Connect with us

Politica

Marcelo Tinelli, a solas con Teleshow: la política, María Eugenia Vidal, el rating de “ShowMatch”, los visitantes en la Superfinal

Published

on

Desde Bolívar, donde participó después de cinco años de la maratón en homenaje a su papá, el conductor del “Bailando” brindó una entrevista donde no esquivó ninguna pregunta. Sus ganas de hacer política, la polémica con Gustavo Yankelevich por Laurita Fernández y su vuelta como productor de ficción

 

Habla de destierro Marcelo Tinelli: “Es el peor castigo para una persona —sostiene—. Y es irme como yo me fui“. Porque a sus 10 años se enfermó su padre, Dino Hugo. “Y de un momento a otro desaparecí de Bolívar en un auto manejado por un señor. Yo iba en el asiento de atrás junto a mi mamá; en el del acompañante viajaba mi papá”.

Destaca entonces la puesta en valor del edificio de Salud Mental del hospital de su ciudad, que inauguró en el mediodía del sábado 3 junto al intendente, Marcos Pisano, y el diputado nacional Eduardo Bali Bucca. “Esto me toca y me atraviesa por la historia de mi familia. Si (años atrás) hubiera estado este centro, mi mamá hubiera podido ser atendida acá, en Bolívar“, lamenta el conductor de ShowMatch, quien rato después visitará la nueva Sala de Lactancia, a pocos metros de allí. “Pero esto no termina acá —asegura—. Vamos a seguir haciendo cosas por Bolívar“.

Esa misma tarde lo esperaría la vigésima edición de la maratón de la ciudad, en la que no participaba desde hacía cinco años. “Corrí en una pierna. Y lo hice por mi papá: no podía fallarle a la maratón que lleva su nombre en estos veinte años”, le confía Tinelli a Teleshow, siguiendo el debut de su equipo, Bolívar Voley, en la Liga Argentina, desde su palco en el estadio.

“Hace muchos años que no puedo correr esta distancia (10 kilómetros). Tengo la rodilla muy mal. Me infiltré. Sabía que podía llegar al kilómetro cinco, seis; después no iba a poder. En el kilómetro siete se me endureció la rodilla: se me llenó de agua, se hinchó, era un bloque. Yo arrastraba las piernas. Y llegué con el corazón, con el alma. Y fundamentalmente,lo hice por el aliento de la gente, que me iba llevando: ‘Vamos, vamos que ya termina…’. Ya después eran 800 metros, 600, 500…”.

Exhausto, Tinelli termina la Maratón Dino Hugo Tinelli y busca los brazos de Guillermina Valdés. Entonces se fundirán un abrazo, se darán un beso: “Estoy fusilado de la rodilla”, le confiará el conductor. Es que no debería haberla corrido: se lo dijeron los médicos. “Pero no podía fallarle a mí papá…”, dijo él

Exhausto, Tinelli termina la Maratón Dino Hugo Tinelli y busca los brazos de Guillermina Valdés. Entonces se fundirán un abrazo, se darán un beso: “Estoy fusilado de la rodilla”, le confiará el conductor. Es que no debería haberla corrido: se lo dijeron los médicos. “Pero no podía fallarle a mí papá…”, dijo él

—Hablaste del desarraigo. ¿Algún día volverás a vivir en Bolívar? ¿Tal vez en tus últimos años?

—Puede ser… Yo no descarto nada en la vida: jamás pensaba en irme a Buenos Aires y de un día para otro lo hice. Bolívar me encanta: me conecta con mi familia, con mi sangre. Por eso, ¿nunca viviría en Bolívar? No… Por ahí algún día vuelvo. Este es mi origen. “Hecho en Bolívar”. Lo siento así. A mí la Provincia de Buenos Aires me motiva mucho. Tengo tres ciudades que me movilizan mucho. Bolívar, donde nací. Después Mar del Plata, donde iba con mis viejos: tengo una foto a mis tres años con el Edificio Havanna atrás, que lo estaban construyendo. Y Necochea. Cuando conozco a Guillermina (Valdés), hace seis años, ella me lleva a Necochea. Es la mezcla justa entre Mar del Plata y Bolívar: tiene el pueblo y la playa. Me siento muy feliz ahí.

