Connect with us

Salud

MÉDICOS DE MAR DEL PLATA PROBARON CON ÉXITO UN NUEVO TRATAMIENTO EN PACIENTES GRAVES DE COVID-19

Published

on

Un equipo liderado por el jefe de la UTI de la Clínica Colón, José Luis Santos, analiza el uso de diuréticos. Publicó un paper en Journal of Clinical Medicine. Los detalles de la nueva perspectiva.

Mientras el COVID-19 avanza incesante por el mundo con sus nuevas variantes, como Ómicron, expertos de Mar del Plata se propusieron una revolucionaria hipótesis científica para desenmascarar al virus a partir de la propia experiencia acumulada a lo largo de dos años de pandemia en las unidades de cuidados intensivos, UTI.

El grupo de médicos, liderados por el director de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de la Clínica Colón de la ciudad costera, José Luis Santos, estudia un cambio fundamental en el abordaje de los casos de COVID-19 graves. Se trata de la aplicación de un tratamiento con diuréticos que ha arrojado resultados reveladores y que podría implicar un revolucionario cambio de paradigma en las terapias contra el coronavirus.

El equipo científico argentino detectó que el SARS-CoV-2 en una etapa del avance sobre los pulmones del paciente genera un edema pulmonar que puede ser tratado con diuréticos. Este nuevo tratamiento fue aplicado como consecuencia de modificar el punto de vista sobre cómo actúa el coronavirus en el organismo y de cambiar la forma de tratar a los pacientes internados en UTI.

Al doctor Santos y a su equipo la pandemia los encontró trabajando desde el primer momento, atendiendo a cientos de pacientes infectados. Las cifras que la crisis sanitaria ha arrojado en Mar del Platas hasta hoy son dramáticas: Según los últimos datos oficiales murieron 2.704 personas y 85.045 dieron positivo.

Este tratamiento con base en Argentina recién comienza, ya que fue aplicado a sólo 20 pacientes, aunque con todo éxito y avanza en el camino de las terapéuticas accesibles.

”Nuestra hipótesis fue demostrar, a través de un cambio en el abordaje terapéutico con el uso de un simple diurético, que los pulmones no están inflamados, sino que tienen agua”, resumió el doctor Santos.

Para Santos y su equipo, algo “no cerraba” en la interpretación en torno de los cuadros de la infección pulmonar. En junio pasado, un paciente internado en la clínica desató la duda: “Tenía una neumonía de evolución muy rara. Prestamos atención a algunos datos llamativos, como el eje cardíaco, el diámetro de la vena cava superior que analizamos en conjunto con el Equipo de Imágenes; pensábamos que tenía una falla cardíaca, pero experimentados cardiólogos vieron el caso: El corazón estaba en perfecto estado. Dado que había evidencias de tomografías de edema pulmonar, se lo trató en consecuencia, como un edema de pulmón de origen incierto”.

El grupo de médicos está liderados por el director de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de la Clínica Colón de Mar del Plata, José Luis Santos El grupo de médicos está liderados por el director de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de la Clínica Colón de Mar del Plata, José Luis Santos

Estas observaciones agudas en el medio de la trinchera, los hizo a Santos y a su equipo darse cuenta de que estaban ante un nuevo enfoque terapéutico. De la investigación participaron especialistas de Terapia Intensiva, de Cardiología y de Imágenes de la Clínica Colón, con las pruebas de 20 pacientes. El paper fue publicado a comienzos de diciembre en la prestigiosa revisa “Journal of Clinical Medicine”, con sede en Suiza, con el título “Edema pulmonar en COVID-19 tratado con furosemida y el equilibrio de líquidos negativo (NEGBAL): un enfoque distinto y prometedor” (Pulmonary edema in COVID-19 treated with furosemide and negative fluid balance (NEGBAL): A different and promising approach).

Tras esas observaciones preliminares sobre los primeros pacientes, el objetivo fue “liberar el agua que provoca el edema con diuréticos y no con antiinflamatorios”, agregó Santos, lo que podría revolucionar el enfoque global para tratar a las personas con COVID-19 grave y marcar un antes y un después en la historia de la pandemia por SARS-CoV-2.

“Para nosotros lo que predomina en el COVID grave no es neumonía, sino un subsecuente edema”, subrayó convencido el doctor Santos y aclaró: “Si bien es correcto que en los primeros días hay inflamación, a posteriori y en una segunda fase, planteamos que surge edema pulmonar. Por tanto, los pacientes terminan complicándose a causa de la retención excesiva de líquidos, no por la inflamación inicial”.

Así, la investigación del equipo liderado por Santos puso a prueba su hipótesis en torno de la presencia de edema pulmonar en los pacientes graves y aplicó un “tratamiento diurético muy estricto a varios pacientes” con COVID-19 en grave estado, con distintos factores de riesgo, algunos que habían sido vacunados y otros no. “Vimos respuestas muy buenas en el 100% de los casos”, aseguró Santos a Infobae.

“Lo que planteamos a la comunidad científica, es que el COVID-19 quizás no sea un fenómeno únicamente inflamatorio, sino que son tres daños diferentes y sucesivos. Cuando aplicas el tratamiento en la segunda fase, el cuadro se revierte, los pacientes no empeoran la oxigenación, no requieren de respirador y no se mueren”, afirmó.

El estudio es alentador, aunque se encuentra aún con un talón de Aquiles: es escaso en cuanto al número de pacientes que aplicaron al ensayo. Pero a la vez la potencia y el valor de la investigación radica en que, realizada sobre las historias clínicas de los enfermos con el ojo avizor de los científicos, permite cambiar el paradigma sobre el comportamiento del COVID-19 en el organismo.

