Connect with us

Noticias

Neutralidad en la red: ¿El fin de una Internet libre, abierta e inclusiva?

Published

on

La caída del principio de neutralidad de la red en Estados Unidos

Por: Edison Lanza
El funcionamiento de Internet es una de esas pocas cosas que la humanidad mantenía como esperanza en común. En poco más de 20 años se hizo evidente la expansión del conocimiento y de las libertades de información que impulsó la red, la potencialidad que ofrece para la educación y la medicina, el impacto político y social de las redes sociales, la revolución para el comercio, la cultura, el entretenimiento y la innovación. Obviamente, todo cambio de esta naturaleza también entraña riesgos: al ritmo de la expansión de Internet también surgieron desafíos como la diseminación del discurso que incita a la violencia o a la guerra por odio y discriminación, los riesgos para la privacidad que implica la vigilancia digital, el desafío de brindar acceso a la red a toda la humanidad, la difusión de noticias falsas y el creciente papel de las plataformas en la circulación de la información. Con todo, los beneficios e impactos positivos de Internet parecían justificar el optimismo con respecto a la revolución digital.

Pero el fin de la historia, ya se sabe, no está a la vuelta de la esquina. El 14 de diciembre de 2017 la administración de Donald Trump dio un paso que tiene el potencial de cambiar la naturaleza de la red como fuerza democratizadora y descentralizada, al derogar la regla que garantizaba la “neutralidad de la red” (net neutrality) a nivel del gobierno federal. Esta norma había sido aprobada por la Federal Communications Commission (Fcc) durante la administración de Barack Obama, y consideraba a Internet como un servicio público, con el objeto de garantizar a todos los ciudadanos igual acceso a los contenidos que circulan por la red e impedir la discriminación de los paquetes de datos en función de factores como dispositivos, contenido, autor, origen y/o destino del material, servicio o aplicación.

Esa regla había otorgado a la Fcc la autoridad para hacer cumplir la neutralidad de la red y, en términos de la regulación, impedía a los proveedores de servicios de Internet (Isp, por sus siglas en inglés) manipular el flujo en la red a través de cualquiera de las siguientes tres formas: 1) bloquear cualquier contenido o paquete de datos; 2) discriminar el contenido basado en su origen, el dispositivo conectado a la red o el destinatario, y 3) privilegiar en su carretera un servicio sobre los demás, creando líneas más rápidas para unas aplicaciones respecto de otras.

Hay que decir que la decisión de la administración de Obama había llegado luego de más de una década de disputa jurídica y lobby de las compañías que prestan servicios de cable y telefonía, que procuraban mantener a Internet como un servicio de información, lo que permite a los operadores discriminar servicios y contenidos en función de las tarifas.

Una vez instalada la nueva mayoría republicana en la Fcc comenzó un proceso para revertir esta regla, basado en la ya conocida doctrina de que las fuerzas del mercado una vez liberadas –sin regulación alguna– ofrecerán mejores condiciones de acceso a Internet. Luego de un proceso de consulta pública –en el que centenares de académicos, expertos, organizaciones y empresas se pronunciaron en contra–, la nueva mayoría en el organismo (tres a dos) derogó la regulación que aplicaba a los Isp.

De acuerdo con la nueva decisión, Internet ya no es un servicio público, sino uno de información, como cualquier otro. Los Isp deben informar qué tipo de manejo hacen de la red –únicamente tendrán obligaciones de transparencia– y quedan sometidos a las leyes antimonopolio de tipo comercial que regula otra agencia (la Comisión de Comercio). El cambio también incluyó la peculiaridad de que un organismo pierde por propia iniciativa su autoridad sobre un tema tan trascendente como la regulación de Internet.

Para el movimiento de derecha que llevó a Trump al poder la derogación de la net neutrality fue presentada como una victoria del individuo y el mercado contra la intromisión del Estado. Aunque en el discurso los republicanos no son partidarios de bloquear contenidos, afirman que el Estado no debe tener la facultad de controlar e interferir en los negocios que hacen actores privados en Internet, y que la férrea regulación existente estaba impidiendo mayores inversiones en infraestructura para expandir el acceso a Internet.

