Connect with us

Economia

MERCADOS – DOLAR HOY

Published

on

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

Más controles sobre el dólar: sondeos oficiales por pagos al exterior encienden luz de alerta en empresas

Published

on

Grandes compañías del sector industrial temen nuevas restricciones para el acceso a divisas que frenen la producción. En el Banco Central niegan que se analicen nuevos controles pero admiten que la cuenta por la importación de bienes intermedios pesa cada vez más en la salida de dólares

El renovado clima de nerviosismo en el mercado cambiario, que se expresa en la suba del dólar blue desde que la semana pasada el Banco Central y la CNV impusieron nuevas restricciones para acceder a divisas a través del mercado de bonos, empezó a permear en el sector productivo.

El temor concreto que crece en grandes compañías industriales es que el incremento de la tensión sobre el dólar en los meses de campaña electoral derive en una nueva ola de controles que afecten su operatoria habitual. Sobrevuela aún el fantasma de la drástica Comunicación 7030 del BCRA y sus complementarias que, a mediados del año pasado, impuso un severo régimen de control para los pagos al exterior, tanto de deudas como de importaciones. Con ese recuerdo todavía vívido es que en varias multinacionales recibieron en los últimos días el llamado de funcionarios del equipo económico, indagando sobre el calendario de pagos a proveedores del exterior y también el de ingreso de cobros por exportaciones. La consulta concreta, según fuentes que participaron de estas conversaciones, apuntó a conocer en qué medida se podían dilatar los pagos al exterior aunque, se destacó, que en ningún momento se discutió la posibilidad de implementar nuevas normas. “Al menos no sin consultar y consensuar previamente”, aseguraron las fuentes del sector privado.

En el Banco Central niegan rotundamente que exista bajo estudio una nueva batería de medidas en ese sentido. Sin embargo, admiten que actualmente se distinguen claramente dos rubros que insumen cada vez más dólares a las arcas de la entidad: los pagos por la importación de energía y también los pagos por la importación de bienes intermedios.

El dilema no sería nuevo para las autoridades económicas: pax cambiaria mata reactivación. Es decir, siempre el mayor mal a evitar es cualquier salto abrupto en la cotización del dólar o la brecha cambiaria

En el primer caso, la preocupación no deja mucho margen de acción ya que esa cuenta es imposible de morigerar en pleno invierno, más aún con precios del gas 50% por encima de lo que se calculó a principios de año. Por el contrario, la expectativa es que el impacto de la factura energética, por la que se le escurrieron al Central unos USD 800 millones el mes pasado y USD 2.300 millones desde que empezó el 2021, sea mayor al menos hasta septiembre.

Por el lado de los bienes intermedios, es decir, insumos y bienes destinados a la producción, muchas veces con destino final de exportación, tampoco se considera en el equipo económico que exista mucho margen ni demasiadas clavijas que ajustar. Al menos sin consecuencias indeseadas. Un recrudecimiento del cepo a las importaciones en este renglón afectaría el nivel de actividad económica, cuya recuperación lo más potente posible el Gobierno considera indispensable de cara a las elecciones de noviembre. De hecho, las restricciones a la circulación y actividad durante abril y mayo implicaron un retroceso en ese objetivo que se buscará contrarrestar en los próximos meses.

Desde el BCRA descartan complicaciones y aseguran que la posición de reservas logradas durante la primera parte del año gracias al ingreso récord de dólares, que incluso todavía en estos días les permite seguir comprando divisas, ahuyenta los peores pronósticos

Sin embargo, en caso de que se vuelva a presentar, el dilema no sería nuevo para las autoridades económicas: pax cambiaria mata reactivación. Es decir, siempre el mayor mal a evitar es cualquier salto abrupto en la cotización del dólar o la brecha cambiaria.

Por lo pronto, desde el BCRA descartan complicaciones y aseguran que la posición de reservas logradas durante la primera parte del año gracias al ingreso récord de dólares, que incluso todavía en estos días les permite seguir comprando divisas, ahuyenta los peores pronósticos. En el mercado, sin embargo, fueron las propias decisiones de la entidad implementadas la semana pasada las que encendieron las luces de alerta e instalaron en la agenda (y en los precios) un motivo de preocupación que todavía no se había activado.

De ahí que algunos directivos de grandes compañías del sector industrial temen que una estrategia extremadamente defensiva por parte del Gobierno podría, en plan de anticiparse a nuevas dificultades, contar con nuevos capítulos que impacten de lleno en la producción.

FUENTE : INFOBAE

El renovado clima de nerviosismo en el mercado cambiario, que se expresa en la suba del dólar blue desde que la semana pasada el Banco Central y la CNV impusieron nuevas restricciones para acceder a divisas a través del mercado de bonos, empezó a permear en el sector productivo.

El temor concreto que crece en grandes compañías industriales es que el incremento de la tensión sobre el dólar en los meses de campaña electoral derive en una nueva ola de controles que afecten su operatoria habitual. Sobrevuela aún el fantasma de la drástica Comunicación 7030 del BCRA y sus complementarias que, a mediados del año pasado, impuso un severo régimen de control para los pagos al exterior, tanto de deudas como de importaciones. Con ese recuerdo todavía vívido es que en varias multinacionales recibieron en los últimos días el llamado de funcionarios del equipo económico, indagando sobre el calendario de pagos a proveedores del exterior y también el de ingreso de cobros por exportaciones. La consulta concreta, según fuentes que participaron de estas conversaciones, apuntó a conocer en qué medida se podían dilatar los pagos al exterior aunque, se destacó, que en ningún momento se discutió la posibilidad de implementar nuevas normas. “Al menos no sin consultar y consensuar previamente”, aseguraron las fuentes del sector privado.

PUBLICIDAD

En el Banco Central niegan rotundamente que exista bajo estudio una nueva batería de medidas en ese sentido. Sin embargo, admiten que actualmente se distinguen claramente dos rubros que insumen cada vez más dólares a las arcas de la entidad: los pagos por la importación de energía y también los pagos por la importación de bienes intermedios.

El dilema no sería nuevo para las autoridades económicas: pax cambiaria mata reactivación. Es decir, siempre el mayor mal a evitar es cualquier salto abrupto en la cotización del dólar o la brecha cambiaria

En el primer caso, la preocupación no deja mucho margen de acción ya que esa cuenta es imposible de morigerar en pleno invierno, más aún con precios del gas 50% por encima de lo que se calculó a principios de año. Por el contrario, la expectativa es que el impacto de la factura energética, por la que se le escurrieron al Central unos USD 800 millones el mes pasado y USD 2.300 millones desde que empezó el 2021, sea mayor al menos hasta septiembre.

Por el lado de los bienes intermedios, es decir, insumos y bienes destinados a la producción, muchas veces con destino final de exportación, tampoco se considera en el equipo económico que exista mucho margen ni demasiadas clavijas que ajustar. Al menos sin consecuencias indeseadas. Un recrudecimiento del cepo a las importaciones en este renglón afectaría el nivel de actividad económica, cuya recuperación lo más potente posible el Gobierno considera indispensable de cara a las elecciones de noviembre. De hecho, las restricciones a la circulación y actividad durante abril y mayo implicaron un retroceso en ese objetivo que se buscará contrarrestar en los próximos meses.

Desde el BCRA descartan complicaciones y aseguran que la posición de reservas logradas durante la primera parte del año gracias al ingreso récord de dólares, que incluso todavía en estos días les permite seguir comprando divisas, ahuyenta los peores pronósticos

Sin embargo, en caso de que se vuelva a presentar, el dilema no sería nuevo para las autoridades económicas: pax cambiaria mata reactivación. Es decir, siempre el mayor mal a evitar es cualquier salto abrupto en la cotización del dólar o la brecha cambiaria.

Por lo pronto, desde el BCRA descartan complicaciones y aseguran que la posición de reservas logradas durante la primera parte del año gracias al ingreso récord de dólares, que incluso todavía en estos días les permite seguir comprando divisas, ahuyenta los peores pronósticos. En el mercado, sin embargo, fueron las propias decisiones de la entidad implementadas la semana pasada las que encendieron las luces de alerta e instalaron en la agenda (y en los precios) un motivo de preocupación que todavía no se había activado.

De ahí que algunos directivos de grandes compañías del sector industrial temen que una estrategia extremadamente defensiva por parte del Gobierno podría, en plan de anticiparse a nuevas dificultades, contar con nuevos capítulos que impacten de lleno en la producción.

 

El renovado clima de nerviosismo en el mercado cambiario, que se expresa en la suba del dólar blue desde que la semana pasada el Banco Central y la CNV impusieron nuevas restricciones para acceder a divisas a través del mercado de bonos, empezó a permear en el sector productivo.

El temor concreto que crece en grandes compañías industriales es que el incremento de la tensión sobre el dólar en los meses de campaña electoral derive en una nueva ola de controles que afecten su operatoria habitual. Sobrevuela aún el fantasma de la drástica Comunicación 7030 del BCRA y sus complementarias que, a mediados del año pasado, impuso un severo régimen de control para los pagos al exterior, tanto de deudas como de importaciones. Con ese recuerdo todavía vívido es que en varias multinacionales recibieron en los últimos días el llamado de funcionarios del equipo económico, indagando sobre el calendario de pagos a proveedores del exterior y también el de ingreso de cobros por exportaciones. La consulta concreta, según fuentes que participaron de estas conversaciones, apuntó a conocer en qué medida se podían dilatar los pagos al exterior aunque, se destacó, que en ningún momento se discutió la posibilidad de implementar nuevas normas. “Al menos no sin consultar y consensuar previamente”, aseguraron las fuentes del sector privado.

PUBLICIDAD

En el Banco Central niegan rotundamente que exista bajo estudio una nueva batería de medidas en ese sentido. Sin embargo, admiten que actualmente se distinguen claramente dos rubros que insumen cada vez más dólares a las arcas de la entidad: los pagos por la importación de energía y también los pagos por la importación de bienes intermedios.

El dilema no sería nuevo para las autoridades económicas: pax cambiaria mata reactivación. Es decir, siempre el mayor mal a evitar es cualquier salto abrupto en la cotización del dólar o la brecha cambiaria

En el primer caso, la preocupación no deja mucho margen de acción ya que esa cuenta es imposible de morigerar en pleno invierno, más aún con precios del gas 50% por encima de lo que se calculó a principios de año. Por el contrario, la expectativa es que el impacto de la factura energética, por la que se le escurrieron al Central unos USD 800 millones el mes pasado y USD 2.300 millones desde que empezó el 2021, sea mayor al menos hasta septiembre.

Por el lado de los bienes intermedios, es decir, insumos y bienes destinados a la producción, muchas veces con destino final de exportación, tampoco se considera en el equipo económico que exista mucho margen ni demasiadas clavijas que ajustar. Al menos sin consecuencias indeseadas. Un recrudecimiento del cepo a las importaciones en este renglón afectaría el nivel de actividad económica, cuya recuperación lo más potente posible el Gobierno considera indispensable de cara a las elecciones de noviembre. De hecho, las restricciones a la circulación y actividad durante abril y mayo implicaron un retroceso en ese objetivo que se buscará contrarrestar en los próximos meses.

Desde el BCRA descartan complicaciones y aseguran que la posición de reservas logradas durante la primera parte del año gracias al ingreso récord de dólares, que incluso todavía en estos días les permite seguir comprando divisas, ahuyenta los peores pronósticos

Sin embargo, en caso de que se vuelva a presentar, el dilema no sería nuevo para las autoridades económicas: pax cambiaria mata reactivación. Es decir, siempre el mayor mal a evitar es cualquier salto abrupto en la cotización del dólar o la brecha cambiaria.

Por lo pronto, desde el BCRA descartan complicaciones y aseguran que la posición de reservas logradas durante la primera parte del año gracias al ingreso récord de dólares, que incluso todavía en estos días les permite seguir comprando divisas, ahuyenta los peores pronósticos. En el mercado, sin embargo, fueron las propias decisiones de la entidad implementadas la semana pasada las que encendieron las luces de alerta e instalaron en la agenda (y en los precios) un motivo de preocupación que todavía no se había activado.

De ahí que algunos directivos de grandes compañías del sector industrial temen que una estrategia extremadamente defensiva por parte del Gobierno podría, en plan de anticiparse a nuevas dificultades, contar con nuevos capítulos que impacten de lleno en la producción.

FUENTE : INFOBAE

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Economia

La triste despedida de Zorrito Von Quintiero a Bruni, su restaurante, cansado de los impuestos, la cuota sindical y la “pymedemia”

Published

on

El músico y amante de la cocina anunció que cerró su restaurante que funcionaba en el Bajo Belgrano desde 2008. En un extenso mensaje de despedida, el emprendedor describió la angustiante tarea para una pyme gastronómica de lidiar con la pesada carga tributaria

El músico y empresario gastronómico Fabián “Zorrito” Von Quintiero anunció esta noche a través de un extenso mensaje en su cuenta de Instagram que cerró su famoso restaurante Bruni, ubicado en el barrio porteño de Belgrano. En un extenso mensaje de despedida, el emprendedor describió la angustiante tarea para una pyme dedicada a la gastronomía de lidiar con la carga impositiva y los gastos sindicales que existen en el país.

“Adiós Bruni! Ya te desarman! Ya sos historia! Adiós a la vida de gastro pyme argentina y sus consecuencias. Bienvenida una vida libre de IVA, ingresos brutos, ART, seguros de vida, seguridad social, cuota sindical, retenciones, percepciones, comisiones de tarjetas de crédito, débito, mercado pago, y aplicaciones de delivery, servicio de posnet, alquiler Abl, luz, Gas agua, cuenta de banco, impuesto al cheque, autónomos del presidente, sueldos, abonos de sistemas de facturación, abogados, contador y si te queda algo el 30 por ciento de ganancias. Así como lo leen! Todos comiendo del mismo plato. Demencial”, comenzó diciendo en un mensaje de despedida.

El músico y amante de la cocina que está consolidado desde hace dos décadas como el adalid de la fusión entre el rock y la gastronomía en la Argentina lamentó el cierre del restaurante ubicado en pleno Bajo Belgrano, en la esquina de Sucre y Castañeda. El local había abierto sus puertas en junio de 2008.

Junto con su exitosa trayectoria como músico, que lo llevó a tocar con Charly García, Soda Stereo o los Ratones Paranoicos, Von Quintiero transformó en emprendimientos su amor por la gastronomía. “Yo me crié cerca de la cocina del restaurante. Que es distinto que la cocina de las casas. Es otra mano, otra terminación. Es distinto”, dijo alguna vez a Infobae. Antes de Bruni, en los 90 había comandado el mítico Soul Café, el restaurant que impulsó el polo gastronómico de Las Cañitas.

“Las Cañitas ya no es un lugar asociado solo al buen comer. Está bien para salir y tomar algo con amigos, pero las grandes marcas se fueron y buscaron otras zonas”, dijo Von Quintiero hace algunos años, cuando captó la temperatura de la ciudad y se inclinó por el Bajo Belgrano para fundar Bruni.

En su crudo relato, señaló: “Adiós también a los gestores, inspectores y el código imposible. Adiós también al leonino contrato de alquiler que siempre se está acabando, a sus hijos propietarios ya mantenerles su herencia, su ingratitud y a su miserable soberbia. Adiós al robo hormiga de cada día de algunos recursos y sus socios caranchos”.

Fabián "Zorrito" Quintiero (Foto: Nicolás Aboaf)Fabián “Zorrito” Quintiero (Foto: Nicolás Aboaf)

Von Quintiero relató algunas circunstancias en las que llevó adelante su pyme y describió un escenario al que calificó como “tragicómico”. Y explicó el esfuerzo para sostener su restaurant. “Lo vine intentando desde abajo, con éxitos y golpes. Pero no es por la pandemia, es por la ‘pymedemia’. Te cansa posta!”.

“Siento la tristeza de partir, ya estoy saliendo, yo también la extrañaré pero sonriendo. Solo me queda por decir que me estoy yendo a un lugar que me haga más feliz… Vamos viendo!”, cerró su mensaje.

A las duras condiciones que cualquier pyme gastronómica debe atravesar para poder desarrollar su negocio se sumaron las condiciones que trajo la pandemia, que no solamente impuso muchas jornadas sin poder abrir sino que también trajo una incertidumbre que impidió cualquier planificación. Muchos restaurantes tradicionales, como Oviedo El Trapiche en Palermo, o El Obrero, en el barrio de La Boca, no pudieron resistir la combinación de la inactividad con los gastos impositivos y salariales y debieron cerrar sus puertas en forma definitiva.

En Puerto Madero, zona gastronómica por excelencia, algunos de los restaurantes de la zona que bajaron la persiana son La Parolaccia Casa Tua, Sottovoce, Le Pain Quotidien, Le Grill, Fabric Sushi y el local de la cadena Burger King, entre otros. Según estimaciones de empresarios de la zona, se trata de 14 locales cerrados sobre un total de 45 que funcionaban antes de la pandemia.

 

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Economia

Remolcadores Mar del Plata SA pura fuerza en movimiento

Published

on

La actividad del puerto requería dinamismo en el movimiento y fuerza para desplazar buques de carga, en el pasado; y portacontenedores, hoy. La flota congeladora y fresquera cada día se hace mas grande, en cantidad y desplazamiento; el remolcador es una herramienta útil para buques con capacidad de maniobra restringida dentro de la rada interior y en los muelles.

Sergio Di Napoli: “si consolidas en Mar del Plata, tenés que salir desde acá, no ir a la ruta”, ANTICIPO QUE EN LOS PROXIMOS DIAS, CONTARAN CON UN NUEVO REMOLCADOR.

Los silos, el nuevo remolcador, el dragado, las empresas, las navieras. Dialogamos con Sergio Di Nápoli, director de Remolcadores Mar del Plata S.A., sobre estos temas, aciertos y errores del Puerto de Mar del Plata, sin dejar de observar lo que ocurre con otras terminales.

En pocos días dispondrán de una nueva unidad, lo que significa un cambio en la forma de operar, que les permitirá un crecimiento en el servicio que brindan. Una mirada pensando en el futuro.

¿Cuál es la evaluación de este primer semestre?

Nosotros estamos bien dentro de todo el contexto que hoy se vive. El trabajo nuestro se mantuvo. No voy a andar llorando por los rincones. Obviamente uno siempre quiere trabajar un poco más. Si bien ingresamos en una meseta, con los “poteros” hemos trabajado más o menos, ya que no entraron y salieron como el año pasado, pero el fuerte nuestro que son los petroleros y los portacontenedores, sostuvo una regularidad que nos permitió mantener los pagos al día. Hoy la ganancia nuestra es y ha sido en el último tiempo, mantenernos.

¿La merma que hubo a que se le puede atribuir?

La merma más que nada es producto de la inflación, nosotros particularmente no podemos trasladar mucho los costos a los armadores. Por lo menos es la política de esta empresa. Claro que hay que hacer ajustes necesariamente porque es inevitable. Nosotros al tener las tarifas dolarizadas con los petroleros y los portacontenedores, nos permite un poco “hacer girar la rueda”. Se hicieron ajustes pero el trabajo se mantuvo.

¿Qué esperan en el futuro inmediato?

El dragado y que ingrese alguna línea más de portacontenedores. Y por supuesto que se empiece a sacar más mercadería por Mar del Plata, ese es uno de los mayores problemas que tenemos.

Nunca está demás preguntar y estar atento al dragado. Es una de las “patas” que sostiene la actividad y que es uno de los pocos temas en común a todos los sectores, cualquiera sea su actividad. Di Nápoli lo sabe y nos dice:

Yo siempre he sido un tipo optimista. Desde que mi “viejo” comenzó con la empresa, pensamos que esto en algún momento va a cambiar. Claro que comparando hace 15 o 20 años ha cambiado. Han venido más barcos, locales, poteros, congeladores. Eso a nosotros nos da un poco más de margen para trabajar. Por ahora tenemos una sola línea que es Maersk. En su momento teníamos a Maersk y MSC, ese fue el pico máximo de nuestra empresa. Al no venir más MSC bajamos considerablemente el trabajo, pero nos hemos ido manteniendo. Te hago toda esta introducción porque esperamos que el dragado se pueda dar de una vez. Este año vamos a ir “zafando”, en uno o dos meses más si Dios quiere, lo que es sudestada ya se termina.

¿Con que cantidad de embarcaciones que llegan están trabajando hoy?

Hoy estamos en dos portacontenedores mensuales. Eso ya está programado. Vos entras al “Schedule” en su página y vas a ver que hasta septiembre ya tienen programados un ingreso cada 15 días. Por ejemplo el próximo a ingresar es el “London Trader”, que ya es su tercera escala. Esos son un “relojito”. Maersk mantiene la escala. Y siempre nos vamos guiando por lo que nos dice TC2, el propio Consorcio, nos reunimos, nos comentan de las conversaciones que hay con otras navieras, pero lo importante en esto es lograr mayor carga, que es lo que mueve a las navieras justamente.

De concretarse estas nuevas llegadas, ¿la empresa ya está lista para cumplir con la demanda?

Si, por supuesto, mira: toda la vida hubieron remolcadores “convencionales”. Para que se entienda mejor, son los que tienen una sola línea de eje, una sola héliceY desde el 2016 nosotros incorporamos el b/remolcador “Kyokko Rua” que tiene dos líneas de eje, y desde el 2017 contamos con dos “Azimutal”Estos son los que tienen una línea de eje vertical y las hélices giran 360º, esto te da mayor prestancia y potencia y a las empresas le brinda mayor seguridad. Esos dos b/remolcadores que tenemos hace 5 años son los que se necesitan para el tipo de barcos que hoy entran a Mar del Plata. Preparados estamos. Como nunca en toda la historia de nuestro Puerto. Esto es producto de la inversión y de la dedicación. Por más que ingrese otra línea naviera, no nos hace falta más. Y te anticipo que en los próximos días vamos a tener otro b/remolcador más.

 

 

¿Siempre terminamos hablando del dragado en definitiva?

Claro!!! Muchos se quejan de que “como puede ser que se esté dragando tanto”. Todos los puertos están constantemente dragando. Necochea, Bahía Blanca, Buenos Aires, todos. No es una falencia de este puerto. Lo que sí es una falencia es no tener el dragado permanentemente o asegurado a través de un convenio a 5 años. Quequén, que es lo más cercano que tenemos, están constantemente dragando. Está bien que ellos operan con otras empresas, multinacionales, que hacen un fideicomiso y pagan entre ellas. O Bahía Blanca que tiene otro sistema. Mar del Plata es muy tradicional, muy típico, muy particular, entonces no es tan fácil asegurar el dragado. Encima los volúmenes de dragado no son como en otros puertos. Si bien para nosotros es importante, el volumen para una empresa de dragado no lo es. Este es el tema a resolver como también la salida. No tengo presente la estadística, pero aproximadamente el 70% de los contenedores salen por ruta. Vienen, consolidan acá, hacen Aduana acá y salen por la ruta 2.

¿Estaría faltando alguna decisión política para modificar esta situación?

