Connect with us

Economia

Netflix se tambalea ante aumento de la competencia

Avatar

Publicado

on

 Mientras su deuda crece y sus suscriptores disminuyen, Netflix enfrentará la feroz competencia de nuevos rivales. La compañía ya no es tan invencible como parecía

Por: Anna Nocolau y Fan Fei
Un soleado fin de semana a mitad de verano en Los Ángeles, Netflix convirtió el muelle de Santa Mónica en un bombardeo de mercadotecnia tridimensional, transformándolo en la ciudad ficticia de Indiana de la década de 1980 donde se desarrolla la exitosa serie Stranger Things.

El impulso de mercadotecnia ilustró lo crítica que es la serie para el servicio de streaming, que depende de las suscripciones. La llegada de la tercera temporada de Stranger Things el 4 de julio fue el “mayor lanzamiento de contenido” de 2019 para Netflix, dice el analista de Bernstein Todd Juenger. “Si alguna pieza de contenido va a marcar la diferencia en la suma de suscriptores, esta debería ser la indicada”, agrega.

Juenger estaba en lo correcto. Los suscriptores a nivel global aumentaron en las primeras dos semanas de julio. Desafortunadamente para Netflix, fueron dos semanas demasiado tarde.

Descalabro del rey
En el segundo trimestre, la compañía perdió 126,000 suscriptores en Estados Unidos (EU), por primera vez desde 2011. Igualmente preocupante, fuera de EU, la compañía solo registró 2.8 millones de suscriptores, aproximadamente la mitad de lo que Netflix había proyectado.

Por su parte, el mercado eliminó 17.000 millones de dólares del valor de las acciones de Netflix de un día para otro, enfatizando la brutal correlación entre los nuevos suscriptores y el valor bursátil.

La compañía prevé siete millones de nuevos suscriptores en el tercer trimestre. Pero la dramática caída en el segundo —incluso antes de la llegada de una mayor competencia de Apple y otros a finales de este año— ha puesto en duda si la compañía es tan invencible como parecía.

Wall Street ahora quiere saber si el hecho de no alcanzar los objetivos fue una falla o es una tendencia. El mercado de valores se volvió “adicto” al crecimiento de suscriptores de Netflix, dice Aswath Damodaran, profesor de finanzas en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York.

“Durante una década, Netflix gastó más y más dinero en contenido para atraer usuarios y aumentar la capitalización de mercado, y funcionó”, dice. “Pero la pregunta es: ¿cómo te bajas de esta banda sin fin? En algún momento, gastar 75% de cada dólar en contenido no será sostenible. El próximo año será el gran desafío”.

A la conquista del streaming
Netflix encabezó la revolución del streaming que cambió la forma en que vemos la televisión y las películas. A medida que la TV por cable perdió suscriptores, Netflix los ganó, colocándolo en una categoría junto a Facebook,Amazon y Google como una de las empresas adoradas del sector de tecnología de EU.

La compañía gasta más de 70% de sus ingresos en contenido. Los analistas estiman que eso le daría un presupuesto de más de 15.000 millones de dólares este año, más que cualquier otra compañía. Sin embargo, Netflix proyecta que gastará 3.500 millones de dólares más de lo que generará en efectivo en 2019.

Este ritmo de gasto de efectivo significa que la compañía tiene que recurrir repetidamente a los mercados de deuda para pagar por su contenido y hacer otros pagos de la deuda. Netflix asumió la gran mayoría de sus 12.000 millones de dólares en deuda a largo plazo en los últimos tres años, ya que casi duplicó su base global de suscriptores a 150 millones.

Muchas de las grandes compañías de medios tradicionales inicialmente entregaron sus catálogos a Netflix a cambio de pagos de regalías. Pero el servicio de streaming comenzó a desarrollar su propio catálogo antes de que estos programas desaparecieran de su plataforma.

Ahora, Netflix enfrenta una arremetida de la competencia. Después de años de salidas en falso, Apple lanzará su servicio de streaming en noviembre, al igual que Disney, mientras que WarnerMedia de AT&T y NBCUniversal de Comcast lo harán a principios del próximo año. Fuera de Apple, todos tienen extensos catálogos de antiguos programas.