Es inevitable: te tengo que preguntar de política. Porque hablás de la Provincia. Y venís de dar un discurso político al terminar la maratón, donde dijiste que todo lo que se hizo en Bolívar, lo que hiciste, se puede replicar en Buenos Aires y en el resto del país.

—¿En serio? ¿Te pareció un discurso? No lo quise llevar para ese lado. Digo cosas que siento: está bueno soñar, tener esperanzas. Y está bueno poder estar haciéndolo desde la absoluta verdad y desde los hechos concretos. Porque esto se ve (en Bolívar): desde hace 20 años lo venimos haciendo. Siempre dije que no lo descarto (hacer política). Tal vez será un momento para cuando deje un poco mi carrera profesional. Me gusta mucho el servir, estar al servicio del otro, el hacer cosas para mejorarle la calidad de vida a la gente. Entonces, no puedo descartar algo que por ahí haga el día de mañana. Pero no sé cuándo: yo no tengo los tiempos electorales, de que haya una elección en tal fecha. Yo digo que lo voy a hacer. Cada vez me gusta más, me meto más a ver las cosas que están pasando. Me siento un hombre de la Provincia. Con nuestra fundación colaboramos con hogares de villa Puerta de Hierro (en La Matanza), en José C. Paz, en Itatí. Piso la Provincia y siento que es mi casa. Así que no puedo decirte que no… Pero no sé si es hoy.

—¿Y la reunión con María Eugenia Vidal de hace unos días?

—Con María Eugenia tengo una relación de muchos años, de cuando ella estaba en la Ciudad, en Acción Social con Mauricio (Macri), y teníamos la mejor con ella. E hicimos muchas cosas en la Ciudad; también con Horacio (Rodríguez Larreta). Desde esos años vengo con ella. Y me encanta charlar con ella de todo lo que es la Provincia. Y te puedo asegurar que cada charla nuestra son de tres horas hablando de cómo funciona la Provincia, y cómo la veo yo. Yo también la consulto sobre lo que estamos haciendo acá, en Bolívar, y cómo lo ve ella. Siempre tenemos un día y vuelta muy bueno.

Voy a hacer política, pero no sé cuándo: yo no tengo los tiempos electorales

—¿Hablamos de televisión? Viene subiendo el rating de ShowMatch: el viernes hubo un empate técnico con La Voz Argentina.

—Sí, y ese día también tuvimos picos más altos. El programa se asentó mucho en todo este tiempo. Es difícil competir cuando hay programas muy fuertes y muy buenos, como La Voz Argentina y 100 días para enamorarse. Nosotros arrancamos de un rating muy bajo, ellos arrancan de un rating muy alto, y eso complica muchas veces. Pero nosotros somos guerreros de la tele. Quiero ganar, por supuesto. No soy hipócrita y digo: “No, a mí no me importa ganar o perder”. ¿La verdad? Quiero ganar. Y si perdemos, vamos a tratar de buscar (ganar) en el otro programa… La suerte es que todos los días tenemos revancha, para bien y para mal, eh. Ganás, y al otro día tenés que salir a defender a el título. Trabajamos para eso.

Además, la del rating es una batalla que te gusta dar.

—Me encanta. Pero ya han pasado… Yo he tenido muchas, en 30 años de tele. Un día terminás cuarto, otro día segundo, al otro primero. Yo no soy de hablar mucho de rating, no me gusta. Y hemos ganado muchos años, y fuimos líderes… Y este año también hemos ganado. Me parece muy infantil hablar de rating solamente cuando ganás. Para la industria, está bueno que le vaya bien a todos, aunque siempre a uno le irá mejor que al otro. Pero a mí me encanta que le vaya bien a la ficción nacional, también al entretenimiento. Tengo esa concepción. Tratamos de hacer el mejor programa. Y que le guste a la gente. Y si hay una competencia, está muy bueno: nos pone la vara más alta, nos hace ser mejores, y muchas veces nos inspira para un montón de cosas.

Tinelli, en Bolívar

Tinelli, en Bolívar

Por cómo es el Bailando, y por tu modo de conducir, pasa como en el fútbol: el equipo se va armando con el correr de los partidos.

—Totalmente. Y vos pensá que este año tuvimos un problema muy grande: arrancamos muy tarde. El Bailando se va construyendo, y una cosa es arrancar en mayo: ahora deberíamos estar en el mes de junio, y estamos en noviembre…

Pero terminás en diciembre.

—Sí, el 20.

¿Y cuándo volvés?

—Por ahí arrancamos antes: nuestra idea es empezar en abril. Nos estamos preparando para eso. Estamos muy contentos con la productora, con LaFlia. Tenemos firmado otro programa con Canal 13. Y quiero volver a producir ficción el año que viene: tengo un par de ideas. Así como en el 2000 empezamos con Okupas, y también hicimos otro tipo de programas como Todo x $2, tengo ganas de hacer otras cosas. Hay una idea que no la quiero decir hasta no firmarla.

—¿Pero un indicio? ¿Cómo sería?

No un mundo tan marginal, pero sí una historia muy argenta. Acabamos de contratar a Gustavo Marra, que es un muy buen productor de ficción. También está Nachito Lecouna. Estamos armando el equipo.

—No sería algo costumbrista.

—No, no. Vamos a hacer tres unitarios el año que viene. Y tengo ganas de exportar algún contenido: tenía ganas de hacer lo de Netflix, la historia de Ricky Martin, pero no sé si podrá dar.

—Sos hombre de fútbol. Público visitante en las finales entre Boca y River, ¿sí o no?

—Lo tienen que decidir los organismos de seguridad, más allá de los clubes. Si Argentina no está preparada para recibir público visitante en el clásico de Rosario y juegan a puertas cerradas en la cancha de Arsenal… Me parece que un Boca-River en la final de la Copa Libertadores tiene un alto riesgo. No es una cosa fácil. Si vos me decís en las condiciones actuales del país, te diría que hoy no.

—Se produjo algo confuso con Gustavo Yankelevich por la ausencia de Laurita Fernández en los Premios ACE. ¿Cómo lo viviste?

—Me sorprendió. Hablé yo personalmente con Gustavo y me dijo que no tenía ningún problema; al contrario. Me dijo que le hubiera gustado que Laurita hubiera estado. Y sí, está bien, me parece perfecto. Pero Laurita tenía un contrato con nosotros. ¡Ojalá hubiera podido ir! ¡A mí me hubiera encantado! Pero no la podía reemplazar de viernes a lunes; yo no tenía con quién reemplazarla. Ya sabía Laurita, ya sabía Gustavo. Entiendo que tenía el vestido preparado y todo, pero es como que yo dijera hoy: “Bueno, a mí me hubiera gustado que Laurita fuera jurado y cancele una función de Sugar“. No se puede eso. No se puede hacer. Y tiene un contrato con nosotros.

—Fue nada más que por un compromiso laboral.

—Sí. Yo a Gustavo lo adoro, lo amo, es mi maestro. Jamás podría estar enojado. Él me dice a mí que no está enojado conmigo. Y no veo el motivo de enojo: fue aclarado apenas él lo pidió. Yo no podría tener un conflicto con él. Es más: soy la persona que más manija le da a todas las obras que maneja Gustavo Yankelevich en la cartelera porteña.

Marcelo Tinelli, en su encuentro con Teleshow (Fotos: LaFlia / Negro Luengo)

Marcelo Tinelli, en su encuentro con Teleshow (Fotos: LaFlia / Negro Luengo)

—¿Te sentiste incómodo con la polémica?

—No, me sentí incómodo por tener que haber aclarado algo con una persona con la que ya había hablado y estaba todo bien. Acá no hay ninguna polémica en todo esto. Si está todo bien. Y a Gustavo lo amo. La sala del Hospital de Pediatría de acá se llama Romina Yan, como el estudio que yo tenía en Ideas del Sur. Fui a VivaRo, que me invitaron especialmente, y lloré como no lo hice en mi vida… No podría tener un conflicto con Gustavo, que me dio todo. Y si lo tomó mal, lo digo otra vez: “Te pido disculpas, no podía hacer otra cosa”.

Infobae

Noticias

LA EX SECRETARIA DE AMBIENTE ROMINA PICOLOTTI CONDENADA A DEVOLVER 7 MILLONES DE PESOS Y 3 AÑOS DE PRISION

Published

on

Luego de catorce años de proceso, y poco más de seis meses de juicio oral, la ex secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Néstor y Cristina Kirchner, Romina Picolotti, fue condenada a tres años de prisión por usar dinero del presupuesto para contratar a familiares y amigos, alquilar jets privados y pagar gastos personales.

El Tribunal Oral Federal 6, integrado por los jueces Sabrina Namer, Rodrigo Giménez Uriburu y Guillermo Costabel, consideró que la ex funcionaria -que ocupó la secretaría entre 2006 y 2008- es culpable del delito de defraudación en perjuicio de la administración pública.

El tribunal confirmó así la investigación que Clarín publicó en 2007, en la que se explicó cómo Picolotti remitía gran parte del presupuesto de la secretaría de Ambiente a la fundación paraestatal ArgenINTA, que funcionaba como una financiera privada y sólo tenía como tarea guardar ese dinero -sustrayéndolo a los controles habituales de la administración pública regular- para pagar con él las facturas de cualquier gasto que le fueran enviadas desde Ambiente, sin hesitar ni controlar si esos gastos tenían o no que ver con las tareas correspondientes a esa secretaría. Por ese servicio, ArgenINTA a su vez cobraba una comisión del 3% de los montos depositados en sus cuentas.

La maniobra -años después replicada por el ministerio de Planificación Federal de Julio De Vido a través de algunas universidades públicas, por ejemplo- ya venía siendo utilizada por algunas dependencias estatales para “agilizar” la ejecución presupuestaria. Pero libre de supervisiones y con fondos que se habían multiplicado con el pase de Ambiente a la órbita de la Jefatura de Gabinete, Picolotti llevó ese recurso a otra dimensión.

Hace dos semanas, en su alegato final, Luciani había acusado a Picolotti de haber realizado “gastos irracionales, escandalosos y burdos” que no tenían nada que ver con su desempeño oficial. “Hubo un manejo absolutamente irregular de parte de Picolotti de los fondos públicos. Fue un verdadero fraude en el ejercicio de la función pública. Se pagaron comidas o almuerzos casi diariamente sin justificación, se pagaron pasajes de avión para familiares y amigos que no tenían relación con la secretaria y costosos vuelos charters”, sostuvo el fiscal, que había pedido una pena de tres años y nueve meses de prisió n para la ex funcionaria, y la “devolución” al Estado de 6.941.170,50 pesos por sus gastos injustificados.

“La conducta de Picolotti distó muchísimo de los valores de integridad y ética que deben mantenerse en la administración pública, pero además constituyen un delito. Hubo un abuso discrecional del poder de administración, cuando la funcionaria tenía el deber de cuidar el patrimonio público”, consideró Luciani, quien destacó además el trabajo de su colega Guillermo Marijuan durante la instrucción del caso, y el de la jueza de instrucción María Servini.

La cobertura mediática del caso encontró especialmente ofensivas las facturas de comidas diarias de la secretaria y sus amigos -decenas de los cuales había contratado-, regalos de cumpleaños para los amigos de sus hijos y otras excentricidades extremas, pero no son esos los gastos más altos ni ofensivos para el erario público. En cambio, fueron más perniciosos el alquiler de edificios que no se usaban, la reiterada compra de pasajes de avión para su familia y el círculo de allegados con destino a Córdoba -para asistir al casamiento de uno de ellos, en una ocasión- y la contratación de aviones privados para trasladar al Picolotti a distintos lugares del país en los que tenía actividades públicas, luego de las cuales se hacía llevar hasta su Córdoba natal. Esos pagos fueron escrupulosamente enumerados en el requerimiento de elevación a juicio oral con que el fiscal Guillermo Marijuan cerró la instrucción de la causa.

La audiencia de este lunes fue dividida en dos partes: la primera comenzó pocos minutos después de las 8, con la respuesta del fiscal Luciani a los pedidos de nulidad y otras objeciones que había presentado el defensor de Picolotti, Felipe Trucco. En su alegato final, el abogado también reclamó la absolución de la ex funcionaria por la “duración irrazonable del proceso”: un clásico de los acusados por corrupción, que primero generan las demoras durante la instrucción de la causa y luego buscan ampararse en ellas para evitar una condena. También pidió la anulación de la declaración indagatoria realizada por Picolotti en 2011, y el requerimiento de la elevación a juicio de Marijuan, entre otra media docena de pedidos puntuales con objeciones procesales.

Luciani recordó que Picolotti ya había pedido detener el juicio por el plazo razonable dos veces desde que la causa está en manos del TOF 6, que ambos fueron rechazados y ese rechazo fue confirmado por la Cámara Federal de Casación Penal. También respondió las otras objeciones de Trucco.

Antes de cerrar la primera parte de la audiemcia, Picolotti pronunció sus últimas palabras: “Es evidente que yo no he cometido delito alguno. Pretender lo contrario es faltar a la verdad. Aquí no hay pruebas. No hubo ni una pericia caligráfica ni una contable. Han transcurrido 14 años: estos son los hechos, no los dichos en los diarios ni en los medios. Lo único que solicito a este tribunal es que se aplique el derecho de manera imparcial, porque sé que eso conduce a mi absolución”, afirmó.

El TOF 6 reabrió el zoom a las 16, para formular su sentencia. Luego de que se conozcan sus fundamentos, la ex funcionaria podrá apelarla ante la Cámara Federal de Casación Penal.

Continue Reading

Politica

EL GOBIERNO PRESENTÓ “REGISTRADAS”, EL PLAN PARA REDUCIR LA INFORMALIDAD DEL PERSONAL DOMÉSTICO

Published

on

Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de Mujeres, Género y Diversidad, y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, acompañadas por el ministro Claudio Moroni y el presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker, anunciaron el Programa “Registradas” (Recuperación Económica, Generación de Empleo e Inclusión Social), que promueve la reducción de la informalidad en el sector de las trabajadoras de casas particulares y garantiza su acceso y permanencia a un empleo registrado.

Por la implementación de este programa, el Estado nacional paga una parte del sueldo de la trabajadora durante 6 meses, mientras la parte empleadora debe registrarla y pagar sus aportes, contribuciones, ART y el porcentaje del sueldo restante.

Además, se abre una cuenta sueldo gratuita a nombre de la trabajadora en el Banco Nación y allí se transfiere el sueldo, detallaron.

La primera en explicar los alcances del programa, fue Gómez Alcorta: “La bancarización no solo va a permitir una mejor fiscalización sino también que puedan acceder las trabajadoras a más beneficios y a una mejor participación económica que la que tienen actualmente”.

Agregó: “Esta medida es importante porque apuntala a un sector de la población que hasta ahora no tenía incentivos para la formalización y para la contratación, por eso entendemos que es una medida progresiva. También estamos contribuyendo al alivio del bolsillo de muchísimas familias en el contexto de la pandemia”.

Acto seguido, la titular de la AFIP explicó que esta inciativa está dispuesta en el marco de la batería de medidas del Gobierno para morigerar los efectos de la pandemia en las economías familiares: “Esta es una medida de política de ingresos que se articula con todo un conjunto de decisiones que ha venido asumiendo el gobierno nacional, como el aumento del salario mínimo, la suba a 175.000 pesos del umbral por el cual no se paga impuesto a las ganancias, la exitosa colocación del crédito a tasa 0 para monotributistas. Por eso es una política de formalización y de bancarización”.

