Connect with us

Internacional

“Los marines están convencidos de que los rescatarán con vida”

Published

on

Lo confirmó el jefe de Defensa Civil de Comodoro Rivadavia, Walter Flores

El jefe de Defensa Civil de Comodoro Rivadavia, Walter Flores, confirmó esta noche que la Marina de los Estados Unidos le pidió 44 chalecos salvavidas para utilizar en un eventual rescate a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, que está desaparecido desde el miércoles de la semana pasada tras perder todo tipo de comunicación con las bases.

Flores aseguró que los estadounidenses no dejan detalle librado al azar y advirtió que “siguen convencidos de que traerán con vida” a los submarinistas argentinos, más allá del paso del tiempo y la preocupación por la falta de oxígeno dentro de la embarcación.

“Los tipos no paran de trabajar, son un reloj y dicen que los traerán con vida. Son optimistas como nadie. Y trabajan para rescatarlos”, señaló Flores en diálogo con Clarín.

Y amplió: “Pidieron una muda de ropa de mujer y 43 de hombres. Abrigos para cada uno. Y 44 salvavidas. La gente respondió de inmediato. Hubo donaciones del club de pesca y del Gobierno de Chubut. Quieren llevar el kit correspondiente para cada uno de los que quieren rescatar”.

En ese sentido, destacó el profesionalismo de los miembros de la Marina de Estados Unidos. “Ahora es de noche y ellos siguen trabajando para salir al mar”, remarcó.

Por otro lado, Flores sostuvo que Comodoro Rivadavia viene siendo duramente castigado en los últimos tiempos, pero señaló que se preparó toda la vida para manejar este tipo de situaciones”..

“Primero el temporal, después la nevada y ahora esto. La verdad es que es muy doloroso. Pero a nosotros, que nos preparamos toda la vida para ayudar en estas situaciones, esto nos motiva”.

Nexofin

Internacional

EEUU RESPALDA EL INGRESO DE SUECIA Y FINLANDIA A LA OTAN

Published

on

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le dio este jueves un fuerte respaldo a las solicitudes de ingreso en la OTAN de Finlandia y Suecia, cuyos líderes trataron de tranquilizar a Turquía para evitar que ese país vete su ingreso en la alianza atlántica. Biden recibió en la Casa Blanca a su par finlandés, Sauli Niinistö, y a la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, para expresar el “apoyo completo, total e íntegro de Estados Unidos” a las solicitudes de esos países de integrarse en la OTAN, motivadas por la invasión rusa de Ucrania. Si bien estas naciones fueron reacias durante décadas a integrar el organismo, el ataque de Moscú las llevó a dar este giro histórico por considerarse amenazadas ante el cambio del panorama de seguridad en Europa.

Finlandia y Suecia cumplen todos los requisitos para entrar en la OTAN con creces. Y tener a dos miembros de la OTAN en el norte reforzará la seguridad de nuestra alianza”, dijo Biden en un discurso junto a Niinistö y Andersson en la rosaleda de la Casa Blanca. La reunión tuvo lugar un día después de que Finlandia y Suecia presentaran sus peticiones de ingreso en la OTAN, y horas después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reiterara su oposición a esa posibilidad.

“Estamos decididos a mantener nuestra posición, hemos informado a nuestros amigos y diremos ‘no’ a Finlandia y a Suecia, que quieren unirse a la OTAN, y persistiremos en esta política”, dijo este jueves Erdogan ante una asamblea de jóvenes en Estambul. “Estamos muy preocupados por esos dos países, sobre todo por Suecia, que es un foco de terror, un nido de terroristas”, insistió el mandatario turco, quien recordó la regla de unanimidad de la OTAN para sumar nuevos miembros.

Desconfianza de Turquía

Cualquiera de los 30 Estados miembro de la OTAN tiene el poder de vetar una posible expansión de la alianza atlántica, y Turquía amenaza con hacerlo porque acusa a Finlandia y, sobre todo, a Suecia, de mantener una supuesta política de acogida de militantes kurdos. La Casa Blanca ha expresado su confianza en que el resto de los aliados conseguirán convencer a Turquía de permitir la adhesión de los países nórdicos a la alianza, y tanto Niinistö como Andersson trataron de persuadir a Ankara en sus respectivos discursos junto a Biden.