Sin embargo, en Estados Unidos y también a nivel global un amplio movimiento se sigue oponiendo a este cambio. Por ejemplo, un grupo de 20 científicos e ingenieros considerados los padres fundadores de Internet escribieron una carta al Congreso de Estados Unidos advirtiendo que quienes pergeñaron este cambio no conocen cómo funciona la red. Alertaron que el impacto más duro será para la gente de a pie que con un poco de capital, innovación y contratando a alguien que supiera escribir un código fuente podía servirse de Internet para crear desde un periódico digital hasta una página para protestar en línea, redes sociales, servicios de entrega de pizza o servicios para compartir lo que sea, sin pagar un peaje ni pedirle permiso a nadie.

Claro que no se trata de una decisión basada meramente en la lucha ideológica, las corporaciones de las telecomunicaciones y los gigantes de la alta tecnología en Internet ya se encontraban en pie de guerra antes de esta decisión de la Fcc. En buena medida pujaban por la apropiación de la renta que genera la nueva economía, y muchos sostienen que este cambio tiene que ver con inclinar la balanza a favor de las empresas de telecomunicaciones.

Las ahora llamadas “telcos” se quejaban de que tenían a su cargo las grandes inversiones para incrementar el acceso a Internet (comprar espectro, colocar antenas, tender fibra óptica directa al hogar, etcétera), pero luego no podían hacer otra cosa que vender banda ancha plana. Y desde hace años apuntaron a la norma que garantizaba la neutralidad de la red, dado que –a su juicio– impedía el surgimiento de un modelo de negocios más segmentado, basado en ofrecer acceso rápido a determinados servicios o aplicaciones según las necesidades de los usuarios, porque eso suponía discriminar un contenido con respecto a otro, algo prohibido por esa regulación. Según este discurso, las empresas tecnológicas gozaban, en cambio, de toda la libertad para utilizar sus redes en el nivel Over The Top (Ott) y aumentar sus dividendos, llevando tráfico hacia sus aplicaciones sin pagarles lo suficiente.

Desde Silicon Valley se defendían diciendo que el problema nunca fue el principio de neutralidad de la red, sino la falta de comprensión de la nueva economía por parte de las “telcos”: después de todo –argumentan–, el mensaje de texto en telefonía móvil surgió mucho antes que los servicios de mensajería en Internet y las telefónicas no supieron ver lo que tenían delante de sus ojos, como sí lo hicieron más tarde ellos con las aplicaciones. Las corporaciones tecnológicas argumentan que las empresas de telecomunicaciones no tenían impedimentos para desarrollar el video on demand, ni las compras en línea o las aplicaciones para el transporte de pasajeros (por citar algunos ejemplos de innovación basados en Internet), pero no lo hicieron porque la innovación no está en su Adn y se resisten a entender que están ante una red descentralizada que no controla el dueño de la carretera.

Alteraciones en el ecosistema. Argumentos aparte, desde el punto de vista de los derechos humanos el cambio trae consigo graves preocupaciones. El principio de neutralidad de la red no es un invento de los reguladores, ni (únicamente) una bandera política. Internet como medio se ha desarrollado a partir de determinados principios de diseño, cuya aplicación sostenida en el tiempo ha permitido un ambiente descentralizado, abierto y neutral. Internet es básicamente “una red boba”, que no es capaz de discriminar ni vigilar los paquetes de datos que transporta, ni de decidir colocar unos datos sobre otros: su inteligencia está en las puntas cuando los paquetes se vuelven a reunir, en la gente que con un dispositivo es capaz de conectarse, compartir información, ideas, aplicaciones y conocimiento.

Existe un amplio consenso respecto de que estas características básicas del entorno original de Internet fueron, precisamente, el motor para la expansión de la libertad de expresión e información y la no discriminación de contenidos por ningún motivo, lo que finalmente tuvo un efecto democratizador y de promoción del pluralismo. De hecho, esta característica de Internet fue elevada a principio fundamental de los derechos humanos tanto en el sistema interamericano de derechos humanos como en el universal de las Naciones Unidas.

