Connect with us

Opinión

PáginaI12: El despido que no fue

Avatar

Published

on

El diario La Nación, en una nota que firma Carlos Pagni, publicó que “Santa María despidió a Verbitsky, sin que nadie de la redacción se lo reproche”.

Como trabajadores y delegados de la Comisión Interna de PáginaI12, informamos que esa afirmación es falaz.

Nuestro compañero Horacio Verbitsky no fue despedido (él mismo se encargó de explicar su distanciamiento del diario), por lo que mal podríamos permanecer indiferentes a un hecho inexistente.

Por otro lado, desde “la redacción”, como Pagni denomina a sus compañeros de trabajo, fuimos los primeros en repudiar las presiones del gobierno de Cambiemos contra PáginaI12 en represalia por las notas de Verbitsky sobre los 132 millones de dólares blanqueados por familiares, amigos y socios de Macri & Cía.

Si bien nada sorprende en un contexto político en el que La Nación funge de vocero oficioso de las campañas del gobierno para intentar silenciar voces opositoras y ahora también vaciar medios públicos, lamentamos y repudiamos la difusión de una falacia cuyo objetivo puntual nos excede.
Comisión Interna SiPreBA de PáginaI12

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

A su turno, Larreta coincidió en sostener la unidad de Juntos por el Cambio: “La defensa de la unidad es la condición necesaria pero no suficiente para tener un proyecto competitivo, precisamos construir y reconstruir un mensaje de esperanza así como entender los roles diferentes que tenemos”. “Debemos construir una alternativa para el mediano plazo y para eso tenemos que estar juntos. Hay que hacerlo a diario y no debemos perder de vista el objetivo primordial que es la unidad”, remarcó el jefe de gobierno, quien elogió la tarea del jefe de bloque legislativo, Cristian Ritondo: “Estamos funcionando muy bien en el Congreso, es un buen ejemplo de cómo podemos funcionar sin dejar de lado las diferencias que podamos tener”. Larreta fue claro en su posición sobre la confrontación con el gobierno nacional, que parte de una lectura de cuál es el clima general de la sociedad: “No es una situación para sacar ventajas políticas. Que otros lo hagan no me va a llevar a mí a tener esa conducta”, disparó. La posición de Larreta y Vidal viene teniendo el apoyo también de los intendentes del PRO, como el de Lanús, Néstor Grindetti; el de Vicente López, Jorge Macri, o el de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro. Este último dijo en el mismo día: “Siempre digo que el virus no distingue de grietas; hemos trabajado todos de manera mancomunada, el municipio, la provincia y la Nación. La grieta quedará para otro momento”.

Avatar

Published

on

Tras el asesinato de George Floyd en Minneapolis, el director de cine Spike Lee, acompañado de varios colegas de distintas disciplinas, calificó al presidente estadounidense, Donald Trump, como al “hijo de puta que tuvo la oportunidad de decir que todo es cuestión de amor y no de odio, pero no denunció a los hijos de puta del Ku Klux Klan, ni a la extrema derecha ni a los nazis”, y advirtió que “eso de que Estados Unidos es la cuna de la democracia es mentira: se construyó sobre el genocidio de los nativos y la esclavitud”.

“Esa es la fábrica de Estados Unidos”, agregó Lee, quien también denunció que “la mierda de extrema derecha no está solo en Estados Unidos, está en todo el mundo, y tenemos que despertar ”.

“No es un asunto de blancos o negros –añadió-. Todos las noches me voy a la cama pensando que ‘este tío’ de la Casa Blanca tiene el código nuclear”. “Qué está pasando”, preguntó Lee en una conferencia de prensa que rápidamente se difundió por las redes

FUENTE : PAGINA 12

Continue Reading

Opinión

MDP : Prostitución, drogas y Zona Roja: un negocio que financia al poder

Avatar

Published

on

El cóctel nauseabundo que mezcla el comercio de drogas y seres humanos con las instituciones oficiales no es nuevo y en Mar del Plata ya se cobró muchas víctimas.

Desde hace décadas las denuncias acerca de la connivencia de la justicia, la política y la policía con el negocio de la prostitución caen una y otra vez en saco roto en nuestra ciudad. Y es que al haber incorporado como habitual el flagelo, poco a poco la sociedad va dejando de hablar de ello, de escandalizarse ante la obscenidad de lo obvio y finalmente pedir justicia y soluciones.

Ya en los años 80, apenas retornada la democracia al país, algunos periodistas bregábamos para que el desmadrado ejercicio de la prostitución callejera -promovido y protegido por la policía provincial y convertido en medio de recaudación para las campañas políticas- fuera investigado y erradicado de raíz.

En aquellos años era el barrio de La Perla el «habilitado» para la instalación de prostitutas en sus esquinas y para el funcionamiento de decenas de pequeños hoteles que tras la denominación de «Familiar» ocultaban verdaderos prostíbulos. Un negocio millonario del que se beneficiaban la Unidad Regional IV, la Comisaría 1era., el Comando Radioeléctrico, la Brigada de Investigaciones y la entonces Dirección de Toxicomanía, hasta la llegada a Mar del Plata del Crio. Hermes Acuña que barrió con toda la mugre que se escondía debajo de la alfombra de la repartición.

Alguna vez en nuestro programa radial LIBRE EXPRESIÓN, una voz que se empeñó en señalar estas corrupciones y pagó un alto precio por ello, una trabajadora del sexo que  oficiaba de «delegada» de sus compañeras nos dijo que «tenemos que pagarle a tantas reparticiones que trabajamos para nosotras un solo día de la semana. Pero si no les damos la plata nos meten presas y nos revientan a golpes». Así trabajaban las mujeres de La Perla…

En ese tradicional barrio de Mar del Plata comenzó a crecer el negocio de la venta al menudeo de la droga por medio de las prostitutas. A las que además se las convirtió en adictas para favorecer «la lealtad» con sus patrones-dueños. 

Y también en ese barrio comenzó la leyenda del Asesino de la Ruta aunque luego se supiese que en realidad no se trataba de un solo maniático sino de varios crímenes a los que se le dio un enmascaramiento similar para en algunos casos cobrar «mejicaneadas» de droga y en otros tapar las acciones de conocidos personajes de la justicia y la política que solían requerir los servicios de estas proveedoras de sexo y estupefacientes. Semejante escándalo terminó languideciendo en el olvido y nunca se avanzó seriamente en la investigación…

Pero a partir del ruido que aquello generó en la sociedad la zona roja mudó rápidamente de lugar geográfico: las inmediaciones de la vieja terminal de trenes, en una primera etapa, y la Avda. Jara -cuando el negocio se amplió con la presencia de travestis y se convirtió además en el shopping del narcomenudeo local- fueron el nuevo epicentro del negocio y sus múltiples tapaderas.

De nada sirvieron las quejas de los vecinos, las promesas del poder político y las puestas en escena de la justicia. Nunca nadie hizo nada medianamente serio para terminar con una actividad que además hace de la evidencia una estrategia de penetración en el mercado: la prostitución se muestra, escandaliza, convoca con ampulosos gestos al potencial cliente y, en definitiva, se esfuerza por no pasar desapercibida.

En estos años han proliferado los escándalos, los crímenes, los agentes policiales detenidos en flagrante delito de tráfico, las peleas entre travestis, los ampulosos operativos tendientes a hacer creer que realmente se quiere recuperar esta zona de la ciudad para sus vecinos. Y todo ha quedado, una y otra vez, en la nada.

Y así seguirá siendo mientras no aparezca en el horizonte político y periodístico lugareño queien hable con claridad y le ponga a las cosas nombre y apellido: la prostitución y el narcotráfico cuentan con protección de la policía y la justicia y siguen financiando actividades partidarias, cada vez en mayor medida y con mayor impunidad.

Ocurre en el presente, fue así en el pasado y seguramente seguirá pasando si el estado -esa creación ñoña y patibularia a la que todos sostenemos para que nos estafe- sigue mirando para el costado y beneficiándose del delito.

A lo sumo, como los viejos circos barriales, se correrá unas pocas cuadras para seguir con la función…

ADRIAN FREIJO

LIBRE EXPRESION.NET

Continue Reading

Opinión

Tinelli recargado: acusa a Macri de lo mismo que antes acusaba a Cristina

Avatar

Published

on

Que el hombre es un saltimbanqui de la vida ya no puede negarse. Menemista entusiasta, kirchnerista voraz, macrista vocacional, Marcelo Tinelli ahora vuelve a colgarse del pincel.

Lejos quedó el tiempo en el que el conocido conductor televisivo ayudaba a Carlos Menem a ganar las elecciones. O aquel en el que saltaba como fauno en torno a los Kirchner buscando, y consiguiendo, los favores del poder.

Cuando trascendió que estaba siendo víctima de espionaje y persecución fiscal por parte de Cristina Kirchner, algo similar a lo que ahora denuncia indignado, saltó a los brazos de la variopinta alianza entre Mauricio MacriFrancisco De Narváez y Felipe Solá -si, el mismo que ahora finge ser Canciller de Alberto Fernández mientras Gustavo Béliz lleva adelante las relaciones internacionales- y dedicó una temporada completa de su programa a destruir a la actual vicepresidente de la república.

Pero cuando Mauricio le cerró el paso a su pretensión de adueñarse del fútbol argentino, tras varias visitas a Olivos y Balcarce 50 pidiendo una ayuda que nunca llegó, dirigió sus furias contra el viejo amigo y descubrió que en el kirchnerismo más rancio encontraría el «palenque ande ir a rascarse».

Tras varios toque de histeria, renuncias y reasunciones en su club, peleas y burlas dirigidas a quien hoy es su principal socio y sostén en la AFA Chiqui Tapia, Marcelo se lanzó en brazos del nuevo presidente de los argentinos, se aferró al titular del fútbol argentino que lo premió con la presidencia de la entonces Superliga y descubrió que lo suyo era incorporarse al gobierno para luchar contra el hambre.

Eso si…siempre y cuando esa pelea altruista comenzara a su retorno de Esquel, hacia adonde escapó con bártulos y familia para ponerse a salvo de los riesgos pandémicos. Algo que los hambrientos no podían hacer…

Retornado al mundo civilizado y a la espera de poner la nueva temporada de su show al servicio de los nuevos patrones, el buen muchacho de Bolívar busca hacer méritos para ser considerado por el actual oficialismo como alguien con derecho a pertenecer: el conductor criticó hoy el presunto espionaje realizado durante el gobierno de Mauricio Macri, al señalar que tenían «un aparato del Estado para perseguir a los que pensaban distinto».

«Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la Afip. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse. #SiSePuede «, escribió Tinelli en su cuenta de Twitter.

La misma acusación que no hace tanto derramó sobre su hoy aliada Cristina Fernández. Aquella que en las conversaciones con Oscar Parrilli, que son parte de una de las tantas causas judiciales que la tienen como protagonista, se burlaba del encuentro entre Mauricio Macri y Marcelo. «Con todos los problemas que tiene la Argentina le dedica dos horas a Tinelli», comenta Parrilli, a lo que Cristina responde: «¿Qué pueden haber hablado esos dos idiotas en dos horas? La verdad que es increible».

Refiriéndose a la misma reunión, la ex mandataria afirmaba entonces que «jamás hubieran obtenido una foto mía así con Tinelli en su vida, ni que se cagaran». Y agrega: «vos acordate que Tinelli me llamaba por teléfono a Olivos y yo no lo atendía. No, un jefe de Estado es un jefe de Estado».

Cosas de un país que suele volver icónicos a personajes deplorables y de una vida pública en la que todo vale, todo se olvida…y todo vuelve.

Hasta el próximo garrochazo…of course.

 

ADRIAN FREIJO

LIBRE EXPRESION

Continue Reading
Local6 horas ago

MDP : Nueva muerte por coronavirus en la ciudad

Salud6 horas ago

En una semana, se triplicaron los casos de coronavirus en Roca

Noticias6 horas ago

YPF desmiente planes para suspender empleados

Opinión6 horas ago

A su turno, Larreta coincidió en sostener la unidad de Juntos por el Cambio: “La defensa de la unidad es la condición necesaria pero no suficiente para tener un proyecto competitivo, precisamos construir y reconstruir un mensaje de esperanza así como entender los roles diferentes que tenemos”. “Debemos construir una alternativa para el mediano plazo y para eso tenemos que estar juntos. Hay que hacerlo a diario y no debemos perder de vista el objetivo primordial que es la unidad”, remarcó el jefe de gobierno, quien elogió la tarea del jefe de bloque legislativo, Cristian Ritondo: “Estamos funcionando muy bien en el Congreso, es un buen ejemplo de cómo podemos funcionar sin dejar de lado las diferencias que podamos tener”. Larreta fue claro en su posición sobre la confrontación con el gobierno nacional, que parte de una lectura de cuál es el clima general de la sociedad: “No es una situación para sacar ventajas políticas. Que otros lo hagan no me va a llevar a mí a tener esa conducta”, disparó. La posición de Larreta y Vidal viene teniendo el apoyo también de los intendentes del PRO, como el de Lanús, Néstor Grindetti; el de Vicente López, Jorge Macri, o el de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro. Este último dijo en el mismo día: “Siempre digo que el virus no distingue de grietas; hemos trabajado todos de manera mancomunada, el municipio, la provincia y la Nación. La grieta quedará para otro momento”.

Politica7 horas ago

Lo ocurrido en las últimas horas con la cuestión de la deuda externa prende señales de peligro sobre una vieja costumbre del oficialismo en el gobierno: ¿también es relato el avance de las negociaciones?. El gobierno argentino resolvió un día que no iba a pagar un vencimiento de U$S 503 millones pero que igualmente no iba a entrar en default. «Vamos a ampliar el plazo de las negociaciones» afirmaron en la Casa Rosada, como si esa fuese una decisión unilateral que un deudor puede tomar ante sus acreedores. «No estamos en default» insistieron, «a lo sumo en un default técnico» afirmaron, inventando un neologismo que resulta imposible encontrar en cualquier libro de finanzas o en la letra, grande o chica, de un contrato. Pero la jugada pareció en un principio dar buenos resultados… Las afirmaciones argentinas en el sentido de pretender ofrecer una alternativa a sus acreedores, siempre dentro del espíritu de querer llegar a un acuerdo posible de pagar, ofició como un bálsamo en los mercados: subieron los ADR, cayó el riesgo país y el dólar blue cedió cerca de un 10% de su máxima cotización. El país del eterno incumplimiento había resuelto mantener los pies dentro del plato y ello era digno de un voto de confianza… Pero el espejismo duró lo que un rayo en medio de una tormenta; cuando los principales grupos tenedores de bono consultaron a la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), quien determinó que la Argentina entró en default y activó el pago de seguros por alrededor de 1.500 millones de dólares. De acuerdo a un contundente fallo unánime con 14 votos a favor, el comité aseguró que en el país ocurrió un «evento de crédito» el 22 de mayo cuando finalizó el período de gracia de un mes por no haber afrontado el vencimiento del que hablábamos más arriba. Si bien este fallo le otorga a algunos fondos la opción de activar la cláusula de aceleración que les permite exigir el pago de todo lo adeudado de forma inmediata, se espera que eso no sucederá y en cambio el propio riesgo de una default generalizado podría facilitar un acuerdo con Argentina. Pero para ello deberán darse dos condiciones de las que sería bueno que el gobierno tomase nota: acelerar los términos de la negociación, para evitar que los fondos más duros exijan que se declare al país en cesación de pagos, y mejorar sustancialmente la primera oferta hecha llegar a los bonistas. Ambas cuestiones parecen escapar hoy de las posibilidades ciertas de la administración y ya comienzan a sonar alarmas en torno a la estrategia elegida por Martín Guzman para encarar una cuestión en la que a cada paso se pierde la iniciativa. No son pocos los analistas y también algunos miembros del gabinete presidencial que sostienen que el ministro juega todas sus cartas al apoyo del FMI y del gobierno de Donald Trump y comienzan a creer que la única intención del organismo es la de asegurarse su propia acreencia dejando a los fondos privados librados a su suerte. Lo que a la larga repetiría el escenario ya vivido en tiempos de Néstor Kirchner: el Fondo y el Club de París cobraron hasta el último peso y Argentina quedó desfinanciada y aislada internacionalmente por las acciones de los bonistas y los fallos del juez Griessa. Muchos ven en el horizonte un futuro no muy diferente a ese pasado sugestivamente cercano Cuidado entonces con enamorarnos del relato. El margen no existe y la memoria de los centros financieros internacionales no juega a favor de la Argentina. Ninguna de las variantes económicas permiten construir con optimismo el futuro. A nivel interno una gran inflación, la caída vertical de la actividad, el complicado panorama social, los efectos de una emisión desmadrada -más allá de los motivos por los que haya sido elegida como red de contención durante la crisis sanitaria- la falta de inversión y la escasez de crédito, presagian una salida complicada, dolorosa y que va a requerir un equilibrio que no tiene forma de dejar a todos contentos. El frente externo no aparece más diáfano: cualquiera sea el final de la negociación por la deuda Argentina quedará fuera del mercado de capitales por al menos un lustro. A ello debe agregarse este presente de precios deprimidos de los commodities, en su nivel más bajo en décadas, y una disminución fuerte de los negocios internacionales. Ni que hablar de las chances de que el país reciba inversiones genuinas que ayuden a su recomposición, como paso inicial a un eventual desarrollo. Insistir por camino que ya se han intentado es tan irresponsable como de corto vuelo. Echar mano a la épica nacionalista puede mantenernos con el pecho hinchado algunos pocos meses pero en menor tiempo aún vaciará las panzas tocando, como sostuvo el fundador del movimiento que hoy gobierna, la víscera más sensible de los argentinos. Esa que se ha llevado puesto a más de un gobierno, del color político que fuese, que creyó que con el relato era suficiente. Ojalá repitamos con Aristóteles aquello de «la única verdad es la realidad» y actuemos en consecuencia. Esta vez no hay colorín, colorado…

Más Vistas