“Estamos abiertos a abordar todas las preocupaciones que Turquía pueda tener con respecto a nuestra membresía” en la OTAN, remarcó el presidente finlandés, que visitaba Washington por segunda vez desde que comenzó la guerra en Ucrania. Niinistö subrayó su compromiso con “la seguridad de Turquía” y con el combate al terrorismo “en todas sus formas”.

Por su parte, Andersson afirmó que su gobierno está dialogando con Ankara “a distintos niveles, para resolver cualquier problema” que pueda obstaculizar el “rápido” ingreso de Suecia en la OTAN. Erdogan acusa a Finlandia y Suecia de ser un santuario para miembros de la guerrilla Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), activa en Turquía y reconocida por Estados Unidos y la Unión Europea como terrorista, y de las milicias Unidades de Protección del Pueblo (YPG) de Siria, que no tienen esa consideración.

Respaldo del Congreso estadounidense

Convencido de que esa traba se resolverá, Biden envió este jueves al Congreso sendos informes que respaldan las solicitudes de entrada de Finlandia y Suecia en la alianza. Para expandir la OTAN, es necesario que el Senado estadounidense ratifique, con una mayoría de dos tercios, la enmienda al Tratado fundacional de la Alianza, que data de 1949, y los informes remitidos por Biden dieron inicio a ese proceso.

Se espera que la iniciativa reciba un apoyo de ambos partidos en el Congreso, y el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, expresó esta semana su voluntad de que la ratificación se complete antes del receso del Congreso en agosto. “Estaré orgulloso de promocionar la conveniencia de la adhesión” a la OTAN de Finlandia y Suecia, dijo este jueves en un comunicado McConnell, antes de reunirse con Niinistö y Andersson junto al líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Vigilancia durante el proceso de adhesión

Durante su discurso en la Casa Blanca, la primera ministra sueca explicó que la invasión rusa de Ucrania marcó un “punto de inflexión” para su país “después de 200 años de no alineación en el plano militar”, una postura que compartía con Finlandia. “Mi gobierno ha llegado a la conclusión de que la seguridad del pueblo sueco estará mejor protegida dentro de la alianza de la OTAN”, remarcó Andersson.

Biden, por su parte, prometió a ambos líderes que permanecerá “vigilante” para “disuadir y enfrentar cualquier tipo de agresión mientras Finlandia y Suecia se encuentran en el proceso de adhesión” a la OTAN. Tanto Helsinki como Estocolmo han descartado una amenaza militar directa en su contra de Rusia, aunque temen posibles ataques cibernéticos o híbridos, dado que Moscú alerta contra cualquier ampliación de la OTAN.

“La entrada de nuevos miembros en la OTAN no es una amenaza para ninguna nación y nunca lo ha sido”, subrayó Biden en su discurso, al insistir en que la alianza es defensiva. Poco después de esa reunión en la Casa Blanca, el Senado estadounidense aprobó con amplia mayoría un nuevo paquete de 40 mil millones de dólares en ayuda militar y humanitaria para Ucrania, que empezarán a desembolsarse en cuanto Biden firme la medida en los próximos días.

Rechazo y amenaza rusa

Rusia, por su parte, advirtió este jueves que reaccionará de manera “proporcional” y “adecuada” si finalmente prosperan las candidaturas de Suecia y Finlandia a la alianza militar. “En primer lugar, en términos militares, la reacción de Rusia será proporcional y adecuada a la presencia de la OTAN en los territorios de estos dos estados, a qué tipo de armas se desplegarán”, dijo sin brindar mayores detalles la presidenta de la Cámara Alta del Parlamento ruso, Valentina Matviyenko, en una entrevista con el diario local Izvestia.

Según Matviyenko, la entrada de estos países en la OTAN “afectará negativamente” al estado político de Europa y no le agregará “estabilidad”, a la vez que calificó a la decisión de “no soberana” y argumentó que se tomó “bajo la presión de Occidente”. “Se están moviendo muy rápido en un tema tan serio y significativo. Ni siquiera consideraron necesario realizar un referéndum para pedir la opinión de los ciudadanos de estos países”, expresó la dirigente rusa.

Continue Reading

Internacional

LA ISLA DE LAS SERPIENTES, EL PEQUEÑO ISLOTE QUE ES CLAVE PARA CONTROLAR EL MAR NEGRO (Y PUEDE SUPONER UN “PUNTO DE INFLEXIÓN” EN LA GUERRA DE UCRANIA)

Published

on

A simple vista puede parecer un pequeño grupo de rocas de poco valor, pero desde el punto de vista estratégico y económico, su futuro es de gran importancia para la guerra de Rusia.

Desde el comienzo de la invasión rusa a Ucrania, a la isla de las Serpientes se le otorgó un estatus vital y casi mítico en la guerra. Este afloramiento rocoso y anodino en el mar Negro fue tomado por Rusia y se ha convertido en un campo de batalla de valor estratégico.

Rusia afirma que Ucrania ha sufrido pérdidas desastrosas en un intento fallido de recuperar la isla, que incluyen fuerzas especiales, aviones de combate, helicópteros y drones. Ucrania insiste en que ha limitado su campaña a atacar instalaciones en la isla y barcos.

La batalla no ha terminado y Rusia está tratando repetidamente de reforzar su guarnición militar expuesta, según el Ministerio de Defensa de Reino Unido.

La isla (también conocida con el nombre de Zmiinyi) tiene una superficie de apenas un kilómetro cuadrado y allí ya no quedan más serpientes. Pero no cabe ninguna duda de su importancia para controlar el mar Negro occidental.

“Si las tropas rusas logran ocupar la isla de las Serpientes y establecer sus sistemas de defensa aérea de largo alcance, controlarán el mar, la tierra y el aire en la parte noroeste del mar Negro y en el sur de Ucrania”, le dijo a la BBC el analista militar ucraniano Oleh Zhdanov.

Fuente: FUERZAS UCRANIANAS
Este helicóptero explotó segundos después de que se tomara esta captura de pantalla en la isla de las Serpientes. Tanto Rusia y Ucrania se han adjudicado la responsabilidad del ataque.

Es por eso que el buque insignia de Rusia, el Moskva, navegó allí pocas horas después del comienzo de la guerra, y les dijo a los soldados ucranianos en la isla que se entregaran: “Les sugiero que depongan sus armas y se rindan para evitar derramamiento de sangre y bajas innecesarias. De lo contrario, serán bombardeados”, dijo un oficial ruso.

“Buque de guerra ruso vete de aquí”, fue la ahora legendaria respuesta, aunque en un lenguaje mucho más crudo. La isla fue tomada, pero semanas después el Moskva fue hundido.

Perder el Moskva significa que los barcos de suministro de Rusia que llegan ahora a la isla tienen una protección mínima, dice Reino Unido.

Sin embargo, si Rusia puede consolidar su posición, entonces podría dominar una gran parte del mar Negro.

Amenaza a Ucrania, sus vecinos y la OTAN

Una presencia rusa reforzada podría ser desastrosa para Ucrania, tanto estratégica como económicamente.

Ucrania ya tuvo que cerrar su puerto en Odesa, lo cual hizo que se suspendieran las exportaciones de granos vitales, pero Zhdanov teme que la isla también pueda usarse como una segunda línea de frente.

“Si los rusos logran instalar sistemas de defensa aérea de largo alcance, podrán defender su escuadrón, que puede llegar a la costa de Ucrania”.

También daría a las tropas rusas la oportunidad de irrumpir en Transnistria, el territorio separatista de Moldavia bajo control ruso que se encuentra al lado de Ucrania y no lejos de Odesa.

Sin embargo, la isla de las Serpientes está a solo 45 km de la costa de Rumania, que forma parte de la OTAN.

El analista naval de Reino Unido Jonathan Bentham cree que un sistema de misiles aéreos S-400 ruso en la isla supondría “un gran cambio en la situación”.

Si Rusia fuera capaz de desplegar un sistema de misiles, no solo Odesa se vería amenazada, sino que el flanco sur de la OTAN también estaría en peligro, advierte el historiador rumano Dorin Dobrincu.

“Esto es muy importante para el gobierno y el pueblo rumano, pero también para toda la alianza. Rusia tendría la capacidad de destruir ciudades y capacidad militar en el este de nuestro territorio”.

La OTAN reforzó las fronteras de Rumania desde el comienzo de la guerra, enviando fuerzas belgas y francesas.

Pero también existen importantes riesgos económicos para Rumania. La isla se encuentra cerca de la desembocadura del río Danubio, que delimita su frontera con Ucrania.

El puerto rumano de Constanza, en el mar Negro, no está muy al sur y ha estado recibiendo barcos de contenedores que ya no pueden navegar rumbo a Odesa.

El analista político-militar ruso Alexander Mikhailov cree que las tropas en la Isla de las Serpientes podrían estar en condiciones de controlar el tráfico hacia el noroeste del mar Negro y el delta del Danubio, la puerta de entrada al sureste de Europa.

Fuente: SERVICIO POSTAL DE UCRANIA
La valentía de los soldados ucranianos capturados en la Isla de las Serpientes a fines de febrero fue celebrada con un sello postal.

“Si hay una base militar o una infraestructura militar, sería posible bloquear los barcos que ingresan al río así como los que salen”, le djo Mikhailov a medios rusos.

Hidrocarburos

El Centro de Resiliencia Euroatlántica de Rumania cree que Rusia puede decidir anexar la isla y controlar tantas rutas marítimas del Mar Negro como sea posible hacia el Bósforo en Turquía.

Históricamente, la isla de las Serpientes fue territorio rumano hasta que fue cedida en 1948 a la Unión Soviética, que la utilizó como base de radares. Como Rumania estuvo bajo influencia soviética hasta 1989, Bucarest aceptó el acuerdo.

Con la caída del comunismo Ucrania tomó el control y, finalmente, en 2009, la Corte Internacional de Justicia trazó los límites territoriales de la isla, otorgando a Rumania casi el 80% de la plataforma continental del mar Negro cerca de la isla y a Ucrania el resto.

La isla de las Serpientes no es solo de uso estratégico, porque esta parte del mar Negro es rica en hidrocarburos, por lo que el fallo de La Haya significa que ambos países poseen reservas de petróleo y gas.

Puede parecer un pequeño grupo de rocas con poco valor evidente, pero su futuro es de gran importancia para la guerra de Rusia.

FUENTE : MDZOL.COM

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Internacional

PUTIN DEFINE SI DECLARA OFICIALMENTE LA GUERRA A UCRANIA EN SU FERIADO MAS PATRIOTICO

Published

on

En vísperas del feriado más patriótico y solemne de Rusia, el Día de la Victoria, que se celebrará el lunes, en su guerra contra Ucrania el país no tiene ninguna victoria para celebrar. Muy por el contrario, corren infinidad de rumores de que el presidente Vladimir Putin decretará la movilización general de soldados para lograr algún triunfo.

Los analistas consideran que la mayor esperanza de Rusia para torcer el curso de la guerra y derrotar a Ucrania es la movilización, que permitiría fortalecer a las fuerzas desmoralizadas y meterlas de lleno nuevamente en la guerra. Pero los riesgos —admitir que hasta ahora la campaña militar ha sido un fracaso y envalentonar a la oposición nacional rusa— podrían ser demasiado altos.

Muchos altos funcionarios rusos intentaron desmentir esos rumores. “No, no. Se lo puedo decir al aire y también a micrófono cerrado”, dijo el jueves el presidente del parlamento ruso, Vyacheslav Volodin, en Radio Rusa.

Un día antes, en la ciudad petrolera siberiana de Nizhnevartovsk, dos misteriosas figuras dejaron bien en claro lo que piensan de la conscripción. De capucha gris y pantalones camuflados, una de ellas arrojó siete cócteles Molotov contra un centro de alistamiento militar local, mientras otra persona grababa el incidente. Es apenas uno de los seis recientes incendios intencionales en las oficinas de reclutamiento. Varios de los ataques derivaron en arrestos de jóvenes activistas rusos.

A 10 semanas del inicio de la campaña militar, nadie esperaba que las cosas salieran de este modo.

Exultante, el día de la invasión, la editora en jefe de la cadena de televisión estatal RT, Margarita Simonián, dijo con total cinismo que la campaña rusa solo era “un ensayo más del desfile para el Día de la Victoria”. “Lo que pasa es que este año decidieron realizar el desfile en Kiev”, tuiteó Simonián, empleando el alfabeto cirílico ruso para referirse a la capital ucraniana.

Pero las ambiciones de Rusia por combinar su Día de la Victoria –la celebración de la victoria soviética contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial– con otra victoria contra lo que Moscú denomina como “nazis” en Ucrania, se desmoronaron luego del fracaso de la campaña para apoderarse de Kiev. La ocupación del estratégico puerto ucraniano de Mariúpol representa uno de los pocos triunfos de Rusia, pero la ciudad, en ruinas tras los bombardeos, no es el mejor escenario para un desfile. El jueves, jefe de la administración presidencial rusa, Sergei Kiriyenko, descartó un desfile oficial por el Día de la Victoria en esa ciudad.

Desde hace años Putin utiliza la fecha patria para legitimar su gobierno crecientemente autoritario y recurre al mito de Rusia como una nación que nunca invadió a nadie, que solo combate en defensa propia, y que sola, sin ayuda de nadie, salvó al mundo entero de la garra de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, con el pasmoso costo de 27 millones de muertos rusos en la guerra.

Putin va a utilizar ese día para justificar su guerra contra Ucrania y para recalcar lo que considera la misión histórica de Rusia en el combate contra el fascismo. Tiene que legitimar esta guerra, y está intentando presentarla ante los rusos y el resto del mundo como una especie de lucha por una reivindicación histórica”, dice Tatiana Stanovaya, directora de la consultora política R.Politik, con sede en París.

El problema estratégico con el que se topa Rusia en este momento es que la sociedad rusa no se ha preparado para una guerra duradera y costosa. Quería una victoria rápida y rotunda, pero Putin no la pudo conseguir”, dice Stanovaya.

Stanovaya asegura que si Putin declara formalmente la guerra y moviliza conscriptos, se tardaría por lo menos seis meses en instruirlos. Eso equivaldría a reconocer que la operación militar especial, como Rusia llama a la invasión, ha sido un fracaso. “Putin no puede admitir eso. No hay señales de que el Kremlin esté dispuesto a pasar de una ‘operación militar especial’ a una guerra”, dice Stanovaya.

Hasta el momento Rusia ha empleado soldados que firmaron contratos de manera voluntaria para incorporarse a sus fuerzas militares. Algunos funcionarios rusos habían declarado que los conscriptos no serían enviados al combate, aunque algunos sí lo hicieron.

En una entrevista con Current Time TV, un canal de televisión financiado por Estados Unidos, el analista militar Ruslan Leviev, del grupo de análisis independiente CIT, dijo que con una movilización parcial, Rusia podría llegar a tomar el control del este de Ucrania, donde se ha concentrado la mayor parte de los combates.

Igor Girkin, un ex funcionario de inteligencia ruso que durante las manifestaciones de 2014 lideró las milicias separatistas en la región del Donetsk, al este de Ucrania, ha señalado en varias oportunidades que sin una movilización general, Rusia se encamina a una guerra infinita, con muchas bajas y una posible derrota.

En nuestro caso, la movilización es necesaria para ganar, porque esta guerra que nos está desgastando”, dijo el mes pasado en la red social rusa VKontakte, y agregó que el futuro de Rusia dependía de eso.

Pero Dmitri Alperovitch, director de Silverado Policy Accelerator, un grupo de especialistas con sede en Washington, dijo en una entrevista que la movilización militar sería impopular y arriesgada. “Si hay una movilización general, todo el mundo en Rusia conocerá a alguien o tendrá un marido, un hijo, sobrino o familiar que participe del combate”, dijo Alperovitch.

Si Putin decreta la movilización general, “a Rusia le espera por delante una larga guerra”, dice Phillips O’Brien, profesor de estudios estratégicos en la universidad escocesa de St. Andrews. “Primero los rusos tendrán que capacitar a nuevos instructores que a su vez entrenen a todas esas personas.”

La tarea que enfrenta Putin este año es más delicada y compleja que en los Días de la Victoria de años anteriores. Si bien los medios rusos mayormente las han ignorado, en el campo de batalla las bajas de Rusia han sido significativas. Rusia perdió grandes cantidades de tanques, vehículos blindados, aeronaves y buques de guerra, como el más notable de ellos, el Moskva, el buque insignia de su flota en el Mar Negro destruido con ayuda de la inteligencia estadounidense. Según una estimación de la OTAN, entre 7000 y 15.000 soldados rusos han perdido la vida.

La reputación de Rusia como potencia militar de vanguardia ha perdido brillo, y el país sufre el deterioro de un aislamiento económico que probablemente dure años.

Este año, el desfile del Día de la Victoria será más pequeño y humilde que los anteriores, con menos equipamiento en el desfile y ningún mandatario amigo como invitado, ni siquiera el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, quien el jueves criticó el modo en que se ha estancado la guerra.

Pero para muchos rusos, como la moscovita de 79 años llamada Valentina, quedan triunfos y también sacrificios por delante, y apoyan la guerra en Ucrania.

El Día de la Victoria es nuestro feriado sagrado. Yo siempre lloro ese día”, dice Valentina, sentada junto con dos amigas en un banco de un parque de Moscú. Valentina se negó a comunicar su apellido. “Yo era chica. Mataron a mi tío. Fue terrible. Murió tanta gente, y destruyeron tantas ciudades, pero nuestro país, la URSS, ganó esa guerra, y el 9 de mayo, celebramos a los héroes.”

Valentina luego repite el mensaje de propaganda anti-Ucrania difundido por Putin y los medios rusos, según el cual los ucranianos acosan y matan a políticos prorrusos desde hace años. “Nuestro presidente hizo lo correcto al enviar tropas rusas. Somos un pueblo pacífico, pero había que hacer algo”, dice Valentina.

En el sitio online We Can Explain, asociado al magnate exiliado Mikhail Khodorkovsky, el analista Stanislav Belkovsky predijo que Putin utilizará el feriado para jurar que nunca abandonará el este de Ucrania y que le dará el nombre de “Novorossiya” o Nueva Rusia a una franja de territorio ucraniano a lo largo del Mar de Azov.

Stanovaya espera que Putin haga hincapié en sus reclamos contra Occidente por su apoyo a Ucrania y podría aumentar los esfuerzos para intimidar a Occidente, por ejemplo, con más ensayos de misiles con capacidad nuclear.

Como la campaña militar está flaqueando, los comentaristas de los canales de televisión rusos se quejan de que Rusia combate con una mano atada para evitar bajas civiles –algo sin embargo contrario a las evidencias– y de que lo que prolonga el combate es la ayuda en armas y en inteligencia de Occidente.

Los comentaristas repiten “la idea de que Rusia es víctima de acciones injustas y hostiles de parte de Occidente”, dice Stanovaya. “Eso significa que Putin no necesita verdaderamente ofrecerles algunos triunfos a los rusos. Para él basta con seguir hablando de la misión histórica de Rusia en la lucha contra el fascismo.”

Por Robyn Dixon y Liz Sly

Traducción de Jaime Arrambide

The Washington Post

Continue Reading

Más Vistas