Connect with us

Tecnologia

Nuevos aliados de los medios en la era digital

Avatar

Published

on

La lista de retos a los que los medios de comunicación se enfrentan es extensa y abrumadora: desde las ‘noticias falsas’ hasta la pérdida de lectores y anunciantes. La reciente iniciativa de la Escuela Politécnica Federal de Lausana para la innovación de los medios de comunicación intenta encontrar nuevas fórmulas para que los medios puedan crecer en la era digital

Por: Geraldine Wong Sak Hoi
Mounir Krichane intenta abrirse camino entre esa larga lista de dificultades a las que la industria periodística en Suiza (y en otros países) se enfrenta hoy en día. Como director del Centro de Medios de Comunicación de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), no tiene soluciones mágicas; sí, en cambio, una fuerte convicción en torno a un enfoque particular: las colaboraciones.

“A las organizaciones de medios de comunicación, grandes o pequeñas, cada vez les resulta más difícil hacer frente a sus desafíos ellas solas”, dice Krichane. En los medios de comunicación el cambio digital ha llegado tan rápido, que todo el mundo va un paso por detrás del proceso de recuperación, explica.

Para abordar algunos de los mayores quebraderos de cabeza a los que esta industria se enfrenta, la iniciativa para la innovación en los medios de comunicación (IMI, por sus siglas en inglés), que dirige este ingeniero, busca conectar a los investigadores (en su torre de marfil o laboratorio tecnológico) con los editores de noticias interesados en ideas con visión de futuro.

“[Queremos] que las contrapartes público-privadas se reúnan, tanto en Suiza como en el extranjero, y planteen nuevas alternativas que nos ayuden a innovar a lo grande”, afirma.

La iniciativa (respaldada por las autoridades federales) se ha puesto en marcha este verano y tiene planes para financiar proyectos a través de un nada desdeñable presupuesto de 650 000 francos anuales. Entre los socios, la Sociedad Suiza de Radio y Televisión, la empresa matriz de swissinfo.ch, y un pequeño número de las mejores escuelas del país, entre ellas la EPFL (ver abajo).

Lograr beneficio en línea
Ante el duro trabajo que le espera, Krichane es todo menos tímido. El primer desafío en su lista, tal y como cuenta a swissinfo.ch, es cómo pueden los medios de comunicación adaptar su modelo de negocio de cara a competir en un mercado digital al alza. Según la última encuesta realizada para el Instituto Reuters, en torno al 80% de los suizos se informa a través de internet. La audiencia de los medios impresos, en cambio, ha descendido ocho puntos porcentuales durante los últimos tres años.

Para muchos editores, la cuestión es “¿cómo gano dinero si vendo pocos periódicos?”, sostiene Krichane.

“En Suiza, hay muchos periódicos locales y para ellos no es fácil, pues no tienen una gran audiencia; tampoco es sencillo conectarse a internet, ya que es un mercado en el que hay muchos jugadores”.

A medida que, en los últimos años, las redes sociales se han convertido en las piezas principales de distribución de noticias en línea, los principales medios tradicionales han tenido que ajustar sus contenidos y sus planes de distribución, simplemente, para poder ser vistos y oídos en estas plataformas.

“Para algunas empresas de medios de comunicación, el único lugar en el que pueden publicar su contenido son grandes plataformas como Facebook, por lo que están perdiendo el control sobre cómo y qué publican [y] cómo ganan dinero”, indica Krichane.

Prioridades de Facebook
Para complicar más las cosas, a principios de 2018 Facebook decidió priorizar en el flujo de noticias de los usuarios las publicaciones de familiares y amigos frente al contenido de los editores. Un revés para aquellos medios que para atraer tráfico a sus sitios dependen de las redes sociales.

Frente a estos desafíos, los mayores editores suizos, comprando pequeños periódicos regionales y centralizando la producción editorial, han desplegado diversas estrategias para salvaguardar sus beneficios. Algunos también han experimentado con otros tipos de servicios (como la prestación de mercados electrónicos), como una forma de diversificar aún más sus fuentes de ingresos.

Aunque esta creciente concentración de medios privados en manos de unos pocos –unida a la desaparición de varias publicaciones impresas– preocupa a algunos críticos, Krichane apunta una respuesta positiva a esta tendencia. En las regiones de habla alemana y francesa han emergido nuevas empresas editoras gracias al esfuerzo de financiación colectiva (crowdfunding) de lectores deseosos de apoyar un periodismo en profundidad y de calidad. Su creación habla de una tendencia más amplia cultivando un grupo de usuarios y potenciales suscriptores (de pago).

“En Suiza y en el extranjero, estamos viendo que los medios de difusión piensan en nuevas formas de involucrarse con su audiencia… construyendo una comunidad, una audiencia local pero fuerte”, dice. Un aspecto crítico del trabajo de la iniciativa será entender cómo los grupos editores pueden atraer a usuarios más leales. Una gran preocupación para los medios suizos que han visto cómo se desploman las suscripciones de pago.

Involucrarse, pero con cautela
Pero si los editores están interesados en subirse al tren del compromiso, Krichane advierte que no hay que equivocarse. ¿Cómo pueden los editores utilizar de manera efectiva y responsable los datos sobre sus lectores? Este es otro desafío en su lista.

“Se pueden ofrecer mejores servicios y conectar mejor con la audiencia, pero hay que hacerlo de manera que solo se utilice la información necesaria del usuario”, asegura. “Hay que ofrecer a la gente la opción, no forzarle a dar información [personal]”.

Es muy fina la línea entre la recogida de datos para personalizar el contenido y la protección de la intimidad del usuario, y los investigadores que participan en la iniciativa IMI quieren ayudar a los editores a resolver los problemas éticos y sociales que plantea el paso a la tecnología digital.

Construir lealtad también tiene que ver con la confianza. Y aunque la confianza en los medios de comunicación suizos sigue siendo relativamente alta (un 52% en 2018, frente a un 44% de media en casi 40 países encuestados para el informe de Reuters), existe la preocupación de que se vea amenazada por la pérdida de calidad, el sesgo y la desinformación. La encuesta de Reuters muestra que la mitad de los suizos están preocupados por un periodismo pobre y noticias completamente inventadas.

Luchar contra las ‘noticias falsas’
Con el problema de la desinformación entre las prioridades de la iniciativa IMI, Krichane manifiesta que el primer paso a dar debería ser que los investigadores desarrollen en Suiza una “tipología” de las llamadas ‘noticias falsas’, para entender mejor “cómo se propagan en las plataformas sociales”. Aunque es difícil saber hasta qué punto los usuarios habituales están expuestos a información falsa, comprender el alcance del problema podría ayudar a los reguladores a adoptar las medidas apropiadas (y no solo a la industria de los medios de comunicación).

La iniciativa también quiere explorar la innovación tecnológica en esta área. “[Podemos] buscar soluciones, como algoritmos para medir la veracidad o la transparencia de las noticias, o su grado de objetividad”.

Cuando se le pregunta si la gente puede tener fe en la tecnología como solución, teniendo en cuenta que los avances tecnológicos en gran parte son responsables de la rápida propagación y alcance de la desinformación en línea, Krichane dice que no hay otra opción.

“No hay vuelta atrás a [un tiempo sin] tecnología”, expone, añadiendo que aunque está de acuerdo en que existe una tensión continua entre las grandes compañías de tecnología y los medios de comunicación tradicionales sobre varios temas, incluyendo la desinformación, “debe haber soluciones para que estos actores trabajen juntos”.

Para luchar contra la difusión de información errónea en su plataforma, en 2017 Facebook se asoció con verificadores de datos profesionales. El servicio de mensajería WhatsApp ha hecho lo mismo recientemente, al decir que está trabajando con verificadores de datos y concediendo subvenciones a investigadores que pueden ayudar a la empresa a comprender su problema de desinformación. Y este año Facebook ha respondido a múltiples peticiones de más intercambio de datos anunciando un programa para hacer justamente eso con investigadores que buscan desinformación.

Queda por ver si la autorregulación de las empresas tecnológicas tendrá un impacto duradero en el problema de las ‘noticias falsas’, admite Krichane, que confía en que, al igual que las plataformas tratan de colaborar con la industria de la información, la iniciativa IMI pueda también tender puentes entre periodistas y académicos, primero en Suiza y luego en el extranjero. En su anterior trabajo en el laboratorio digital de la cadena de televisión pública en francés RTS, Krichane conoció a muchos profesionales de los medios de comunicación dispuestos a experimentar con nuevos formatos.

“Estas son las personas clave [que necesitamos] para empezar a construir puentes para que una comunidad de periodistas, estudiantes e investigadores trabajen juntos en proyectos. Es parte del ecosistema de innovación”, declara.

Más dinero para las noticias digitales
En un movimiento que refleja el cambio en la distribución y el consumo de noticias hacia los medios digitales, a principios de este verano el Gobierno helvético ha presentado un proyecto de ley centrado en el apoyo a los medios digitales. El borrador del texto, abierto a consulta hasta mediados de octubre, pretende sustituir la vigente ley sobre radio y televisión y, entre otras cuestiones, pide la creación de un grupo de expertos independiente que asesore sobre los medios electrónicos. También prestará ayuda económica a las instituciones (incluidas las que se ocupan de los medios digitales) de formación y educación.

La ley, sin embargo, no aborda la desinformación, ya que el gobierno ya ha dicho que no ve necesaria una legislación al respecto y que, en su lugar, continuará haciendo un seguimiento de la evolución.

La IMI y el hombre que lleva la voz cantante
Mounir Krichane se licenció en ingeniería en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) antes de incorporarse a la cadena pública de televisión RTS, donde supervisó la fusión de sitios web de noticias y dirigió proyectos innovadores de nuevos contenidos. En marzo de 2018, fue nombrado director del Centro de Medios de comunicación de la EPFL, el brazo operativo de la iniciativa para la innovación de los medios de comunicación (IMI).

La IMI agrupa a la EPFL, a una red de universidades francófonas (Ginebra, Lausana y Neuchâtel), a la Sociedad Suiza de Radio y Televisión y al grupo privado de medios de comunicación Ringier. Con el apoyo de la Oficina Federal de Comunicación y un fondo de 650 000 francos anuales, la iniciativa financiará proyectos que estimulen la innovación en los medios de comunicación y las tecnologías de la información. La primera convocatoria de propuestas se realizará en otoño.
Traducción del inglés: Lupe Calvo
Fuente: swissinfo

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tecnologia

Incorporar suficiente vitamina D reduce 52% las probabilidades de morir a causa de COVID-19

Avatar

Published

on

Se trata de una investigación de la Universidad de Boston, que halló también que ‘la vitamina del sol’ juega un papel crucial en el fortalecimiento y aumento de capacidades del sistema inmunológico para combatir infecciones y mantener bajo control inflamaciones

Las personas que incorporan suficiente vitamina D tienen un riesgo 52 por ciento menor de morir de COVID-19 que aquellos que tienen deficiencia de la 'vitamina del sol' (Foto: Shutterstock)Las personas que incorporan suficiente vitamina D tienen un riesgo 52 por ciento menor de morir de COVID-19 que aquellos que tienen deficiencia de la ‘vitamina del sol’ (Foto: Shutterstock)

Una nueva investigación determinó que obtener vitamina D está relacionado con un menor riesgo de sufrir infecciones graves por coronavirus y padecer síntomas graves como confusión, pérdida del conocimiento, dificultad para respirar y muerteLas personas que incorporan suficiente vitamina D tienen un riesgo 52 por ciento menor de morir de COVID-19 que aquellos que tienen deficiencia de la ‘vitamina del sol’, revelaron.

Se trata de un estudio llevado adelante por la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston de los Estados Unidos, en donde los científicos se preguntaron qué hace que una persona sea más propensa a contraer COVID-19. La falta de vitamina D se determinó mediante la medición del elemento ´25-hidroxivitamina D´ en sangre, según un nuevo estudio en más de 190.000 personas dirigido por Michael F.Holick, PhD, MD, endocrinólogo estadounidense, especializado y reconocido en el campo de la vitamina D, profesor de Medicina, Fisiología y Biofísica Molecular en el campus médico de la Universidad de Boston.

La luz solar es nuestra fuente más importante de vitamina D (Foto: Shutterstock)La luz solar es nuestra fuente más importante de vitamina D (Foto: Shutterstock)

La vitamina D juega un papel crucial en el sistema inmunológico -de defensa del organismo- y puede combatir la inflamación. Estas características resaltadas por el equipo investigador pueden convertirlo en un actor clave en la lucha del cuerpo contra el coronavirus. A partir de años de investigar este compuesto, se sabe que la falta de vitamina D afecta tanto al sistema inmune innato como al adaptativo e incorporarla puede tener un papel en la protección contra las infecciones respiratorias. Pequeños estudios anteriores han sugerido una relación entre la deficiencia de vitamina D y el riesgo de infecciones y mortalidad por COVID-19, pero los estudios se basaron principalmente en tendencias geográficas en el estado de vitamina D y las tasas de infección por COVID-19 en lugar de pacientes individuales.

En este contexto, tres importantes estudios analizaron los efectos del aislamiento en la salud y la importancia de la vitamina D, que necesita de la exposición al sol y al aire libre para incorporarse adecuadamente al organismoy llegaron a la conclusión de que existe suficiente evidencia científica para determinar que la deficiencia de este compuesto ‘del sol’ aumenta el riesgo de contagio.

Este nuevo estudio retrospectivo, que se publicó en el sitio médico PLOS ONE, mostró una fuerte correlación entre los niveles sanguíneos más altos de 25-hidroxivitamina D y las tasas más bajas de positividad para el SARS-CoV-2, especialmente en pacientes que vivían en códigos postales predominantemente afroamericanos e hispanos.

Pescados como el salmón, trucha, fletán, caballa, esturión, pez espada y bacalao, arenque, sardina y la tilapia aportan vitamina D (Shutterstock)Pescados como el salmón, trucha, fletán, caballa, esturión, pez espada y bacalao, arenque, sardina y la tilapia aportan vitamina D (Shutterstock)

Evaluamos más de 190.000 muestras de sangre de pacientes de todas las etnias y edades infectados con COVID en los 50 estados en los Estados Unidos. Observamos que cuanto más alto era el nivel en sangre del paciente de 25-hidroxivitamina D, hasta 55 ng / mL menor era su riesgo de infectarse con el coronavirus. Las personas de color se han visto particularmente afectadas por COVID 19”, dijo el doctor Holick.

De acuerdo a lo manifestado por el endocrinólogo y su equipo de trabajo, los pacientes que viven en vecindarios predominantemente afroamericanos e hispanos tenían más probabilidades de tener deficiencia de vitamina D y un mayor riesgo de contraer la infección. “Encontramos que los pacientes que tenían deficiencia de vitamina D -nivel en sangre de 25-hidroxivitamina D menor de 20 ng / ml- tenían una tasa de positividad 54% más alta en comparación con aquellos que tenían suficiente vitamina D -nivel en sangre de 25-hidroxivitamina D de al menos 30 ng / mL- y que para alcanzar un nivel en sangre de 25 hidroxivitamina D de al menos 30 ng / ml, las directrices de la Endocrine Society de los Estados Unidos recomiendan que los bebés, los niños y los adultos reciban 400-1000 UI (Unidades Internacionales), 600-1000 UI y 1000-1500 UI de vitamina D al día, respectivamente, mientras que los adultos obesos requieren de 2-3 veces más vitamina D”, explicó Holick.

La falta de vitamina D se determinó mediante la medición del elemento ´25-hidroxivitamina D´ en sangre (REUTERS/Phil Noble)La falta de vitamina D se determinó mediante la medición del elemento ´25-hidroxivitamina D´ en sangre (REUTERS/Phil Noble)

Esta intervención simple y económica de tomar vitamina D puede ayudar significativamente a reducir el riesgo de infección por este virus mortal”, concluyó el principal investigador del documento científico.

Holick y su equipo han descubierto que las personas que no obtienen suficiente vitamina tienen muchas más probabilidades de enfermarse gravemente, desarrollar sepsis o incluso morir después de contraer el coronavirus.

Debido a que la deficiencia de vitamina D es común en personas con otras enfermedades que aumentan los riesgos de coronavirus, es imposible decir exactamente cuántas vidas se salvarían si todos obtuviéramos nuestra dosis diaria de vitamina solar. Pero sí se sabe que alrededor del 42 por ciento de la población de EE. UU. tiene deficiencia de vitamina D. Si esa tasa fuera cierta para los más de 203 mil estadounidenses que murieron de coronavirus, quizás a unos 85.000 les hubiera ido mejor con niveles mejorados de vitamina D, ejemplificaron los investigadores.

190.000 personas participaron del estudio (REUTERS/Dylan Martinez)190.000 personas participaron del estudio (REUTERS/Dylan Martinez)

Entre las 190.000 personas que participaron del estudio, los que tenían niveles suficientes de vitamina D en sangre tenían menos probabilidades de tener niveles de oxígeno en sangre peligrosamente bajos y tenían más probabilidades de estar conscientes al llegar a los hospitales.

Los pacientes con niveles bajos de vitamina D tenían un 46% más de probabilidades de necesitar ser intubados o de desarrollar el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), la afección de insuficiencia pulmonar que resulta fatal para muchos pacientes con COVID-19.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, el mundo se acerca con 990 mil muertos al millón de fallecidos por COVID-19 (EFE/Ernesto Guzman Jr./Archivo) Según datos de la Universidad Johns Hopkins, el mundo se acerca con 990 mil muertos al millón de fallecidos por COVID-19 (EFE/Ernesto Guzman Jr./Archivo)

Los pacientes con deficiencia de vitamina D también tenían niveles más altos de proteína C reactiva, un probable marcador temprano del nuevo coronavirus grave, y recuentos bajos de glóbulos blancos, una mala señal para su sistema inmunológico.

En general, el 74 por ciento de los pacientes, que tenían entre 30 y 90 años, desarrollaron COVID-19 grave. Pero la tasa entre las personas con suficiente vitamina D fue menor: alrededor del 64 por ciento padecieron una enfermedad grave. Todos los pacientes menores de 40 años incluidos en el estudio sobrevivieron al COVID-19. Pero el 16,3 por ciento de los que tenían 40 años o más, 38 personas, finalmente murieron de coronavirus.

Aunque nadie en el estudio menor de 40 años murió, las muertes fueron más comunes entre las personas con deficiencia de vitamina D (debajo de la línea negra) de todas las edades. Aunque nadie en el estudio menor de 40 años murió, las muertes (rojo) fueron más comunes entre las personas con deficiencia de vitamina D (debajo de la línea negra) de todas las edades (Public Library of Science US)Aunque nadie en el estudio menor de 40 años murió, las muertes fueron más comunes entre las personas con deficiencia de vitamina D (debajo de la línea negra) de todas las edades. Aunque nadie en el estudio menor de 40 años murió, las muertes (rojo) fueron más comunes entre las personas con deficiencia de vitamina D (debajo de la línea negra) de todas las edades (Public Library of Science US)

Eso incluyó solo al 9,7 por ciento de las personas con niveles suficientes de vitamina D, mientras que el 20 por ciento de los que tenían niveles bajos de vitamina murieron.

Además, aquellos con niveles particularmente altos de vitamina D (40 ng / ml) tenían el riesgo más bajo de muerte, con solo el 6.3 por ciento de ese grupo muriendo.

¿Dónde se obtiene la vitamina D?

La luz solar es la fuente más importante de vitamina D. La reacción de la luz ultravioleta con el colesterol desencadena la producción de la vitamina. Pero las personas con piel más oscura tienen más melanina, lo que dificulta que la piel absorba los rayos UV y que se produzca la vitamina D. También se puede absorber vitamina D a través de la alimentación, aunque en dosis más pequeñas, en ciertas dietas, al comer los siguientes alimentos:

Según Medline Plus, el cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Por eso, con frecuencia se denomina la vitamina de la "luz del sol". La mayoría de las personas satisfacen al menos algunas de sus necesidades de vitamina D de esta manera. Muy pocos alimentos -como los pescados- contienen vitamina D de manera natural (Shutterstock)Según Medline Plus, el cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Por eso, con frecuencia se denomina la vitamina de la “luz del sol”. La mayoría de las personas satisfacen al menos algunas de sus necesidades de vitamina D de esta manera. Muy pocos alimentos -como los pescados- contienen vitamina D de manera natural (Shutterstock)

Pescados: salmón, trucha, fletán, caballa, esturión, pez espada y bacalao, arenque, sardina y tilapia

Hongos o setas: portobellos y rebozuelos

Leche: incluye leche baja en grasa, leche con chocolate baja en grasa, leche de soja, leche de almendras y leche de arroz

Yogur: la mayoría de tipos y sabores

Huevo duro

Cerdo

Jugo de naranja fortificado

Cereales fortificados

Los distintos tipos de vitaminas y minerales (Foto: Shutterstock)Los distintos tipos de vitaminas y minerales (Foto: Shutterstock)
FUENTE : INFOBAE
FOTO TAPA : MAGISNET

Continue Reading

Tecnologia

Cómo es el hisopado por coronavirus: paso a paso, así se determina que una persona está infectada

Avatar

Published

on

Cómo se decide qué persona amerita ser testeada y en qué consiste el procedimiento. Diferencias entre el test diagnóstico y el análisis de anticuerpos

Los países establecen criterios específicos para definir cuándo una persona califica para ser testeada por coronavirus (Shutterstock)

Hisopado, test rápido, PCR, test de anticuerpos. Los términos se repiten a diario en los medios de comunicación y en las conversaciones cotidianas. Están en boca tanto de quienes forman parte del sistema de salud como de quien los escuchó por primera vez en el marco de la actual pandemia por coronavirus.

Pero ¿cómo es el procedimiento para saber si una persona está infectada? ¿Cómo se determina a quiénes testear? ¿Cuánto demora el resultado?

La PCR (reacción en cadena de polimerasa, por sus siglas en inglés) se pide en los pacientes que cumplen la definición de caso sospechoso, es decir en toda persona que presente dos o más de los síntomas tenidos en cuenta. “La definición se fue ampliando, ya que en un primer momento la condición tener era fiebre más otro síntoma; ahora se excluye la fiebre, o sea que si alguien tiene tos y dificultad respiratoria, o tos y dolor de garganta, sin tener fiebre ya se considera caso sospechoso. Esto es bueno porque amplía la definición y permite detectar más casos”, comenzó a explicar a Infobae la médica infectóloga Isabel Cassetti.

Para eso, los países establecen criterios específicos para definir cuándo una persona califica para ser testeada por coronavirus. En la Argentina, con el fin de agilizar la definición temprana, el Ministerio de Salud de la Nación actualizó la semana pasada la definición de caso sospechoso de COVID-19 y establecieron cuatro criterios para su identificación.

Play

El nuevo criterio incluye a “todo paciente que presente anosmia/disgeusia de reciente aparición y sin otros signos o síntomas”.

Y se suma, así, a los criterios hasta ahora tenidos en cuenta, de fiebre de 37.5 Cº o más, dolor de garganta, tos, dificultad respiratoria, falta de olfato o gusto sin otra enfermedad que explique completamente el cuadro clínico y que la persona haya estado en los últimos 14 días en contacto con casos confirmados de COVID-19; o tenga un antecedente de viaje internacional, o tenga un historial de viaje o residencia en nuestro país en zonas de transmisión local de COVID-19, ya sea comunitaria o por conglomerados.

También se considerará casos sospechoso de COVID-19 a toda persona que presente dos o más de los síntomas descriptos y resida o trabaje en instituciones cerradas o de internación prolongada, es decir penitenciarias, residencias de adultos mayores, instituciones neuropsiquiátricas, hogares de niñas y niños; o sea personal esencial -Fuerzas de seguridad y Fuerzas Armadas, y personas que brinden asistencia a personas mayores-; y también a personas que residan en barrios populares o pueblos originarios.

El segundo criterio para sospecha de COVID-19 incluye a toda persona que presente dos o más de los síntomas descriptos y requiera internación, independientemente del nexo epidemiológico.

Luego de seis a ocho horas de hisopado, el paciente ya cuenta con el resultado de la PCR (Shutterstock)Luego de seis a ocho horas de hisopado, el paciente ya cuenta con el resultado de la PCR (Shutterstock)

El tercer criterio indica que debe considerarse caso sospechoso a toda persona que sea contacto estrecho de caso confirmado de COVID-19 y presente uno o más de estos síntomas: fiebre (37.5°C o más), tos, odinofagia, dificultad respiratoria, anosmia/disgeusia de reciente aparición.

Así, “el caso sospechoso se manda a hisopar y con el resultado de la PCR positiva pasa a ser confirmado: eso se llama identificación de caso y el protocolo indica en esas situaciones aislar al paciente e iniciar la búsqueda de sus contactos estrechos, a quienes también se los aísla y si presentan síntomas se hisopa”, detalló Cassetti.

Tenemos dos tipos de test para coronavirus: uno es para hacer el diagnóstico de la enfermedad y el otro para saber si una persona tuvo en el pasado la infección por SARS-CoV-12; uno es diagnóstico y otro indica que la persona tuvo la enfermedad en el pasado -diferenció la infectóloga-. El diagnóstico actual se hace a través de la presencia del virus y el pasado a través de la presencia de anticuerpos, que se pueden ver en un análisis de sangre que se llama serología”.

Para determinar enfermedad actual lo que se usa es “ver” el virus -presente o ausente- y eso es lo que informa el test PCR y se hace a través del hisopado nasofaríngeo. En este punto, Cassetti puntualizó: “El hisopo estéril se pasa en profundidad por cada narina y también por la faringe, que es la parte posterior de la garganta. Luego el hisopo se coloca en un tubo y se envía al laboratorio, donde realizan la técnica de PCR, que consiste en ver a través de una reacción si está presente el virus o no”.

La técnica permite luego de seis a ocho horas detectar un fragmento del material genético del patógeno para el diagnóstico de la enfermedad. No se mide la carga viral, sino la presencia o ausencia de virus, que se informa en el resultado: positivo o negativo.

autor

Continue Reading

Tecnologia

A paso lento: Buscan poner en valor la red de televisión digital terrestre

Avatar

Published

on

El Gobierno nacional invertirá $450 millones para poner a punto la red de Televisión Digital Abierta (TDA), cuyo servicio quedó deteriorado por la falta de mantenimiento en las torres de transmisión que hasta el 2015 cubrían al 80% de la población, dijo el presidente Alberto Fernández, el 16 de septiembre de 2020. A seis meses del anuncio la agencia TelAm consultó a funcionarios relacionados con el tema

“Con $450 millones ya previstos en el Plan Conectar, anunciado por el Presidente (Alberto Fernández), podemos volver a punto la red de TDA”, afirmó el coordinador general del Consejo Asesor del Sistema Argentino de Televisión Digital, Gonzalo Carbajal.

La TDA es “el último servicio gratuito digital”, dijo por su parte el senador Alfredo Luenzo, titular de la comisión de comunicaciones del Senado, consultado sobre la valoración de la TDA cuando los canales de TV por aire pueden verse a través de internet.

“Hay muchos motivos para invertir en la Televisión Digital Argentina (TDA)”, sostuvo el subsecretario de Tecnologías de la Información, Martín Olmos, en diálogo con la Agencia TelAm.

“En primer lugar porque en su momento se invirtieron US$ 1.000 millones y sería un crimen desperdiciarlo por abandono, por no invertir en mantenimiento; y segundo porque permite llegar con un servicio de calidad gratuito a la población que no puede pagar un servicio de suscripción”, detalló Olmos.

Agregó como tercera razón para invertir en la TDA el “dividendo digital”, ya que “libera parte del espectro de una de las bandas que puede utilizarse para 5G”, en referencia a la banda de 600 megahertzs del espectro radioeléctrico.

La discusión sobre el uso del dividendo digital no está cerrada en el Gobierno, dado que también hay quienes promueven la ampliación de canales para la televisión digital para asegurar una diversidad de contenidos en la plataforma.

“Tener una televisión digital fuerte es el prerequisito para apuntar al encendido digital”, afirmó Olmos, en referencia al apagado de las señales de TV analógicas.

El lanzamiento de la Televisión Digital Abierta fue en el 2010 y comenzó con la distribución de decodificadores -que permitían captar las señales digitales y verlas en un televisor analógico- entre la población de menores ingresos.

Ver también: Plan Conectar: satélite, banda ancha y TV digital, con una inversión de $37.900 millones

Posteriormente se estableció como norma que los televisores fabricados en el país deben incluir el sintonizador digital, lo que sigue vigente, según comentaron fabricantes de equipos en Tierra del Fuego.

La única ventana de incorporación de televisores sin sintonizador digital al parque de equipos en uso en el país ocurrió en el 2018, cuando autorizaron la importación de unidades sin sintonizador.

La mayor parte de la inversión para la TDA prevista en el plan Conectar, junto con los anuncios de ampliación de la red de fibra óptica y la recuperación del plan satelital, corresponde a equipamiento como baterías, grupos electrógenos, aire acondicionados, transmisores, multiplexadores, y el encriptador de señales, según informaron desde Arsat, que administra la red de torres de la Televisión Digital Abierta.

La red cuenta con 92 antenas, de las cuales el martes pasado la TDA tenía 86 que estaban operativas, 10 con transmisión parcial y dos fuera de servicio.

En Arsat explicaron que las estaciones fuera de servicio son casos en los que recurrentemente tienen problemas en el servicio de energía, y que ante el mal funcionamiento de los grupos electrógenos o de las baterías (UPS), tanto el corte de electricidad como el regreso del servicio impactan directamente en los equipos de transmisión y los daña.

La licitación de grupos electrógenos, confirmaron en la Secretaría de Innovación Pública, ya entró en su etapa final, mientras para el segundo semestre se definirá la compra y mantenimiento de las baterías.

Ambos equipos son las barreras que impiden que el corte de luz o las variaciones de la tensión en la provisión del servicio eléctrico queme los equipos transmisores.

Según el relevamiento realizado por Arsat, el 60% del banco de baterías de la red de TDA no tuvo ningún mantenimiento después del 2015; y en muchos grupos electrógenos encontraron que el combustible tenía una “capa de melaza” por falta de aditivos para que se mantenga diluido, y que “todas las baterías de arranque de los grupos electrógenos están dañadas”.

También detectaron “equipamiento que quedó fuera de soporte de los fabricantes”, como por ejemplo lo equipos de compresión de las señales; así como el encriptador de señales que protege los derechos de todo el contenido que se transmite por la plataforma.

Explicaron que “en promedio la cobertura de la señal de la TDA llega a unos 60 km a la redonda de la torre”, por lo que se resolvió colocar antenas en las casas que quedan fuera del alcance, para que puedan acceder al servicio.

La importancia de la encriptación de las señales tiene que ver con la protección de los derechos de transmisión de los contenidos, especialmente con las señales satelitales, ya que el Arsat 1 ilumina Argentina, sur de Brasil, Uruguay, Paraguay, sur de Bolivia y Chile.

SI la señal no está encriptada cualquier persona dentro de la zona iluminada por Arsat 1 podría acceder a la transmisión, aunque el administrador de la señal, por ejemplo la propia Radio y Televisión Argentina, haya pagado los derechos para transmitirlos.

“El equipo que encripta está obsoleto y fuera de la vida útil”, indicaron en la empresa.

Explicaron que en los casos que las antenas están en funcionamiento parcial, en general corresponde a que al menos uno de las cuatro unidades de potencia de los equipos transmisores está fuera de funcionamiento.

En cuanto a los aire acondicionados, explicaron que en cada gabinete (shelter) hay cuatro equipos de aire que trabajan de a pares para mantener la temperatura estable dentro de la unidad.

Fuente: Agencia TelAm

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas