Connect with us

Internacional

Más de 100.000 familias indígenas de Colombia piden protección ante el coronavirus

Avatar

Published

on

La falta de agua potable y la desnutrición hacen más vulnerables a casi dos millones de indígenas. Hay dos casos de Covid-19 en la frontera colombo-venezolana
Indígenas del pueblo nukak se adentran en la selva por temor a la COVID-19KELLY PEÑA

En 1988 el pueblo indígena nukak, del sudeste de Colombia, tuvo su primer contacto con foráneos y, como consecuencia, una gripe devastó al menos a la mitad de su población. Para esa época, los sobrevivientes de este pueblo de cazadores y recolectores fueron empujados por colonos y grupos armados que se adueñaron de su selva y los obligaron a huir y asentarse por años en la ciudad de San José del Guaviare. Las noticias de una pandemia inédita que avanzaba rápidamente les trajo reminiscencias de ese pasado trágico y antes de que las autoridades civiles de Colombia cerraran fronteras o decidieran la cuarentena, varios de ellos se adentraron de nuevo en la selva para aislarse temporalmente. “El 18 de marzo, en una decisión autónoma, reunieron a las autoridades del departamento, y notificaron la decisión. Pero no es un retorno a sus territorios ancestrales, sino un aislamiento en sus resguardos que es de unas 980.000 hectáreas”, explicó Sandra Pérez Gómez, de la Confluencia de Mujeres para la Acción Pública del Guaviare, que ha acompañado a estas comunidades. Les dieron algunas herramientas y medicamentos y se adentraron en lo que les queda de bosque.

Esa ha sido solo una de las alternativas de los pueblos indígenas de Colombia ante el temor de contagiarse del coronavirus. Algo que, en palabras de las autoridades indígenas de Colombia, significaría su exterminio. “Nuestros pueblos no tienen agua potable, están subalimentados, con altos niveles de desinformación y dificultades de acceso a centros de salud”, diagnostica Armando Wooriyu Valenzuela, secretario de la Alta Instancia de Pueblos Étnicos para la Paz. La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) calcula que el riesgo de la pandemia se cierne sobre 115.000 familias indígenas, cerca de 1.905.000 personas en todo Colombia.

Los riesgos varían dependiendo de la región pero llegan a todos. La primera alerta se dio en Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela, donde según el Ministerio de Salud hay dos indígenas de la etnia yukpa, que fueron confirmados con Covid-19. Según la autoridad nacional de salud, uno de ellos falleció, pero en la ciudad la información es confusa y se habla de un solo contagiado que sería un colono venezolano que vive entre los indígenas. Aunque la alcaldía se propone controlar la propagación, los yukpas tienen una cultura seminómada, lo que dificulta cualquier cuarentena. Los yukpas (colombianos y venezolanos) se encuentran en estado de indigencia hasta en 15 ciudades de Colombia, pero en el caso de los venezolanos además vienen y van. Y aunque el Gobierno colombiano cerró sus fronteras como parte de sus medidas para frenar la pandemia, abundan los cruces informales conocidos como trochas.

En ciudades capitales como Bogotá o Medellín, está el mayor peligro para los indígenas que viven en la indigencia. Desplazados por el conflicto armado, muchos mendigan o viven de la venta de artesanías. Pero sin clientes en las calles están pasando hambre y durmiendo apiñados en aceras. El miércoles, 500 familias de la comunidad embera fueron desalojados por dueños de hoteles al paso por no tener con qué pagar por una habitación. De acuerdo con la Onic, esto ocurre también en ciudades como Barranquilla o Cali y pueden convertirse en una bomba de tiempo. Las fronteras y la pobreza son otra de las preocupaciones. “Tenemos un caso dramático y es el de los indígenas pairobas en Puerto Carreño (Vichada), frontera con Venezuela, donde unas mil personas de esta comunidad indígena obtiene la comida de los basureros”, dice Wooriyu para señalar que la respuesta del Gobierno tiene que ser desde la seguridad alimentaria además del agua.

Hasta ahora, los indígenas se protegen con barricadas para evitar el ingreso de foráneos que puedan contagiarlos. Lo hace la Guardia Indígena del Cauca, en el suroeste del país, pero también la etnia wayú en La Guajira, norte de Colombia, donde también salen a las carreteras a protestar por la falta de agua potable. En esa región, que ha recibido el impacto de la migración, preocupa el estado de los hospitales. De acuerdo con Valenzuela, hay cinco para atender a toda la población de wayú que es de medio millón de personas, además de los migrantes.

Las peticiones al Gobierno de Iván Duque van desde la toma urgente de muestras de confirmación en comunidades que presentan altos índices de infecciones respiratorias, agua potable y alimentación hasta las labores de prevención en las lenguas de los indígenas. “El Ministerio de Defensa puso a disposición sus emisoras para que podamos dar información de prevención pero necesitamos que el presidente Iván Duque a través del Ministerio de Telecomunicaciones nos ayude a producir piezas en los 90 idiomas de las comunidades”, agregó Wooriyu, que habla en nombre de las más de 100.000 familias indígenas que temen al coronavirus.

https://elpais.com/

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Fallece por coronavirus el médico del CSKA a los 44 años

Avatar

Published

on

Roman Abzhelilov se encontraba hospitalizado desde primeros de mayo

La Euroliga y más concretamente el CSKA está de luto después del fallecimiento de Roman Abzhelilov, médico del conjunto ruso, debido a complicaciones derivadas del COVID-19, por el que estaba hospitalizado desde primeros de mayo. Tenía 44 años y deja mujer y dos hijos.

“Hoy ha fallecido nuestro amigo el brillante doctor Roman Abzhelilov. Su cuerpo luchó desesperadamente, pero no pudo superar las complicaciones causadas por una infección de coronavirus. Descansa en paz, amigo”, decía el mensaje del CSKA en las redes sociales. “Nuestras más profundas condolencias a la familia y amigos del ejército y a todos los que Roman ayudó a superar sus problemas de salud. Era una maravillosa persona y es una gran pérdida para todos nosotros”, finalizaba el mensaje que animaba a ayudar económicamente a la familia.

El fallecimiento del médico no hace más que restar ánimos al conjunto moscovita, que ya era reticente a reanudar la competición. Su presidente Andrei Vatutin ya había advertido que era partidario de pensar en la próxima temporada antes que volver en esta.

FUENTE : DIARIO MARCA

Continue Reading

Internacional

El FBI reveló la identidad del “tercer hombre”, uno de los secretos de la investigación sobre los ataques del 11 de septiembre

Avatar

Published

on

Un documento judicial divulgó el nombre de un funcionario de Arabia Saudita que está señalado por su presunta ayuda a los terroristas de Al Qaeda

El ataque a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001El ataque a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001

La identidad de un funcionario de Arabia Saudita sospechoso de apoyar a los terroristas de Al-Qaeda responsables de los atentados del 11 de septiembre fue revelada en un documento judicial enviado por el FBI, lo que aviva los reclamos de los familiares de las víctimas que buscan investigar la responsabilidad de la monarquía sunita.

El archivo, presentado en abril y hecho público en los últimos días, censura en cinco oportunidades el nombre de Mussaed Ahmed al-Jarrah, quien trabajaba en la embajada de Arabia Saudita en Washington DC cuando ocurrieron los ataques terroristas del 2001, pero en un aparente descuido no fue tachado en una sexta mención. Cuando el hecho, notado por Yahoo News, fue consultado a las autoridades, el Departamento de Justicia notificó a la corte para retirar el documento.

Recién en la última década se confirmó que Estados Unidos investigaba un posible vínculo o complicidad de Arabia Saudita en el ataque. En ese marco, se trabajaba sobre el rol de dos sujetos: Fahad al-Thumairy, un clérigo radical y funcionario saudita que trabajaba en Los Ángeles; y Omar al-Bayoumi, un presunto agente que dio asistencia a dos terroristas de Al Qaeda, al darles alojamiento y dinero un año antes del operativo, también en Los Ángeles. Si bien Riad siempre ha negado cualquier vínculo con el ataque, un documento del FBI señala que ambos personajes tenían la orden de asistirlos, así como una tercera persona cuya identidad era desconocida, hasta ahora.

Fahad al Thumairy y Omar al-BayoumiFahad al Thumairy y Omar al-Bayoumi

Por ello, los abogados de los familiares de las víctimas, que reclaman investigar la supuesta complicidad saudita, se referían al sujeto como “el tercer hombre”. Ellos sí conocían su identidad, tras elevar el pedido a Donald Trump el último 11 de septiembre, pero la información les fue revelada por la vía judicial y bajo estricta condición de confidencialidad, lo que no permitía presionar públicamente por la pista. “Esta es una gigante metida de pata. Demuestra que hubo un gran encubrimiento del rol de los sauditas”, consideró Brett Eagleson, vocero de las familias, en declaraciones a Yahoo.

Poco se sabe de las funciones de Al-Jarrah. Según fuentes diplomáticas consultadas por el portal, reportaba al embajador saudita y se dedicaba a la supervisión de actividades del Ministerio de Asuntos Islámicos en las mezquitas y centros islámicos apoyados por Arabia. Luego fue trasladado a las misiones diplomáticas en Malasia y Marruecos.

(Embajada saudita en Washington DC)

Sin embargo, se desconoce qué evidencias maneja el FBI sobre el accionar del ex funcionario y qué tan sólidas son. El documento en cuestión señala que la sospecha de que Al-Jarrah “encargó” a los otros dos sujetos que asistan a los terroristas es una teoría en desarrollo y no una conclusión definitiva.

No obstante, una declaración de una ex agente del FBI señala que la agencia sospechaba que Al-Jarrah estaba “apoyando” y “manteniendo” a estas personas durante la investigación.

Arabia Saudita, socio de EEUU e importante aliado de Washington en Medio Oriente, ha negado sistemáticamente toda participación oficial en los ataques contra el World Trade Center de la ciudad de Nueva York y el Pentágono, que dejaron casi 3 mil muertos.

FOTO TAPA : BBV , COM

 

FUENTE : INFOBAE

Continue Reading

Internacional

Fuerte denuncia de una enfermera en Nueva York: “Están asesinando a los pacientes de coronavirus, a nadie le importa porque son de minorías”

Avatar

Published

on

Nicole Sirotek relató que varios enfermos de COVID-19 están muriendo no por complicaciones de la enfermedad, sino por tratamientos incorrectos y presunta negligencia

“Ya no sé qué hacer”. Una enfermera estadounidense grabó un desesperado relato sobre la situación que enfrenta cada día en un hospital de Nueva York, uno de los focos mundiales de la pandemia de coronavirus, ante las muertes que, según denuncia, no solo son por el virus, sino por falta de tratamiento e incluso por negligencia, especialmente con los pacientes afroamericanos.

“Sé que no todo el mundo va a sobrevivir, no soy tan inocente. Sé que vamos a tener muchas víctimas. Pero esta gente no está muriendo por coronavirus (…) Te estoy diciendo literalmente que están asesinando a estas personas. Y nadie me escucha”, aseguró Nicole Sirotek, quien trabajó hasta hace pocos días en el hospital Elmhurst, de Queens, una de las zonas más afectadas de la metrópoli.

Sirotek, en un video de 24 minutos, detalló varios ejemplos que aseguró haber presenciado en los que se aplicaron tratamientos que acabaron matando a los pacientes, como intubaciones incorrectas o desfibrilaciones en momentos no apropiados. “Vi a un anestesista colocar un tubo ET y romper su esófago y el tipo se asfixió hasta morir con su propia sangre. El coronavirus no colocó ese tubo incorrectamente”, indicó. Además, afirma que ha reclamado por la situación, pero sus quejas no han sido escuchadas.

“Ni siquiera a las organizaciones de apoyo les importa una mierda esta gente. Literalmente, las vidas de los negros no importan aquí. Y, quiero decir, es bastante triste que alguien que es blanca y vive a cientos de kilómetros de esta ciudad le importe más esta gente que a los de esta ciudad”, expresó Sirotek, enfermera de Nevada que se trasladó para ayudar ante la crisis.

Paramédicos subiendo a un paciente a una ambulancia afuera del Elmhurst Hospital Center, durante la pandemia del COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en el distrito de Queens  (Reuters)Paramédicos subiendo a un paciente a una ambulancia afuera del Elmhurst Hospital Center, durante la pandemia del COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en el distrito de Queens (Reuters)

“A nadie le importa porque todos son minorías y nosotros estamos en el maldito ‘barrio’. Y eso no está bien. Crecí muy pobre y sé lo que es ser completamente olvidado y que nadie te defienda”, lamentó. En Queens, una desproporcionada cantidad de los contagiados son afroamericanos y latinos, en su mayoría trabajadores esenciales que no tenían opción de quedarse en sus casas.

Sirotek, quien trabaja como enfermera desde hace una década, incluso trazó una comparación con el Holocausto. “La única manera de poner esto en contexto para todos es, y esto va a ser una especie de ejemplo extremo, esto es realmente lo único que se me ocurre. Es como si estuviéramos en la Alemania Nazi, y ellos llevaran a los judíos para ponerlos en una cámara de gas, yo soy el que dice ‘oye, esto no es bueno’. No deberíamos hacer esto”.

En ese sentido, también criticó los intentos de comprensión que recibe, ya que los consideró insuficientes. “Entonces todos me dicen, ‘aguanta, estás haciendo un gran trabajo. No puedes salvar a todo el mundo. Eres increíble. Eres una gran enfermera’. Chicos, sé que soy una maldita gran enfermera. Sé que voy allí y le doy el 500% todos los días. Sé que no estoy siendo negligente. Vale, lo sé, joder. Lo que necesito es que alguien me ayude a salvar a esta gente de ser asesinada. De una negligencia grave y una completa mala gestión médica. Y nadie me está escuchando”, reclamó.

El video se viralizó este miércoles, fecha en la que Estados Unidos celebra el Día Nacional de la Enfermera.

El estado de Nueva York ha reportado más de 330 mil contagios y 25.436 muertes. Aunque las autoridades afirman que el sistema sanitario ha resistido, ya que el número de hospitalizados siempre estuvo debajo de la capacidad de camas, en varios hospitales la situación ha sido grave y los pacientes no siempre recibieron la atención necesaria.

Por el momento, las autoridades del hospital Elmhurst no han respondido sobre las acusaciones realizadas.

fuente ; INFOBAE

Continue Reading

Más Vistas