Del Pont explicó que “una vez que se tenga un mes de recibo de sueldo, el Banco Nación le va a dar a la empleada o empleado una tarjeta de crédito que va a tener un límite de crédito que se va a asimilar a lo que es un salario mínimo, vital y móvil, por eso va a tener un límite de hasta 32.000 pesos”.

Y concluyó: “Esto es parte de un conjunto de medidas que está tomando todos los días el gobierno nacional, desde el principio de la gestión para generar una mejor distribución del ingreso y mayor equidad”.

FUENTE PAGINA 12

FOTO TAPA RADIO SUQUIA

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Noticias

UN EX MINISTRO DE NESTOR KIRCHNER EN LA CORTE. QUIEN ES HORACIO ROSATTI…

Published

on

Antes de llegar a la Corte, Rosatti fue dirigente del peronismo en Santa Fe, su provincia. Fue el segundo ministro de Justicia de Néstor Kirchner. Asumió ese cargo el 26 de julio de 2004, en reemplazo de Gustavo Beliz, y renunció cuando estaba apunto de cumplir un año al frente del ministerio. No aceptó ser candidato a diputado por Santa Fe y se fue peleado con el entonces presidente. Además, denunció irregularidades en la construcción de cárceles. “No cerraban los precios”, dijo. En aquellos tiempos, el jefe de gabinete de Kirchner era Alberto Fernández. Rosatti también fue procurador del Tesoro, convencional constituyente e intendente de Santa Fe.

En 2017, en tanto, Rosatti adhirió al fallo en el que se decidió que los nuevos jueces ingresantes al Poder Judicial tengan que pagar el Impuesto a las Ganancias, como el resto de la ciudadanía. En 2019, fue parte de la mayoría que prohibió la re-reelección de los gobernadores Sergio Casas y Alberto Weretilneck, de La Rioja y Río Negro.

Ya durante el gobierno de Alberto Fernández, quien fue su jefe de gabinete en su etapa como ministro de Justicia de Kirchner, Rosatti firmó fallos en contra del ex vicepresidente Amado Boudou, al confirmar la condena en el caso Ciccone, y otro contra la dirigente social Milagro Sala, que se encuentra con prisión domiciliaria desde 2016. Este año, en tanto, adhirió a la sentencia en la que se autorizó a la Ciudad de Buenos Aires a decidir sobre la presencialidad en el dictado de clases.

Especialmente en el caso de Sala, el Presidente consideró el fallo como un desafío a su autoridad, mientras la propia dirigente Tupac Amaru declaraba que “pareciera que gobierna la Corte Suprema” y que el gobierno de Fernández se ha mostrado “un poco blandengue”.

Cristina, en tanto, sigue sin perdonarle su salida del gobierno de Kirchner y ha sido crítica de su designación, como la de Rosenkrantz, durante el gobierno de Macri. El enojo de la vicepresidenta con la Corte no es nuevo y se ha repetido especialmente en una dura carta que difundió a finales del año pasado, en la que acusó al máximo tribunal de “encabezar y dirigir el proceso de Lawfare” en su contra.

“Esa articulación mediática-judicial para perseguir y encarcelar opositores, se desplegó en nuestro país con toda su intensidad desde la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia de la Nación y, lo que es peor: aún continúa”, fue, textual, el cuestionamiento de CFK hacia los jueces.

Fuera de la actividad política o jurídica, Rosatti también cuenta con un extenso CV académico. Se desempeñó como docente de grado y de posgrado en varias casas de estudios en la Argentina, entre las que se destacan la Universidad Nacional del Litoral, la Universidad Austral, la Universidad Nacional de Rosario y Universidad Católica de Santa Fe.

Asimismo, ejerció como decano de la Facultad de Derecho en la sede santafesina de la UCA entre 1999 y 2002. Es doctorado en Ciencias Jurídicas y Sociales y Magíster en Evaluación de Impacto y Gestión Ambiental y, además,  autor de decenas de libros sobre derecho. También recibió el Premio Konex de Platino en Derecho Constitucional.  La Nacion.

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Más Vistas