Si la libertad de prensa o la libertad de imprimir sin censura surgió hace más de 300 años como un principio derivado de la libertad de expresión y del funcionamiento de la imprenta; el derecho a una Internet libre y abierta surge del derecho de cada persona a buscar, recibir y difundir información y opiniones sin distinción de fronteras y sin censura o bloqueos previos.

Así las cosas, la pregunta del momento es cuál será el futuro de la red luego de esta movida crucial en Estados Unidos. Primero hay que precisar que la batalla jurídica por mantener el principio de neutralidad de la red recién comienza: una vez pasado el primer sacudón, ya se encuentra en marcha una serie de acciones judiciales promovidas incluso por fiscales generales de estados como el de Nueva York, en un país donde hay independencia judicial y la libertad de expresión es un asunto serio para las instituciones. Del otro lado, el Congreso tiene un plazo para eventualmente anular la orden ejecutiva de la Fcc, y aunque es difícil que la mayoría republicana cambie una decisión del Ejecutivo, las encuestas indican que la idea de una Internet libre y abierta es compartida por el 70 por ciento de la población, más allá de lo partidario. Las ciudades y estados de mayor población están en manos de administraciones demócratas y también podrían establecer leyes estatales para la aplicación del principio de neutralidad en sus jurisdicciones.

Por otro lado, es obvio que las empresas de telecomunicaciones que operan en Estados Unidos lograron lo que buscaban: tener la libertad de proponer paquetes a sus consumidores, algo que puede derivar en una Internet similar a la televisión por suscripción más sofisticada. Para verlo con un ejemplo: es posible que las empresas ofrezcan acceso más rápido a tal sitio de películas y de deportes; o que obsequien el acceso a tal red social sin gastar datos; y también que el servicio de correo electrónico o la mensajería de la telefónica vaya de regalo. Como en otros escenarios desregulados, veremos procesos de concentración y fusiones entre empresas de telecomunicaciones y empresas tecnológicas. Esto podría relegar a pequeños emprendimientos a una Internet de baja calidad, y al final para el usuario común la autopista podría convertirse en un espacio fragmentado con unas pocas aplicaciones dominantes.

Dicho de modo más conceptual, de una red descentralizada pasaríamos a un espacio con actores que tendrían el poder de centralizar y distribuir el acceso a las aplicaciones. Se podrá decir que algunas redes sociales o gigantes como Google estaban concentrándose desde hacía tiempo. Es cierto, pero bajo la neutralidad de la red había miles de opciones de sitios pequeños que accedían a la vida digital, se servían (y servían) a las redes más grandes, en un ecosistema que permite mayor diversidad.

Otra visión tecnológicamente más optimista sugiere que la red no cambiará su naturaleza y no habrá un despliegue de censura en lo inmediato por parte de los Isp, pese a este retroceso en los principios. Si bien a una porción de la población le puede resultar cómodo permanecer cautiva de una empresa de telecomunicaciones y de unas pocas aplicaciones, para buena parte de los consumidores –incluyendo a la generación de los millennials y las siguientes– esto sería inaceptable: van a seguir reclamando acceder a una Internet completa, abierta y neutral. Según esta visión, Internet tiene la fuerza del agua de un río caudaloso, se le puede poner un dique pero el agua buscará un cauce para seguir corriendo.

Queda también por verse cómo se moverán las gigantes de la tecnología en el nuevo escenario. Google, por ejemplo, ya estaba experimentando con satélites, globos aerostáticos, asociándose con telefónicas y cableando ciudades para ofrecer Internet sin tener que pagar peaje a las empresas de telecomunicaciones. ¿Profundizará este tipo de estrategia? ¿Van a buscar adquirir algunas “telcos”? ¿Qué harán los partidarios del software abierto o los hackers para eludir la Internet de las corporaciones? ¿Vamos hacia un modelo de dos Internet: una para inquietos y entendidos; otra del hombre común, cautivo de las corporaciones?

Y finalmente, pero no menos importante: ¿qué impacto tendrá la desregulación y el modelo de Estados Unidos en el resto del mundo? En América Latina los activistas por la libertad de expresión impulsaron establecer la neutralidad de la red por ley: Brasil, México y Chile ya avanzaron en ese sentido. Uruguay no tiene una ley de neutralidad, pero hasta ahora ninguna telefónica había discriminado o bloqueado contenidos, salvo para ofrecer algunos planes de datos y mantener la seguridad de la red. ¿Tendremos un efecto contagio? ¿Qué harán las empresas de telecomunicaciones que operan en la región? ¿Qué modelo seguirán Europa y los países nórdicos que elevaron el acceso universal a una Internet libre y abierta a la categoría de derecho constitucional? Y los gobiernos autoritarios alrededor del mundo: ¿utilizarán el fin de la neutralidad de la red para justificar una política aun más agresiva de bloqueo y filtrado de medios de comunicación, páginas web y aplicaciones que consideran un peligro para el régimen?
*Relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
Fuente: Revista Brecha

Noticias

MEJORAS EN EL ABASTECIMIENTO ELÉCTRICO EN IMPORTANTE ZONA TURÍSTICA MARPLATENSE

Published

on

La renovación edilicia y tecnológica del Centro de Distribución de media tensión ubicado en las calles French y Jara, es una de las diversas mejoras que estamos llevando a cabo en la red eléctrica de cara a la nueva temporada de verano, en simultáneo con otros trabajos de mantenimiento que tienen lugar en distintos puntos de la ciudad.

El proyecto que está a cargo de personal del área de Equipos Eléctricos, comprende la restauración de la estructura edilicia y el recambio de celdas y elementos de protección por equipamiento de última generación.

Además de mejorar la calidad y confiabilidad del servicio en una amplia zona de la ciudad que va desde La Perla hacia Constitución a lo largo del corredor costero norte, los nuevos equipos brindarán mayor seguridad tanto en su operación como en su funcionamiento.
Los trabajos también incluyen la instalación de una nueva unidad remota para su telecontrol, lo cual reducirá los tiempos de reposición ante alguna eventual falla.

Cabe destacar que las tareas de reestructuración las realizamos sin interrumpir el servicio en ningún momento, para lo cual hemos diseñado un plan de trabajo que tiene por objeto no generar inconvenientes a los usuarios que son abastecidos desde ese punto.

Continue Reading

Noticias

WANDA NARA ANUNCIÓ SU SEPARACIÓN DE MAURO ICARDI

Published

on

La empresaria tomó la decisión luego de publicar un enigmático mensaje en sus historias de Instagram. Los indicios que involucran a Eugenia La China Suárez como tercera en discordia.

De un tiempo a esta parte, vienen circulando versiones de crisis entre Wanda Nara y Mauro Icardi. Rumores que la misma empresaria se encarga de disipar cada tanto publicando alguna foto feliz de la pareja, o declarándole su amor al futbolista del PSG. Sin embargo, en la tarde de este sábado y cuando nadie se lo esperaba, la actual representante de jugadores compartió un enigmático mensaje en sus historias de Instagram que dio lugar a un sinfín de conjeturas. Con el correr de los minutos el panorama se hizo cada vez más claro y fue ella misma quien rompió el silencio a través de las redes sociales.

“¡Otra familia más que te cargaste por zorra!”, escribió Wanda en sus stories, sin especificar quién era la destinataria de su mensaje. Llamativamente, al mismo tiempo dejó de seguir en su cuenta al jugador de París Saint-Germain y padre de sus hijas menores, Francesca Isabella, aunque él sí mantiene el “follow” hasta el momento. Su escueto mensaje con fondo negro dejaba entrever que existía un reciente conflicto en el matrimonio, y los indicios cobraron certeza con las palabras de la propia Wanda: “Me separé”, le escribió la empresaria en un mensaje que intercambió con la periodista de espectáculos Ker Weinstein, administradora de la cuenta de Instagram “@chismesdeker”.

La confirmación de Wanda Nara a Ker Weinstein: "Me separé"La confirmación de Wanda Nara a Ker Weinstein: “Me separé”

Bomba: Mauro y Wanda separados, ¡una pena! Ojalá lo superen. Hay una tercera en discordia y estoy en shock”, escribió Ker Weinstein en una publicación de Instagram donde compartió la captura del sintético mensaje privado que le mandó la empresaria. Frente a estas evidencias, la principal versión se basa en que hubo una fuerte pelea entre ambos y que, indudablemente, la empresaria sospechaba de la existencia de otra mujer en la vida de su marido. En este sentido, el viernes Icardi compartió una foto de Wanda y sus hijas en al cancha del París Saint Germain, sin dar ninguna pista de la avasallante crisis que sobrevendría al día siguiente. Todo parecía estar bien entre ellos, pero hubo un dato que sumó aún más dudas y que involucra a Eugenia “La China” Suárez.

Lo que sucede es que la empresaria dejó de seguir en las redes a la ex pareja de Benjamín Vicuña, a quien hasta hace apenas unas horas le likeaba todas las fotos. Incluso su hermana Zaira mantenía una asidua relación con la actriz, y compartieron algunos trabajos juntas. Casualmente, el futbolista también dejó de seguir a Suárez, con quien parecía tener una excelente relación. La China, en tanto, continúa siguiendo a Wanda pero no a Icardi. Todos estos gestos virtuales dieron aún más que hablar, dejando en evidencia que el matrimonio decidió ponerle punto final a la relación.

El enigmático mensaje de Wanda, que luego se hizo certezaEl enigmático mensaje de Wanda, que luego se hizo certeza

Cabe recordar que La China se separó recientemente del actor chileno, padre de sus hijos menores, Magnolia y Amancio. Después de confirmar la ruptura la actriz viajó a España junto a sus tres hijos para cumplir con diferentes compromisos laborales. Y ni bien llegó a Madrid se la relacionó con el modelo Javier de Miguel, con quien había coincidido en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, y se la vinculó también con el actor Mario Casas, actualmente en pareja con Desiré Cordero. Sin embargo, hasta el momento siempre se mostró relajada con su soltería, y abocada a disfrutar de los instantes familiares.

En cuanto a la pareja recientemente rota, Wanda y Mauro habían blanqueado su relación meses después de que le empresaria confirmara su separación de Maxi López, padre de sus hijos Valentino, Constantino Benedicto. A pesar de los prejuicios que debieron superar por la amistad que unía antes a Icardi con el ex de Nara, la pareja se consolidó y sellaron su unión en 2014, cuando pasaron por el altar. También disfrutaron de una mega fiesta en el Palacio Sans Souci, en San Fernando.

Cabe recordar que, además de ser su esposa, Wanda es la representante de Icardi y esto la hizo blanco de muchos embates, sobre todo, cuando el jugador abandonó el Inter de Milán. Entonces, a ella se la relacionó con Marcelo Brozovic, por entonces compañero de Mauro, romance que la empresaria negó terminantemente. Sin embargo, en su último viaje de aniversario a África le confesó a sus seguidores de Instagram que temía por la famosa “crisis de los 7 años de matrimonio”, y les pidió consejos para mantener vivo el amor que se profesaban mutuamente, y ahora, la pareja parece atravesar su peor momento.

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Noticias

ALBERTO FERNANDEZ CONFIRMO A EMPRESARIOS QUE ESTE AÑO NO ABRA ACUERDO CON EL FONDO

Published

on

En Casa Rosada dicen que los empresarios se fueron un tanto más optimistas de lo que llegaron. Algunos de ellos incluso se ofrecieron a acompañar al Presidente por el exterior en viajes futuros, una metodología que, en su momento, Néstor Kirchner supo aceitar a la perfección.

Durante unas tres horas, ocho de los hombres de negocios más importantes del país almorzaron este martes junto a Alberto Fernández, Juan Manzur, Eduardo “Wado” de Pedro y Sergio Massa en el Salón Eva Perón, con un menú que incluyó entre sus platos fuertes la inquietud del establishment por el acuerdo con el Fondo Monetario y las medidas implementadas por el Gobierno durante la pandemia para proteger las fuentes laborales que, según el empresariado, atenta contra la creación de empleo genuino. Es decir, la prohibición de despidos y la doble indemnización que aún rigen por ley.

“Se van a ir desandando a medida que se siga consolidando la reactivación económica”, prometió el Gobierno, según pudo reconstruir este diario. Escuchaban, mientras devoraban el bife de chorizo servido para la ocasión, Marcos Bulgheroni (Pan American Energy), Marcelo Mindlin (Pampa Energía), Jorge Brito (Banco Macro), Francisco de Narváez (Chango Más), Javier Madanes Quintanilla (Aluar), Alejandro Simón (Sancor Seguros), Juan Martín de la Serna (Mercado Libre) y Hugo Eurnekian (Corporación América).

Luis Pagani, de Arcor, se ausentó con aviso. También Máximo Kirchner.

Según los asistentes, Fernández fue tajante: subrayó que confía en sellar el acuerdo a principios del año próximo pero que aún se debate respecto a las sobretasas que cobra el organismo -unos US$900 millones- por el monto del préstamo que tomó la administración anterior, y un eventual período de gracia. El jefe de Estado se mostró aliviado por la continuidad de Kristalina Georgieva, como informó este lunes el board del FMI.

La convocatoria tomó forma la semana pasada tras una cena que De Pedro, Massa y el jefe del bloque del FDT en Diputados compartieron en la casa de Brito junto a otros colegas del banquero, una modalidad que se había inaugurado a mediados de la pandemia, el año pasado.

Y se cristalizó este martes, justo en medio del viaje de Martín Guzmán por Washington, en el marco de la asamblea anual del Fondo y el Banco Mundial.

Los empresarios llegaron a Casa Rosada más que inquietos por la letra chica del acuerdo que todavía se discute con el organismo. De hecho, Manzur tiene previsto volar el jueves en avión privado a Nueva York para sumarse a la comitiva: lo espera una serie de reuniones con inversionistas que tendrá lugar el viernes, en Manhattan. Según fuentes que participaron del encuentro, el jefe de Gabinete lleva a Estados Unidos “el apoyo” del establishment local a las negociaciones.

“El Presidente nos transmitió mucha confianza en relación a la voluntad de alcanzar un acuerdo”, resaltó Eurnekian a Clarín tras el almuerzo. “La reunión fue extensa, y todos pudieron expresarse. Ojalá haya continuidad”, remarcó, por su parte, Madanes Quintanilla.

Es que a los hombres de negocios les preocupa además la inestabilidad del escenario político local en medio de las negociaciones que se llevan adelante en la capital norteamericana con las autoridades del Fondo. Según confiaron, quisieron saber en más de una oportunidad durante la comida cómo estaba el vínculo con la oposición y si había marco para un acuerdo parlamentario en torno a este tema.

“No hay nada”, contestaron los comensales del oficialismo. Tiene lógica: las relaciones con Juntos por el Cambio transitan su peor momento, y al empresariado los intranquiliza que esa disputa política pueda empantanar las negociaciones con el FMI.

Para el Gobierno, la foto con los empresarios no pudo caer en un mejor momento. No solo por las tratativas que llegan desde Washington, si no por la crisis en la que el Frente de Todos quedó sumergido tras la debacle electoral de septiembre, con consecuencias internas que todavía se palpan en el seno de la coalición.

“No se habló de gobernabilidad. Tampoco de cambios después de noviembre”, aseguraron fuentes oficiales tras el almuerzo, que sí admitieron que se conversó sobre “acuerdos post electorales”. El Gobierno no piensa tanto en dar vuelta el resultado en noviembre como en transitar lo mejor posible los poco más de dos años que le quedan de mandato.

Es clave, en esa línea, el apoyo de los hombres de negocios, a horas del inicio del coloquio de IDEA, que reúne durante tres días al círculo rojo empresario.

Nota de Federico Mayol para Clarin

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

 

Continue Reading

Más Vistas