nosotros la muerte. Hoy sabemos que como mínimo hay 17 formas de morir por dentro.

Con estas nuevas mutaciones en las células, alguna las hace ser inmortales y una vez que adquieren la inmortalidad y son libérrimas en su capacidad de dividirse sin parar, crecen tanto que se les agotan los nutrientes del oxígeno.

-¿Es en ese momento cuando comienzan el viaje?

Necesitan alimentarse, luego deben explorar otros territorios y allí es donde empiezan con nuevas mutaciones; ese afán viajero es una exploración dentro del organismo.

Utilizan las autopistas sanguíneas, el torrente circulatorio y viajan hasta un lugar donde los nutrientes y el oxígeno no estén comprometidos.

Afortunadamente muy pocas, menos del 0,001 por ciento de las que inician el viaje logran completarlo, pero si lo hacen, empieza su aventura de colonización, como hacen las sociedades humanas cuando buscan nuevos territorios y si tienen éxito, crearán nuevas colonias, se formarán las metástasis y entonces sí que nuestra vida empezará a estar comprometida.

Pero es un viaje de condiciones inciertas, no solo por la dificultad, sino porque está muy controlado por el sistema inmune.

-¿Cómo nos protege de estas egoístas, inmortales y viajeras?

El coronavirus ha renovado el interés por entender el sistema inmune como defensa contra los microorganismos, pero tiene otra función decisiva y es defendernos contra nosotros mismos, contra las células alteradas que continuamente estamos generando, este proceso se llama inmunovigilancia tumoral.

Si te despertás con una célula transformada, el sistema inmune continuamente nos da la oportunidad de reconocerla como extraña y eliminarla; eso hace que no estemos en riesgo extremo de tener tumores.

-Cuando el cáncer se repite en una familia, ¿recomendás investigar nuestra herencia genética para saber si somos propensos a generar tumores?

Básicamente, todos los tumores tienen un origen genético, porque surgen de daños en nuestros genes. Solo algunos son infecciosos, como el virus del papiloma o algunas bacterias que causan Helicobacter pylori que puede llegar a producir cáncer de estómago; son muy pocos los que se deben a microorganismos, que también acaban dañando o confundiendo a nuestros genes.

-Todo cáncer, por tanto, es genético, pero solo un porcentaje mínimo, menos del 10 por ciento, es hereditario, es decir que los defectos ya los traemos de fábrica, de nuestros progenitores y eso nos hace susceptibles a un tipo de tumor concreto.

Entre los más habituales están el cáncer de mama y el cáncer de colon, pero hay más de 50 síndromes hereditarios de cáncer. Es bastante fácil de reconocer y es importante acudir a una consulta de consejo genético.

-En el libro relatás el caso de Angelina Jolie y comentás que recibió críticas por su decisión de realizarse una doble mastectomía preventiva…

Su madre, su tía y su abuela habían muerto de cáncer de mama o de ovario; es un caso paradigmático. Sin embargo, ella, con gran acceso a la información y tantos recursos, esperó a cumplir más de 40 y a tener hijos biológicos para hacerse la prueba que determinaba si había heredado la aparente mutación que existía en su familia, con un 50 por ciento de posibilidades de heredarla; y efectivamente la tenía, por eso ella tomó sus medidas profilácticas, agresivas para algunos, pero muy necesarias para las pacientes.

-¿Por qué se la criticó?

Fue criticada justo en tomar sus medidas; y decían “es que ella tiene acceso”. Las pruebas para cáncer de mama hereditario son sencillas, las cubren los sistemas públicos de salud, te podés hacer un seguimiento y tomar medidas más radicales. Además, al menos en España, se permite la selección de embriones sin mutación para evitar que se transmita.

Las enfermedades de cáncer hereditario, que son interpretadas como una desgracia, son las que se pueden erradicar en una familia concreta, porque sabés cuál es el defecto y podés actuar con la legislación adecuada.

-Habrá personas a las que les afecte negativamente el saber que tienen un riesgo mayor, ¿es mejor saber o no saber?

En el caso del cáncer saber, siempre saber, porque hay muchas medidas que se pueden tomar.

Angelina Jolie va a ser la primera en su familia que no se va a morir de cáncer de mama o de ovario pese a que le correspondía porque tiene la mutación.

Otra cuestión son las enfermedades que todavía no nos ofrecen una oportunidad, como las neurodegenerativas.

En Colombia hay algunos núcleos con muchísimos casos de Alzheimer familiar o Corea de Huntington en Venezuela, por citar casos que me vienen a la mente.

En estos, las posibilidades de hacer intervenciones son mucho menores que en el cáncer. Prefiero la información, pero entiendo que si no hay alternativas haya personas que no la quieran.

-Si no hay signos cáncer hereditario, ¿es relevante conocer nuestro genoma?

Yo no me he descifrado el genoma porque la prioridad para mí son los enfermos. Hemos descifrado centenares de genomas completos de pacientes, especialmente con leucemia, pero también con tumores sólidos y toda la información que hemos recogido ha sido extraordinaria y genera alivio más que daño.

Sin embargo, en nuestro genoma también tenemos escritas algunas predisposiciones, no mutaciones, sino predisposiciones que en determinados contextos pueden favorecer el desarrollo de algún tipo de cáncer y también creo que es muy importante saber.

-¿Llegará a ser habitual analizarse el genoma o solo algunos podrán hacerlo?

No veo próximo que alguien diga, ‘me voy a hacer un análisis para evitar el cáncer’, porque no lo vas a evitar mientras haya un componente de azar tan importante.

En nuestro país hemos descifrado centenares de genomas, encontrado las mutaciones que han causado el tumor y en algunos casos hemos podido desarrollar terapias específicas para los pacientes.

Esto no ha costado ni un solo euro, nada. Hay sistemas muy sencillos que llamamos paneles de genes que se van a implementar poco a poco en los hospitales de las redes públicas, me refiero a sistemas baratos, sencillos, que garanticen la justicia social.

-Cuando miramos las posibilidades de la modificación o selección genética pareciera que se podría abrir un nuevo sistema de desigualdades, ¿es de temer el futuro?

Habrá que ver cuál es el avance. La edición génica es otra de las fronteras que tenemos, es decir, la modificación del material genético desde el principio para evitar algunos males. Es un paso más y ha generado muchísimas dificultades éticas.

En China se han violado, al menos una vez, todos los códigos al respecto, y se ha detenido a tiempo. Existe gran consenso de que hay que tener mucho cuidado con las intervenciones.

Hemos tardado 3.500 millones de años para sintonizar nuestro genoma con el ambiente en el que vivimos y no puede ser que en unos pocos años y por cuestiones banales, estemos dispuestos a hacer modificaciones que no contribuyen a nada esencial, pero que pueden abrir brechas de discriminación.

Se habla también de la neuroaumentación, el incremento de las posibilidades neurológicas de unos u otros.

La revista Time anunció hace más de diez años que para 2045 serían los primeros inmortales humanos. Faltan solo 23 años y en esa fecha habrá 100 millones de seres humanos diagnosticados de Alzheimer, al ser incurable, es una cifra escalofriante.

Todo lo que tiene que ver con el cerebro sigue siendo la última frontera biológica de conocimiento. Con estos problemas, no entiendo cómo el discurso se lleva siempre hacia cuestiones que nos hacen caer en la arrogancia, en la prepotencia. Y en realidad estamos en la ignorancia, aunque sigue habiendo iniciativas de inversión multimillonarias en búsqueda de inmortalidad.

-¿Comprendés a los que están en esa carrera?

El que quiera ser inmortal, que se acuerde de que las verdaderas inmortales son las células egoístas que quieren ser viajeras y generar tumores.

Estudiamos la inmortalidad para evitarla. Y si no, que lean el inmortal de mi maestro Jorge Luis Borges, en unas pocas páginas te das cuenta de que de nada te vale ser inmortal, porque al poco tiempo, a los pocos cientos de años, lo único que estás deseando es volver la fuente de la mortalidad y volver a ser como todo el mundo, mortal.

-¿Le temés a “la nada y el olvido”, como solés llamar a la muerte?

No le temo al cáncer ni a ninguna otra enfermedad, ojalá me lleguen las que me toquen como ser biológico lo más tarde posible. Cumplí sesenta y tres años, me parece una hazaña cósmica. Sesenta y tres años resistiendo miles y miles de cambios en mi genoma cada día. Tengo claro que lo asombroso no es tener cáncer, sino que es no tenerlo.

Cuando conoces los detalles de la exquisitez molecular, te das cuenta de que es un milagro la supervivencia; cuando observas los millones de reacciones bioquímicas que hacen posible cada instante, el aprecio de la vida es infinito.

El genoma está construido por tres mil millones de piezas en cada célula. Y esta noche, como todas, lo he puesto a replicar, pues cada célula que se divide hace una copia del material genético.

Y me he levantado tan fresco, asumiendo que no he sufrido ninguna mutación significativa, me he mirado al espejo y he dicho, vaya, hoy tampoco tengo cáncer. Pero, el azar todo lo puede y de vez en cuando ocurre algún cambio que nos hace entrar en la dinámica de células egoístas e inmortales y viajeras.

Haber completado dos terceras partes de la vida sin la llamada de estas células, me parece un gran logro. No tengo miedo a la muerte porque la considero parte de la vida y por tanto que una enfermedad nos robe la vida y nos convierta en nada y en olvido me parece de lo más natural.

BBC NEWS

FUENTE : LA NACION
Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Salud

“La planta de cannabis es la más investigada del mundo”

Published

on

Las primeras plantas de marihuana encontradas en China, cuyas semillas fueron usadas como alimentos, generaron la curiosidad humana y un incipiente estudio de la planta con el correr de los años. Por esto,  más adelante se sumó el uso terapéutico, contra todo tipo de dolor.

Las flores de las plantas se usaban como emplastos, o vía oral.
Toda esa experiencia en su uso acompaño a la humanidad durante toda su existencia, hasta llegar a estar en la farmacopea de los países más avanzados.

El universo del cannabis legal se expande a gran velocidad en el Estado argentino. Nadie imaginaba hace uas décadas que haya Reprocann o un  “Cannabis Conicet”, una empresa nacional de Base Tecnológica dedicada a la industria de la planta de cannabis.

Para entender más de dónde está  ubicada Argentina en el mapa del cannabis, El Marplatense dialogó con Diego Nutter, presidente de la Cámara Marplatense del cannabis e integrante de Cannabis Medicinal Argentina.

-¿Cómo está regulado actualmente el cannabis en Argentina para consumo y para producción?

– El cannabis en Argentina está regulado por la Ley 23.737 (Ley de drogas en general) donde indica que la posesión de cannabis está prohibida penado con prisión efectiva. La Ley 27.350 (Ley de investigación del cannabis) promulgada en el 2017 a demanda de padres de chicos con epilepsia debido a su potencial uso en la reducción de las convulsiones.  Está ley es solo para investigación y usuario terapéuticos. Para quedar dentro de la ley se debe acceder al Reprocann, sus siglas Registro en el Programa de Cannabis.

Mientras, que la Ley 27.669, última ley creada para el desarrollo del caño y el cannabis medicinal, está ley lo que hace es abrir la puerta al comercio de cannabis con fines terapéuticos, un paso más a la 27.350 que permitía el cultivo pero no su comercializacion.

La 27.669 crea la agencia Reguladora del canna Is, encargada de entregar licencias para a) cultivo b) procesado c) elaboración de producto final d) transporte e) comercialización.

Está ley fue publicada en el boletín oficial el lunes de la semana pasada, así que está todo por hacerse y ver qué alcances irá teniendo.
Se presentará en sociedad en la Expo Costa Cannabis este fin de semana en Chapadmalal.

¿Cómo se accede al Reprocann?

-Se visita al médico, se llena un formulario de consentimiento mutuo esto se sube a la app “Mí argentina” desde donde el ministerio de salud da o no el ok y quedas o no autorizado.

Si quedarás dentro del registro (casi que no hay en la historia del Reprocann órdenes denegadas) esto te permite portar hasta 40 g de flores, 4 goteros de 30 ml de extractos, cultivar hasta 6m2 o 9 plantas en floración.

Esto fue muy importante ya que abrió en principio las puertas de los consultorios; hasta ese momento los médicos miraban con recelo el uso del cannabis, su principal excusa era que faltaban ensayos clínicos y que no tuvieran un marco de legalidad. Al ser promulgada la ley empezaron a sentirse más contenidos y ante tanta demanda de los pacientes fueron empezando a acompañarlos.

Esto fue abriéndose de a poco hasta llegar al 2021 donde los usuarios recreativos vieron la posibilidad de sumarse al Reprocann para poder cultivar tranquilos y llevar sus flores a cualquier lado sin tener que temer a la policía.

Ahí se fue gestando una modalidad de cultivo en grupos o una persona que cultiva para su grupo de amigos de forma legal, cambio todo el paradigma.
Sin querer se había creado un mercado minorista que de a poco va reemplazando al clásico narcotráfico.

– ¿Cuál es el debe y haber en la materia?

– El debe considero que es avanzar en una ley que contemple todos los usos del cannabis y no quedarse en lo estrictamente terapéutico.
Si bien el Reprocan ha logrado correr la barrera del prohibicionismo hacia atrás el acceso sigue siendo burocrático y en teoría para un grupo puntual de personas.

Otro punto a revisar es como será el acceso al cannabis una vez que la 27.669 comience a implementarse, hasta donde se sabe hoy el acceso será con indicación médica y en aquellos casos en los que se quiero comprar un producto que contenga + 0.3 % de thc deberá hacerse bajo receta archivada.
En mí opinión esto debería conversarse ya que la mayoría de los síntomas y patologías con potencialidad de uso de cannabis requieren de productos con mayor cantidad de thc que de cbd, siendo que el mayor porcentaje de usuarios recurre al cannabis por dolor crónico y si o si se necesita del thc.
Todo esto será revisable y se irá acomodando en tanto la ley comience a funcionar.

En el haber hay que destacar como desde el 2017 hasta hoy se ha avanzado mucho, se ha desestigmatizado a la planta, al consumo y al consumidor.
Si pensamos en el cannabis hace tan solo cinco años, cómo era etiquetado, cómo se discriminaba y estigmatizaba a los usuarios y vemos dónde estamos hoy parados, donde el consumo es visto de forma más natural, al consumidor se lo dejó de ver cómo un adicto-criminal y personas adultas mayores lo han adoptado en su vida diaria el balance creo que es satisfactorio.

Esto sin dudas fue logrado por haber trabajado mucho en informar y educar, estás dos cosas son las que hicieron que se corriera esa cortina de oscuridad y al poder explicar y dar a entender que muchas de las cosas que se decían eran mitos , que esos mitos estaban armados justamente para generar prohibición y clandestinidad la conciencia social fue cambiando, caso diría madurando para llegar dónde estamos parados hoy, con buena parte de los profesionales de la salud incorporandolo cómo herramienta válida, con adultos mayores, padres y sociedad en general utilizandolo de forma adulta responsable.

-¿Por qué es importante tener una agencia regulatoria del cannabis y cáñamo?

La agencia Reguladora viene a darle un marco y un orden a algo que al haber avanzado de forma tan acelerada puede tener sus puntos grises. Creo que este orden apunta entre otras cosas a tener productos de calidad certificada, con controles de calidad, con saber que hay un origen legítimo y un producto cuidado.

Esto desde ya tendrá sus avances y retrocesos cómo algo que está empezando y entre todos tenemos la responsabilidad de lograr que la industria en base al cannabis sea una de las más importantes del país.

-¿Qué bondades tiene la planta o el cultivo respecto a otros?

-En principio es una planta anual, eso hace que año a año los cultivos puedan ser captadores de carbono, ayudando al medio ambiente.
Es una planta que tiene mucha capacidad de absorber metales pesados, esto hace que pueda usarse para remediar suelos contaminados.
De la planta de cannabis puede utilizarse todo su material sin tener prácticamente desperdicios, desde los tallos para hacer telas, pasando por el centro del tallo para hacer pulpa de papel y sus semillas aportando material para biocombustibles, aceite para distintas industrias y hasta la industria alimenticia.
En la década del ’30 en EE.UU comenzó una gran campaña para demonizar la, sus principales atacantes fueron desde poderes económicos a grupos racistas quienes lograron que en la década del 60 el cannabis fuera prohibido en todo el mundo.
Al haber sido prohibida y eliminada de la farmacopea su uso terapéutico disminuyó y prácticamente solo se mantenía el uso recreativo hasta la década del ’90 donde vuelve a tomar fuerte impulso debido al uso entre personas con cáncer y hice en los estados unidos.
Estos grupos se organizaron y reclamaron a las autoridades por su uso legal obteniendo los primeros permisos a fines de la década del ’90 en EE.UU y en el año 2000 una ley de uso específicamente terapéutico, la primera del mundo luego de la prohibición
Desde ahí hasta el año 2015 todo estuvo bastante estático, con algunas excepciones y  avances icónicos como la ley uruguaya del 2013, primer país que regulaba el uso adulto.
En el año 2015 , a través de un documental de cnn, se empezó a definir el uso en epilepsias refractarias y este hito fue el que hizo que todo se moviera de forma muy acelerada y rápida.
El descubrir que el cannabis podía reducir en frecuencia e intensidad las convulsiones hizo que se formaran organizaciones de padres cuyos chicos convulsionaban solicitándole a los gobiernos de distintos países leyes que permitieran el uso sobre todo en esos casos.
Al ir promulgándose leyes más permisivas la ciencia podía avanzar en investigación aportando más datos y ayudando a derribar mitos sobre los cuales se había construido la prohibición de su uso.
Esto llevo a qué al día de hoy sea la planta más investigada del mundo aportando datos sobre su posible uso en enfermedades neurodegenerativa, dolor crónico, cáncer, hiv, entre otras.

 

Sobre el entrevistado:

Diego Nutter es Presidente cámara marplatense del cannabis, Director Fenix-cann, Presidente Asociación civil cbg 2000, Miembro fundador Cameda (cannabis medicinal argentina) y Fundador Asociación Marplatense de cannabicultores.

Fuente: El Marplatense

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Salud

“Generación sándwich”: cuidan a sus padres y a sus hijos y son cada vez más

Published

on

“Generación sándwich” es la etiqueta literal que los demógrafos les ponen a quienes quedaron en el medio de la doble tarea de criar hijos y cuidar padres al mismo tiempo.

Aunque no es una camada popular -opacada en la sociología y la psicología por las crisis de los millennials y los cuestionamientos de los centennials- este grupo cuarentón y con mayoría de mujeres, crece en el país bajo un estrés igual de galopante.

Y, sí. Toda tarea de cuidado culturalmente aún recae más sobre las mujeres que los hombres. De todas formas, el costo emocional y financiero de ese nivel de responsabilidad en doblete puede ser aplastante para una sola persona, más allá del género. Y se profundizó en pandemia, con el cierre de escuelas y asilos.

Hace décadas que los datos duros indican que en Argentina se tiene hijos cada vez más lejos de los 30 y más cerca de los 40. Así, los padres y madres de estas nuevas madres y padres son cada vez más mayores y pierden autonomía.

La traducción fiel del inglés sería “apretada” y según el Pew Research Center más de la mitad de los estadounidenses de 40 años están “ensanguchados” entre un padre anciano y sus propios hijos. Tanto allá como acá, muchas personas de esta generación “aplastada” tuvieron que cambiar de horario y hasta de trabajo para vivir más cerca un padre o madre con problemas de salud o de sustento económico.

Es que también hace décadas que las familias cada vez son menos numerosas y no abundan hermanos y hermanas con quien dividir la responsabilidad adulta de ser hijo.

A eso hay que sumarle la flexibilidad que demandan las propias necesidades de la crianza. Y una complejidad extra si no hay bolsillo para niñeras y actividades extracurriculares. Ni para las cuotas de residencias para adultos mayores.

Historias “apretadas”

“Yo soy de la generación sándwich”, dice S., una mujer de 52 años que contará su historia a Clarín de forma anónima. Es periodista y politóloga.

“Estudié la primera carrera en el Instituto Grafotécnico y la segunda en la UBA mientras trabajaba y acompañaba a mi viejo en su comercio familiar de electrodomésticos. Recién después de recibirme de la segunda y mientras estudiaba Inglés, a los 38 años decidí tener mi primer y único hijo. Nació un día antes de mi cumple 39″, arranca.

Ese preadolescente hoy tiene 13, y S. se siente una “madre grande, pero joven de pensamiento”. Su pareja tiene 57 y su madre murió a los 82 después de haberla cuidado en su enfermedad durante mucho tiempo.

Relata cómo es ese bis de cuidados.

“Tenemos mucha comunicación con nuestro hijo, nos adaptamos a la tecnología, lo acompañamos en las redes sociales, con sus amigos, y apoyamos su evolución en salidas. Como periodista he recorrido entre balas o protestas de gases lacrimógenos, pero a medida que tu hijo crece, la ley de la vida te muestra que todo es transitorio. Se va tu mamá y tu viejo se jubila a los 86 porque está cansado y lo tenés que acompañar”.

Lo ve como todo un desafío. “De repente te ves triunfando en lo mejor de tu carrera pero con tu hijo y tu padre a cargo sólo de vos”. Y también ve el lado del disfrute. “Verlos juntos, nieto y abuelo, compartiendo a su madre e hija, es lo más”.

Según datos exclusivos del Registro Civil de la Provincia de Buenos Aires a los que accedió Clarín, en 2020 el porcentaje de mujeres con 38 años al momento de parto era del 2,26%, con 4.003 inscripciones en referencia al total de las concretadas ese año. En menos de tres años, el porcentaje de madres de esa edad no para de crecer: en 2021 fue el 2,35%, en 2022 subió a 2,36% y en lo que va de este año ya es del 2,43%.

Y hay más datos de esta madurez de parturientas. Las mujeres que en 2020 tenían 40 años al momento de parir alcanzaron el 1,47%. Al año siguiente la cifra llegó a 1,50%; en 2022 escaló hasta el 1,66% (2.610 partos) y en lo que va de 2023 ya parieron en territorio bonaerense 176 con esa edad: el 1,64% del total de inscripciones del año.

Las mujeres de la generación sándwich “se anulan a sí mismas”. Así lo dice Violeta Gorodischer, autora de Desmadres. De la experiencia personal a la aventura colectiva: la decisión de maternar hoy (Planeta). Y marca que sucede en la clase media, donde la maternidad ocurre cada vez a edades más tardías.

La escritora citó otro caso puntual y extremo. “Una madre que tiene una hija con una cardiopatía congénita y un retraso madurativo con lo cual en su caso esta sobrecarga de cuidados simultáneos de padres e hijos se duplica“.

El tema también invoca para hablar de hombres en la crianza y el cuidado de adultos mayores.

“Las encuestas siguen mostrando que el doble de las tareas de cuidado recae en las mujeres. Eso tiene que ver no tanto con que se haya redistribuido sino con que se han tercerizado también a mujeres (personal doméstico, niñeras, guarderías). También con como los hombres en los sectores populares ven al cuidado en otras tareas, como la construcción de viviendas o la protección física en zonas peligrosas”, apunta.

Andrea Giroldi tiene 51 y casi gritó “¡Es mi historia!” cuando Clarín le propuso ser uno de los testimonios de esta nota sobre una generación bastante anónima.

“Somos una generación bisagra. Mujeres que deben triunfar: ser buenas madres e hijas (NdR: lo dice por ese mandato limitante)Estamos criadas con una mentalidad anterior pero inmersas en un mundo joven. Desde el colegio me hicieron bullying por ser ‘la pobre becada’. Me recibí de abogada, trabajé en el Poder Judicial, viajé mucho y recién a los 39 años quise ser madre. Me vi enfrentando una crianza sola. Y también sola estoy en el cuidado de mi madre”, cuenta Andrea.

El padre ausente de Camila (11) vive en el interior y Andrea divide el día en mil horas. Entre la nena y su madre de 92 años, que está en un hogar pero que lleva a su casa en la semana y visita casi todos los domingos. Pero hay alguien más.

“Tengo otra mamá y el trato es con las dos. Nací de una niña madre (que hoy tiene 67) y fui adoptada. Mi mamá de 92 tiene poca movilidad y cuento con uno solo de mis hermanos. Pero como soy mujer casi todo recae sobre mí“.

Era más sencillo en la primaria, cuando su hija iba a un colegio bilingüe gran parte del día.

“Cuando terminó la cambié a un colegio de turno simple, porque está federada en gimnasia artística y compite. Vivo una lucha interna entre lo que debe ser y lo que la hace feliz. Tengo los mandatos maternos de una mujer de 92, conviviendo con madres del colegio de mi hija que tienen 30 años”.

Entre dos vínculos

La trabajadora social Dorothy Miller publicó por primera vez en 1981 un artículo sobre la “generación sándwich”. Desde ese momento habló de todo género pero se enfocó en las mujeres para inventar un término que, literalmente, refería a las mujeres de entre 30 y 40 años que se encontraban atrapadas (como el jamón y el queso en el pan) entre los cuidados de sus hijos y sus padres mayores.

María Julieta Oddone es investigadora principal del CONICET y directora del Programa Envejecimiento y Sociedad de FLACSO. Autora de papers sobre el envejecer de Argentina, actualiza en profundidad este fenómeno vincular emparedado.

“El envejecimiento que se dio en el mundo en general y en Argentina en particular hizo que aumentara la expectativa de vida y haya una disminución marcada de los nacimientos. Esto implica que en las estructuras poblacionales coexisten varias generaciones. Hay personas que cada vez viven más pero hay cada vez menos descendientes. Muchas personas no tienen hijos o tan sólo tienen uno. La composición familiar disminuye. Prevalecen cada vez más los hijos sin hermanos, sin primos o sin parientes colaterales”, detalla a Clarín.

El año pasado la natalidad cayó al nivel más bajo de la historia: nacen cada vez menos argentinos. Es del 1,5%, muy por debajo de la tasa de remplazo generacional.

Esto muestra que la generación sándwich estará tan demandada en su dúo de cuidados que en la sociedad ya cambió el paradigma de que quien cuida a un adulto mayor es joven.

“Vemos en Argentina cómo cada vez más personas viejas cuidan a otras personas viejas. Gente de 80 años cuidando a hermanos, esposos y hasta hijos. Incluso a niños. No es sólo la generación de los jóvenes cuidadores. Como se tienen menos hijos o no se los tiene, se termina la solidaridad generacional vertical de cuidado. Se vuelve horizontal: se comienza a dar entre las mismas generaciones. Está marcado el autocuidado de los adultos mayores”, puntúa la investigadora.

Por eso, según Oddone, así como la generación sándwich enfrenta ese cambio que todavía no se dio en la igualdad de las tareas de crianza y cuidado de personas, “deben pensarse políticas sociales en términos de cómo van a cambiar los recursos entre los cuidados de las distintas generaciones”.

AS para Clarin

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Salud

COVID: Moderna descubre un nuevo efecto secundario asociado a la vacuna y a otra enfermedad respiratoria grave

Published

on

La empresa farmacéutica de Estados Unidos presentó un informe en el que alerta sobre la relación entre su vacuna experimental y otro virus respiratorio.

La cantidad de contagios de Covid-19 bajó en las últimas semanas a 19.416, luego de que haya llegado a unos 70.000 hace casi un mes. Sin embargo, los inmunólogos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) continúan con las alertas por reinfecciones y complicaciones a causa de las nuevas variantes del coronavirus como es ómicron y la subvariante XBB 1.5, también llamada Kraken.

En los últimos días, un informe de Moderna Inc. señaló un descubrimiento totalmente inesperado sobre los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID. Según destacó, la vacuna no solamente tiene una buena respuesta inmune contra el coronavirus, sino también contra el virus respiratorio sincitial (VSR).

Vacunas bivalentes contra el COVID en Argentina: ¿es necesario aplicarla si mi esquema actual no venció?

COVID: después de Kraken, se disparan los casos por la nueva subvariante Ortro, ¿cuáles son los síntomas de contagio?

El ensayo que hicieron los científicos de Moderna demostró que el antiviral experimental tenía 83,7% de efectividad para prevenir al menos dos síntomas como es la tos y la fiebre en personas mayores de 60 años.

La investigación del laboratorio estadounidense se dio en el marco de la búsqueda de efectos secundarios para tratar otras enfermedades graves y peligrosas, así cómo la complicación y posterior hospitalización de pacientes.

Moderna informó que el ensayo que promovió el descubrimiento fue realizado en más de 37.000 voluntarios de más de 60 años. Dicho análisis se llevó a cabo luego de que los participantes del estudio se contagiaran de RSV.

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA VACUNA MODERNA CONTRA EL COVID

Tal como determinaron, los efectos secundarios de la vacuna eran seguros a síntomas comunes, tales como fatiga, dolor en la zona de la aplicación y dolor de cabeza.

Por otro lado, en cuanto a los efectos más severos, los científicos aclararon que los inoculados no corrían riesgos de miocarditis, una inflamación cardíaca que está íntimamente relacionada con las vacunas contra el Covid-19, según explicaron los representantes del laboratorio.

LA PALABRA DEL PRESIDENTE DE MODERNA

Stephen Hoge, presidente de Moderna Inc. destacó a Reuters que “es muy emocionante ver el progreso en las vacunas contra el RSV en adultos mayores, y creo que ambas vacunas también han mostrado resultados bastante notables”.

“Realmente creemos que estamos en esa clase superior: el 84% es un número de eficacia excelente”, agregó Hoge.

Stephen Hoge, presidente de Moderna Inc.

 ¿CUÁNDO SE LANZA LA VACUNA CONTRA EL RSV?

Si bien actualmente no existe una vacuna contra la RSVModernaPfizer y GSK. continúan en la carrera por sacar primero una inyección antiviral que la combata. Las compañías ya habían presentado el año pasado una solicitud de licencia y aprobación regulatoria en Estados Unidos para sacar la vacuna.

Al mismo tiempo, Pfizer presentó un informe de ensayo de última etapa en el que indicaba que su antiviral era un 66,7% efectivo contra dos o más síntomas del RSV.

Síntomas virus sincitial respiratorio (Fuente: Healthy Children)

Mientras tanto, en Europa, las compañías asociadas Sanofi y AstraZeneca obtuvieron la autorización de la Comisión Europea para comercializar y aplicar a lactantes y recién nacidos un medicamento realizado con anticuerpos.

Alerta COVID: cuándo sería el pico de casos y qué vacunas hay que darse antes de las fiestas

Alerta COVID: qué hago si soy contacto estrecho y cuál es el nuevo protocolo de aislamiento ante la subvariante ómicron

¿QUÉ ES EL VIRUS RESPIRATORIO SINCITIAL (VRS)?

El RSV es una enfermedad que tiene síntomas similares a los de un resfriado, pero que puede provocar la muerte en niños lactantes, recién nacidos y en adultos mayores de 60 años. Se estima que mueren unas 14.000 personas al año por el virus respiratorio.

La vacuna podría aplicarse a través de una dosis anual en adultos mayores. Moderna lanzaría al mercado con su vacuna mRNA-1345 en 2023, luego de su aprobación regulatoria a nivel mundial.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL VIRUS RESPIRATORIO SINCITIAL?

Según el Centro para la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, los síntomas en recién nacidos son:

  • Moqueo
  • Apetito reducido
  • Tos
  • Estornudos
  • Fiebre
  • Sibilancias

FUENTE : EL CRONISTA

FOTO TAPA TELAM

Continue Reading

Más Vistas