El dato. 70% de los ingresos de la compañía se gastan en contenido

La estrategia tradicional de Netflix fue gastar más que sus rivales, pero tal vez se topó con la horma de su zapato: Apple. Hace dos años, Netflix entró en una guerra de ofertas con el fabricante del iPhone por The Morning Show, una serie de televisión de comedia dramática. “El acuerdo iba y venía entre Netflix

y Apple”, dice una persona involucrada en las conversaciones. Al final, los productores decidieron venderlo a Apple por más de 300 millones de dólares, en parte porque sentían que el fabricante del iPhone le daría un mayor impulso de mercadotecnia.

“En Netflix sería uno de sus muchos programas grandiosos. Pero en Apple sería el primer gran programa estelar en su nuevo servicio”, dice esta persona.

Contenido por deuda
Netflix invadió por primera vez las salas de EU con su streaming de video en 2007. Pero pasarían otros seis años antes de que tuviera un gran impacto con sus series originales. La compañía pagó 100 millones de dólares por dos temporadas del thriller político House of Cards, poniendo a Netflix en el mapa con el público y Hollywood.

House of Cards fue ilustrativo sobre cómo Netflix abordaría los acuerdos en los años futuros. La estrategia consistía en gastar mucho para superar a los rivales, generalmente comprometiéndose con los derechos globales completos para las series sin pedir un programa piloto. El acuerdo “cambió todo el panorama de cómo se crea la televisión”, dice un veterano banquero de Hollywood.

En ocasiones, el servicio de streaming ofrecía precios entre 30 y 50% más altos que competidores como HBO, Showtime y Starz, de acuerdo con personas familiarizadas con estos acuerdos.

Esta resultó ser una estrategia efectiva de liquidez, pues la deuda y los pasivos de Netflix se extienden a lo largo de los años. Además de sus 10.400 millones de dólares en deuda a largo plazo, a finales del año pasado también tenía otros 19.000 millones de dólares en obligaciones y entre 2.000 a 5.000 millones de dólares adicionales en gastos “desconocidos”, dinero comprometido en los próximos cinco años para pagar nuevos programas y para las licencias de los derechos de televisión y películas existentes.

Las guerras de streaming generaron un fenómeno conocido como “Peak TV”, y los banqueros dicen que no hay tanto capital en Hollywood desde mediados de la década del 2000, cuando las firmas de capital privado saltaban para financiar películas.

Pero algunos analistas creen que esto no es sostenible. “Dentro de cinco años, no se realizarán tantas series de televisión”, dice Jonathan Taplin, productor de cine nominado al Oscar. “Hemos duplicado el número de series desde hace siete años, y no hemos aumentado la audiencia en lo absoluto. Cualquiera puede decirte que no es una buena propuesta”, dice.

Netflix prosperó durante un período de dinero fácil y una tendencia alcista del mercado de valores. Pero los temores de una recesión sacudieron los mercados recientemente, y los críticos creen que una crisis crediticia afectaría su modelo impulsado por la deuda.

Pero los analistas e inversionistas aún creen en el modelo de la compañía. Los analistas proyectan que el flujo de efectivo llegará a un punto de equilibrio en 2023, a medida que mejoren los suscriptores y los márgenes. Sin embargo, “si en 2020 no vemos una mejora sustancial en el déficit del flujo de efectivo, sería una señal preocupante”, advierte el analista de S&P, Jawad Hussain.

Por ahora, el mercado de valores parece estar del lado de los críticos. Las acciones de Netflix cayeron aún más desde su deslizamiento de julio, alcanzando un mínimo de ocho meses que le da una valoración a la compañía en 127.000 millones de dólares.

“Tienen que reformular la historia”, dice Damodaran de la Universidad de Nueva York. “Si tienen un par de trimestres malos más, el mercado les contará la historia”.Fuente: The Financial Times

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

Los medios se preparan para la era Fernádez: nuevos cálculos de pauta y realineamiento político

Avatar

Publicado

on

El mapa de medios muestra a un gran grupo seguido de un pelotón que prepara nuevos movimientos. Un sector en transformación que se mueve en clave política. Nota de Andrea Catalano en iprofesional:

“Nunca estuve a favor de la ley de medios, no era el instrumento para resolver el problema de los monopolios. En Argentina esta ley sirvió para plantear este debate y esa batalla cultural claramente se ganó. Hoy, cuando leés Clarín, sabés lo que leés, y cuando leés Página 12, sabés lo que leés. Lo que se necesita es una ley de defensa de la competencia, una ley antimonopolios, una ley de defensa del consumidor”.

La frase corresponde a Alberto Fernández, candidato a presidente del Frente de Todos y probable ganador de la próxima elección. Más allá de la actual coyuntura, donde el presidente Mauricio Macri está convencido de que tiene chances de dar vuelta los resultados electorales de las PASO, lo único cierto es que habrá un ciclo nuevo a partir del 10 de diciembre.

Y uno de los sectores que más rápidamente reacciona a los cambios de clima político es el de los medios de comunicación. Lo cual es explicable: se trata de un sector que no solamente tiene una estrecha relación con el poder político sino que además depende en buena medida de la pauta publicitaria estatal para mantener equilibradas sus cuentas en un entorno inestable.

El mapa de medios ya había entrado en un proceso de transformación cuando asumió Cambiemos, en parte por el redireccionamiento de la pauta y en parte por el profundo impacto que suponen las nuevas tecnologías y los cambios de hábito de los consumidores.

Lo cierto es que, con el cambio político que se avecina, los directivos de los medios argentinos ya se preparan para una etapa nueva. Nadie está totalmente seguro sobre cuál será la tónica, pero todos entienden que se vienen cambios.

“La primera impresión, en caso de que ganara Alberto Fernández las elecciones, es que hay una tensión interna sobre si una política activa en el sistema de medios se va a realizar de arranque o después de ocuparse de los temas más urgentes. Hay una duda sobre en qué momento lo hará. Están ambas tensiones hoy”, sostiene Fernando Ruiz, profesor de Periodismo y Democracia de la Universidad Austral (UA).

Para el docente de esta casa de estudios, el otro punto a analizar es el referido a la “transformación apocalíptica” que vienen soportando los medios en el mundo.

“La política es una pequeña tormentita dentro de esa gran tormenta que atraviesan. Las grandes redacciones son retiros voluntarios ambulantes y no se puede discriminar entre quién aporta más o menos valor cuando en el discurso marketinero de medios se dice que la clave es aportar valor para generar comunidad”, amplió.

“La pauta oficial, en la actualidad, está cercana al 20% del total de la torta publicitaria que soporta a los medios de comunicación. Y la privada está todavía más concentrada”, dijo a iProfesional Agustín Espada, investigador del Conicet y uno de los responsables, junto con Martín Becerra, también investigador experto en medios, del Monitoreo de Propiedad de los Medios (MOM), realizado por la organización Reporteros sin Frontera y la Cooperativa Por más Tiempo.

Allí se puede ver con claridad cómo está conformado el mapa de medios actual, con una indudable posición de fuerza del Grupo Clarín, seguido por el Estado Nacional como escolta, aunque varios cuerpos por detrás. En un tercer pelotón más o menos igualitario se ubican los grupos La Nación, Indalo Medios, Pierri, América, Moneta y Viacom.

Solo en el primer semestre de 2019, el Gobierno nacional gastó $2.177 millones en pauta oficial (unos u$s36 millones), un 200% más que en el mismo período del año anterior. Y, para tener una mejor foto aun, una cifra bastante similar (en términos nominales) a la que gastó a lo largo de todo el 2018 cuando la inversión alcanzó los $2.250 millones (unos u$s75 millones tomando un dólar promedio a $30 para ese lapso), según los datos publicados por Jefatura de Gabinete.

Clarín, Viacom, América, Indalo, Prisa-Albavisión, Supercanal, La Nación, Perfil, Google y Octubre, en ese orden, fueron los medios que capitalizaron la mayor parte de la publicidad oficial desembolsada entre enero y junio de este año.

Espada consideró que seguramente habrá cambios en las estructuras de propiedad de algunos medios, tal como sucedió luego de 2015 cuando asumió Cambiemos.

Uno de los cambios más fuertes que mostró la pauta oficial entre 2015 y 2016 y años subsiguientes no fue sólo el referido a los montos sino también a los destinatarios. Mientras en 2015 el principal beneficiario de la pauta oficial fue el ya inexistente Grupo Veintitrés, hoy lo es el Clarín.

La comparación sobre la pauta oficial entre 2015 y 2016 mostró una reducción de 30% en términos nominales, de acuerdo a un estudio realizado por Espada y Santiago Marino, docente e investigador de medios. En el primer semestre de 2015 se desembolsaron $552 millones (u$s61 millones al cambio de $9 de aquel entonces), mientras que en el mismo lapso de 2016 se trató de $435 millones (u$s29 millones al cambio de aquel momento).

Detrás del pelotón, el mapa de medios coloca a otro grupo de jugadores no muy lejos. Varios de ellos son grupos o empresas que, además de medios, participan del negocio de las telecomunicaciones y de la generación de contenidos.

Ellos son Infobae, Perfil, PRISA, Albavisión, Walt Disney, Turner, Telefónica, Claro, DirecTV, Televisa y Grupo de Narváez. Sin olvidar a otros grupos locales de relevancia como son el Grupo Olmos y la Fundación Octubre, además de La Gaceta de Tucumán, Grupo Televisión Litoral y iCondor (White Bridge-Carval).

“Figoli es un empresario surgido en esta etapa y no se advierte que haya sido muy beneficiado con la pauta oficial. Lo que muestra que se producen cambios. Tal vez hacia adelante ocurrirán pero no tanto como sucedió entre 2015 y 2017 con casos como el del Grupo 23”, sostuvo el investigador.

Marcelo Figoli, dueño de Fénix Entertainment, explota el negocio de medios a través del Grupo Alpha Media. En septiembre pasado se hizo de Radio Rivadavia, y así se evitó el remate luego del proceso de quiebra. La popular emisora pasó a ser parte del grupo de radios La990, Rock & Pop, el 50% de Blue y la producción y comercialización de Radio Colonia y FM Mágica, además del 80% de la agencia Noticias Argentinas (NA).

Tal como indicó Espada, su ingreso en el negocio de medios se produjo en 2016 cuando adquirió Rock & Pop y Splendid, hoy La990. Y la expansión se concretó en 2018 con la incorporación de las radios mencionadas y de la agencia NA, que adquirió en un 80% a la familia Fascetto, dueña de Diario Popular.

Reorganizar el sistema comunicacional
Para Ana Bizberge, directora de la maestría en Industrias Culturales de la Universidad de Quilmes (UNQUI), el posible triunfo de la fórmula Fernández-Fernández en las elecciones de octubre, “abre una serie de interrogantes sobre la organización del sistema de comunicaciones en Argentina, a partir de una coalición de bases ampliar y miradas heterogéneas”.

Para la investigadora, el escenario planteado por la gestión actual “se caracteriza por la re-regulación y la implementación de políticas que permitieron la agudización de la concentración, el desmantelamiento de medios públicos y gubernamentalización de la autoridad de aplicación, ENaCom, como lo demostró el estudio MOM Argentina”.

Según su criterio, el candidato a presidente por el Frente de Todos se ha referido al rol de los medios “como negocios”, y también a los “derechos adquiridos” del Grupo Clarín en relación a la fusión Cablevisión-Telecom, entre otros aspectos.

“Una señal hacia los medios comerciales fue dejar en claro la preeminencia de la dinámica comercial de los medios y establecer una división respecto del rol que les cabe a las organizaciones sin fines de lucro, así como a los medios públicos: “Cada uno tiene un rol que cumplir y tiene que cumplirlo bien”, dijo en la entrevista para Tiempo Argentino”, destacó la experta.

Hay algo que está claro para la próxima administración, sea quien sea el elegido el próximo 27 de octubre: la política de comunicación no será una prioridad, coincidieron los consultados. Y no porque no lo merezca. Las urgencias se llevarán la mayor atención y esfuerzo.

Nadia Koziner, docente e investigadora de la UBA, la UNQUI y el Conicet, también conversó con iProfesional y sostuvo que “habrá más novedades en la relación entre la política y los medios más que en la política de medios”.

Según la académica las referencias del Frente de Todos sobre medios y medios públicos son muy generales pero anticipó que, en su visión, “ha sido tan paupérrima la política de comunicación de Cambiemos que es poco lo que hay que hacer para que sea buena”.

Digital y después
Desde hace dos años la torta publicitaria en la Argentina se mantiene estancada, si no en contracción. Y el aumento de la facturación anual responde sólo al factor inflación. El corrimiento hacia lo digital también impacta en los números.

En los primeros cuatro meses de este año, la inversión publicitaria privada cayó en cantidad de anuncios, de espacios comprados. Se redujo un 23% en radios y un 22% en revistas en relación a los primeros cuatro meses de 2018. Los diarios porteños vieron ajustada esa relación un 17%, mientras que la televisión de la Capital Federal y por cable la soportó en un 7%, y los canales del interior en un 6%, de acuerdo a datos de Monitor de Medios.

Un informe de Zenith Media sobre la distribución del gasto publicitario a nivel global de cara a 2021, arrojó que el 52% se destinará a Internet, el 27% a televisión, el 7% a vía pública, el 6% a diarios, el 5% a radios, el 3% a revistas y el 1% a cine. El reporte abordó la situación en 84 países, entre los que se encuentra la Argentina.

“Hay medios que muestran cómo se van reacomodando en los nuevos contextos. El empresario Daniel Vila dejó negocios (N. de la R.: el de la televisión paga) para focalizarse en otros segmentos”, ilustró Espada.

Y no se quedó ahí: “Hay radios que están sobre las cuerdas, como El Mundo, del Plata y Rivadavia. Hay que ver si CNN Radio sigue o si definitivamente replicará la experiencia chilena. Perfil y sus radios y un segundo canal de televisión a operar es otro caso. Una economía en recesión es fría para la pauta y también para los lanzamientos”, apuntó.

¿Qué podría pasar con Víctor Santa María, director general del grupo de medios Octubre? Para Espada, este dirigente, secretario general del SUTERH y con ambición para formar parte de la conducción de los destinos del club Boca Juniors, “es una empresario de medios anfibio. Si bien en el contexto que atraviesa el sector no se preveía que creciera fue uno de los que más lo hizo cuando, justamente, compró Página 12.

Para el investigador el empresario, sindicalista y eventual dirigente futbolístico es la figura del mundo de medios que crece con más fuerza. Pero eso no implica que no se dejen de observar a otros referentes:

Por un lado, aparece Belocopitt, accionista del Grupo América, además de ser el dueño de Swiss Medical. Habrá que ver, según el experto, si mantiene su participación en ese negocio.

Otro caso a seguir es el de Marín Kweller, dueño de la productora Kuarzo, asociada con Perfil Network para la gestión de Net TV, el canal de televisión más joven que acaba de cumplir un año.

También habrá que prestar atención a lo que suceda con DirecTV; con Claro; con Telecentro, si van a dar algún paso para entrar o salir de algún negocio, según de quién se trate, sin olvidar que aún queda pendiente de resolución de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia las implicancias locales de la fusión entre Fox y Disney.

“Sobre la concentración mediática –dice Bizbergé- si tomamos en cuenta los dichos sobre la fusión Cablevisión-Telecom subyace un enfoque que, en principio, no problematiza esta dimensión e, incluso, se ha manifestado en favor de una mirada centrada en la aplicación de criterios de defensa de la competencia”.

El problema, señalaron los especialistas, es que estos organismos carecen de un conocimiento específico del sector, hecho que impacta en la toma de decisiones.

“Algunos aspectos que serán centrales para la nueva administración tendrá que ver con el abordaje de los cambios tecnológicos, de la convergencia digital para la elaboración de políticas para el sector que tenga en cuenta un entramado en el que no sólo participan los grandes sino también pymes, cooperativas y medios comunitarios”, expresó Bizbergé.

Como se dijo: en distintas entrevistas, Fernández se ha referido al rol de los medios: a los medios como negocios, al rol de los medios públicos, a Grupo Clarín y los “derechos adquiridos” sobre la fusión Cablevisión- Telecom, entre otros aspectos.

En ese sentido, Koziner consideró que “la mayor dificultad será revertir la enorme concentración de la propiedad, a lo que se debe sumar también el desafío de la convergencia que complejiza la problemática”.

Todo esto deberá ir resolviéndose, en un esquema ideal, en la medida en que los medios puedan ir sorteando su propia crisis. Tanto Espada como Ruiz señalaron la caída de ingresos publicitarios y el corrimiento hacia lo digital. Temas que, en un contexto de tanta urgencia, quedan casi irremediablemente dejados en segundo plano.

Ruiz propuso el avance de un pacto de Estado donde se reconozca el valor institucional del periodismo y se lo proteja, defienda y sostenga como tal “porque si no puede producirse un proceso de desertificación fuerte, especialmente en algunas zonas del país”, aseveró.

Si bien reconoció que el periodismo como institución también está desprestigiado, sostuvo que se podría avanzar en una ley consensuada de publicidad oficial donde quede reducida su dimensión de control, es decir, que no sea utilizada para controlar a los medios. Hecho que se repite con la publicidad privada.

“Que sea muy legítimo para el poder político cuestionar a los medios pero que no lo sea para tomar represalias. En este contexto de crisis tan grande creo que es posible pensar en algo en este sentido”, concluyó.
Fuente: iprofesional

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo

Economia

El disparatado costo de cada legislador argentino, sin datos engañosos

Avatar

Publicado

on

(NA)

(NA)

En más de una oportunidad escribí sobre los gastos del Congreso de la Nación. Sin ir muy lejos, el 5 de marzo de este año publiqué en Infobae esta nota: “El descomunal costo del negocio de la política en la Argentina y por qué EEUU es casi 4 veces más eficiente”

En un debate en el programa A Dos Voces dije cuál es el costo de mantener a un diputado y a un senador, comparándolo con el caso español. Sin embargo, un grupo llamado Reverso, que creer tener el sello ISO 9001 para dárselo a quien considera correcto, salió con una nota diciendo que mi afirmación es Engañosa. De acuerdo al diccionario de la RAE, engañoso, significa: falaz, que engaña o da ocasión a engañarse. Por su parte, engañar significa, siempre de acuerdo a la RAE, hacer creer a alguien que algo falso es verdadero.

Para calificar mi afirmación del costo por diputado y por senador hicieron una nota en la que en vez de comparar el costo por senador y diputado, comparan los sueldos de los diputados y senadores argentinos con los de España. Esto me lleva a concluir que Reverso tiene gente incompetente o bien deliberadamente cambian la comparación engañosamente, porque no es lo mismo el sueldo de un senador o diputado que el costo total de su funcionamiento.

Los legisladores están en un edificio que consume energía, tiene seguridad, los legisladores tienen secretarias, asesores de prensa, asesores de todo tipo, internet y gastos generales. En otras palabras, para determinar cuánto le cuesta al contribuyente cada legislador hay que tomar no solo el sueldo del legislador, sino también los costos directos e indirectos, que pueden ser fijos o variables, para realizar sus funciones, costos que sabemos que nuestros legisladores parecen no contemplar a la hora de gastar la plata del contribuyente, pero sí lloran por los pobres con lágrimas de cocodrilos ante las cámaras de televisión, mientras una nube de asistentes suelen acompañarlos a los estudios y permanecer fuera de cámara.

Cuentas simples

Hecha esta aclaración, mi cuenta es muy sencilla: tomo los presupuestos asignados específicamente al Senado y a Diputados, aclarando que no incluyen los gastos de la Biblioteca del Congreso, ni la imprenta, ni ningun otro rubro, solo $9.157 millones asignados específicamente a senadores y $9.355 millones asignados a diputados. Esos montos los divido por el tipo de cambio promedio del euro en lo que va del año que me da $47,60, ese dato da que el Presupuesto 2019 de la Cámara de Senadores es de 192 millones de euros, dividido los 72 y por 12 meses, da un costo (no sueldo, costo) promedio mensual de 222.222 euros, más de lo que dije en televisión porque ese día tomé el tipo de cambio del miércoles pasado y ahora estoy tomando el tipo de cambio promedio de lo que va del año.

Así que el otro fui “engañoso” en mostrar un costo más bajo, no salario, por senador. Si hago el mismo ejercicio por diputado, el costo (no salario) por diputado da 63.878 euros mensuales de costo por legislador.

Haciendo el mismo ejercicio para ambas Cámaras en España, el costo por senador es de 17.540 euros mensuales contra los 222.222 euros mensuales que cuesta mantener un senador argentino y en el caso de los diputados un diputado español tiene un costo mensual 21.700 euros contra los 63.878 euros mensuales de cada diputado argentino.

Pero aún si tomamos solo el gasto en personal de ambas cámaras y comparándolas con las dos cámaras de España, vemos que el gasto en personal en Argentina es abismalmente superior al de la española, que tampoco se caracteriza por ser la pulcritud en el cuidado de los gastos.

No estoy tomando el Congreso sueco en que cada legislador se cocina y se lava su propia ropa y vive en un departamento mínimo. La comparación la hago con un país que tiene fuertes lazos con nuestros abuelos y tradiciones similares.

En el caso de la Argentina, del presupuesto de diputados y senadores de 2018, el 92% estuvo destinado al gasto en personal, así que no me pueden venir con obras de refacción ampliación o cualquier otra historia que genera engaño en el dato. La Cámara baja gasta 4,6 veces más en personal que la de España y la Cámara alta gasta 7,8 veces más que la española en personal.

Todos estos lujos de gastar la plata del contribuyente se lo dan a pesar de tener un ingreso per cápita que, de acuerdo a datos del Banco Mundial, en 2018 Argentina tenía USD 11.652 corrientes versus USD 30.524 de España. O sea, el habitante español tiene un ingreso per capita casi 3 veces superior al nuestro pero nuestros legisladores, que lloran por los pobres en televisión, mientras le cuestan al agobiado contribuyente 12 veces más los senadores argentinos que los españoles y 3 veces más los diputados argentinos que los españoles.

Finalmente, presento dos gráficos más, mostrando la evolución a pesos constantes de 2018, de los presupuestos de ambas Cámaras donde se puede observar que ambas aumentaron en términos reales sus gastos.

El ajuste lo hago tomando el IPC Congreso cuando el Indec destruyó las estadísticas en la era K y a partir de 2016 hago el empalme con el Indec recuperado gracias a la impecable tarea de Jorge Todesca al frente de esa institución.

El argumento que suelen usar algunos legisladores para defenderse frente a esta abrumadora evidencia, es decir que lo que ellos gasta es una parte ínfima del Presupuesto, lo cual es cierto. Ahora, ¿eso les da derecho a despilfarrar la plata del contribuyente total es una parte ínfima y acaso esa parte ínfima no es muchísimo dinero como costo por legislador?

Seguramente no se van a solucionar los problemas fiscales del país bajando solo los gastos del Congreso, pero por favor dejen de decir que la gente no aguanta más el ajuste cuando a todas luces ellos gastan fortunas para sacar leyes que impiden el trabajo de los que los mantienen o se concentran en debatir cuál es la capital nacional del salame quintero, declarar a la ciudad santafesina San Jorge como la “Capital Nacional de la Bolita de Cristal”, proponer a Cañuelas como “Capital Nacional del Dulce de Leche”, declarar “Capital Nacional del Asado con cuero” a la ciudad de Viale, Entre Ríos o declarar “Capital Nacional del Disfraz”” a la ciudad de Paraná, Entre Ríos, por citar algunos casos.

En definitiva: 1) no confundir salario del legislador con el costo de mantener a un legislador y 2) si corregimos el costo de mantener a cada legislador por la calidad de su trabajo, el costo puede tender a infinito.

INFOBAE

Seguir leyendo

Economia

La inflación anual de la Argentina es más alta que la que suman los principales países de América

Avatar

Publicado

on

En agosto, la suba local interanual fue de 54,4%. Sólo se excluye del cálculo a Venezuela que enfrenta un escenario hiperinflacionario con tasas que el FMI estima en 10.000 millones por ciento para este año. Incluso la tasa mensual de agosto superó largamente a la anual de la mayoría de las naciones del continente

Desde febrero de 2019 la suba de los precios se instaló por arriba del 51% en 12 meses

Desde febrero de 2019 la suba de los precios se instaló por arriba del 51% en 12 meses

En la mayor parte del mundo la inflación dejó de ser un tema de discusión recurrente. Los gobiernos comprendieron la importancia de la estabilidad de los precios y la respetan, independientemente del cambio de signo político que puedan elegir los votantes en cada elección. En la Argentina, mientras tanto, se repiten fracasos en la búsqueda de ese objetivo.

En agosto volvió a manifestarse esa caracterísitca con todo rigor, al punto que la tasa del 4% en el mes volvió a resultar superior a la que registró el promedio en 12 meses en el conjunto de los 19 principales países de América. No se cuenta a Venezuela, que atraviesa por un singular proceso hiperinflacionario que el Fondo Monetario Internacional estimó en sus informes semestrales que se ubica en el rango de 10.000 millones por ciento (5,5% por día), tampoco a Haití, que no tiene estadísticas actualizadas pero es otro país americano con tasa de dos dígitos al año.

Mientras que la inflación interanual en agosto fue de 54,5%, según el Indec, en el resto de los países analizados –19, en total– la cifras individuales sumadas para ese mismo período da 51,2 por ciento. 

 Según el FMI, el promedio de inflación del mundo para este año será de 3,6% y sólo un país (sin contar Venezuela) registrará una cifra anual mayor a la local: Zimbabwe

Desde el comienzo del gobierno de Cambiemos se registraron tasas mensuales de 4% o más en 7 oportunidades, y septiembre no parece que será la excepción. En casi todos los casos estuvieron asociados a la la fuerte devaluación del peso. Para este mes varias consultoras ya estiman una suba de precios que rondará el 6 por ciento.

Semejante ritmo de alza mes a mes fue consolidando a la Argentina entre los muy pocos países que mantiene uno de los peores récords de América, e incluso del planeta, y 2019 no será la excepción. Más aún si se tiene en cuenta que desde febrero de 2019 la inflación en un año se afirmó por arriba del 50 por ciento.

Según la expectativa de las entidades que informaron al Banco Central en agosto sus pronósticos, el año terminará en 55 por ciento.

En tanto, según el FMI, el promedio de inflación del mundo para este año será de 3,6% y sólo un país (sin contar Venezuela) registrará una cifra anual mayor a la local:  Zimbabwe. 

Los objetivos del Gobierno

A partir del dato de la inflación acumulada en los primeros 8 meses, 30% en la medición del Indec, surge que para alcanzar el nuevo objetivo de alza de los precios que se fijó el Gobierno para todo 2019  en las bases del Presupuesto 2020, entre septiembre y diciembre la tasa mensual no deberá exceder de un promedio de 4,1%, sin duda un ritmo notablemente elevado. Equivale a casi 63% en un año.

Se trata de un rango que no sólo es el más alto en 28 años, desde la salida de la hiperinflación de 1989 y 1990, y marcha a contramano de lo que se observa en el resto del mundo donde, salvo muy pocas excepciones, se mantiene en niveles de un dígito bajo, e incluso con tendencia declinante; sino que deja un arrastre estadístico para el 2020 todavía muy elevado: 38% es la pauta base del Presupuesto.

 La pauta de Presupuesto de 2020 es de una tasa de inflación de 38%, equivalente a un promedio mensual acumulativo de 2,7%, nivel al que no llegan acumular en un año diversos países de la región

No sólo eso, ese ritmo proyectado para todo 2020 es equivalente a poco más de 2,7% de promedio mensual, una tasa a la que muchos países de la región no han llegado a acumular en los últimos 12 meses a agosto: El Salvador acusó deflación de 0,5%; Ecuador y Puerto Rico leves subas de 0,3%;  Panamá, 1,5%; República Dominicana, 1,7%; EEUU, 1,8%; Canadá, 2%; Bolivia, 2,3% y Chile 2,6 por ciento.

Los principales efectos de una economía con alta inflación son: elevados indicadores de pobreza; alto desempleo y recesión reiterada, por los desincentivos que provoca a la inversión productiva.

INFOBAE

Seguir leyendo

Más Vistas