El mundo se mueve por la economía. Y si a las empresas les da un beneficioso, un rédito, algo asegurado por ejemplo que el puerto va a tener la descarga asegurada a 5 años es otra cosa. El claro ejemplo es McCain. La cantidad de contenedores que saca por ruta desde Balcarce es porque nuestro puerto no le da seguridad. Eso ocurre porque no tenemos esa previsibilidad famosa de la que venimos hablando hace rato. ¿Para qué innovar si nos está yendo bien por tierra?

Di Nápoli se muestra entusiasmado ante todas las posibilidades que sabe que pueden venir para el Puerto de Mar del Plata, se esperanza en hacer cosas nuevas en conjunto con otra gente que ama este sector. Por eso le preguntamos ¿Cómo romper con ese conservadurismo de algunos grandes establecimientos? Creo que el primer punto o el punto de partida es hacer un contrato a largo plazo con una empresa dragadora, 10 años, 5 años. Largo. Luego las navieras se tienen que comprometer. Hoy tenemos a Maersk que al menos sabemos que dos portacontenedores al mes nos va a enviar. Parece poco pero no lo es de cara al movimiento que hay hoy por la situación mundial. Es evidente que hay pequeñas cosas que se manejan en Buenos Aires y que no las sabemos, hay que descubrir eso que son una valla para Mar del Plata.

Ingreso a puerto por primera vez, del P-52 ARA PIEDRABUENA 

¿Y eso desde donde se puede romper? ¿Desde el lado político o empresarial?

De las dos partes. Desde lo político, plantear que si consolidas en Mar del Plata, tenés que salir desde acá. Y desde lo empresarial los mismos clientes, los prestadores de servicios, sentarse a hablar con las navieras y hacer toda la operatoria desde acá. Obviamente que no lo podes obligar a trabajar a pérdida. Nosotros hace un tiempo con tres de los más importantes (Maersk, MSC y los petroleros de YPF), los tomamos como un “combo” e hicimos lo que se denomina “economía de escala” y les hicimos una reducción a los tres. Es una picardía con todos los beneficios que tiene Mar del Plata. Si vos hacés un FODA te da que es un puerto marítimo que en 3 minutos estás navegando libre, tenés todos los servicios habidos y por haber. Los talleres de todo tipo, prestadores de servicios de lo que quieras, la ubicación geográfica, nos faltaría el tren como planteó alguna vez Ricardo Alonso. Otro gran beneficio es la estiba de Mar del Plata, la mejor del país.

 

La “mesa grande”…

 

El Consorcio hace un tiempo creó el Consejo Consultivo, el cual nosotros también integramos. Desde la época de mi “viejo” que sostenía que tiene que haber un grupo de afuera que aporte ideas, proyectos. Eso también suma. Hemos tenido dos reuniones virtuales, una de ellas en la Escuela Nacional de Pesca. Son pequeños aportes para esta muy buena creación del Consorcio.

¿Qué estaría faltando para sostener un crecimiento?

El puerto todavía tiene para seguir creciendo, demoler los silos por ejemplo y concesionarlo o dárselo a TC2. Ese sector ya quedó obsoleto. Para cereal ya no sirve más. Tiene un sistema lento. Vos traes por ejemplo un “cerealero” y te completa medio barco y vas a Necochea y te completa tres barcos, por decir algo significativo. El cereal lo perdimos. Competir en esa materia con Necochea no tiene sentido. Fíjate que el último barco “cerealero” que entró debe ser del 2004 aproximadamente. Para mí hay que demoler, poner grúas pórtico e incentivar a otros sectores para que la mercadería salga por acá, sin que haya una obligación de hacerlo, pero si los incentivamos va a ser excelente para muchos.

Está claro que no podemos ser un puerto multipropósito así que vayamos por lo que sabemos hacer. Hablo en contra de mis intereses. Que mejor que ingresen cruceros y otros tipos de barcos.

Hay que entender que el Puerto de Mar del Plata es hermoso, pero es muy particular.

 

FUENTE : PESCARE.COM.AR

 

Continue Reading

Más Vistas