Connect with us

Salud

LOS CASOS CONFIRMADOS DE COVID-19 CRECIERON 582% EN LOS ÚLTIMOS 14 DÍAS Y EMPIEZAN A IMPACTAR EN LA CANTIDAD DE FALLECIDOS

Published

on

Con la variante Delta, se registraban 8 muertos por día en noviembre. Con Ómicron se llegó a 25 muertos por día. En las últimas 24 horas se informaron 75. Qué advierten expertos consultados por Infobae

Hoy la mayoría de las personas internadas en terapia intensiva en Argentina por el COVID-19 no estaban vacunadas completamente/EFE/ Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

La variante Ómicron del coronavirus fue detectada en viajeros en los primeros días de diciembre en la Argentina, y los casos de personas con la enfermedad de COVID-19 no han parado de aumentar explosivamente. A la vez circuló rápidamente la creencia de que la nueva variante solo causa cuadros leves similares a un resfrío y que no habría que preocuparse tanto. Sin embargo, las muertes por el COVID-19 se han triplicado lentamente. Subieron un 212% si se comparan el promedio mínimo de muertes por día que se registró en noviembre con la misma cifra para la última semana en Argentina.

Claro que la velocidad del número de fallecimientos no fue igual a la de la curva de casos confirmados pero la pandemia sí sigue causando muertes. Según los datos abiertos del Ministerio de Salud de la Nación, se registraban 775 casos confirmados de COVID-19 por día en promedio en la semana del 13 de octubre. En ese momento, predominaban los casos con la variante Delta del coronavirus.

Para el 11 de diciembre, los casos confirmados habían crecido a 2.500 por día en promedio. Esta semana, se superan los 100.000 casos reportados por día en promedio. Y se sabe por la vigilancia genómica que la variante Ómicron ya tiene circulación comunitaria en Córdoba, ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Tierra del Fuego desde diciembre. Hoy miércoles se reportaron 131.082 casos confirmados de COVID-19 y 75 fallecidos. La última vez que se había reportado un número superior fue el 29 de setiembre pasado: se informaron 92 muertos ese día. En total, desde el inicio de la pandemia, hubo 117.670 fallecimientos en el país.

En cuanto a los fallecimientos por el coronavirus, “Argentina llegó a registrar una media de menos de 8 muertos por día para el 10 de noviembre pasado. En cambio, ahora si se considera por fecha de muerte (que son contagios de al menos 20 días atrás), ya se llegó a 25 muertos por día en promedio. Esta cifra es un piso porque puede haber fallecimientos que aún no fueron cargados”, dijo a Infobae el doctor en física Jorge Aliaga, de la Universidad Nacional de Hurlingham, quien hace un análisis diario de la evolución de la pandemia en el país.

Por la circulación de la variante Ómicron, aumentó la demanda de personas con síntomas que buscan acceder a los testeos de diagnóstico/EFE/Enrique García Medina
Por la circulación de la variante Ómicron, aumentó la demanda de personas con síntomas que buscan acceder a los testeos de diagnóstico/EFE/Enrique García Medina

El experto también señaló que si se considera la fecha de contagio de la infección, es probable que “los muertos actuales sean todavía en su mayoría del momento en que la variante Delta era predominante. Si Ómicron generase menos casos graves, el número de muertos no debería seguir la misma relación con el aumento de los casos confirmados recientemente”.

Hoy están las 24 jurisdicciones del país en riesgo epidemiológico alto: los casos confirmados subieron 582% durante los últimos 14 días. Pero la movilidad dentro de las ciudades y entre las provincias se encuentra en niveles similares a la etapa anterior a la pandemia, y en los lugares de veraneo se observa pocas personas siguiendo el distanciamiento de dos metros y con el barbijo bien colocado.

Como más del 73% de la población general de Argentina tiene el esquema completo de vacunas contra el COVID-19 y más del 17% tiene la tercera dosis, se considera que hay más protección para que esas personas reduzcan el riesgo de contagio y sufrir cuadros graves y la muerte. A fines de diciembre, el Consejo Federal de Salud (COFESA) con la cartera de Salud nacional, que está a cargo de la médica Carla Vizzotti, acortaron el intervalo a 4 meses entre la segunda dosis del esquema y la aplicación de la tercera dosis para disminuir la probabilidad de complicaciones en quienes tienen más exposición y riesgo.

Días atrás, también las autoridades sanitarias decidieron flexibilizar las cuarentenas para las personas que son contactos estrecho de pacientes con COVID-19. Una de las razones fue que se decidía para reducir el alto nivel de ausentismo laboral del personal esencial que fue afectado por el impacto de Ómicron. También la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el uso individual de test que pueden hacerse en el hogar tras producirse una alta demanda en los centros de testeos públicos desde diciembre.

 La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el uso individual de autotest en un momento de congestionamiento de lugares oficial donde hacen las pruebas para COVID-19 (Matias Arbotto)La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el uso individual de autotest en un momento de congestionamiento de lugares oficial donde hacen las pruebas para COVID-19 (Matias Arbotto)

“Hay una enorme cantidad de casos de COVID-19 confirmados y un subregistro importante porque ya no se testean a los contactos estrechos. También se consideran personas con COVID-19 sin testearse. La mayoría de los internados son personas que no estaban vacunadas”, comentó Lautaro De Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología y jefe de la unidad de cuidados respiratorios del Hospital Muñiz de la ciudad de Buenos Aires.

Ómicron hizo entrar a la pandemia en una nueva fase, con un “tsunami” de casos, los servicios de atención médica con alta demanda, y la escasez de tests disponibles tanto en Argentina como en otros países. La jefa técnica de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María van Kerkhove, dijo hoy: “Hemos empezado este año con números récords de casos de COVID-19 reportados a la OMS. Más de 15 millones de casos fueron notificados durante los últimos 7 días. Es un récord alto. Tenemos aún con la detección de casos y con la notificación y esto tiene que ver con acceso a los tests. No tenemos acceso adecuado a herramientas que salvan la vida, como pruebas de diagnóstico alrededor del mundo. Continuamos trabajando por eso. Pero eso no tiene en cuenta los desafíos de la vigilancia alrededor del mundo tanto como gente que se hace autotesteos en el hogar y no es registrada. Sabemos que 15 millones es una subestimación”.

Con respecto a los fallecimientos, hubo más de 43.000 muertes reportadas a OMS. “Por lo tanto, observamos un cambio importante entre el número de casos y una proporción menor de personas que están muriendo. Tenemos aún 43.000 personas que han muerto durante los últimos siete días solamente, y cada uno de esos casos es una tragedia”, remarcó Van Kerkhove. Y advirtió al mundo que puede haber más muertes.

“En cuanto Ómicron entre y circule entre las poblaciones vulnerables, observaremos un incremento de hospitalizaciones y fallecimientos. Por lo tanto, por favor, traten a este virus tan seriamente como debe ser considerado. No es para asustar a nadie, pero la narrativa de que es un resfrío común no es verdadera -alertó-. La narrativa de que es solo leve no es verdadera. Tenemos realmente que combatirla. No es tiempo de rendirse. Tenemos las herramientas que pueden mantener a las personas seguras. Vacunación entre aquellos que están más en riesgo en todo el mundo más usar herramientas para reducir la transmisión. Los dos lados de esa ecuación son muy críticos ahora y necesitamos reforzar esa estrategia integral”.

Maria Van Kerkhove, líder técnica de la OMS, advirtió que no es cierto que la variante Ómicron haga que el COVID-19 sea como un resfrío común ni que deba considerarse "leve"/ REUTERS/Denis Balibouse/ArchivoMaria Van Kerkhove, líder técnica de la OMS, advirtió que no es cierto que la variante Ómicron haga que el COVID-19 sea como un resfrío común ni que deba considerarse “leve”/ REUTERS/Denis Balibouse/Archivo

Hoy las muertes diarias por COVID-19 en Argentina son 25 en promedio. Pero podrían aumentar. Como informó Infobae el 24 de diciembre, el doctor Ali Mokdad, director de Estrategia de Salud de la Población del Instituto de Evaluación y Métricas de la Salud, en Seattle, Estados Unidos, estimó que en un escenario que tiene en cuenta la transmisión de la variante Ómicron, Argentina alcanzaría las 123.000 muertes acumuladas reportadas para el 1° de abril. “Nuestro modelo proyecta que ocurrirían 7.000 muertes adicionales desde el 13 de diciembre hasta el 1 de abril”, afirmó el experto. Las muertes diarias notificadas por COVID-19 en el escenario de alta gravedad de Ómicron aumentarán a 90 para el 15 de febrero.

“La curva de muertes por COVID-19 reportadas ha crecido en números absolutos pero no tanto como los casos confirmados en el país. Eso se debe a la alta tasa de vacunación del país y a que la variante Ómicron afecta menos al tejido pulmonar y se producen menos neumonías y menos mortalidad”, dijo a Infobae Alejandro Videla, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. “Es posible que suba más el número de muertes por la enorme cantidad de casos de COVID-19 que se están produciendo y porque aún la cobertura con la tercera dosis es baja”, añadió Videla, quien está a cargo del Servicio de Neumonología y Medicina del Sueño del Hospital Universitario Austral.

Para reducir el impacto, Videla sostuvo que “en vez de flexibilizar más, las autoridades sanitarias tendrían que poner algún tipo de restricción a las actividades sociales pese a que la gente ya casi no quiere obedecer medidas como las que se tomaron al principio de la pandemia”.

Con la ola de calor que azota al país esta semana, se observa menos adherencia a los cuidados de prevención contra el COVID-19/ REUTERS/Agustin MarcarianCon la ola de calor que azota al país esta semana, se observa menos adherencia a los cuidados de prevención contra el COVID-19/ REUTERS/Agustin Marcarian

En tanto, Guillermo Chiappero, presidente de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), comentó que “por el momento las internaciones en unidades de cuidados intensivos no han explotado como sucedió durante la ola de marzo a junio pasado. Varios de los fallecimientos que se produjeron en diciembre pasado por el COVID-19 eran pacientes graves que tuvieron internaciones prolongadas desde los meses anteriores”.

El especialista enfatizó: “Como muchos casos de COVID-19 pueden ser leves y no hay restricciones de movilidad, muchas personas asumen que la pandemia terminó. Pero hay que tener en cuenta que aún no se sabe bien cuál es la letalidad por la variante Ómicron. Por lo cual, es importante que la gente se vacune, mantenga el distanciamiento, use el barbijo de manera adecuada y evite las reuniones innecesarias”.

Hay que tener en cuenta que “los casos graves de COVID-19 que estamos observando generalmente son personas que no estaban vacunadas. También hay que considerar que las vacunas no protegen al 100% en especial cuando una persona tiene comorbilidades que dan inmunosupresión”, agregó en diálogo con Infobae la vicepresidenta de la SATI, la médica Cristina Solano Lima.

La aplicación de la tercera dosis de vacuna da una mejor protección contra la variante Ómicron/ FotoREUTERS/Agustin MarcarianLa aplicación de la tercera dosis de vacuna da una mejor protección contra la variante Ómicron/ FotoREUTERS/Agustin Marcarian

El 26 de diciembre, la cartera de Salud nacional había informado que la incidencia de mortalidad en las últimas cuatro semanas había sido de 4,73 fallecidos por cada 1.000.000 de habitantes en personas vacunadas con dos dosis y de 10,76 cada 1.000.000 de habitantes en personas que no habían iniciado el esquema de vacunación.

Para Víctor Romanowski, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Virología e investigador del Conicet y la Universidad Nacional de La Plata, hoy en las personas que no siguen las medidas de prevención “está ganando la ideología individualista: ‘A mí no me va a pasar’. No dan lugar a la idea central de una sociedad organizada que es la solidaridad”.

Valeria Román
FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Salud

“Generación sándwich”: cuidan a sus padres y a sus hijos y son cada vez más

Published

on

“Generación sándwich” es la etiqueta literal que los demógrafos les ponen a quienes quedaron en el medio de la doble tarea de criar hijos y cuidar padres al mismo tiempo.

Aunque no es una camada popular -opacada en la sociología y la psicología por las crisis de los millennials y los cuestionamientos de los centennials- este grupo cuarentón y con mayoría de mujeres, crece en el país bajo un estrés igual de galopante.

Y, sí. Toda tarea de cuidado culturalmente aún recae más sobre las mujeres que los hombres. De todas formas, el costo emocional y financiero de ese nivel de responsabilidad en doblete puede ser aplastante para una sola persona, más allá del género. Y se profundizó en pandemia, con el cierre de escuelas y asilos.

Hace décadas que los datos duros indican que en Argentina se tiene hijos cada vez más lejos de los 30 y más cerca de los 40. Así, los padres y madres de estas nuevas madres y padres son cada vez más mayores y pierden autonomía.

La traducción fiel del inglés sería “apretada” y según el Pew Research Center más de la mitad de los estadounidenses de 40 años están “ensanguchados” entre un padre anciano y sus propios hijos. Tanto allá como acá, muchas personas de esta generación “aplastada” tuvieron que cambiar de horario y hasta de trabajo para vivir más cerca un padre o madre con problemas de salud o de sustento económico.

Es que también hace décadas que las familias cada vez son menos numerosas y no abundan hermanos y hermanas con quien dividir la responsabilidad adulta de ser hijo.

A eso hay que sumarle la flexibilidad que demandan las propias necesidades de la crianza. Y una complejidad extra si no hay bolsillo para niñeras y actividades extracurriculares. Ni para las cuotas de residencias para adultos mayores.

Historias “apretadas”

“Yo soy de la generación sándwich”, dice S., una mujer de 52 años que contará su historia a Clarín de forma anónima. Es periodista y politóloga.

“Estudié la primera carrera en el Instituto Grafotécnico y la segunda en la UBA mientras trabajaba y acompañaba a mi viejo en su comercio familiar de electrodomésticos. Recién después de recibirme de la segunda y mientras estudiaba Inglés, a los 38 años decidí tener mi primer y único hijo. Nació un día antes de mi cumple 39″, arranca.

Ese preadolescente hoy tiene 13, y S. se siente una “madre grande, pero joven de pensamiento”. Su pareja tiene 57 y su madre murió a los 82 después de haberla cuidado en su enfermedad durante mucho tiempo.

Relata cómo es ese bis de cuidados.

“Tenemos mucha comunicación con nuestro hijo, nos adaptamos a la tecnología, lo acompañamos en las redes sociales, con sus amigos, y apoyamos su evolución en salidas. Como periodista he recorrido entre balas o protestas de gases lacrimógenos, pero a medida que tu hijo crece, la ley de la vida te muestra que todo es transitorio. Se va tu mamá y tu viejo se jubila a los 86 porque está cansado y lo tenés que acompañar”.

Lo ve como todo un desafío. “De repente te ves triunfando en lo mejor de tu carrera pero con tu hijo y tu padre a cargo sólo de vos”. Y también ve el lado del disfrute. “Verlos juntos, nieto y abuelo, compartiendo a su madre e hija, es lo más”.

Según datos exclusivos del Registro Civil de la Provincia de Buenos Aires a los que accedió Clarín, en 2020 el porcentaje de mujeres con 38 años al momento de parto era del 2,26%, con 4.003 inscripciones en referencia al total de las concretadas ese año. En menos de tres años, el porcentaje de madres de esa edad no para de crecer: en 2021 fue el 2,35%, en 2022 subió a 2,36% y en lo que va de este año ya es del 2,43%.

Y hay más datos de esta madurez de parturientas. Las mujeres que en 2020 tenían 40 años al momento de parir alcanzaron el 1,47%. Al año siguiente la cifra llegó a 1,50%; en 2022 escaló hasta el 1,66% (2.610 partos) y en lo que va de 2023 ya parieron en territorio bonaerense 176 con esa edad: el 1,64% del total de inscripciones del año.

Las mujeres de la generación sándwich “se anulan a sí mismas”. Así lo dice Violeta Gorodischer, autora de Desmadres. De la experiencia personal a la aventura colectiva: la decisión de maternar hoy (Planeta). Y marca que sucede en la clase media, donde la maternidad ocurre cada vez a edades más tardías.

La escritora citó otro caso puntual y extremo. “Una madre que tiene una hija con una cardiopatía congénita y un retraso madurativo con lo cual en su caso esta sobrecarga de cuidados simultáneos de padres e hijos se duplica“.

El tema también invoca para hablar de hombres en la crianza y el cuidado de adultos mayores.

“Las encuestas siguen mostrando que el doble de las tareas de cuidado recae en las mujeres. Eso tiene que ver no tanto con que se haya redistribuido sino con que se han tercerizado también a mujeres (personal doméstico, niñeras, guarderías). También con como los hombres en los sectores populares ven al cuidado en otras tareas, como la construcción de viviendas o la protección física en zonas peligrosas”, apunta.

Andrea Giroldi tiene 51 y casi gritó “¡Es mi historia!” cuando Clarín le propuso ser uno de los testimonios de esta nota sobre una generación bastante anónima.

“Somos una generación bisagra. Mujeres que deben triunfar: ser buenas madres e hijas (NdR: lo dice por ese mandato limitante)Estamos criadas con una mentalidad anterior pero inmersas en un mundo joven. Desde el colegio me hicieron bullying por ser ‘la pobre becada’. Me recibí de abogada, trabajé en el Poder Judicial, viajé mucho y recién a los 39 años quise ser madre. Me vi enfrentando una crianza sola. Y también sola estoy en el cuidado de mi madre”, cuenta Andrea.

El padre ausente de Camila (11) vive en el interior y Andrea divide el día en mil horas. Entre la nena y su madre de 92 años, que está en un hogar pero que lleva a su casa en la semana y visita casi todos los domingos. Pero hay alguien más.

“Tengo otra mamá y el trato es con las dos. Nací de una niña madre (que hoy tiene 67) y fui adoptada. Mi mamá de 92 tiene poca movilidad y cuento con uno solo de mis hermanos. Pero como soy mujer casi todo recae sobre mí“.

Era más sencillo en la primaria, cuando su hija iba a un colegio bilingüe gran parte del día.

“Cuando terminó la cambié a un colegio de turno simple, porque está federada en gimnasia artística y compite. Vivo una lucha interna entre lo que debe ser y lo que la hace feliz. Tengo los mandatos maternos de una mujer de 92, conviviendo con madres del colegio de mi hija que tienen 30 años”.

Entre dos vínculos

La trabajadora social Dorothy Miller publicó por primera vez en 1981 un artículo sobre la “generación sándwich”. Desde ese momento habló de todo género pero se enfocó en las mujeres para inventar un término que, literalmente, refería a las mujeres de entre 30 y 40 años que se encontraban atrapadas (como el jamón y el queso en el pan) entre los cuidados de sus hijos y sus padres mayores.

María Julieta Oddone es investigadora principal del CONICET y directora del Programa Envejecimiento y Sociedad de FLACSO. Autora de papers sobre el envejecer de Argentina, actualiza en profundidad este fenómeno vincular emparedado.

“El envejecimiento que se dio en el mundo en general y en Argentina en particular hizo que aumentara la expectativa de vida y haya una disminución marcada de los nacimientos. Esto implica que en las estructuras poblacionales coexisten varias generaciones. Hay personas que cada vez viven más pero hay cada vez menos descendientes. Muchas personas no tienen hijos o tan sólo tienen uno. La composición familiar disminuye. Prevalecen cada vez más los hijos sin hermanos, sin primos o sin parientes colaterales”, detalla a Clarín.

El año pasado la natalidad cayó al nivel más bajo de la historia: nacen cada vez menos argentinos. Es del 1,5%, muy por debajo de la tasa de remplazo generacional.

Esto muestra que la generación sándwich estará tan demandada en su dúo de cuidados que en la sociedad ya cambió el paradigma de que quien cuida a un adulto mayor es joven.

“Vemos en Argentina cómo cada vez más personas viejas cuidan a otras personas viejas. Gente de 80 años cuidando a hermanos, esposos y hasta hijos. Incluso a niños. No es sólo la generación de los jóvenes cuidadores. Como se tienen menos hijos o no se los tiene, se termina la solidaridad generacional vertical de cuidado. Se vuelve horizontal: se comienza a dar entre las mismas generaciones. Está marcado el autocuidado de los adultos mayores”, puntúa la investigadora.

Por eso, según Oddone, así como la generación sándwich enfrenta ese cambio que todavía no se dio en la igualdad de las tareas de crianza y cuidado de personas, “deben pensarse políticas sociales en términos de cómo van a cambiar los recursos entre los cuidados de las distintas generaciones”.

AS para Clarin

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Salud

COVID: Moderna descubre un nuevo efecto secundario asociado a la vacuna y a otra enfermedad respiratoria grave

Published

on

La empresa farmacéutica de Estados Unidos presentó un informe en el que alerta sobre la relación entre su vacuna experimental y otro virus respiratorio.

La cantidad de contagios de Covid-19 bajó en las últimas semanas a 19.416, luego de que haya llegado a unos 70.000 hace casi un mes. Sin embargo, los inmunólogos y la Organización Mundial de la Salud (OMS) continúan con las alertas por reinfecciones y complicaciones a causa de las nuevas variantes del coronavirus como es ómicron y la subvariante XBB 1.5, también llamada Kraken.

En los últimos días, un informe de Moderna Inc. señaló un descubrimiento totalmente inesperado sobre los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID. Según destacó, la vacuna no solamente tiene una buena respuesta inmune contra el coronavirus, sino también contra el virus respiratorio sincitial (VSR).

Vacunas bivalentes contra el COVID en Argentina: ¿es necesario aplicarla si mi esquema actual no venció?

COVID: después de Kraken, se disparan los casos por la nueva subvariante Ortro, ¿cuáles son los síntomas de contagio?

El ensayo que hicieron los científicos de Moderna demostró que el antiviral experimental tenía 83,7% de efectividad para prevenir al menos dos síntomas como es la tos y la fiebre en personas mayores de 60 años.

La investigación del laboratorio estadounidense se dio en el marco de la búsqueda de efectos secundarios para tratar otras enfermedades graves y peligrosas, así cómo la complicación y posterior hospitalización de pacientes.

Moderna informó que el ensayo que promovió el descubrimiento fue realizado en más de 37.000 voluntarios de más de 60 años. Dicho análisis se llevó a cabo luego de que los participantes del estudio se contagiaran de RSV.

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA VACUNA MODERNA CONTRA EL COVID

Tal como determinaron, los efectos secundarios de la vacuna eran seguros a síntomas comunes, tales como fatiga, dolor en la zona de la aplicación y dolor de cabeza.

Por otro lado, en cuanto a los efectos más severos, los científicos aclararon que los inoculados no corrían riesgos de miocarditis, una inflamación cardíaca que está íntimamente relacionada con las vacunas contra el Covid-19, según explicaron los representantes del laboratorio.

LA PALABRA DEL PRESIDENTE DE MODERNA

Stephen Hoge, presidente de Moderna Inc. destacó a Reuters que “es muy emocionante ver el progreso en las vacunas contra el RSV en adultos mayores, y creo que ambas vacunas también han mostrado resultados bastante notables”.

“Realmente creemos que estamos en esa clase superior: el 84% es un número de eficacia excelente”, agregó Hoge.

Stephen Hoge, presidente de Moderna Inc.

 ¿CUÁNDO SE LANZA LA VACUNA CONTRA EL RSV?

Si bien actualmente no existe una vacuna contra la RSVModernaPfizer y GSK. continúan en la carrera por sacar primero una inyección antiviral que la combata. Las compañías ya habían presentado el año pasado una solicitud de licencia y aprobación regulatoria en Estados Unidos para sacar la vacuna.

Al mismo tiempo, Pfizer presentó un informe de ensayo de última etapa en el que indicaba que su antiviral era un 66,7% efectivo contra dos o más síntomas del RSV.

Síntomas virus sincitial respiratorio (Fuente: Healthy Children)

Mientras tanto, en Europa, las compañías asociadas Sanofi y AstraZeneca obtuvieron la autorización de la Comisión Europea para comercializar y aplicar a lactantes y recién nacidos un medicamento realizado con anticuerpos.

Alerta COVID: cuándo sería el pico de casos y qué vacunas hay que darse antes de las fiestas

Alerta COVID: qué hago si soy contacto estrecho y cuál es el nuevo protocolo de aislamiento ante la subvariante ómicron

¿QUÉ ES EL VIRUS RESPIRATORIO SINCITIAL (VRS)?

El RSV es una enfermedad que tiene síntomas similares a los de un resfriado, pero que puede provocar la muerte en niños lactantes, recién nacidos y en adultos mayores de 60 años. Se estima que mueren unas 14.000 personas al año por el virus respiratorio.

La vacuna podría aplicarse a través de una dosis anual en adultos mayores. Moderna lanzaría al mercado con su vacuna mRNA-1345 en 2023, luego de su aprobación regulatoria a nivel mundial.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL VIRUS RESPIRATORIO SINCITIAL?

Según el Centro para la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, los síntomas en recién nacidos son:

  • Moqueo
  • Apetito reducido
  • Tos
  • Estornudos
  • Fiebre
  • Sibilancias

FUENTE : EL CRONISTA

FOTO TAPA TELAM

Continue Reading

Salud

Cómo impacta en la salud del cerebro una dieta alta en grasas

Published

on

La alimentación balanceada influye favorablemente en el organismo, previene la diabetes y la hipertensión, entre otros aspectos. Cuáles son los 6 alimentos ideales para proteger la función cognitiva.

Consumir una dieta alta en grasas se asocia, casi de forma inmediata, con aumento de peso. Sin embargo no se centra solo en ese aspecto, ya que también influye negativamente en el organismo, impulsa niveles poco saludables de colesterol, diabetes, hipertensión y enfermedades cardíacas.

Un estudio realizado por científicos australianos y chinos advirtió, en un modelo animal (como son los ratones), que además existe un vínculo entre una alimentación alta en grasa, durante 30 semanas, y un posterior deterioro en las capacidades cognitivas. Incluso, detectaron un desarrollo de ansiedad, depresión y empeoramiento de la enfermedad de Alzheimer.

Según el trabajo, que fue publicado en la revista Metabolic Brain Disease, “los ratones con una función cognitiva deteriorada también tenían más probabilidades de desarrollar diabetes y aumentar de peso debido al metabolismo deficiente causado por cambios en el cerebro”.

Un creciente número de investigaciones científicas vincula a la obesidad crónica y a la diabetes con el Alzheimer (Getty)Un creciente número de investigaciones científicas vincula a la obesidad crónica y a la diabetes con el Alzheimer (Getty)

Dirigidos por los neurocientíficos de UniSA, el profesor Xin-Fu Zhou y la profesora asociada Larisa Bobrovskaya, los científicos resaltaron que estos datos se suman a la evidencia científica que, diariamente, crece sobre la relación que existe entre la obesidad crónica y la diabetes con la enfermedad de Alzheimer, patología que se estima alcanzará los 100 millones de casos para 2050.

En palabras de Bobrovskaya, “la obesidad y la diabetes afectan el sistema nervioso central, lo que exacerba los trastornos psiquiátricos y el deterioro cognitivo. Y lo demostramos en nuestro estudio con ratones”. De este modo, este trabajo dejó en evidencia que los alimentos grasos no sólo impulsan el aumento de peso, sino que también generan problemas neurológicos.

En el estudio, los investigadores asignaron al azar a los ratones una dieta estándar o alta en grasas durante 30 semanas, que comenzó a las ocho semanas de edad de los animales. La ingesta de alimentos, el peso corporal y los niveles de glucosa fueron monitoreados en diferentes intervalos, junto con pruebas de tolerancia a la glucosa e insulina y disfunción cognitiva.

Gracias a este trabajo, los expertos advirtieron que las secuelas de una dieta alta en grasas no es solo aumento de peso, sino también efectos negativos en el cerebro / (Getty Images)Gracias a este trabajo, los expertos advirtieron que las secuelas de una dieta alta en grasas no es solo aumento de peso, sino también efectos negativos en el cerebro / (Getty Images)

“Los ratones con la dieta rica en grasas aumentaron mucho de peso, desarrollaron resistencia a la insulina y comenzaron a comportarse de manera anormal en comparación con los alimentados con una dieta estándar”, indicaron los científicos.

Además, los investigadores analizaron el comportamiento en aquellos ratones genéticamente modificados para desarrollar la enfermedad de Alzheimer. En este grupo, los expertos advirtieron un deterioro significativo de la cognición y cambios patológicos en el cerebro a medida que se alimentaban con una dieta rica en grasas.

Es por esto que Bobrovskaya afirmó que “las personas obesas tienen un 55 por ciento más de riesgo de desarrollar depresión, que la diabetes duplicará ese riesgo”.

Los resultados que obtuvieron los científicos indicaron que "la obesidad y la diabetes afectan el sistema nervioso central", con lo cual existe un deterioro cognitivoLos resultados que obtuvieron los científicos indicaron que “la obesidad y la diabetes afectan el sistema nervioso central”, con lo cual existe un deterioro cognitivo

“Nuestras conclusiones subrayan la importancia de los hallazgos para abordar la epidemia mundial de obesidad. Es muy probable que una combinación de obesidad, edad y diabetes conduzca a una disminución de las capacidades cognitivas, la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos de salud mental”, concluyeron los investigadores.

En tanto, la psiquiatra nutricional Uma Naidoo, experta en cerebro y miembro del cuerpo docente de la Escuela de Medicina de Harvard, enumeró los seis mejores alimentos para el cerebro

Cuáles son los 6 mejores alimentos para la salud del cerebro

1. Especias: son ideales para aportar sabor a las distintas preparaciones, pero además cuentan con propiedades antioxidantes. Dicho de otro modo, colaboran con el cerebro a combatir los radicales libres dañinos y, por lo tanto, previenen el estrés oxidativo que puede dañar los tejidos.

Además de brindar un excelente sabor a las comidas, las especias tienen muchos beneficios tanto para la salud cerebral como para el correcto funcionamiento del organismo (Getty)Además de brindar un excelente sabor a las comidas, las especias tienen muchos beneficios tanto para la salud cerebral como para el correcto funcionamiento del organismo (Getty)

2. Alimentos fermentados: la combinación que tienen de leche, verduras u otros ingredientes crudos con microorganismos como levaduras y bacterias es altamente beneficiosa. Según la experta, estos alimentos pueden proporcionar muchas ventajas para el cerebro. Una revisión de 45 estudios realizada en 2016 indicó que, incluso, proteger el cerebro de los animales, mejorando la memoria y ralentizando el deterioro cognitivo.

3. Chocolate negro: se trata de una excelente fuente de hierro, que ayuda a formar la cubierta que protege las neuronas y colabora en el control de la síntesis de los químicos y las vías químicas involucradas en el estado de ánimo.

Diferentes investigaciones concluyeron que es muy probable que una combinación de obesidad, edad y diabetes conduzca a una disminución de las capacidades cognitivasDiferentes investigaciones concluyeron que es muy probable que una combinación de obesidad, edad y diabetes conduzca a una disminución de las capacidades cognitivas

4. Palta o aguacate: al contener cantidades relativamente altas de magnesio, este alimento es importante para el correcto funcionamiento del cerebro. El primer informe del tratamiento con magnesio para la depresión agitada se publicó en 1921 y mostró éxito en 220 de 250 casos. Desde ese momento, se realizaron innumerables estudios que sugieren que existe una relación entre la depresión y la deficiencia de esta sustancia.

5. Nueces: su alto contenido de grasas y aceites saludables le permite al cerebro mantener un buen funcionamiento, además de que cuentan con vitaminas y minerales esenciales. Pero eso no es todo, ya que, además tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes, gracias a los ácidos grasos omega-3, con lo cual se presentan como muy prometedores para mejorar la función cognitiva y la memoria.

6. Verduras de hojas verdes: contienen vitamina E, carotenoides y flavonoides, nutrientes que protegen contra la demencia y el deterioro cognitivo. “Otro beneficio es que son una fuente increíble de folato, una forma natural de vitamina B9 que es importante en la formación de glóbulos rojos. Cuando la deficiencia de folato puede ser la base de algunas afecciones neurológicas, mejorar el estado del folato tiene efectos beneficiosos sobre nuestro estado cognitivo y es un cofactor necesario en la producción de neurotransmisores”, concluyó la experta.

FUENTE INFOBAE

 

 

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas