Connect with us

Noticias

Miles de jubilados se agolpan ante los bancos argentinos y se exponen a un contagio masivo

Avatar

Published

on

Indignación popular por la falta de previsión en el pago de pensiones
FOTO : Cientos de pensionados y beneficiarios de planes sociales hacen fila frente a un banco de la ciudad argentina de Córdoba, este viernes.TELAM

¿Qué es lo peor que se puede hacer en plena pandemia? Sin duda, aglomerar a miles y miles de ancianos durante horas. Y eso es lo que se hizo el viernes en Argentina. Por una falta de previsión asombrosa, una gran cantidad de jubilados se apiñó ante las sucursales bancarias de todo el país para cobrar su pensión. Fue un desastre que expuso al contagio a las personas de mayor riesgo y redujo sustancialmente los efectos positivos del estricto confinamiento impuesto desde el 20 de marzo.

El presidente Alberto Fernández hizo saber que estaba furioso y desde medios gubernamentales se señaló como responsables al presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y al director de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Alejandro Vanoli. El abogado y Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, exigió la dimisión inmediata de Vanoli y del secretario de Seguridad Social, Luis Bulit Goñi. El secretario del gremio sindical La Bancaria, Sergio Palazzo, también fue señalado. Los hechos del 3 de abril parecían destinados a convertirse en un hito negativo dentro de la crisis del coronavirus en Argentina.

Las oficinas bancarias se cerraron hace ya dos semanas, en cuanto se decretó el confinamiento. Algunos empleados siguieron acudiendo a sus puestos para mantener la actividad imprescindible, pero el sindicalista más poderoso del sector, Sergio Palazzo, impuso que no se atendiera al público: quería minimizar el riesgo de contagio para los afiliados a La Bancaria. Desde entonces, la población tuvo que manejarse solamente con los cajeros automáticos.

Llegados al final de marzo, el cobro de salarios y pensiones motivó largas filas ante los cajeros. Para muchos jubilados, poco habituados a operar con tarjetas y pantallas, retirar su dinero se convirtió en un suplicio. Para otros, que habían perdido la tarjeta o la contraseña o no las habían tenido jamás, se convirtió en una tarea imposible. Con el fin de reducir las aglomeraciones, el Gobierno decidió que los bancos abrieran el viernes, día 3. Empezaban a solaparse el cobro de las pensiones (siete millones de jubilados), de las ayudas por hijo o embarazo (2,4 millones de beneficiarios) y de los 10.000 pesos concedidos como Ingreso Familiar de Emergencia a más de 11 millones de personas.

Ocurrió lo que ocurrió. Algunos pensionistas comparecieron ya la víspera, dispuestos a pasar la noche ante la puerta del banco. Era casualmente la noche más fresca del incipiente otoño austral. Al amanecer ya había largas filas. Pesó probablemente el recuerdo del “corralito” de 2001-2002, cuando entre los argentinos quedó impresa la convicción de que el último en llegar no cobraría. Cuando abrieron las oficinas, a las 10 de la mañana, los empleados apenas lograban ordenar el ingreso en los locales y las distancias de seguridad se reducían a centímetros. Las imágenes difundidas por televisión eran devastadoras. “Quieren que nos muramos para ahorrarse nuestras pensiones”, gritaba una mujer. Algunos se desvanecían por el cansancio. En localidades como Villa Gesell, provincia de Buenos Aires, la municipalidad llevó sillas y agua. En la Casa Rosada se encendieron todas las alarmas.

El presidente Alberto Fernández, que impuso el confinamiento y paralizó la economía de un país en recesión cuando la pandemia apenas había llegado a Argentina, proclamó esta semana que estaba dispuesto a tomar cualquier medida necesaria para proteger la salud de sus conciudadanos, en especial los más débiles ante la infección, es decir, los ancianos. “Somos un ejemplo para el mundo”, proclamó. En unas horas, toda esa prudencia se derrumbó por una cadena de errores.

Según una reconstrucción efectuada por el medio digital Infobae, a las 8 de la mañana el presidente telefoneó al presidente del Banco Central, Miguel Pesce, para ordenarle que los bancos abrieran también el sábado y el domingo. Pesce, a su vez, telefoneó al sindicalista Sergio Palazzo para comunicarle la decisión. Palazzo se había opuesto hasta el último minuto a la apertura al público de las oficinas, por miedo al contagio de los trabajadores bancarios. Palazzo recibió poco después una llamada del propio presidente, quien le acusó de ser el causante de las aglomeraciones. Según otras fuentes citadas por Clarín, Alberto Fernández amenazó a Palazzo con incluir la banca en la lista de servicios esenciales y obligar a sus trabajadores a abrir cada día.

El director de la Anses, Alejandro Vanoli, fue otro de los culpados. A media mañana, cuando las redes sociales hervían ya de indignación, Vanoli dio vagas explicaciones al canal informativo TN: “No quiero entrar en quién tiene la culpa, es una situación compleja en la que hay que elegir cuál es el menor de los males”. “No se verían largas colas si los jubilados pudieran entrar en los bancos”, añadió, como si aglomerar dentro fuera mejor que aglomerar fuera. Y recordó que la Anses había pedido que solo acudieran a los bancos “los jubilados que tuvieran la necesidad imperiosa de hacerlo de forma presencial”.

https://elpais.com/

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias

San Telmo: se rompió un caño maestro de agua y se inundó parte del edificio de Torneos

Avatar

Published

on

Personal de Aysa lidiaba con la rotura e intentaba establecer el motivo; el agua llegó hasta la Casa Rosada, ubicada a cuatro cuadras

Un caño maestro de Aysa en el barrio porteño de San Telmo se rompió esta tarde y perdió grandes cantidades de agua. Como consecuencia, se inundó parte del edificio de Torneos y Competencias. El agua llegó hasta la explanada de la Casa Rosada, ubicada a cuatro cuadras del lugar.

Se trata de un caño de 915 milímetros ubicado en la intersección de Venezuela y Balcarce. Desde Aysa informaron a LA NACION que, ante el incidente, una cuadrilla trabajaba en el lugar.

Como medidas, dijeron primero cerraron las válvulas de agua y de presión, mientras examinaban el motivo de la rotura del caño.

Mientras tanto, frente a la sede del gobierno nacional, un grupo de personas lidiaba con el agua que había llegado hasta la explanada.

La explanada de la sede de gobierno nacional se encontraba cubierta de agua
La explanada de la sede de gobierno nacional se encontraba cubierta de agua

 

 

 

FUENTE : LA NACION

Continue Reading

Noticias

Coronavirus en la Argentina: la Corte espera al Gobierno para decidir si abre la actividad judicial en AMBA

Avatar

Published

on

La Corte Suprema levantó la feria judicial en buena parte del interior del país y planea liberar nuevos distritos, pero el escenario en el área metropolitana de Buenos Aires es distinto. El máximo tribunal se moverá con extrema cautela y esperará conocer el grado de apertura que disponga el Gobierno nacional para decidir después si habilita una mayor actividad judicial en la ciudad de Buenos Aires y en los juzgados federales del conurbano.

En tanto, el gobierno porteño analiza la posibilidad de permitir, con muchas limitaciones, el trabajo de las profesiones liberales -que incluyen a abogados y contadores-, pero el asunto no prosperaría por el momento, dijeron hoy fuentes oficiales.

Ads by

Los abogados reunidos en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y el Colegio de la ciudad de Buenos Aires vienen reclamando al gobierno porteño y a la Nación que les permitan ir a sus estudios a buscar documentación y hacer una tarea reducida.

Propusieron incluso un protocolo para ir a trabajar. En los estudios grandes, por ejemplo, sugirieron que vaya uno de cada tres empleados y en los más chicos, que puedan concurrir, según la terminación de su DNI, un abogado cada día.

El Colegio Público de Abogados de la Capital Federal incluso le inició un juicio a la Nacion y a la Ciudad para que dejen trabajar. Presentó un recurso de amparo en el que reclama que se levante la feria.

“Es necesario que el servicio de justicia sea declarado actividad esencial para que podamos volver a los estudios a trabajar. A buscar documentación necesaria para seguir con nuestra profesión”, dijo Máximo Fonrouge, presidente del Colegio de la Ciudad.

El gobierno porteño puso el tema esta semana sobre la mesa de discusión con el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Los abogados se entusiasmaron con la posibilidad de volver, pero esta mañana, fuentes del gobierno de la Ciudad dijeron a LA NACION que si bien están todos los protocolos preparados para que los contadores y abogados regresen al trabajo, no es posible autorizarlo por el momento.

“Está dentro de las posibilidades, pero lo vemos complejo. No está en el radar por el momento. Están todos los protocolos armados, pero no se puede sumar todo al mismo tiempo”, dijo una fuente de la Ciudad que trabaja junto con Horacio Rodríguez Larreta.

Mamparas y alcohol

La Corte dispuso un sistema de trabajo con protocolos y mamparas en las mesas de entrada y alcohol en gel. Lo mismo solicitó el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y en algunos lugares ya se instalaron.

En la Corte, en tanto, están a la espera de lo que se decida a nivel nacional. “Veremos lo que decida la autoridad sanitaria en cuanto al AMBA”, dijo un funcionario de la Corte. Ya se decidió levantar la feria extraordinaria en distintos distritos del interior del país, a pedido de las cámaras federales de esos lugares.

Así, volvieron a trabajar de manera remota, sin presencia de público y con protolocos sanitarios, la Cámara Federal de Apelaciones de Corrientes, la totalidad de los juzgados federales de Corrientes, la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, la totalidad de los juzgados federales de Tucumán, la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, el juzgado federal de Esquel, los juzgados federales de Rawson Nº 1 y N° 2, el juzgado federal de Río Grande, el juzgado federal de Comodoro Rivadavia, el juzgado federal de Caleta Olivia, el juzgado federal de Río Gallegos, el juzgado federal de San Rafael, el juzgado federal de San Luis, el juzgado federal de Villa Mercedes, los juzgados federales de San Juan Nº 1 y N° 2, el juzgado federal de Río Cuarto, el juzgado federal de Villa María y el juzgado federal de Bell Ville.

Ese es el camino para la apertura: que las cámaras federales hagan los pedidos a la Corte y que el máximo tribunal analice cada caso. Si los abogados quieren más apertura, según este esquema, deben plantearlo ante cada cámara.

Para aquellos distritos donde la feria todavía no se levante, fuentes de la Corte dijeron a LA NACION que están buscando que se trabaje vía remota todo lo posible.

Los distintos fueros

La Justicia se maneja hoy de manera dispar. El fuero federal penal está trabajando de manera remota, y los juzgados, fiscalías, cámaras y tribunales orales están desempeñándose con mucha actividad en los casos relacionados con el coronavirus y en aquellos para los que se levanta la feria.

En el fuero civil también están trabajando mucho los juzgados de familia y aquellos que tienen trámites vinculados con los amparos de salud y los asuntos de violencia doméstica.

En el fuero comercial, el trabajo se hace con el régimen de la feria judicial, con una actividad reducida, y lo mismo sucede en el fuero laboral, donde pesa especialmente el discurso del gremio de los judiciales de Julio Piumato.

FUENTE : LA NACION

Continue Reading

Noticias

YPF desmiente planes para suspender empleados

Avatar

Published

on

La petrolera de mayoría estatal negó que esté evaluando un plan para suspender a parte de su personal. La firma reconoció que la pandemia de coronavirus afecta sus ingresos pero remarcó que sus empleados son esenciales.

a petrolera de mayoría estatal YPF desmintió hoy que tenga planes para licenciar o suspender a empleados y remarcó que “no existe en la compañía ninguna iniciativa en ese sentido”.

La advertencia de la operadora más grande de Argentina se da a raíz de algunos artículos periodísticos que aseguraron que la firma planea licenciar a buena parte de sus trabajadores si la cuarentena se extiende, situación que fue desmentida por un comunicado oficial de YPF este mediodía.

Las versiones surgieron a partir de los dichos del presidente de YPF, Guillermo Nielsen, que fueron dados a conocer en exclusiva por este medio el sábado y en los que el directivo advirtió que la situación en la petrolera es crítica y dijo que “YPF no puede seguir adelante con este nivel de deuda y no puede seguir adelante con tantos empleados en la compañía para producir menos petróleo”.

Nielsen brindó una charla en la XXIX Conferencia del Institute of the Americas en La Jolla, en un ciclo de encuentros virtuales en los que se analizó el impacto que la pandemia está generando en la industria hidrocarburífera.

Desde la petrolera explicaron que “YPF llegó a un acuerdo con SUPeH (la Federación de Sindicatos Unidos Petroleros) para que los trabajadores puedan seguir atravesando esta difícil situación”.

Y se recordó que “con mucho esfuerzo de todo el sector se alcanzó un acuerdo entre todos los sindicatos petroleros del país y la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH), para que los trabajadores de las empresas de servicios petroleros puedan cobrar hasta el 60% de sus
salarios
 mientras no prestan servicios efectivos”.

Si bien las declaraciones de Nielsen dejaron abierta la puerta a la especulación sobre eventuales suspensiones o reducciones de personal, el presidente de YPF lo que hizo fue trazar un panorama numérico de la complicada situación en la que se encuentra la operadora que debe por un lado enfrentar el pago de una importante deuda con bonistas, sin la posibilidad de renegociar vencimientos ante el escenario macroeconómico argentino y en un contexto de pandemia en donde sus ventas se han desplomado.

Es por esto que desde YPF se indicó en el comunicado que “en el marco de la pandemia COVID-19, que obviamente afecta gravemente los ingresos de la compañía, YPF busca eficiencias para mitigar sus consecuencias y mejorar en cada una de sus operaciones cuidando la salud y la seguridad de sus trabajadores”.

Y se remarcó que “hace 98 años que para YPF lo más valioso es su gente y continuará trabajando para garantizar su seguridad y proveer de la energía que el país necesita para salir de esta situación”.

 

FUENTE : https://www.rionegro.com.ar/

Continue Reading

Más Vistas