De la investigación participaron especialistas de Terapia Intensiva, de Cardiología y de Imágenes de la Clínica ColónDe la investigación participaron especialistas de Terapia Intensiva, de Cardiología y de Imágenes de la Clínica Colón

Es decir, los especialistas marplatenses detectaron que el virus SARS-CoV-2 no mata por su propia virulencia sino que ataca de manera indirecta, “secuestra” la enzima AC2 y esto provoca la inflamación en el pulmón y la acumulación de agua, es decir un edema pulmonar. Este es un cuadro muy típico visto en las UTI y la aplicación de la terapia con diuréticos provoca un antagonismo funcional.

En diálogo con Infobae, el doctor Santos, autor principal de la investigación, explicó: “En el COVID-19, el edema pulmonar se ha atribuido a una ‘tormenta de citocinas’. Sin embargo es conocido que el SARS-CoV-2 promueve el déficit de la enzima convertidora de Angiotensina 2, aumenta la Angiotensina 2, y esto provoca una sobrecarga de volumen (del pulmón). Nuestro informe se basa en pacientes con COVID-19 con evidencia de edema pulmonar y sobrecarga de volumen mostrado en las tomografías, a quienes se les estableció un tratamiento estándar con diurético (furosemida) guiado por objetivos”.

La originalidad del abordaje realizado por Santos y su equipo es que hasta hoy “los tratamientos sobre prevención y mortalidad por COVID-19 estuvieron focalizados en antivirales y antiinflamatorios”. Y los ensayos que se hicieron con esos fármacos “fracasaron casi todos”, subrayó.

En ese sentido, amplió: “El tratamiento del COVID-19 inicialmente fue enfocado como una neumonía viral, con un enfoque terapéutico similar a otras neumonías virales, que es un enfoque de antivirales y antiinflamatorios. En consecuencia la mortalidad por este virus ha sido altísima”.

“La particularidad de nuestra investigación se basa en que, observando las tomografías de estos pacientes con COVID-19 grave, empezamos a detectar características en las tomografías que nos hicieron pensar que, no sólo se trata de una neumonía, es decir de un proceso infeccioso, sino que también hay acumulación de líquidos. Eso se llama edema pulmonar, que tiene un tratamiento distinto del antiinflamatorio y antiviral. El tratamiento se hace con diuréticos”, resumió al señalar el punto central y más revelador de la investigación que lidera.

“La rareza de esta enfermedad es que ningún virus produce edema pulmonar, pero este si” (EFE/Juan Carlos Torrejón/Archivo)
“La rareza de esta enfermedad es que ningún virus produce edema pulmonar, pero este si” (EFE/Juan Carlos Torrejón/Archivo)

Santos resaltó que “la rareza de esta enfermedad es que ningún virus produce edema pulmonar, pero este si” por lo tanto genera que el COVID-19 tenga una “particularidad” y es que “arranca como una neumonía, pero después se transforma en un edema pulmonar”. En consecuencia el tratamiento, “cuando el paciente empeora, no es más antiinflamatorio y más antiviral sino darle tratamiento diurético”, resumió.

El equipo de Santos trató “a 20 pacientes con COVID-19 grave con esta hipótesis”, pero no quitando los medicamentos utilizados hasta ese momento, “es decir, los antivirales y antiinflamatorios” sino “agregando unos diuréticos, que es la droga furosemida”.

El experto admitió que “la sorpresa fue mayúscula porque pensábamos que iban a mejorar porque le íbamos a sacar ese componente de edema, pero nos encontramos con que la mejoría no fue discreta sino muy significativa. El tratamiento sirve en todos los COVID-19 que requieren oxígeno”, aseguró.

La satisfacción del equipo del doctor Santos fue mayúscula cuando notaron que “los pacientes rápidamente mejoraron la tomografía, la oxigenación y sobre todo mejoraron su falta de aire, a tal punto que dejaron a los pocos días de requerir el oxígeno y en pocos días más se pudieron ir a la casa”, aseguró.

El ensayo inicial dio como resultado que todos “mejoran la oxigenación” y aclaró que solamente 2 de los 20 pacientes fallecieron “pero a posteriori” y por otras causas: “uno por una infección y otro porque tuvo un infarto, era un paciente añoso”.

Pero la investigación de Santos y se equipo no se detuvo en los buenos resultados obtenidos en esos primeros pacientes sino que luego logró “encontrar por qué el coronavirus genera primero una neumonía y después un edema pulmonar”. Y lo explicó de esta manera: “En la primera etapa aparece la neumonía y en la segunda el edema pulmonar, que generalmente coincide con la segunda semana de evolución. ¿Por qué se genera el edema pulmonar? Porque el coronavirus para ingresar al cuerpo humano necesita de la unión con una proteína de nuestras células que tiene el nombre técnico ECA2, es la que le permite ingresar dentro de las células y, una vez que ingresa, esclaviza a esas células (y las obliga) a producir miles y miles de copias, finalmente las células se agotan y se mueren, se liberan todas esas copias de coronavirus y este se liga otra vez a esa proteína y vuelve a infectar otras células. Se empiezan a morir muchas células en el pulmón”.

“Los pacientes rápidamente mejoraron la tomografía, la oxigenación y sobre todo mejoraron su falta de aire, a tal punto que dejaron a los pocos días de requerir el oxígeno y en pocos días más se pudieron ir a la casa”, aseguró Santos (Getty Images)“Los pacientes rápidamente mejoraron la tomografía, la oxigenación y sobre todo mejoraron su falta de aire, a tal punto que dejaron a los pocos días de requerir el oxígeno y en pocos días más se pudieron ir a la casa”, aseguró Santos (Getty Images)

La ECA2, es la enzima convertidora de Angiotensina II, “tiene la función de evitar la acumulación de líquidos, pero cuando el coronavirus entra la destruye y si nuestro cuerpo pierde esa proteína que evita la acumulación de líquidos lo que va a suceder es justamente eso: la acumulación de líquidos, que es lo que le pasa a los pacientes con coronavirus”. explicó.

Entre los días 7 y 15 de la enfermedad, el paciente se llena de líquido en los pulmones “ahí es cuando aparece el edema de pulmón porque perdió la funcionalidad de esa proteína y la perdió porque el coronavirus la destruyó”.

“El coronavirus engaña a una proteína humana, que erróneamente reconoce a la proteína S del COVID-19, como si fuera humana. Quien sufre el engaño es la proteína ECA 2″, indicó el jefe de terapia intensiva de la Clínica Colón. “La ECA2 cae en la trampa, porque el virus le muestra la famosa Spike o proteína S, y calza justo con la arquitectura de la ECA2 y ésta le abre la puerta para que el coronavirus pueda ingresar dentro de la célula. Una vez que el coronavirus ingresa, utiliza la maquinaria celular para reproducir miles de copias de sí mismo, la célula se agota y muere”.

De esta forma, “se van muriendo muchísimas células y la persona se va enfermando. El sistema inmune reconoce que hay un invasor y actúa atacándolo. Ahí, supuestamente, aparece la tormenta de citoquinas y finalmente la supuesta neumonía”.

Los expertos encontraron que la ECA2, al destruirse, “produce una acumulación de agua en el organismo, fundamentalmente en los pulmones”. Allí estaba la punta del ovillo, la explicación a lo que Santos y su equipo creían vislumbrar.

FUENTE : INFOBAE

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Salud

REALIZAR EJERCICIO FÍSICO MEJORA LA SALUD CEREBRAL, SEGÚN NUEVOS HALLAZGOS CIENTÍFICOS

Published

on

La ciencia logró determinar, una vez más, que la actividad física brinda beneficios al organismo y el cerebro. Cuáles son los principales puntos positivos y cómo alcanzarlos.}

Bailar, correr, caminar y hasta pasear son solo algunos de los ejercicios físicos que pueden tener grandes efectos en la salud y, en especial, en el cerebro. Casi a diario se dan a conocer nuevos estudios que refuerzan la importancia que tiene la actividad física en el bienestar neuronal y la prevención de enfermedades neurodegenerativas, como son el Alzheimer o el Parkinson. Sin embargo, este comportamiento no beneficia solamente a los adultos mayores, sino que, además, los puntos positivos se extienden a todas las edades.

“El cuerpo de una persona de 20 años es intrínsecamente diferente del cuerpo de una persona de 70 años. Y de alguna manera, algo sobre el ejercicio puede generar un beneficio en todos estos contextos”, explicó Saul Villeda, neurocientífico que estudia cómo los factores en la sangre rejuvenecen el cerebro en la Universidad de California, en San Francisco. Asimismo, destacó que el impacto de la actividad física en el cerebro es amplio. Ya no solo se centra en la propia oxigenación, sino que, además, se evidencian mejoras en la regeneración de las neuronas, disminuye la inflamación y se optimiza la comunicación entre las neuronas.

Todos los ejercicios estimulan el cerebro y lo fortalecen aunque los especialistas recomiendan los de fuerza o los de resistencia (Getty) Todos los ejercicios estimulan el cerebro y lo fortalecen aunque los especialistas recomiendan los de fuerza o los de resistencia (Getty)

Alberto Cormillot (MN 24.518), médico nutricionista, explicó a Infobae que “en los últimos años se vio que, cuando avanza la edad, el hipocampo y la materia gris del área frontal se achican y ese achicamiento tiene que ver con la disminución de la memoria, la atención y el manejo de las habilidades cognitivas de las personas”. En cambio, “cuando la gente empieza a hacer actividad muscular segregan mioquinas, que son moléculas secretadas por las células musculares esqueléticas, que son favorables para estimular el crecimiento del cerebro y detener ese proceso de ‘achicamiento’”.

“Todos los ejercicios estimulan el cerebro y lo fortalecen, pero hay algunos que son especialmente buenos, como por ejemplo los ejercicios de fuerza o los de resistencia, donde el músculo tiene que luchar contra la resistencia, lo cual provoca cambios sustanciales en el lóbulo frontal. Dicho lóbulo frontal cumple la función de la toma de decisiones, tiene el juicio, pone límites, planifica cosas, y en el adulto mayor esa disminución hace que todos esos procesos se den de manera más lenta”, señaló el experto.

Para los mayores de 60 años ya se pone al ejercicio físico como una herramienta para mejorar tanto las aptitudes cerebrales como su correcto funcionamiento (Getty)Para los mayores de 60 años ya se pone al ejercicio físico como una herramienta para mejorar tanto las aptitudes cerebrales como su correcto funcionamiento (Getty)

En ese sentido, el especialista advirtió que “una de las mioquinas más importantes es el factor estimulante derivado del cerebro, que en español se llama factor neurotrófico derivado del cerebro”. “Es una proteína que entre otras cosas está producida por estar relacionada con el nivel de músculo que una persona tiene. Es un nivelador del ejercicio físico sobre el cerebro”, detalló.

Aquello que explicó Cormillot se confirma ante cada nuevo estudio. Antes, los expertos habían puesto al cerebro en un lugar de “dictador solitario”, es decir que solamente recibía la información que el enviaba al cuerpo y desde su lugar de privilegio, como es el cráneo, definía cómo se debía comportar el organismo. Ahora, los científicos lograron determinar “que el cerebro no es ese órgano unidireccional que domina el resto del cuerpo”. “Más bien, hay una interacción mutua entre estos sistemas”, resaltó Christoph Handschin, investigador muscular y profesor de farmacología en la Universidad de Basilea, en Suiza, en dialogo con NatGeo.

“Todavía estamos arañando la superficie, pero es muy emocionante que ahora podamos abordar algunos de los vínculos epidemiológicos observados durante mucho tiempo entre la actividad, la salud del cerebro, las enfermedades neurodegenerativas, la depresión y los trastornos del estado de ánimo, que hasta ahora no se han entendido en absoluto“, agregó el experto suizo.

“El cerebro no es ese órgano unidireccional que domina el resto del cuerpo” sino que se trata de “una interacción mutua”, resaltó Christoph Handschin (Getty Images)“El cerebro no es ese órgano unidireccional que domina el resto del cuerpo” sino que se trata de “una interacción mutua”, resaltó Christoph Handschin (Getty Images)

Según surge de un estudio realizado por la AARP (previamente conocida como American Association of Retired Persons), una organización norteamericana que se centra en las necesidades e intereses de las personas mayores de 50 años; y National Geographic, los mayores de 60 años ya ponen al ejercicio físico como una herramienta para mejorar tanto las aptitudes cerebrales como su correcto funcionamiento.

Denominada como “Second Half of Life (Segunda mitad de la vida)”, esta investigación evaluó, de forma online y telefónica, a más de 2500 adultos mayores, quienes se mostraron más predispuestos a la actividad física en comparación con las personas de entre 30 y 50 años. Siendo que los primeros también señalaron que, entre sus principales preocupaciones, se encuentra la salud de su cerebro.

La influencia del ejercicio físico en la salud cerebral

Los beneficios de la actividad física en el cerebro no son iguales para todas las edades, aseguraron los científicos. Mientras que en los chicos se aprecian mejoras en su rendimiento cognitivo, según se advierte en las pruebas de coeficiente intelectual, y el rendimiento académico; en los adultos mayores se mide en prevención de enfermedades y funcionamiento neuronal.

Los beneficios de la actividad física en el cerebro no son iguales para todas las edades, aseguraron los científicos (Getty) Los beneficios de la actividad física en el cerebro no son iguales para todas las edades, aseguraron los científicos (Getty)

Es más, para analizar cómo influye la actividad física en el funcionamiento del cerebro se realizaron estudio de imágenes que evidenciaron un crecimiento en el volumen del hipocampo, región cerebral que interviene en el aprendizaje y la memoria, en aquellos que presentan una mejor condición física, en relación con los “sedentarios”. Incluso en aquellos con afecciones cerebrales; tales como las primeras etapas del Alzheimer, la esquizofrenia o las lesiones cerebrales; realizar ejercicio impulsa mejoras en: el aprendizaje, la atención y la memoria, además de que colabora en las tareas de memoria espacial.

El objetivo final sería desarrollar un fármaco que pueda imitar los efectos del ejercicio en el cerebro”, aseguró la neurobióloga en la Universidad de Chicago, Constanza Cortés Rodríguez.

Décadas de estudio y un resultado prometedor

La relación entre la actividad física y el comportamiento del cerebro cuenta con décadas de estudio. Una de las primeras científicas en analizar esta relación fue Henriette van Praag, quien hace unos 25 años publicó estudios donde evaluó cómo se comportaban los ratones adultos que hacían ejercicio en la “rueda” en comparación con los sedentarios. Los resultados fueron determinantes: el ejercicio impulsa el nacimiento de nuevas neuronas (neurogénesis), mejora la memoria espacial y el aprendizaje , en el cerebro de ratones adultos. Esos cambios fueron acompañados de mejoras en la memoria espacial y el aprendizaje.

Bruce Spiegelman, en tanto, fue el protagonista de dos hallazgos. En 2002, el biólogo celular del Instituto del Cáncer Dana-Farber y la Escuela de Medicina de Harvard, descubrió que aumentar la cantidad de una proteína llamada PCG1-alfa, que regula el metabolismo del cuerpo activando y desactivando genes, fortalecía los músculos y les permitía una evolución similar a aquellos que sí realizaban actividad física.

Bruce Spiegelman descubrió que aumentar la cantidad de una proteína llamada PCG1-alfa, que regula el metabolismo del cuerpo activando y desactivando genes, fortalecía los músculos (Gettyimages)Bruce Spiegelman descubrió que aumentar la cantidad de una proteína llamada PCG1-alfa, que regula el metabolismo del cuerpo activando y desactivando genes, fortalecía los músculos (Gettyimages)

10 años más tarde, junto a su equipo, Spiegelman identificaron la irisina, una miocina que es liberada por el organismo cuando se realizan ejercicios musculares. Esta sustancia es la responsable de convertir la grasa blanca (que almacena calorías) en beige, que las quema. En 2013, una investigadora que trabajaba junto a Spiegelman, Christiane Wrann, logró determinar el “diálogo” que existe entre los músculos y el cerebro cuando el cuerpo realiza actividad física.

En esta “charla” es cuando, tras elevar los niveles de irisina, se eleva otra proteína, denominada como “factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF)”, el cual fomenta la salud y el crecimiento de las sinapsis y las neuronas, además de que las empuja a madurar y mejorar la plasticidad sináptica. En 2021, Wrann, que actualmente es neurocientífica en el Hospital General de Massachusetts y la Facultad de Medicina de Harvard, mostró que la irisina promueve estas habilidades cognitivas.

Pero eso no es todo, la científica y su equipo lograron determinar que la irisina también protege al cerebro de enfermedades neurodegenerativas. Wrann advirtió que esta sustancia podría ser la responsable de amortiguar la inflamación que provoca el inadecuado funcionamiento del sistema inmunitario del cerebro. Con lo cual, las células llamadas microglía y astrocitos dejan de cumplir su función y ya no reducen la infección cerebral o limpian los desechos después de una lesión, sino que las células permanecen activas después de que haya pasado el peligro y destruyen las conexiones entre las neuronas, para luego matar las propias células y, finalmente, provocar enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson.

La irisina también protege al cerebro de enfermedades neurodegenerativasLa irisina también protege al cerebro de enfermedades neurodegenerativas

“La irisina ciertamente es prometedora”, dijo Handschin a NatGeo. Al tiempo que señaló el futuro prometedor de esta sustancia y las chances de generar tratamientos para estas enfermedades. Aunque aclaró: “Queda por ver si esto funciona en pacientes humanos, especialmente teniendo en cuenta los datos sobre su efecto en el cerebro”.

Los puntos positivos son muchos, pero aún restan más. En lo que se refiere a la salud mental, la actividad física también ha demostrado beneficios. En palabras de Juli Fraga, psicóloga de San Francisco, “el ejercicio puede aliviar los síntomas de la ansiedad y la depresión de manera bastante significativa. Es tan beneficioso que los psicoterapeutas a menudo se lo recetan a sus pacientes, y algunos incluso ofrecen terapia de caminar y hablar”. “La depresión severa es la causa número uno de suicidio, y es especialmente prevalente entre los jóvenes”, afirmó, en tanto, Spiegelman, quien instó a que se avance en estudios sobre este aspecto, al cual calificó como “necesidad insatisfecha”.

Cuáles son los 5 “beneficios cerebrales” de la actividad física

“Entre otros beneficios, la actividad física tienen múltiples aportes para la salud cerebral. Es increíble ver cómo las personas que hacen actividad física están a lo largo de los años en comparación con los que no han realizado. Su edad biológica puede no corresponderse con su edad cronológica”, dijo a Infobae el doctor Roberto Peidró, director Instituto de Ciencias del Deporte de la Universidad Favaloro.

"Es increíble ver cómo las personas que hacen actividad física están a lo largo de los años en comparación con los que no han realizado”, dijo Roberto Peidró, director Instituto de Ciencias del Deporte de la Universidad Favaloro (Foto: Christin Klose/dpa)“Es increíble ver cómo las personas que hacen actividad física están a lo largo de los años en comparación con los que no han realizado”, dijo Roberto Peidró, director Instituto de Ciencias del Deporte de la Universidad Favaloro (Foto: Christin Klose/dpa)

En ese sentido, Peidró agregó: “Lo ideal es empezar por algunos movimientos, como caminar, subir la escalera, trotar. Es un gran desafío que las personas comiencen y sigan de manera constante. Es decir, que adhieran a la actividad física. Cada uno tiene que encontrar una actividad física que le guste, como nadar, andar en bicicleta, caminatas rápidas. Porque si no le gusta, puede aburrirse y abandonar. Después, se aconseja programar la actividad física para sostenerla y tener los beneficios. Lo importante es que el cuerpo esté en movimiento”. Cuáles son los 5 principales beneficios:

1. Convierte al cerebro en una fuente de placer: estimula sustancias químicas tales como la dopamina, la serotonina, los endocannabinoides y la norepinefrina, que le permiten al cerebro sentirse bien, según la Asociación Americana de Psicología. Estas hormonas gestionan el estrés, mejoran de la sensación de bienestar y la promoción de un interés activo en la vida.

Peidró: “Lo ideal es empezar por algunos movimientos, como caminar, subir la escalera, bailar o trotar" (Imagen de archivo. EFE/EPA/Marton Monus) Peidró: “Lo ideal es empezar por algunos movimientos, como caminar, subir la escalera, bailar o trotar” (Imagen de archivo. EFE/EPA/Marton Monus)

2. Estimula la neurogénesis: para la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el ejercicio físico estimula la neurogénesis (formación de nuevas neuronas). Un estudio realizado en el Hospital General de Massachusetts en Boston, Estados Unidos, los médicos experimentaron con ratas de laboratorio para ver si la medicina podía encender la neurogénesis. Aunque podía hacerlo, las neuronas morían antes de que tuvieran algún potencial. Pero cuando se sometió a las ratas a cursos de ejercicios, no sólo se produjo la neurogénesis, sino que las neuronas estaban lo suficientemente sanas y fuertes como para perdurar.

3. Mejora la memoria y el aprendizaje: el hipocampo es una zona del cerebro que sigue creando nuevas neuronas a lo largo de la vida del ser humano, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos; y es fundamental para el aprendizaje y la formación de la memoria. Múltiples estudios han demostrado que los adultos que hacen ejercicio rinden más en tareas de memoria, aprendizaje y toma de decisiones.

4. Aumenta el grosor de la corteza cerebral: se trata de la cubierta exterior de la parte más grande del cerebro y está asociada a los patrones de pensamiento consciente de alto nivel, incluyendo la emoción, la evaluación, el razonamiento y el lenguaje. Y según expertos de la Universidad Johns Hopkins, el ejercicio puede engrosar la corteza cerebral gracias a la toma continua de decisiones en fracciones de segundo.

5. Mejora la neuroplasticidad: desde el nacimiento, el cerebro es maleable, capaz de cambiar tanto física como funcionalmente en respuesta a eventos como el aprendizaje, nuevos entornos, lesiones y enfermedades. Cuanto mayor sea la neuroplasticidad, mejor se podrá adaptar el cerebro a los acontecimientos de la vida, desde la adquisición de nuevas habilidades laborales hasta el reaprendizaje de la marcha tras un accidente.

Cuanto mayor sea la neuroplasticidad, mejor se podrá adaptar el cerebro a los acontecimientos de la vida (Getty)Cuanto mayor sea la neuroplasticidad, mejor se podrá adaptar el cerebro a los acontecimientos de la vida (Getty)

11 consejos para mejorar los circuitos neuronales

Once consejos sencillos para poder alcanzar los beneficios demostrados en distintos estudios científicos:

1- Usar la mano opuesta: cuando una persona usa su mano más fuerte solo se activa un lado de su cerebro, pero al usar la opuesta puede ayudar al cerebro a integrar sus dos hemisferios y desarrollar nuevas vías y conexiones neuronales.

2- Aromaterapia como estimulante cerebral: la aromaterapia puede ser una forma poderosa de reiniciar el cerebro y mejorar su funcionamiento.

3- Hacer actividad física: treinta minutos diarios de ejercicio moderado aumentan la producción de nuevas sinapsis (la unión entre dos células nerviosas) en el cerebro y los estudios demostraron que el ejercicio cardiovascular regular que eleva el ritmo cardíaco es una de las mejores maneras de fomentar la neuroplasticidad en el cerebro. Levantar peso también puede mejorar la memoria, según un estudio realizado en 2019 y publicado en el Journal of Applied Physiology, además de mejorar la capacidad de pensar y reducir, o incluso revertir, aspectos de la pérdida de memoria relacionada con la edad.

Correr o caminar: científicos de la New Mexico Highlands University descubrieron que el “impacto del pie”, el golpe del pie contra el suelo, aumenta el flujo de sangre al cerebro (Getty)Correr o caminar: científicos de la New Mexico Highlands University descubrieron que el “impacto del pie”, el golpe del pie contra el suelo, aumenta el flujo de sangre al cerebro (Getty)

4- Escuchar ritmos binaurales: la terapia de ondas de sonido llamada latidos binaurales estimula las principales hormonas responsables de la salud del cerebro en la vejez, la DHEA y la melatonina, entre un 50 y un 100% y reduce la hormona del estrés, a la mitad.

5- Cambiar la rutina: cuando se renuncia a la misma vieja rutina y busca experiencias nuevas y emocionantes, el cerebro se estimula, lo que conduce a una oleada de dopamina y adrenalina, con lo cual se puede conducir al crecimiento de las neuronas cerebrales gracias a una proteína llamada factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés), que mejora el funcionamiento neuronal. Los niveles de BDNF aumentan en ambientes estimulantes.

6- Correr o caminar: científicos de la New Mexico Highlands University descubrieron que el “impacto del pie”, el golpe del pie contra el suelo, aumenta el flujo de sangre al cerebro. Entonces, aunque andar en bicicleta aumenta los niveles de oxígeno en el cerebro, caminar y correr (que tiene un impacto aún más fuerte) tendrá beneficios adicionales.

7- Controlar la columna: realizados por osteópatas y quiroprácticos, los ajustes posturales pueden mejorar la función cerebral, y especialmente el funcionamiento de la corteza prefrontal que controla la toma de decisiones, el enfoque y la inteligencia; incluso sirve para tratar la niebla mental, la ansiedad, la depresión o los dolores de cabeza frecuentes, entre otros.

Los expertos recomendaron dormir las horas necesarias, no más ni menos, ya que es fundamental para el funcionamiento de la memoria (Foto: Pexels)Los expertos recomendaron dormir las horas necesarias, no más ni menos, ya que es fundamental para el funcionamiento de la memoria (Foto: Pexels)

8- Dormir las horas recomendadas: con muy poco o demasiado tiempo de descanso el cerebro no funciona correctamente. Un estudio realizado en 2017 entre más de 9.000 personas arrojó que dormir menos de seis horas o más de ocho horas se traducía en una reducción de la función de la memoria y la capacidad de toma de decisiones. Siete horas, o siete y media, parecen ser lo óptimo.

9- Multitarea, pero con habilidades nuevas: en general, los niños exhiben más neuroplasticidad (la capacidad del cerebro para crecer y cambiar) que los adultos, por lo que tienden a ser mejores para adquirir nuevas habilidades. “Los adultos mayores pueden aprender varias habilidades nuevas al mismo tiempo, y hacerlo podría mejorar su funcionamiento cognitivo. Los estudios proporcionan evidencia de que las experiencias de aprendizaje intensas similares a las que enfrentan las poblaciones más jóvenes son posibles en las poblaciones de mayor edad y pueden facilitar las ganancias en las habilidades cognitivas”, afirmó la psicóloga de la Universidad de California, Rachel Wu.

10- Otorrinolaringólogo: existe una conexión entre la pérdida de audición y el deterioro del cerebro y el desarrollo de la demencia. En 2015, la Universidad de Colorado descubrió que cuando se producía una pérdida auditiva, aunque el cerebro se reconfiguraba entregando las áreas que generalmente se ocupan de la audición a las secciones que procesan el tacto o la visión, las partes auditivas del cerebro se debilitaban considerablemente.

11- Beber más agua: el cerebro es 73% agua. La pérdida de líquido equivalente al 2% del peso corporal afecta la toma de decisiones y crea problemas con el enfoque y la memoria. Según los especialistas, el 75% de las personas están deshidratadas regularmente, con lo cual se puede desencadenar depresión, fatiga crónica y trastorno por déficit de atención (ADD).

 

FUENTE : INFOBAE

 

Continue Reading

Salud

¿POR QUÉ NO TE HA DADO COVID? LAS POSIBLES RAZONES MÁS ALLÁ DE LA BUENA SUERTE

Published

on

Desde una infección previa a un factor genético, son varias las posibles razones para que existan personas que no se han contagiado, al momento, con el virus.

Seguro que conoces al menos a una persona que aún no se infectó de covid. Quizás pienses que se trata de simple buena suerte.

Sin embargo hay varios estudios que apuntan a otras razones: desde una posible infección previa a la salud de tu sistema inmunitario.

En este video te explicamos lo que adelantan algunos estudios científicos.

 

FUENTE : MDZOL.COM

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Salud

TRAS EL CASO SOSPECHOSO EN ARGENTINA: CÓMO AVANZA LA VIRUELA DEL MONO EN EL MUNDO Y QUÉ DICEN LOS EXPERTOS

Published

on

Ya son al menos 15 países con casos confirmados o bajo estudio de viruela símica. Qué se sabe, hasta el momento, del brote que ya preocupa a la comunidad científica internacional.

Pasaron menos de 3 semanas desde que se identificó el primer caso de viruela del mono fuera de África. Desde ese momento hasta la actualidad, ya son, al menos, unos 15 los países que, entre confirmados y sospechosos, dieron aviso de la llegada de la enfermedad. La primera nación en América Latina en notificar la presencia de esta patología dentro de su territorio fue la Argentina. Cuál es la situación mundial y qué dicen los expertos.

“Hasta el 21 de mayo, a las 13:00, se han notificado a la OMS 92 casos confirmados por laboratorio y 28 casos sospechosos de viruela símica con investigaciones en curso en 12 Estados Miembros que no son endémicos para el virus de la viruela símica, en tres regiones de la OMS. No se han reportado muertes asociadas hasta la fecha”, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) este sábado.

Antes de que la Argentina informara la identificación del primer caso sospechoso de viruela del mono en América Latina, y desde el pasado 7 de mayo, cuando se identificó el primer contagio fuera de África, se registraron afectados (entre confirmados y bajo estudio) en: Reino Unido, España, Portugal, Italia, Canadá, Estados Unidos, Australia, Suecia, Francia, Bélgica y Alemania. Por otro lado, los Países Bajos, Israel y Suiza, pese a la información brindada por sus autoridades sanitarias locales, aún no se incluyeron en la lista emitida por el ente internacional.

- Distribución geográfica de casos confirmados y sospechosos de viruela símica en zonas no endémicas entre el 13 y el 21 de mayo de 2022, a las 13:00 horas 
- Fuente de datos: Organización Mundial de la Salud / Producción de mapas: Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS / Fecha del mapa: 21 de mayo de 2022 
Crédito: OMS– Distribución geográfica de casos confirmados y sospechosos de viruela símica en zonas no endémicas entre el 13 y el 21 de mayo de 2022, a las 13:00 horas – Fuente de datos: Organización Mundial de la Salud / Producción de mapas: Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS / Fecha del mapa: 21 de mayo de 2022 Crédito: OMS

Las investigaciones epidemiológicas están en curso, sin embargo, los casos notificados hasta el momento no tienen vínculos de viaje establecidos a áreas endémicas. Según la información actualmente disponible, los casos se han identificado principalmente, pero no exclusivamente, entre hombres que tienen sexo con hombres (HSH) que buscan atención en clínicas de atención primaria y salud sexual”, advirtió la OMS.

Según el ente sanitario internacional, “la identificación de casos confirmados y sospechosos de viruela símica sin vínculos directos de viaje a un área endémica representa un evento muy inusual. La vigilancia hasta la fecha en áreas no endémicas ha sido limitada, pero ahora se está expandiendo. La OMS espera que se notifiquen más casos en áreas no endémicas. La información disponible sugiere que la transmisión de persona a persona está ocurriendo entre personas en contacto físico cercano con casos que son sintomáticos”.

Qué dicen los expertos sobre la viruela del mono

Vale recordar que el Ministerio de Salud nacional informó, este domingo, la detección del primer caso sospechoso de viruela del mono en la Argentina. Se trata de un hombre residente de la provincia de Buenos Aires, que se encuentra aislado, que presenta “buen estado general” y está “recibiendo tratamiento sintomático”. Además, detallaron que cuenta con un antecedente de viaje a España, donde estuvo del 28 abril al 16 de mayo 2022.

Imagen de archivo de una toma de microscopio electrónico (EM) que muestra partículas maduras del virus de la viruela del mono, de forma ovalada, así como semilunas y partículas esféricas de viriones inmaduros, obtenidas de una muestra clínica de piel humana asociada al brote de perros de la pradera de 2003
REUTERSImagen de archivo de una toma de microscopio electrónico (EM) que muestra partículas maduras del virus de la viruela del mono, de forma ovalada, así como semilunas y partículas esféricas de viriones inmaduros, obtenidas de una muestra clínica de piel humana asociada al brote de perros de la pradera de 2003 REUTERS

La viruela del mono es la infección más importante causada por los orthopoxvirus desde la erradicación de la viruela. El primer aislamiento viral se produjo en un niño en la RDC en 1970, a 9 meses de la erradicación de la viruela en dicho país. Desde entonces, casos esporádicos son reportados en países del centro y oeste africano donde la enfermedad se considera endémica”, aseguró Lilian Testón, médica infectóloga del FUNCEI (Fundación del Centro de Estudios Infectológicos del doctor Daniel Stamboulian) en diálogo con Infobae.

Según la experta: “El aumento de los casos reportados puede atribuirse a una pérdida de la inmunidad de rebaño en la población, luego de que finalizó la vacunación contra la viruela en 1980″. Aunque aclaró que la diseminación en seres humanos de esta enfermedad no es fácil. Se realiza a través de contacto estrecho con personas o animales infectados, o bien con materiales contaminados”. “La transmisión en humanos ocurre como consecuencia de contacto con fluidos corporales o lesiones, además de contagio mediante relaciones sexuales”, agregó.

En diálogo con Infobae, el virólogo Mario Lozano, doctor en Ciencias Bioquímicas y experto en Biología Molecular, afirmó: “La viruela de simios o de monos es una enfermedad producida por el virus Monkeypox. Este virus es un pariente del virus de la viruela humana (virus variola) que fue erradicado de la Tierra en 1980. Aunque su nombre señala a los monos, porque fue detectada primero en estos animales, se supone que su anfitrión natural son los roedores”.

“Esta enfermedad cuenta con un menor riesgo que la viruela habitual, pero sí se presenta con manifestación cutáneas, fiebre, mal estar general y el dolor de cabeza. Lo habitual para una enfermedad infecciosa”, describió a Infobae Ricardo Teijeiro (MN 58065)
REUTERS/Archivo“Esta enfermedad cuenta con un menor riesgo que la viruela habitual, pero sí se presenta con manifestación cutáneas, fiebre, mal estar general y el dolor de cabeza. Lo habitual para una enfermedad infecciosa”, describió a Infobae Ricardo Teijeiro (MN 58065) REUTERS/Archivo

Esta enfermedad cuenta con un menor riesgo que la viruela habitual, pero sí se presenta con manifestación cutáneas, fiebre, mal estar general y el dolor de cabeza. Lo habitual para una enfermedad infecciosa”, describió a Infobae Ricardo Teijeiro (MN 58065), infectólogo del Hospital Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Más allá de los brotes, según explicó el virólogo: “Esta es la primera vez que se ha relacionado el contagio a través de relaciones sexuales pero este modo de transmisión novedoso para este virus todavía requiere de confirmación. Hasta ahora, este virus no suele transmitirse fácilmente entre personas por lo que no es muy contagioso”. Al tiempo que aclaró: “Los casos son muy pocos, por lo que la enfermedad no conlleva un riesgo sanitario que debiera preocupar a la población”.

De todos modos, el virólogo resaltó que “es importante que los sistemas de salud estén atentos a cualquier brote. Sobre todo ahora cuando se sospecha que se abrió una nueva vía de contagio, aunque insisto… no esta confirmada todavía”. “La señal de alarma de estos pequeños brotes es el modo de transmisión, ‘hombres que tienen sexo con hombres’, que anteriormente no se tenía registrado esta forma de transmisión”, añadió Darío Álvarez, bioquímico y especialista en virología (MN 10659), en diálogo con Infobae.

BONDUA, LIBERIA - UNDATED: In this 1971 Center For Disease Control handout photo, monkeypox-like lesions are shown on the arm and leg of a female child in Bondua, Liberia. The Centers for Disease Control and Prevention said June 7 the viral disease monkeypox, thought to be spread by prairie dogs, has been detected in the Americas for the first time with about 20 cases reported in Wisconsin, Illinois, and Indiana.  (Photo Courtesy of the CDC/Getty Images) BONDUA, LIBERIA – UNDATED: In this 1971 Center For Disease Control handout photo, monkeypox-like lesions are shown on the arm and leg of a female child in Bondua, Liberia. The Centers for Disease Control and Prevention said June 7 the viral disease monkeypox, thought to be spread by prairie dogs, has been detected in the Americas for the first time with about 20 cases reported in Wisconsin, Illinois, and Indiana. (Photo Courtesy of the CDC/Getty Images)

Cuáles son los síntomas

La OMS advierte que, tras un periodo de incubación de entre 6 y 16 días (que puede variar entre 5 y 21), la infección se divide en dos periodos:

Invasión (entre los días 0 y 5): caracterizado por fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía)

Erupción cutánea (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre): aparecen distintas fases del exantema. En general, primero afecta al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo, siendo que las regiones del cuerpo más afectadas son la cara (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos). La evolución de esta suerte de ampollas avanza a maculopápulas (lesiones de base plana) a vesículas (ampollas llenas de líquido), pústulas y costras (tras unos 10 días), las cuales desaparecen por completo hasta 3 semanas más tarde.

En tanto, la ubicación y gravedad de las lesiones varían dependiendo de las personas. Las zonas afectadas son: mucosas de la boca (70% de los casos), los genitales (30%), la conjuntiva palpebral (20%) y la córnea (globo ocular). De todas maneras, la viruela símica suele ser una enfermedad autolimitada con síntomas que duran de 14 a 21 días, siendo que los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones, detalló la OMS.

La viruela símica suele ser una enfermedad autolimitada con síntomas que duran de 14 a 21 días, siendo que los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus
REUTERS/Christine UyanikLa viruela símica suele ser una enfermedad autolimitada con síntomas que duran de 14 a 21 días, siendo que los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus REUTERS/Christine Uyanik

Además, Álvarez explicó a Infobae que “los signos y síntomas son semejantes a los de la viruela común aunque más leve, donde los pacientes presentan, fiebre, síntomas respiratorios y un exantema vesicular parecido al de la viruela, con la diferencia que en la viruela de mono la linfadenopatia (agrandamiento de los ganglios linfáticos) son más grandes en los estadios iniciales”.

Es importante que entendamos que no hay que asustarse por la aparición de estos virus, aparecen constantemente de varios tipos diferentes y aparecían hace muchas décadas también, lo que pasa es que solo detectamos lo que buscamos… y ahora se los busca más activamente”, señaló Lozano. Quien además afirmó: “El problema en África es de varias magnitudes mayor y ocurre hace mucho tiempo. Sin embargo, también es importante que estemos alertas para evitar que se propague una nueva afección en nuestro territorio y que podamos detener rápidamente un brote apenas empieza”.

Asimismo, Lozano destacó: “La viruela humana fue una enfermedad muy grave que produjo varias pandemias y millones de muertes; pero la viruela de monos es una enfermedad menos grave. Produce miles de infecciones en África al año, con una mortalidad entre el 1% y, en algunos casos, el 10%”. “Esta patología no tiene un tratamiento específico y los riesgos de contraerla siempre van a estar mientras el humano vaya invadiendo el hábitat de los animales”, explicó Teijeiro. Mientras que, en paralelo, Álvarez señaló: “La inmunización con vacuna antivariólica previene la enfermedad y evita la diseminación masiva de la infección (la mortalidad de la infección por viruela suele ser del 30 % en pacientes no-inmunes), además la vacuna protege o reduce las manifestaciones clínicas de la viruela de mono”.

FUENTE : INFOBAE

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas