Connect with us

Sin categoría

Mientras Cristóbal López esquiva la cárcel, su ex pareja está de compras en Miami

Avatar

Published

on

La crisis con la modelo Ingrid Grudke arrancó a fines de agosto; los agitados días que vive el empresario frente a la Justicia tuvieron mucho tuvieron que ver

Cristobal López no logra encaminar sus problemas financieros y encima se le estaría escapando el amor con la modelo Ingrid Grudke.

Según la revista Paparazzi, la crisis arrancó a fines de agosto, cuando la pareja transitaba el tercer año de relación.

Los agitados días que vive el empresario frente a la Justicia tuvieron mucho tuvieron que ver. El portal Expediente Político accedió a las fotos que muestran a la modelo de compras en Miami (Estados Unidos).

Miami

“Ella es una mina muy fiel, lo quiere a Cristóbal, pero no puede creer en todo lo que está metido, y los caminos día a día se le cierran”, le dijo a la revista una fuente que bien conoce a Grudke.

Miami2

NEXOFIN

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin categoría

¿Nueva operación mediática o caso de diván?

Avatar

Published

on

Duhalde insiste con el “golpismo psicótico”: esta vez comparó a Alberto Fernández con De la Rúa

La última vez que Eduardo Duhalde concitó la atención pública, no quedó del todo claro si formaba parte de las evidentes operaciones de desgaste sobre el Gobierno o simplemente había sufrido “un brote psicótico”, como él mismo terminó definiendo su insólito pronóstico de que no habría elecciones en la Argentina en 2021 porque sufriría antes un golpe de estado.

No conforme con el efecto logrado, ahora volvió a la carga, lo que hace suponer que lo suyo es más una contribución a las operaciones mediáticas y políticas opositoras que a la psicología. Esta vez, intentó ligar la imagen del presidente Alberto Fernández a la de Fernando de la Rúa, o a la suya propia cuando le tocó ejercer la presidencia.

“Mi impresión es que el Presidente está grogui, no contesta, como estuvo De la Rúa en un tiempo, como estuvo Duhalde cuando gobernaba”, dijo hablando de sí mismo en tercera persona.

Duhalde, quien siendo senador llegó a la Presidencia en 2002 por un acuerdo político tras la renuncia de cuatro presidentes en menos de dos semanas, consideró que Fernández podría ser víctima de “los problemas e impactos psíquicos que tiene un presidente” cuando administra una crisis.

“En un momento no contestan. Son tantos los problemas e impactos psíquicos que tiene un presidente, que llega un momento en que, bueno, tiene que buscar ayuda”, dijo durante una entrevista por Radio Rivadavia, en la que calificó a su análisis como “la explicación más benigna” que él haría sobre el jefe de Estado.

Es la segunda vez que Duhalde analiza la política en términos de diagnóstico psicológicoLa vez anterior fue cuando anunció que “la Argentina puede tener un golpe de Estado” y luego, ante las críticas de casi todo el arco político democrático, salió a pedir disculpas con un análisis médico: “Yo no estoy exento de tener esos temas psicóticos, a mí me puede pasar. No me reconozco diciendo lo que dije. No es un brote psicótico, es un instante, es un desenganche de la realidad. Es como un flash”.

Las nuevas declaraciones del ex gobernador contra el presidente Alberto Fernández también se dirigieron al Frente de Todos. Dijo que se trata de “un Gobierno que no entiende y que no sabe que la gobernanza en crisis es absolutamente distinta a una gobernanza en tiempos normales o cuasi normales. No lo ha entendido nunca, por eso arranca con 22 ministerios”.

Además, puso en duda la experiencia de Fernández, quien como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner fue parte clave de esa gestión. “Él no estuvo en el poder. Estar en el poder es otra cosa. Él fue acompañante. El poder es toma de decisiones, manejar eso como tema central”, rezó Duhalde.

En su opinión, el gobierno actual está “dispersando energías atendiendo 10 temas a la vez, sin arreglar ninguno”. Al respecto, citó como ejemplo su gestión como presidente tras la crisis de 2001. “Cuando asumimos, decidimos solo tres objetivos básicos” y “de los demás, como tierra, corrupción y adicciones, ni siquiera me acordé”.

De paso también criticó al Gobierno por tener a sus funcionarios “ocupados con temas del pasado”, lo cual “es un absurdo, una tontera y una locura”. “El pasado es inmodificable”, dijo y aconsejó que a los dirigentes “habría que prohibirles hablar del pasado”.

La profecía/amenaza de Duhalde

Cuando Duhalde realizó su primera irrupción de “golpismo psicótico”, se desató un extenso debate sobre el sentido de sus palabras. En ese momento, Luis Bruschtein realizó en Página/12 un interesante aporte:

“El sentido de lo que dijo el expresidente es una profecía-advertencia de que si Alberto Fernández impulsa políticas como la llamada reforma judicial, la declaración de las comunicaciones como servicio público, o el aporte extraordinario de las grandes fortunas, pasará esa doble desgracia (suspensión de elecciones y golpe de estado).

Eduardo Duhalde rechaza esas medidas del gobierno por lo que, además de profecía y advertencia, sus palabras asumen también un sentido de invitación y hasta de conformidad con que sucedan esas tragedias.

La profecía duhaldista es también manifestación pública del deseo de muchos, empezando por los que se reunen a protestar en el obelisco. El núcleo duro macrista piensa así: no acepta que perdió las elecciones y cree que el gobierno no puede llevar adelante el mandato de los que lo votaron, sino que debe subordinarse al mandato de los que votaron en contra y perdieron. Es el consenso del que habla Duhalde: nada que no concuerde con lo que quiere la oposición se debe hacer.”

FUENTE PAGINA 12

FOTO TAPA iPROFESIONAL

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Mundo

En el mundo entero la gastronomía no genera contagios

Avatar

Published

on

Protocolos adecuados y control han sido suficientes para que el nivel de riesgo de contagio en el sector gastronómico haya sido considerado ínfimo en todo el planeta.

Las experiencias en todo el mundo -y más recientemente en nuestro país- demuestran que la actividad gastronómica supone un bajo riesgo en lo que tiene que ver con el riesgo de contagio.

De hecho la OMS aprobó un cuadro de actividades en las que tal actividad aparece en el cuadro de lo considerado como «BAJO MODERADO»  lo que indica la posibilidad cierta de llevar a cabo su apertura.

De hecho existe en Argentina un caso paradigmático y es el de la provincia de Salta. En la capital de ese estado provincial se retornó a la actividad gastronómica plena, siguiendo un estricto protocolo, y pese a la explosión de contagios que la convierten en epicentro de la pandemia no se ha detectado un solo caso de contagio proveniente de la asistencia a un local gastronómico.

Dicho esto analicemos que pasa con la materia prima y su manipulación en los restaurantes y otro tipo de locales dedicados a la acrividad.

Es poco probable que la COVID-19 se transmita a través de los alimentos o de envases de productos alimenticios. La COVID-19 es una enfermedad respiratoria que se transmite principalmente a través del contacto entre personas y del contacto directo con las gotículas expulsadas al toser o
estornudar por una persona infectada.

Hasta la fecha, no se ha demostrado que los virus que causan enfermedades respiratorias puedan transmitirse a través de los alimentos o de los envases que los contienen. Los coronavirus no pueden multiplicarse en los alimentos, pues necesitan un huésped animal o humano para hacerlo.

Lo que nos lleva a resumir que, siguiendo los protocolos indispensables que reglen la distancia mínima obligatoria, la higiene y desinfección del local, el desarrollo de la actividad en la vereda, el auto control de los visitantes, el control de los responsables del lugar y la supervisión constante del estado no existe motivo alguno para seguir demorando la apertura de la gastronomía en nuestra ciudad.

En el caso puntual de Mar del Plata la cuestión engloba a una de las actividades comerciales de mayor relevancia y la continuidad de la prohibición representará una cadena de cierres, pérdidas de puestos de trabajo y de quiebras que pueden llegar a causar un daño irreparable para los próximos meses, agravando la ya de por sí desesperante realidad socio-económica de la ciudad.

Algo que a la luz de los datos recogidos en todo el planeta y el insólito hecho de que se hayan autorizado actividades que en el mismo ránking de la OMS aparecen como del más alto riesgo (ej: bares) convierte la negativa en algo sin explicación. Máxime cuando todos los especialistas coinciden en que el mayor índice de contagios proviene de la violación de las normas en reuniones de amigos, bailes, aseados y mateadas. Algo que en ningún caso puede ser detectado por las autoridades de no mediar una denuncia concreta.

Más allá de las especulaciones políticas que han partido al medio a la Comisión de Reactivación Económica -y que muestran a un sector partidario utilizando en beneficio propio la delicada situación de miles de pequeños empresarios y más trabajadores- el gobierno municipal debe tomar el toro por las astas y devolver la actividad a un sector probadamente inocuo con respecto al COVID-19 y sus riesgos y también comprobado eje de la realidad económica marplatense.

No es atacando la gastronomía como vamos a salir adelante; y ello ya ha quedado debidamente comprobado en todos lados.

 

ADRIAN FRTEIJO

LIBRE EXPRESION

Continue Reading

Sin categoría

Noche de furia en Bogotá: por qué cientos de personas salieron a quemar las estaciones de policía

Avatar

Published

on

 

La muerte de Javier Ordóñez a manos de dos policías desencadenó una ola de violentas manifestaciones que fueron reprimidas y dejaron al menos cinco muertos y más de un centenar de heridos

 

 

 

 

Manifestantes se enfrentan a la policía durante el estallido de las protestas por causa del asesinato de Javier Ordóñez, quien fue detenido por dos agentes de la policía, electrocutado con una pistola taser, y trasladado al CAI Villa Luz de donde salió sin signos vitales al hospital. (AP Photo/Ivan Valencia)

La violencia que se desató la noche del miércoles 9 de septiembre en Bogotá fue la consecuencia de muchos malestares acumulados por años entre la ciudadanía y la policía, los cuales tuvieron en el asesinato de Javier Ordóñez la mecha que prendió el incendio.

Las manifestaciones empezaron cerca de las seis de la tarde y se extendieron hasta altas horas de la madruga, convirtiendo a la ciudad y su área metropolitana en un verdadero campo de batalla que dejó como saldo, según cifras oficiales, siete muertos -todos civiles- y 140 personas heridas, 87 policías y 53 civiles.

La ciudad, y el país entero, se había despertado este miércoles con el video de Ordóñez siendo reducido por dos uniformados, los que a pesar de sus gritos de “por favor ya no más” siguieron electrocutándolo con su pistola taser hasta dejarlo inconsciente.

Play

Aunque el video muestra el claro uso indebido de la fuerza y de esta arma “no letal” por parte de la policía, sobre el caso se ciñe una gran incógnita: ¿qué pasó en la estación de policía de Villa Luz?

Un manifestante se para cerca de una motocicleta en llamas afuera de una estación de policía después de que un hombre, que fue detenido por violar las reglas de distanciamiento social, muriera por ser golpeado repetidamente con una pistola paralizante por parte de oficiales, según las autoridades en Bogota, Colombia Septiembre 9, 2020. REUTERS/Luisa GonzalezUn manifestante se para cerca de una motocicleta en llamas afuera de una estación de policía después de que un hombre, que fue detenido por violar las reglas de distanciamiento social, muriera por ser golpeado repetidamente con una pistola paralizante por parte de oficiales, según las autoridades en Bogota, Colombia Septiembre 9, 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez

Testimonios de los amigos de Javier Ordóñez que estaban con él la noche en que fue asesinado aseguran que al abogado lo trasladaron vivo al CAI de la Policía y allí lo “molieron a golpes”.

Otra persona, amigo también de Ordóñez, también fue trasladado y golpeado en ese CAI, según los testimonios, por estar grabando la agresión contra su amigo.

El detalle no es menor, pues aún no se conoce un dictamen forense ni el informe oficial de la Policía que esclarezca las causas de la muerte de Ordóñez, haciendo que el manto de duda por el grado de abuso que pudo haber sufrido en el CAI de Villa Luz se mantiene.

Por eso las protestas de ayer se dirigieron en especial contra lo CAI o estaciones de policía en los barrios de la capital.

En total fueron afectados 52 instalaciones de policía: 49 en Bogotá y 3 en Soacha. A 22 los manifestantes les prendieron fuego.

Un ataque simbólico

La quema de los CAI de Policía en Bogotá no fue gratuita, fue simbólica. Por años en la capital estas estaciones se han convertido en el epicentro de denuncias por abusos, maltratos, golpizas, e incluso violaciones a mujeres. La gran mayoría de estos casos hoy permanecen impunes.

A finales de marzo de este año, por ejemplo, una mujer denunció una detención arbitraria por parte de la Policía, la cual terminó en un traslado al CAI de Bosa Laureles en Bogotá, allí según relató, los uniformados la desnudaron, abusaron de ella y la robaron. Esta fue una de las estaciones quemadas en las protestas de ayer.

Un manifestante patea a un oficial de policía durante las protestas provocadas por la muerte de un hombre luego de que fuera detenido por la policía en el barrio Villa Luz en Bogotá, el miércoles 9 de septiembre de 2020. Javier Humberto Ordóñez, de 46 años, murió en el hospital luego de recibir repetidas descargas eléctricas. descargas con una pistola paralizante de los agentes que lo detuvieron por violar las reglas de distanciamiento social para frenar la propagación del coronavirus. (AP Photo/Ivan Valencia)Un manifestante patea a un oficial de policía durante las protestas provocadas por la muerte de un hombre luego de que fuera detenido por la policía en el barrio Villa Luz en Bogotá, el miércoles 9 de septiembre de 2020. Javier Humberto Ordóñez, de 46 años, murió en el hospital luego de recibir repetidas descargas eléctricas. descargas con una pistola paralizante de los agentes que lo detuvieron por violar las reglas de distanciamiento social para frenar la propagación del coronavirus. (AP Photo/Ivan Valencia)

En el CAI Codito de Usaquén, que también ardió en la noche del jueves, se produjo en el 2016 un hecho viralizado en las redes sociales, la tortura a un joven detenido con el que los policías incluso jugaron a la ruleta rusa.

En otro de los CAI quemados, en Soledad, también hay denuncias por tortura y abuso sexual a dos defensores de derechos humanos de los colectivos Juventud en Marcha y la Coordinadora Antifascista en Bogotá.

En el CAI La Gaitama de la localidad de Suba, en 2017 también se habían producido denuncias por abusos y torturas de policías a un joven que fue detenido.

Todo lo anterior explica en parte por qué la violencia de los manifestantes se concentró en las estaciones de policía, y suma a un descontento creciente ya había tenido un pico muy alto en noviembre pasado, cuando durante el segundo día de protestas en el marco del Paro Nacional, un miembro del ESMAD -policía antidisturbios- disparó con un fusil de peringones, otra arma calificada como “no letal”, a la cabeza de Dilan Cruz, causándole la muerte.

Uno de los CAIs incendiados la noche del miércoles 9 de septiembre en Bogotá en medio de las protestas por el asesinato de Javier Ordóñez por dos policías.Uno de los CAIs incendiados la noche del miércoles 9 de septiembre en Bogotá en medio de las protestas por el asesinato de Javier Ordóñez por dos policías.

Dilan se convirtió entonces en el símbolo de unas protestas inéditas en Colombia que se mantuvieron por el transcurso de un mes y que amenazaban con regresar fortalecidas a principio de año, pues las razones que llevaron a los ciudadanos a las calles en vez de mercar se exacerbaron.

Sin embargo, cayó la pandemia del coronavirus y se decretó en todo el país un confinamiento que bajó los ánimos y desarticuló el incipiente movimiento social que empezaba a consolidarse.

656 víctima civiles de la Policía en tres años

 

Los asesinatos a Dilan Cruz y a Javier Ordóñez no son hechos aislados, de acuerdo con la propia Alcaldía de Bogotá tan solo en lo que va del 2020 se han recibido 137 denuncias por presunto uso excesivo de la fuerza y violaciones de los derechos humanos por parte de la Policía.

Pero la situación es mucho más grave. El último informe del Monitor de Fuerza Letal -que recopila datos sobre el actuar de las fuerzas militares y policiales de México, Brasil, El Salvador, Venezuela y Colombia- señala que entre 2015 y 2017 hubo 568 casos de presuntos homicidios a civiles cometidos por la Fuerza Pública.

Javier Ordóñez, el abogado que murió a asesinado por dos policías por el cual se desencadenaron las protestas en Bogotá.Javier Ordóñez, el abogado que murió a asesinado por dos policías por el cual se desencadenaron las protestas en Bogotá.

Así mismo, la ONG Temblores, que se encarga de hacerle seguimiento a casos de abuso policial en toda Latinoamérica, afirma que en Colombia entre 2017 y 2019 han muerto 639 civiles por acción de la policía.

En el transcurso de 2020, y sin contar las siete muertes en las protestas de este miércoles, se habían registrado 10 personas asesinadas. La última de estas víctimas fue Javier Ordóñez.

 

Las otras víctimas de la policía en 2020 fueron:

Jaider Bochero, de 17 años, el 23 de abril en Codazi (Cesar); Janner García, de 22 años, el 7 de junio en Puerto Tejada (Cauca); Estela Valencia, de 50 años, el 7 de junio en Buenaventura (Valle del Cauca); Harold Payares, de 17 años, el 24 de agosto en Cartagena. Todos asesinados con arma de fuego.

Además una persona de 21 años de la cual no ha sido registrado aún el nombre fue asesinada el 2 de mayo en Cali.

Por un disparo del ESMAD, como en el caso de Dilan Cruz, murió el 25 de junio en Soacha (Cundinamarca) Duván Álvarez, de 15 años. Además, están los casos de Ángel Arévalo, de 23 años, que murió a golpes el 20 de julio en Cumbal (Nariño) y otro icónico, la muerte a bolillazos de Anderson Arboleda, de 21 años, asesinado a bolillazos el 28 de mayo en Puerto Tejada (Cauca).

Anderson Abroleda, joven de 21 años que murió después de una golpiza policial.Anderson Abroleda, joven de 21 años que murió después de una golpiza policial.

Todos estos casos, sumados a las siete muertes confirmadas durante las protestas en las que la Policía abrió fuego indiscriminadamente contra los manifestantes, dan un parte de 656 victimas civiles de la Policía en los últimos tres años.

Las 7 personas muertas durante las protestas fueron: Alexander Fonseca, 17 años; Julieth Ramírez, 18 años; Fredy Alexander Maecha, 20 años; Andrés Felipe Rodríguez, 23 años; Germán Fuentes, 25 años; Julián González, 27 años; Javier Ordóñez, 44 años.

Ante esta situación, voces desde diferentes sectores políticos han pedido una reforma estructural a la institución de la Policía Nacional. Una que revise procedimientos, sanciones, y que separe a esta institución, de carácter civil, del fuero militar por medio del cual hechos como los asesinatos a civiles pasan a ser juzgados por la justicia penal militar y en su mayoría quedan impunes.

“Ayer le pedí a la Procuraduría y a la Defensoría que liderarán un proceso de reforma estructural de la Policía. Hoy viendo lo que ha pasado creo que es absolutamente evidente que es el Gobierno Nacional y el mismo presidente de la República al que le corresponde liderar esa reforma. Es un tema demasiado estructural, requiere una reforma constitucional, si la Policía es un organismo civil, por qué tiene fuero penal militar”, dijo al respecto la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Mientras esto sucede, los ánimos no han bajado y se prevé que en los próximos días vuelvan a presentarse protestas y manifestaciones. Por redes sociales incluso, se está llamando a revivir el Paro Nacional.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas