Connect with us

Economia

PARA LA UCA, LA POBREZA EN 2021 FUE DE CASI 44% Y ES RÉCORD HISTÓRICO EL PORCENTAJE DE ARGENTINOS QUE TRABAJAN E IGUAL SON POBRES

Published

on

Así lo indicó un informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, que midió las variables desde 2010 y demostró que la suba de los precios compensó la reactivación y el aumento de los planes sociales

La Argentina necesita crear 400.000 empleos por año y una reducción sustancial de la inflación si quiere salir en 2030 del actual cuadro de degradación social consistente en mayor desigualdad y precariedad laboral. Así lo señala un informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que señala que en la última década -y más allá de algún efímero oasis- las condiciones socioeconómicas empeoraron, pese a los discursos que declamaron lo contrario y al supuesto aumento de la protección social del Estado.

El director del Observatorio, Agustín Salvia, expresó en diálogo con Infobae que esta situación extremadamente crítica exige un plan de estabilización y shock económico, pero que solo reduzca el gasto social a medida que se genere más empleo.

Este horizonte, aclaró, va más allá del acuerdo que negocia el país con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que la inflación es la principal causa que explica este empeoramiento de los indicadores sociales. En particular, explicó que la fuerte recuperación económica de este año no se reflejó en una mejora nítida en términos sociales porque fue “anulada” por la fuerte inflación, que terminará en torno del 50 por ciento.

Los ejes del informe, que se difundieron en un seminario en el que también participó el economista Martín Rapetti, muestran las siguientes conclusiones:

-El empleo exhibió en la última década una oscilación entre el estancamiento y la caída. Luego del pico de la pandemia y la cuarentena, hubo una recuperación parcial, pero de puestos de trabajo de mala calidad. En este sentido, Salvia advirtió que el 47% de los trabajadores no tienen vinculación con el sistema de la seguridad social, en buena medida porque “se van perdiendo empleos de baja calidad”. Además, en los hogares pobres hay una alta tasa de empleo precario o desocupación. Por otra parte, crece el “efecto de desaliento”, por el que menos personas salen a buscar trabajo por efecto de la falta de oportunidades y de la caída en los ingresos. A raíz de esta situación, solo el 29% de la población ha podido mantener en los últimos tres años un estatus de “empleo pleno”, un porcentaje mucho menor en los sectores pobres. “El Covid agravó una tendencia de un sector informal cada vez más pobre y precarizado”, señaló Salvia.

En materia de pobreza, si bien hubo desde 2020 una “leve caída, fue muy poco significativa, pese a la recuperación del empleo”, por la mencionada tasa de inflación, que se mantiene muy alta pese al atraso de varios precios de la economía, como el dólar, las tarifas de los servicios públicos y varios productos de la canasta básica. Tanto en el caso de la pobreza como de la indigencia, “los que más sufren son los niños”, indicó Salvia.

-La autopercepción de los ingresos marca que “se empobreció la clase media con capacidad de ahorro: solo el 8% de la población tiene capacidad de ahorro” y corresponde a los sectores medios y profesionales. Hacia abajo, el porcentaje baja en forma drástica.

-Los programas sociales. “El 44,7 por ciento de la población vive con un programa social. Cada vez es más relevante el peso de los planes con transferencias monetarias directas y “el efecto de sacar estos programas sería devastador sin mayor empleo”, aclaró Salvia. La cobertura de la asistencia estatal es del 33,8%, contra el 33,4% del último año del gobierno de Mauricio Macri, lo que demuestra que la retórica oficial que apunta mostrar que hubo una mayor protección social no se verifica en las cifras. Sí hubo, aclaró Salvia, un pico de mayor protección durante la pandemia con el IFE y una extensión de la cobertura de la AUH y otros programas. Además, afirmó que se esperaba un mejor panorama social por el fuerte rebote económico de este año, pero la inflación ensombreció este efecto positivo. “La inflación se llevó puesta la recuperación económica y del empleo”, sentenció Salvia. Además, el investigador explicó que, si el Gobierno quisiera avanzar en la “reconversión” de beneficiarios de algunos planes sociales en empleo genuino, “no existe demanda para crear empleo para esta gente”.

“Los sectores que mueven la aguja son la construcción, textiles, los servicios y parte de la industria dedicada al consumo interno, que, en un año electoral, permitieron que subiera el empleo informal y hubiera más plata en los bolsillos, pero como fue con alta inflación, ese proceso se está agotando”, dijo Salvia.

“La situación no es prometedora; tal vez por efecto de arrastre estadístico en el primer trimestre del 2022 la tasa de pobreza sea del 40% en el mejor de los escenarios. Y en el peor no hay techo, si se asume un fuerte desequilibrio macroeconómico e inflacionario”, advirtió.

En este sentido, detalló que “si creciéramos como en los últimos seis años, para llegar al 2030 con los niveles de pobreza del 2011, habría que crecer un 4% anual en forma continua, con una menor inflación, porque este nivel de precios imposibilita proyectar cualquier estrategia de productividad, tanto a un inversor como a una familia”.

-La infraestructura social mejoró en la última década, con una mayor cobertura de los servicios públicos, pero este fenómeno no impidió un incremento en la desigualdad social. Solo el 28% de los hogares viven sin ningún déficit en materia de cobertura educativa, médica, de servicios y nutricional. En particular, por el extenso cierre de las escuelas que llevó adelante el Gobierno, se incrementó el déficit de la cobertura educativa, sobre todo en los hogares más pobres. “El núcleo que se empobrece tiene un déficit en materia de ingresos y por carencias multidimensionales”, indicó; es decir, son pobres tanto bajo la medición del Indec como de la pobreza multidimensional como la que realiza la UCA.

En este contexto, sostuvo que el acuerdo con el FMI requiere un “acuerdo político” como el que enunció el presidente Alberto Fernández la noche de las elecciones del mes pasado, que permita encarar estos problemas estructurales. Además, dijo que el programa con el Fondo permitirá dar mayor “certidumbre”.

Necesitamos seis millones de empleos si queremos salir de este estado de estancamiento hasta 2030 y un millón y medio en forma urgente. O sea, hay que crear 400.000 empleos por año para revertir este proceso”, precisó Salvia.

Esto requiere de una agenda de reformas, que forman parte de las conclusiones del documento presentado por la UCA, que exigen estabilidad macroeconómica, cambios tributarios que favorezcan la inversión y político-institucionales que promuevan una descentralización del gasto.

 

 

 

Martín Kanenguiser

Economia

GASTOS MILLONARIOS Y CAJAS SIN CONTROL: CÓMO SE PREPARA LA TV PÚBLICA PARA EL MUNDIAL

Published

on

Con más inflación, dólar más alto y el doble de pobreza, la TV Pública prepara el mundial de Qatar con un nivel de gastos superior al del 2018, aunque con una cobertura menor con respecto a la que hubo en Rusia.

“Están gastando fortunas y esto no da para más, hay cajas, gastos, contratos de personas sin funciones que no vienen, es un desastre, mucho peor al macrismo, es todo ideología”. La frase remite al presente de la TV Pública que conduce Rosario Lufrano y que ya tiene empleados procesados, denuncias de corrupción y una falta total de transparencia según fuentes que conversaron con MDZ. 

Durante el mundial de Rusia 2018, bajo la administración de Mauricio Macri y conducida en ese entonces por Hernán Lombardi, la TV pública gestionó con austeridad la cobertura aun cuando el país tenía la mitad de los problemas que tiene actualmente. El dólar costaba $18,70 cuando se llevó a cabo el sorteo del mundial anterior y según índices oficiales el 25,7% de la población estaba por debajo de la línea de pobreza. Hoy el dólar vale diez veces más y la pobreza aumentó al doble, triplicándose en el sector adolescente del conurbano bonaerense.

Horacio Levin -que en ese entonces era director de la TV Pública– viajó al sorteo mundial costeándose su pasaje y gastos personales y aparte viajó un solo empleado para cubrir el evento en el que se definirían los equipos con los que se iba a enfrentar la selección nacional de fútbol.

Al sorteo del mundial de Qatar 2022, con una situación paupérrima en términos oficiales estadísticos de pobreza, inflación y devaluación, viajaron siete empleados públicos y dos más que fueron contratados por miles de dólares, según pudo confirmar este cronista. Tal es así, que más de €8.500 se sumaron para gastos personales diarios al contrato de más de U$30.000, según el documento al que MDZ accedió en exclusivo.

Contrato con Torneos y Competencias

MDZ conversó con distintas empresas productoras de contenidos y todas coincidieron en que los dos auxiliares costaban en promedio la mitad de lo que pagó la TV Pública por esas dos personas.

FUENTE : MSZOL.COM

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Economia

EL BANCO CENTRAL NO LOGRO RECUPERAR DOLARES PARA RESERVA

Published

on

El Banco Central cerró una semana negativa en cuanto a sus intervenciones en el mercado cambiario con compras por apenas USD 20 millones, pese a que mayo es uno de los meses con mayor liquidación de divisas por parte de los agroexportadores. El lunes 9 el BCRA había conseguido comprar USD 110 millones, pero las posteriores ventas diluyeron esa cifra. En la primera semana de mayo el Central había conseguido hacerse de USD 520 millones.

Las compras en el mercado resultan vitales para el Banco Central porque le permiten reforzar las reservas, lo que además constituye uno de los compromisos asumidos por el gobierno argentino en su programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y estacionalmente el segundo trimestre del año es el mejor momento para hacerlo, ya que el campo liquida con intensidad.

El monto negociado en el segmento de contado (spot) del mercado mayorista alcanzó este viernes los USD 284,1 millones, una cifra sensiblemente menor a los casi USD 400 millones del jueves, mientras que la demanda privada de divisas siguió firme y acotó el margen de compras para el BCRA.

“La demanda se mantuvo fuerte y el BCRA hizo una compra de un saldo de casi USD 5 millones”, precisaron fuentes del mercado a Infobae. La entidad monetaria volvió al saldo positivo después de dos ruedas cambiarias en las que sacrificó unos USD 100 millones en ventas netas. “La demanda de divisas de esta semana se vio incrementada por el pago puntual de energía, que rondó los USD 250 millones”, por la importación de dos embarques de Gas Natural Licuado, en lo que definieron como “operaciones puntuales previstas para esta altura del año”.

De esta forma, en lo que va del mes de mayo, el Banco Central sostiene el saldo de compras netas en la plaza mayorista a unos 540 millones de dólares. En lo transcurrido del 2022, el BCRA sostiene un saldo neto positivo por unos USD 652 millones por su participación cambiaria.

Un informe de Ecolatina señaló que “la meta de acumulación de reservas le pone un tope al nivel de importaciones que se pueden pagar con el actual nivel de oferta de divisas, sobre todo al descontar que las compras de energía crecerán fuertemente, sumado al salto de la inflación global, el encarecimiento de los fletes y el recalentamiento del déficit turístico. Asimismo, y más allá de la disponibilidad de divisas, aún resta saber si el abastecimiento de energía será suficiente para evitar cortes de gas en el invierno, pudiendo afectar al entramado industrial”.

En este sentido, “en buena medida la capacidad de seguir creciendo al actual ritmo dependerá fundamentalmente del nivel de reservas del BCRA. Un mayor control de las importaciones limitaría la expansión del mercado interno vía una menor disponibilidad de insumos y bienes -en cantidad y variedad-, afectando la actividad fabril, presionando sobre los precios o postergando la decisión de compra de los consumidores. Como antecedente vale remitirse a lo ocurrido en octubre 2021, cuando la restricción al pago anticipado de importaciones indujo una caída fuerte de la industria. Al mismo tiempo, restringir aún más las compras externas podría entrar en conflicto con el compromiso de no seguir fortaleciendo las restricciones cambiarias”, describió el informe de Ecolatina.

Los analistas de Aurum Valores apuntaron que “se aleja más del cumplimiento de la meta de acumulación de Reservas Internacionales Netas (RIN)”, pues el Banco Central “debería acumular USD 83 millones por día de RIN hasta fin de junio. Desde que empezó a comprar dólares con mayor fuerza el 29 de abril, logró un promedio de USD 48 millones diarios”.

No obstante, Juan Manuel Garzón, economista del IERAL de la Fundación Mediterránea, afirmó que “el escenario externo se viene mostrando muy favorable para Argentina desde fines del 2020 hasta el presente en lo que respecta a precios de commodities agrícolas”.

“Para tener orden de magnitud de este shock externo favorable, una cosecha de 22 millones de toneladas de trigo, de 43 millones de toneladas de soja y de 50 millones de toneladas de maíz, que son los volúmenes aproximados que tendrá el ciclo agrícola 2021/2022, vale 51.000 millones de dólares a los precios internacionales de este año, pero 31.000 millones a los precios del 2020″, agregó Garzón.

Infobae

Continue Reading

Economia

CON EL INDICADOR DE ABRIL ARGENTINA LLEGO A LA MAYOR INFLACION EN 30 AÑOS

Published

on

La inflación fue de 6% en abril, según informó el INDEC este jueves. De esta manera, si bien se desaceleró respecto de marzo, se mantuvo en niveles elevados y acumuló un 58% en los últimos 12 meses, récord desde 1992.

Una de las cuestiones más preocupantes del dato del INDEC fue que la inflación núcleo, que no tiene en cuenta ni los segmentos regulados por el Gobierno ni factores estacionales, se aceleró por tercer mes consecutivo para anotar un 6,7%.

“La aceleración del Índice de Precios al Consumidor (IPC) núcleo tiene que ver con una mezcla de productos que incidieron, como alquileres, restaurantes o recreación y cultura”, expresó en diálogo con Ámbito la analista de Ecolatina, Agostina Myronec.

Por su parte, el Magister en Economía, Lorenzo Sigaut Gravina, advirtió como posible factor desencadenante a “la remarcación de precios y salarios por motivos de inercia y/o expectativas de inflación desancladas”.

Por el contrario, las categorías de precios Regulados y precios Estacionales, exhibieron desaceleraciones y marcaron un 3,9% y 5,4%, respectivamente.

Vestimenta volvió a liderar los aumentos de precios

Entre las divisiones de mayor peso en el IPC general resaltaron los mayores aumentos promedio en Restaurantes y hoteles (pasó de 5,4% a 7,3%) y Salud (se elevó de 5% a 6,4%), este último impulsado por subas autorizadas en prepagas.

Por su parte, Prendas de vestir y calzado volvió a liderar los incrementos, con un salto mensual de 9,9% (vs 10,9% de marzo). Especialistas en el rubro explican que son varias las razones de las subas en este sector, entre las cuales están: problemas de oferta por falta de talleres para confección, recomposición de ganancias tras la crisis atravesada durante el macrismo y la pandemia, el cambio de temporada y restricciones a las importaciones, todo sumado a la inercia que atraviesa a todos los precios de la economía.

Fuente: Nadin Argañaraz, director del IARAF.

Fuente: Nadin Argañaraz, director del IARAF.

Alimentos y bebidas fue, nuevamente, la división que más incidió en el avance del IPC. De acuerdo con los datos oficiales, en este rubro se verificó un significativo aumento de 5,9%, aunque menor al de febrero y marzo.

Los problemas en la cadena de suministros y la escalada en el precio de los commodities a nivel global, que ya había comenzado con la pandemia y se agravó por la guerra en Ucrania, echó más leña al fuego a la dinámica inflacionaria en Argentina.

En efecto, dentro de los alimentos que más subieron en el Gran Buenos Aires se encontraron la harina de trigo (16,1%) y el aceite de girasol (13,5%), afectados por el salto en el valor mundial de los granos.

Un estudio realizado por los economistas Nicolás Bertholet, Gabriel Montes Rojas, y Fernando Toledo mostró, por ejemplo, que una suba del 10% en los precios internacionales de los alimentos agrega 0,5 puntos a la inflación de los 40 países analizados en el trabajo, en línea con los cálculos del FMI. “El potencial efecto no es despreciable ante una súbita aceleración de los precios de los insumos energéticos o de los alimentos, bienes básicos para toda la economía”, resaltaron.

Paralelamente, aclararon que “la muestra examinada se caracteriza por evidenciar baja inflación durante el periodo analizado, por lo que los efectos pueden diferir en países con tasas de inflación elevadas (como Argentina)”.

“Durante abril los precios internacionales relevantes para la Argentina no se movieron demasiado, pero es probable que el fuerte shock observado en estos precios durante marzo se haya filtrado también en el IPC del útimo mes”, dijo al respecto Sigaut Gravina.

El mercado prevé inflación de 65% para 2022

El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), elaborado por el Banco Central (BCRA), plasmó que el sector privado esperaba en líneas generales una inflación de 5,6% para abril. Asimismo, las consultoras y entidades financieras que participaron del REM elevaron su pronóstico para el acumulado de 2022, desde el 59,2% hasta el 65,1%.

Vale recordar que en marzo los precios habían escalado 6,7%, su mayor marca mensual desde 2002. Con el número de abril ya publicado, en el primer cuatrimestre se observó un alza promedio acumulada de 23,1%, la más alta desde 1991.

Fuente: Fernando Marull, socio de FMyA.

Fuente: Fernando Marull, socio de FMyA.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo en sus últimas declaraciones públicas que a la inflación “hay que atacarla con firmeza” y con un “programa económico consistente y creíble”.

En ese sentido, el funcionario sostiene que la política macroeconómica de su cartera debe tener un “enfoque integral”, que incluye “un bloque externo, un bloque fiscal, uno monetario y una complementariedad que son las políticas de precios e ingresos”.

Martín Kalos, director de la consultora EPyCA, sostuvo que el salto inflacionario de los últimos meses no sería tan alarmante “si se tratase de un evento aislado”.

“El problema es que marca una aceleración de una inercia que está lejos de corregirse. Hay que encontrar una política creíble, que le de un horizonte a las expectativas. No se trata de usar un ancla o dos, sino de converger a un sendero de expectativas de reducción de la inflación, que requiere una coordinación de las políticas económicas y una articulación con el sector privado, que hoy no se está dando”, acotó.

Con una mirada similar, Myronec ve difícil que el Gobierno apele a las anclas tradicionales. “En el segundo trimestre se están cerrando y se van a cerrar paritarias en cifras más elevadas. En paralelo, los precios regulados van recuperando el terreno perdido y el Gobierno debe evitar que el tipo de cambio se atrase demasiado”, profundizó.

Presión sobre los salarios y la pobreza

La aceleración de los precios frenó el tenue repunte que los salarios habían tenido en 2021. El INDEC mostró esta semana que los salarios reales cayeron cerca de 1% en el primer trimestre.

Luis Campos, coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, reflejó que en igual período el Salario Mínimo, Vital y Móvil, perdió todo lo que había recuperado el año pasado, y volvió a ubicarse en los niveles más bajos desde 2004.

Frente a esa situación, Guzmán afirmó que “es una obviedad” que tiene que adelantarse el aumento del salario mínimo, que tradicionalmente se concreta en el segundo semestre del año. “Lo mismo hicimos con el refuerzo de ingresos para los sectores informales, reaccionando inmediatamente a lo que fue el impacto inflacionario provocado por la guerra en Ucrania”, agregó.

En esa línea, el Gobierno ya adelantó para junio las dos cuotas de aumento del salario mínimo que se iban a dar en julio y agosto. Desde el mes próximo, el piso pasará a ser de $45.540, contra una canasta básica que ya supera los $30.000 para un solo individuo, y perfora los $90.000 para una familia.

“Si bien los precios de los alimentos se desaceleraron en abril, se mantuvieron con cifras elevadas, que siguen siendo preocupantes en un contexto en el cual las canastas básicas ya treparon en el primer trimestre muy por encima de la inflación. Eso te marca lo que puede pasar con los niveles de pobreza e indigencia en el primer semestre”, alertó Myronec.

Nota del periodista Santiago Reina para Ambito

 

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Más Vistas