Connect with us

Opinión

Los medios de comunicación masiva deben convertirse en multi-plataformas

Avatar

Published

on

Jeff Jarvis, periodista, gurú del periodismo digital. “Todos ya tienen información hoy. Los medios deben organizar esa información con rigor”
Por: Miguel Wiñazki
Jeff Jarvis vive en New Jersey, en los Estados Unidos y es profesor en la New York University. En el Foro Económico de Davos fue considerado uno de los 100 líderes de medios mas influyentes del mundo.

Su mirada es desafiante frente a los medios tradicionales. Cree que Internet es un mundo que aún ignoramos. Que todo aún está por ocurrir en la Web. Pasó por Buenos Aire vestido de negro y con el alivio de la victoria –hace un tiempo ya- sobre su cáncer de próstata. El tema con el cáncer es que Jeff lo hizo público. Contó en la Web su dolencia, y también explicó algunos detalles de su cura, que hubiera sido imposible según él sin la tecnología robótica que lo ayudó a vencer esa amenaza.

Jarvis no está demasiado preocupado por la ardua cuestión de la privacidad en éstos tiempos virtuales: “Me preocupa más lo público, la verdad. Me interesa muchísimo lo público. Es la posibilidad que tenemos ahora de conversar, de no ser una masa, sino de ser personas intercambiando información entre nosotros, eso es esencial. Es éticamente básico compartir aquello que puede ayudar a otros. Creo en el valor crucial de esa interrelación que facilita la tecnología. No somos más una masa indiferenciada, sino personas que manejamos información y que interactuamos con otras personas que manejan información. Se terminó la era de los medios facilitando un contenido a las masas. Los medios de comunicación de masas han muerto”.

¿Cómo que han muerto? Lo estoy entrevistando para un medio de comunicación masivo.
Los medios y las marcas tradicionales sí existen, pero son -o deben convertirse en- multiplataformas para brindar servicios segmentados, para diseñar de qué manera precisar la información que la gente ya tiene. Los medios son espacios de intercambio con las personas, son cruciales, pero lo que quiero decir es que el viejo modelo en el que el diario impreso tutelaba la información ya no existe. Todo el mundo está conectado hoy. Todos tienen información. Los medios organizan esa información. Deben buscar la rigurosidad. Claro, siempre es mejor tener más información que menos información. Pero ya todos tienen información. Hay nuevos modelos que debemos aplicar, tenemos que diversificar nuestros servicios. Las grandes compañías de medios resistieron en un principio los cambios que acontecieron. Pero esa resistencia no tenía sentido.

¿El concepto de masas ya no es relevante?
Fuimos los medios los que creamos el concepto de masa. Lo masivo era una abstracción. Somos seres individuales que vivimos en comunidades. Los medios organizan la información de la gente, eso es Facebook por ejemplo, facilitan los intercambios, son un servicio que no termina en la venta de contenidos, los contenidos son dinámicos, fluyen entre las personas que los enriquecen. Nuestro rol como periodistas consiste en ayudar a las comunidades a organizar mejor su conocimiento y a organizarse mejor a sí mismas. Nuestro negocio es el de los servicios. Debemos ser prácticos, detectar lo que las personas necesitan, organizar informaciones concretas, útiles. Insisto con esto, lo que Internet liquida es la idea de masa, eso lo habíamos inventado nosotros, los medios masivos precisamente. Internet nos da mayor valor a los individuos, mas relevancia en tanto tales. Nuestro negocio, el de los medios, es el de las relaciones entre las personas.

¿Usted no cree en el concepto de Copyright, no cree en los derechos de autor?
Si creo en los derechos de autor, pero los concibo en un sentido diferente al tradicional. En lugar del concepto de Copyright yo propongo el de Credit right. Es lo que sostuve en el Foro Económico en Davos. Le explico; el contenido que creamos tiene valor pero no solo es valioso ese contenido. A la información le agrega valor su publicación, su distribución online, e inclusive el remix, la conjunción de informaciones que se van enriqueciendo con diversos aportes. Lo que vale no es un contenido originario e inamovible sino ese flujo en el que tienen créditos muy diversos participantes. El diario The New York Times enfurecía cuando The Huffington Post reproducía sus artículos agregando opiniones y divergencias. Pero The Huffington Post agregaba audiencia al contenido proporcionado por The New York Times. Hay una nueva economía creativa donde el viejo concepto de Copyright es arcaico. El Credit right busca otorgar valor a todos los que participan en el proceso de la información. Estamos atravesando un cambio doloroso, complejo y volcánico. Hay nuevos puestos de trabajo que antes no existían, expertos en audiencia, en e.commerce… La economía mediática creativa requiere de múltiples plataformas , nuevas formas de promover la publicidad y ecosistemas en red.

Claro, pero el dinero sigue llegando a los diarios básicamente a través de lo que se recauda por publicidad impresa
Pero todo se está transformando. Es un momento de cambio doloroso por momentos, pero volcánico. Tenemos que conocer a nuestros lectores, no son solamente un número. No los conocemos midiendo solo la cantidad de clics en nuestras notas. Tenemos que saber sus gustos, lo que prefieren, lo que quieren. La competencia es ilimitada. Y eso es un gran desafío.

Señas particulares
​​Jeff Jarvis, 63 años, es profesor y director del Centro Tow-Knight para el Periodismo Empresarial en la Escuela de Graduados de Periodismo de la Universidad de Nueva York. Es autor de “El fin de los medios de comunicación de masas, ¿cómo serán las noticias del futuro?”; “Partes públicas: por qué compartir en la era digital mejora la forma en que trabajamos y vivimos” y el best-seller: “¿Y Google cómo lo haría?”, literatura imprescindible para entender el periodismo actual.
Foto: Néstor García
Fuente: Diario Clarín

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Tinelli recargado: acusa a Macri de lo mismo que antes acusaba a Cristina

Avatar

Published

on

Que el hombre es un saltimbanqui de la vida ya no puede negarse. Menemista entusiasta, kirchnerista voraz, macrista vocacional, Marcelo Tinelli ahora vuelve a colgarse del pincel.

Lejos quedó el tiempo en el que el conocido conductor televisivo ayudaba a Carlos Menem a ganar las elecciones. O aquel en el que saltaba como fauno en torno a los Kirchner buscando, y consiguiendo, los favores del poder.

Cuando trascendió que estaba siendo víctima de espionaje y persecución fiscal por parte de Cristina Kirchner, algo similar a lo que ahora denuncia indignado, saltó a los brazos de la variopinta alianza entre Mauricio MacriFrancisco De Narváez y Felipe Solá -si, el mismo que ahora finge ser Canciller de Alberto Fernández mientras Gustavo Béliz lleva adelante las relaciones internacionales- y dedicó una temporada completa de su programa a destruir a la actual vicepresidente de la república.

Pero cuando Mauricio le cerró el paso a su pretensión de adueñarse del fútbol argentino, tras varias visitas a Olivos y Balcarce 50 pidiendo una ayuda que nunca llegó, dirigió sus furias contra el viejo amigo y descubrió que en el kirchnerismo más rancio encontraría el «palenque ande ir a rascarse».

Tras varios toque de histeria, renuncias y reasunciones en su club, peleas y burlas dirigidas a quien hoy es su principal socio y sostén en la AFA Chiqui Tapia, Marcelo se lanzó en brazos del nuevo presidente de los argentinos, se aferró al titular del fútbol argentino que lo premió con la presidencia de la entonces Superliga y descubrió que lo suyo era incorporarse al gobierno para luchar contra el hambre.

Eso si…siempre y cuando esa pelea altruista comenzara a su retorno de Esquel, hacia adonde escapó con bártulos y familia para ponerse a salvo de los riesgos pandémicos. Algo que los hambrientos no podían hacer…

Retornado al mundo civilizado y a la espera de poner la nueva temporada de su show al servicio de los nuevos patrones, el buen muchacho de Bolívar busca hacer méritos para ser considerado por el actual oficialismo como alguien con derecho a pertenecer: el conductor criticó hoy el presunto espionaje realizado durante el gobierno de Mauricio Macri, al señalar que tenían «un aparato del Estado para perseguir a los que pensaban distinto».

«Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la Afip. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse. #SiSePuede «, escribió Tinelli en su cuenta de Twitter.

La misma acusación que no hace tanto derramó sobre su hoy aliada Cristina Fernández. Aquella que en las conversaciones con Oscar Parrilli, que son parte de una de las tantas causas judiciales que la tienen como protagonista, se burlaba del encuentro entre Mauricio Macri y Marcelo. «Con todos los problemas que tiene la Argentina le dedica dos horas a Tinelli», comenta Parrilli, a lo que Cristina responde: «¿Qué pueden haber hablado esos dos idiotas en dos horas? La verdad que es increible».

Refiriéndose a la misma reunión, la ex mandataria afirmaba entonces que «jamás hubieran obtenido una foto mía así con Tinelli en su vida, ni que se cagaran». Y agrega: «vos acordate que Tinelli me llamaba por teléfono a Olivos y yo no lo atendía. No, un jefe de Estado es un jefe de Estado».

Cosas de un país que suele volver icónicos a personajes deplorables y de una vida pública en la que todo vale, todo se olvida…y todo vuelve.

Hasta el próximo garrochazo…of course.

 

ADRIAN FREIJO

LIBRE EXPRESION

Continue Reading

Opinión

El coronavirus alejó a la Iglesia del dolor de sus fieles

Avatar

Published

on

Crece el desconcierto social por la ruidosa ausencia de la Iglesia católica argentina en este tiempo de pandemia. Una actitud que puede tener un alto costo.

Los últimos años no han sido los mejores en cuanto a la relación de la Iglesia con la sociedad. Un hilo conductor que viene desde los negros años de la dictadura -plagados de silencios y complicidades eclesiales- y que enlaza con escándalos financieros y el tan presente como horroroso fantasma de la pedofilia, conformaron un cóctel venenoso con el materialismo propio de este tiempo, el hedonismo y los debates que traspasan al mundo moderno y que tienen nombre y apellido. El matrimonio igualitario, la homosexualidad y el aborto ocupan la agenda universal desde principio de los 90 y en todos ellos la institución romana -apretada por cuestiones de dogma y otras que nada tienen que ver con ello- debió abroquelarse en una posición conservadora que la enfrentó con al menos la mitad de la comunidad universal.

La caída de las vocaciones, la pérdida constante de fieles, los cismas internos y el crecimiento de otras expresiones cristianas a un ritmo similar al del agnosticismo, fueron la respuesta inmediata que puso al Vaticano a la defensiva y que aún hoy lo tiene en estado de confusión.

La aparición de Francisco con un mensaje renovador, casi revulsivo y de cara a un nuevo tiempo generó en los albores de su papado una esperanza que el paso de los años se ha encargado de anestesiar. Es poco lo que cambió y mucho menos lo que de ello asoma en el horizonte…

La crisis del coronavirus pareció una ocasión ideal para comenzar a cambiar esa imagen declinante. La posibilidad de ver una Iglesia comprometida, arriesgándose a ir allí donde el dolor llamaba sin miedos y con los riesgos del pastor que cuida a sus ovejas frente al merodeo del lobo, era casi una respuesta de manual al accionar de quien salva almas, espanta dolores y despierta esperanzas.

Pero ello no ocurrió. Al menos como respuesta institucional, que hubiese requerido del concurso de todos los niveles de la milenaria organización.

Los curas jóvenes, esos que tantas veces sufren el embate de las jerarquías y son tildados desde lo ideológico sin ver su capacidad de empatía con los más humildes, hundieron otra vez los pies en el barro y fueron allí donde el sufrimiento los convocaba. Pero lo hicieron solos, por convicción y decisión personal.

Las jerarquías de la Iglesia Argentina desaparecieron del escenario y lo hicieron sin rubor ni explicación alguna. Abandonaron a su pueblo a su suerte, limitándose a algunos consejos liturgistas que en nada ayudaban a paliar la dura realidad de todos.

De los más necesitados, que buscaban el reparo a sus carencias y los que, aún con espalda para resistir desde lo económico, aguardaban el consuelo y la contención de sus almas. Dejar al hombre en soledad con Dios puede representar la esencia de la fe pero cuestiona la necesidad de esa intermediación milenaria que representa su Iglesia.

El costo va a ser seguramente muy alto.

Pensar que de esta crisis salga una Iglesia fortalecida es tan solo un rasgo de ingenuidad o de fanatismo. No ha estado a la altura de lo que su grey le reclamaba…y eso se hará sentir. Mucho deberá reflexionar Roma si quiere que el coronavirus no sea el inicio de la crisis más profunda que haya atravesado en su historia.

El mundo clamó y la respuesta fue el silencio…

Quienes nacieron y crecieron bajo  aquel que fue capaz de sacrificar su propia vida por la humanidad se escondieron en el repliegue que garantizaba su seguridad al precio del abandono de sus hijos.

Es grave y es triste. Recemos para que Dios le muestre a su Iglesia el camino de una nueva oportunidad…

FUENTE : LIBRE EXPRESION
Por Adrián Freijo –

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Opinión

Esa delgada línea entre la angustia y la irresponsabilidad

Avatar

Published

on

Organizaciones sociales reclaman asistencia alimentaria frente al municipio y lo hacen violando todas las normas de aislamiento. Comer o vivir…¿esa es la cuestión?.

Las imágenes que ilustran esta nota son más claras que mil palabras: las organizaciones sociales que manifiestan frente al municipio reclamando asistencia alimentaria lo hacen violando las normas vigentes del aislamiento obligatorio.

“Hemos dejado notas, cartas, petitorios y ninguno ha sido contestado y no ha existido hasta hoy una convocatoria a reunirse para tratar los puntos de nuestro pliego reivindicativo. Es decir que la situación para miles en los barrios de la ciudad sigue siendo la profundización del hambre y la pobreza“, remarcaron los representantes del Polo ObreroBarrios Unidos en LuchaMovimiento Argentina Rebelde, la Coordinadora de la Unidad Barrial (CUBA) y el Movimiento Teresa Rodríguez (MTR).

Los detractores de este tipo de actitudes dirán, con razón, que las autoridades debería intervenir, disolver la manifestación y hacer que cese inmediatamente el peligro que esto representa para la salud pública. ¿De qué sirve el esfuerzo común si un grupo de ciudadanos resuelve, por el motivo que fuese, que sus intereses o necesidades están por encima de los del conjunto?.

Quienes defienden a las organizaciones sociales, o sus propios dirigentes, sostendrán que la necesidad de recibir alimentos en estos momentos de conmoción social y la falta de respuesta que denuncian de parte de las autoridades suponen una situación de gravedad excepcional que justifica un accionar que vinculan más con la desesperación que con la desobediencia civil.

Y los que aceptamos que no existe verdad absoluta y tratamos de entender las actitudes de unos y otros -no desde la inocencia sino a partir de buscar el equilibrio entre lo que se puede y lo que se debe- nos preguntaremos si Mar del Plata ha llegado a la encrucijada del príncipe Hamlet, solo que para preguntarse «¿Comer o Vivir?» y si «esa es la cuestión».

Lo que no debemos permitir es que las dudas o las prioridades dividan a nuestra sociedad en unos y otros. En forma inmediata el municipio debe atender estas necesidades -tiene los elementos para hacerlo- sin demorar un minuto más la dispersión de este tipo de protestas. Concretamente acercar la ayuda a los barrios y repartirla con los destinatarios en sus casas y no en la calle.

Así, al menos por ahora, vivir y comer serán dos cuestiones vinculadas…y el respeto a la ley también.

FUENTE : LIBRE EXPRESION

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas