Connect with us

Opinión

Patricia Bullrich: “La vuelta del kirchnerismo sería un retroceso en términos de seguridad para la gente”

Publicado

on

La ministra de Seguridad dijo que no le molesta que califiquen a su política de “mano dura”. Los planes para el 2019, la nueva estrategia de portación de armas para la policía y la lucha contra el narcotráfico

Patricia Bullrich: “La vuelta del kirchnerismo sería un retroceso en términos de seguridad para la gente”

La ministra de Seguridad dijo que no le molesta que califiquen a su política de “mano dura”. Los planes para el 2019, la nueva estrategia de portación de armas para la policía y la lucha contra el narcotráfico

La ministra Patricia Bullrich (Foto: Patricio Murphy)

La ministra Patricia Bullrich (Foto: Patricio Murphy)

Se considera “un soldado del presidente Macri” y no le molesta que la llamen “la ministra de hierro” del Gobierno. Mucho menos le molesta que hablen de “mano dura” en relación a su política de seguridad. En rigor, Patricia Bullrich está convencida de que “el Gobierno cambió un paradigma en temas de seguridad en la Argentina” y arriesgó: “La vuelta del kirchnerismo sería un retroceso en términos de seguridad para la gente”.

La ministra de Seguridad está a punto de tomarse unas cortas vacaciones luego de un intenso año. Acaba de implementar las pistolas no letales Taser para la Policía Federal y dijo que en un futuro “la lógica indica que los policías lleven armas convencionales y no letales al mismo tiempo”. Pero se ataja: para eso “falta un tiempo”, porque hoy cree que aún hay sectores que la cuestionarían por esa decisión.

Bullrich recibió a Infobae en su amplio despacho de la calle Gelly Obbes y habló de todo: los objetivos para el 2019, el narcotráfico enquistado en la política, la lucha contra el terrorismo, la campaña electoral y hasta de “los riesgos” de un regreso del kirchnerismo en la Argentina.

También objetó a aquellos jueces que tienen “una mirada de la policía como victimarios y no como víctimas” ante hechos de violencia. Desechó la idea de que el gobierno de Macri pueda ser comparado con el ultraderechista presidente de Brasil Jair Bolsonaro. Y sostuvo que “al Gobierno lo cuestionan porque metimos el dedo en la llaga en todo: en el narcotráfico, los barrabravas y las mafias”.

-¿Cuáles son los proyectos y nuevas medidas que tiene su Ministerio para el 2019?

-En este año estamos con una serie de objetivos. En primer lugar nuestro objetivo central que es la lucha contra el narcotráfico y ahí vamos a acentuar la lucha contra el narcomenudeo además de seguir desarticulando las grandes bandas delictivas. También vamos a ir contra la comercialización de las drogas. Para ello vamos a avanzar mucho en lo que es inteligencia criminal. Estamos creando nuevos departamentos antidrogas en varios lugares del país tanto de la Gendarmería como de la Policía Federal. Serán unos 10 centros más. También seguiremos con el plan integrado de fronteras donde vamos a tener para mitad de año los cuatro puestos inteligentes en fronteras con las lanchas de patrullaje y los radares de la Fuerza Aérea donde se acoplarán a todo un sistema interconectado que se va a poder ver desde aquí. Eso nos genera una capacidad de acción mayor que las que puedan tener las patrullas normales. Es todo un sistema inteligente, con nuevos drones y es un sistema muy potente de controles.

-¿Usted se siente acompañada por todos los dirigentes de Cambiemos? Porque por ejemplo, en la implementación de pistolas Taser hay diferencias con la Ciudad de Buenos Aires y no es la primera vez que ocurre una diferenciación…

-Estamos absolutamente respaldados. Estamos hoy haciendo la vanguardia en algunos temas que quizás sea necesario comenzar con las fuerzas federales, que son quizás las de más formación y acción en todo el territorio nacional. En el caso puntual de las pistolas Taser nosotros estamos definiendo áreas específicas que son de grandes conglomerados de gente pero cerradas. Por ejemplo, el vagón de un tren o un aeropuerto. La ciudad no tiene esas situaciones. Ellos tienen otra realidad aunque igual creo que lo están evaluando. Pero es distinta la seguridad ciudadana que lo que tenemos nosotros que es crimen organizado, y tenemos áreas concretas que cuidar como el transporte interjuridisccional ya que es federal. El ferrocarril es federal. A nosotros nos gustaría que deje de ser federal porque es mucha la gente que allí debemos destinar. Pero igual estamos dando cobertura con armas no letales. Un arma con menos poder de fuego pero que pueda dar respuestas frente a una amenaza real.

-¿Puede haber más armas que se incorporen en las fuerzas federales?

-Todo el tiempo estamos incorporando armas. Ahora hemos incorporado armas de mucha calidad para el G20, armas para francotiradores, para grupos especiales…

-¿Pero armas no letales como las Taser?

-No, por ahora no. Hemos incorporado también esas armas que pintan. Pero por ahora no pensamos en más armas no letales. Es que las armas no letales en general son pensadas para manifestaciones y estas que nosotros estamos incorporando no son para usar en las manifestaciones. Son armas para lugares de alta densidad de gente y que no generen un daño colateral en la defensa. La lógica impone que un miembro de una fuerza de seguridad tenga un arma convencional y un arma no letal para poder actuar. Nosotros aún no vamos a dar ese paso porque tenemos miedo de que haya opinión posterior a eso de por qué se usó un arma y no la otra. Y como creemos que esto no es materia opinable… Pero acá sucede, y no vamos aún a implementar las dos armas al mismo tiempo. Un juez por ejemplo dice qué debería haber hecho un policía en un enfrentamiento y qué no. El juez no puede decir lo que tendría que haber hecho un policía sino que debe evaluar lo que hizo. Esto es como los argentinos ante un partido de fútbol. Se piensan directores técnicos y dicen hay que ir para allá o deberían ir para acá… No es así. En consecuencia lo que queremos es que en algún momento es que se usen las dos armas: la no letal y la convencional y que use la que corresponda de acuerdo con una determinada circunstancia en la que se encuentra. Pero son procesos que se deben ir haciendo de a poco.

-¿Cree que la Justicia no acompaña a las reformas de seguridad que están haciendo o le molesta que la oposición hable de una política de seguridad represiva?

-Nosotros tenemos cada vez mejores resultados con los jueces en cuanto a la lucha contra el narcotráfico. Hemos logrado confianza y hoy hay operativos más rápidos. Siempre hay excepciones, pero la regla es que los jueces confían en el trabajo que hacemos y en seguir en toda la línea de investigación. Nos dejan investigar más profundamente. Este es un cambio de paradigma bien importante. En cuanto a otro punto que tuvimos debate es en el juzgamiento de los policías en su accionar cuando cumplen con su deber. En el último tiempo hemos tenido casos de jueces que en un primer momento mostraron una conducta negativa pero luego los jueces de tribunales orales o de Casación pusieron las cosas en su lugar. Así se está generando una jurisprudencia más adecuada para entender lo que implica el accionar de un miembro de una fuerza de seguridad ante una situación de riesgo de él o de un tercero. Por esto en el último tiempo tuvimos muchas absoluciones en Casación o en juicios orales y así vemos que se está avanzando en el camino correcto. Es que no hay que invertir la carga de la prueba y poner al policía como victimario y al victimario como a la víctima. Ahora vemos un avance muy importante y positivo de muchos jueces en relación a resoluciones con una mirada más concreta sobre los hechos.

-¿Y qué le dice a la oposición que la cuestiona porque cree que hay una política represiva desde la seguridad?

-Nuestra obligación es generar una situación para impedir el delito y el crecimiento del narcotráfico, de la trata o del contrabando y hacemos eso. ¿Cómo lo podemos hacer si no es generando una situación de ir de una manera concreta contra esas bandas? No sé de que otra manera se puede actuar contra esas bandas. Nos parece que esta es la más adecuada. Creo que esas acusaciones son parte de una teoría que en la Argentina fracasó. Es la teoría Zaffaroni que fracasó, ya que antes había más delitos, más narcos, más robos, más policías y civiles muertos. Hoy hemos bajado la tasa de homicidios. En Uruguay hay una tasa de 11,2 de homicidios y nosotros en 5,1 cada 100.000 casos. Nos está yendo mejor. El año pasado fue igual que el anterior. No tengo los números finales pero hemos ido a la baja en todo: en robo de teléfonos, de autos, a la baja en secuestro de autopartes, en contrabando, y desbaratamiento de las bandas.

-Pero también hay informes como el de Correpi que habla de un caso de gatillo fácil de policías cada 22 horas….

-Eso es una mentira. Mienten descaradamente. Hay que pedirle a la Correpi los nombres y apellidos de quiénes son esos casos. Si en la Argentina hubiera un caso de gatillo fácil cada 22 horas estaríamos hoy con todas las fuerzas de seguridad echadas. No tendríamos un solo policía. Si para la Correpi matar a un delincuente que intenta asesinar a alguien es gatillo fácil… bueno. Tampoco en los homicidios que hay en la Argentina hay un componente que nunca daría ese número. Hay un 25% de femicidios, hay mucho homicidio intrafamiliar que es otro porcentaje importante y luego los que matan los delincuentes y ahí ya prácticamente está el 100%. No creo que los muertos en manos de policías jamás de esa cifra que dice la Correpi. Además, ¿cada vez que un policía mata a un delincuente es un gatillo fácil? Entonces cuando un delincuente mata a un civil ¿qué es un gatillo difícil? Por qué no cuentan los delincuentes que matan gente. Porque para mí gatillo fácil es un policía que no actuando como policía usa el arma que el Estado le da para matar a alguien de manera irresponsable o porque la cara no le gustó o por lo que sea. Eso es gatillo fácil. Pero un policía que ante al represión de un delito infraganti o un enfrentamiento utiliza su arma para defender al ciudadano no es gatillo fácil. Hay que leer lo que dijo el juez Lleral cuando cerró el caso Maldonado: “La lógica de la manipulación y la mentira para generar un estado de las cosas que no existieron”… Esto es lo mismo. Es la lógica de la mentira para inventar algo que no existe. Han muerto muchos menos policías de los que morían antes y han muerto muchos menos civiles de los que morían antes. Esa es la verdad.

-¿Está de acuerdo con la idea de instalar una política de “mano justa” en lugar de “mano dura” como plantea Durán Barba?

-Creo que a la política de seguridad no hay que nominarla. No creo que sea mano justa ni mano dura. Es proteger a la ciudadanía y proteger a las víctimas y ser firmes contra el delincuente. Si tenemos que poner mano justa pongamos mano justa. Pero no me parece que esa sea la discusión. No me molestan los encasillamientos.

-Pero le molesta que se encasille al Gobierno como más cercano a la línea ultraderecha de Bolsonaro…

-Nosotros estamos hace tres años y logramos lo que en Argentina no se había hecho: desbaratar el narcotráfico, no ser cómplices de los precursores químicos, cambiamos leyes muy importantes, hay técnicas de investigación nuevas, flagrancia, un Código Penal nuevo que se llevará al Congreso. Y Bolsonaro aún no arrancó. Una cosa es lo que dice y otra lo que hace. Tiene un problema muy serio. Nosotros vamos por el camino correcto y estamos cambiando un paradigma en la Argentina. Estamos cambiando el paradigma Zaffaroni. Nosotros tenemos el paradigma de defender a la víctima y al ciudadano. Ese es nuestro paradigma y para eso dignificamos nuestras fuerzas. Y por primera vez hacemos control externo de las fuerzas. Somos muy duros con el que se sale de la ley. Creamos una división especial de seguimiento interno de las fuerzas y modelo de protección para los que quieran denunciar para que no estén presionados por sus jefes y una oficina de control interno. Eso es una novedad y lo mismo hizo la provincia de Buenos Aires y la Ciudad. Hay 100.000 declaraciones juradas en este Ministerio.

-¿Cree que en un año electoral como este alcanzarán los resultados de la seguridad o pesará más el tema económico donde la gente siente la crisis?

-No puedo evaluar la seguridad en términos electorales porque hasta en el día de la elecciones tengo que trabajar para que no pase nada grave…

-¿Pero a la gente hoy le preocupa más el tema económico que la inseguridad?

-Nos ocupamos de la seguridad pero no lo hacemos porque hay elecciones. Entonces si no hacemos nada porque hay elecciones nos paralizamos un año. Entonces la gente va a estar peor. Nuestro único límite será no inaugurar un edificio policial en medio de una campaña pero todo lo que venimos haciendo los seguiremos haciendo. O alguien nos va a decir que no hagamos un procedimiento de narcotráfico porque está la campaña. Son capaces de decir eso. El Gobierno va a trabajar en cada área para mejorar la Argentina. Cada uno en su área. Todo influye. Nosotros estamos trabajando para que nuestro aporte sea importante.

-Pero hoy aparece el tema económico como muy relevante en la decisión de la gente. Si no se resuelve esto ¿será difícil ganar las elecciones para Cambiemos?

-Nosotros vamos a poner todo para ganar las elecciones. Todo. Estamos convencidos de que la Argentina del cambio no puede ir para atrás. Tuvimos problemas pero muchas veces esos problemas fueron producto de meter el dedo en la llaga. Si la Argentina va para atrás vamos a tener otros 70 años de decadencia. Y nuestro compromiso es sacar a la Argentina de la decadencia. Esto es metiendo el dedo en todas las llagas: las barras bravas, los narcos, los negociados.

-¿Cree que si vuelve Cristina Kirchner al poder será un regreso en términos de lucha contra el narcotráfico?

-Si vuelve la teoría Zaffaroni la gente va a estar más indefensa de nuevo. Hoy la gente se siente más protegida. Así que lo piensen. Esto es lo que ofrecemos: un cambio de paradigma.

-¿Tiene temor por los que los objetan al Gobierno de imponer mano dura?

-No, no tenemos temor porque lo que hacemos es en favor de la gente y la gente lo siente así. Y no hicimos nada incorrecto. Hemos puesto las cosas de manera normal a lo que estaba al revés. Estamos en el camino correcto.

-¿Sigue pensando en que en la Argentina el que quiera estar armado pueda estar armado?

-Es que yo no dije eso. Lo dije en un sentido general. Yo aconsejo que la gente no esté armada. Ahora, está en la libertad de las personas estar armada porque la Argentina tiene un sistema que permite tener portación de armas. Pero este no es un país donde el 90 % de la gente ande armada. Más bien es un país en donde la gente no anda armada. Yo creo que la gente no tiene que estar armada. Pero el sistema que tenemos permite que estén armados.

-¿Hay peligro de una avance del terrorismo en Argentina?

-El mundo está amenazado por el terrorismo. Argentina tiene heridas de ello. Lo que hay que hacer es un monitoreo permanente. Estar atentos a los signos mínimos y ser preventivos. Eso es lo que hacemos. El caso del clan Barakat fue un ejemplo de trabajo interagencial, la UIF, la AFI, nosotros. Una cooperación con Paraguay y Brasil. Realmente un trabajo colaborativo y así monitoreamos cada amenaza.

-¿Hay riesgos de un avance del grupo Hezbollah en Argentina?

-Hoy analizamos el fenómeno de convergencia sobre todo en la Triple Frontera donde el terrorismo se financia por el narcotráfico. Es un fenómeno que lo seguimos de cerca.

-¿Se sigue dando el fenómeno de un narcotráfico vinculado con los sectores de la política?

-Hemos tenido intendentes, concelajes y algunos dirigentes procesados por narcotráfico. En Argentina en general uno no puede decir que hay un involucramiento de los más altos niveles del narcotráfico. Pero en los casos que encontramos nos da lo mismo de qué partido sean y si un dirigente se pasó del lado del narcotraficante, chau. Ahí lo perseguimos.

-¿En el kirchnerismo estaba mezclada la política con el narcotráfico?

-No se puede decir que en Argentina en la política el narcotráfico sea un tema central, más bien es marginal. Hay casos de que algún cargo público se involucraron en el narcotráfico, también hubo empresarios y policías o gendarmes. Uno lo que intenta es que el Estado no sea parte. Lo más importante de todo esto es que el Estado no sea parte. Cuando el Estado es parte, tenés narcoestado. Y hoy no tenemos eso.

-¿Pero cree que un regreso del kirchnerismo implicaría ese peligro de un narco Estado?

-Diría que en el kirchnerismo hubo mucha omisión en esa lucha contra el narcotráfico y mucha vista gorda. Porque lo de Itatí en Corrientes lo deberían haber visto. En determinado momento nos decían que había sectores a los que no los investigaban. La vuelta del kirchnerismo hoy sería un retroceso para la seguridad y la lucha contra el narcotráfico que hemos ganado. En la lucha por tener un país que tenga leyes adecuadas y que no dé vuelta la realidad. Que la realidad no sea Hinchadas Unidas yendo al Mundial, los delincuentes a la cabeza de los defendidos, la policía destruida al punto que las fuerzas terminen haciendo huegla como en el 2013. Todo eso porque no hubo una atención y una verdadera política para entender el rol de las fuerzas. Todo esto que hemos logrado para avanzar en la lucha contra las mafias y el narcotráfico con el kirchnerismo se iría para atrás.

-¿Nunca hace una autocrítica de su gestión?

-(Piensa unos instantes) …Sí, quizás me hubiera gustado tener herramientas más rápido. El régimen penal juvenil hubiese sido mejor tenerlo más rápido.

-Es decir que le hubiese gustado menos gradualismo en política de seguridad…

-No es una cuestión de gradualismo. Había cosas que se debían discutir antes. Creo que hicimos cosas estructuralmente muy importantes. El traspaso de la Policía a la Ciudad sin inconvenientes. Falta mucho por hacer aún. Hay que seguir bajando la tasa de homicidios. Y seguir luchando para que al narcotraficante no le convenga venir a Argentina. Y también hay que bajar los robos ciudadanos. Esto es algo que hay que trabajar.

-¿Le molesta que le digan la “ministra de hierro”?

-No me molesta que me califiquen porque creo que lo que hacemos es lo que me pidió el presidente que es darle con todo al narcotráfico. Que me califiquen como quieran.

-¿Se ve sentada en ese mismo lugar cuatro años mas o la seduce ser por ejemplo ser candidata a vicepresidenta u otro cargo?

-Soy un soldado del Presidente. Siento que cuando uno hace una gestión tiene aún mucho para dar. No quiero hablar de lo que viene.

infobae

Opinión

El descomunal costo del negocio de la política en Argentina y por qué EEUU es casi 4 veces más eficiente

Publicado

on

Es producto de una democracia que ha degenerado en una competencia populista en donde hay oferta y demanda de populismo

Muchos legisladores cuentan con más personal asignado que el promedio de una pyme en la Argentina (Colin Boyle)

Muchos legisladores cuentan con más personal asignado que el promedio de una pyme en la Argentina (Colin Boyle)

Muchos de mis colegas economistas, en particular los que se llaman liberales, insisten permanentemente en que hay que bajar el gasto público y la presión impositiva. No puedo dejar de estar de acuerdo con esa propuesta y firmo junto a ellos, sin embargo, creo que se quedan en el tema económico y no se plantean algo más profundo todavía que tiene que ver con lo institucional. ¿Por qué razón tenemos este desmadre de gasto público consolidado y, como contracara, la correspondiente presión impositiva que hace inviable cualquier idea de crecimiento?

Mi primera respuesta es que tenemos este nivel de gasto público porque la democracia ha degenerado en una competencia populista en donde hay oferta de populismo y demanda de populismo. Esa competencia populista, en gran medida ha dejado de ser ideológica y ser transformó en una competencia por un negocio que es la política. Puesto en otros términos, la política es un negocio para buena parte de la dirigencia política. El sobredimensionamiento del Estado en todos sus niveles y el despilfarro en asesores y empleados públicos es alarmante.

El gasto en planes sociales y empleo público lo justifican porque dicen que si se lo baja estalla el país, pero la realidad es que cada tanto estalla el país porque sistemáticamente la dirigencia política se niega a reducir ese gasto. Es la forma de conseguir votos. Desde planes a los piqueteros, pasando por pensiones por invalidez a personas que pueden trabajar, empleo público, etc.

Por otro lado, el apoyo de punteros en las campañas políticas luego se retribuye con cargos políticos o empleo público, con lo cual el Estado se transformó en un monstruo que devora la riqueza que genera el sector privado.

 El Estado se transformó en un monstruo que devora la riqueza que genera el sector privado

Un dato muestra el grado de ineficiencia por sobredimensionamiento del Estado. La Argentina tiene 23 provincias y con CABA 24 distritos, para una población de 44 millones de personas, en comparación con 50 que tiene Estados Unidos, con 326 millones de habitantes, con lo cual cada unidad administrativa a nivel estadual es de 1,8 millones de personas en el primer caso y de 6,5 millones en el segundo, que es lo mismo que decir que en la mayor economía del mundo cada distrito es 3,6 veces más eficiente que su par en el extremo sur del continente.

En los Estados Unidos hay 3.143 condados, que son los equivalentes a nuestros municipios, con un promedio de 62 por subestados. En Argentina hay unos 2.300 municipios para 23 provincias, es decir, hay un promedio de 100 por esos grandes distritos. Esto significa tener más intendentes, concejales, empleados municipales y jueces de infracciones, entre otros, en términos relativos.

 El costo de cada unidad administrativa recae sobre mucho menos personas en Argentina que en Estados Unidos, con lo cual, la carga del costo burocrático por persona es varias veces más alto en la Argentina que en los Estados Unidos

Tomemos la siguiente relación de carga burocrática. Estados Unidos tiene 3.143 condados y una población de 326 millones de habitantes, eso quiere decir que cada condado atiende las necesidades de 103.700 habitantes. En Argentina hay 44 millones de personas y 2.300 municipios, con lo cual cada uno atiende las necesidades de 19.130 personas.Los datos anteriores son en promedio, esto quiere decir que el costo de cada unidad administrativa recae sobre mucho menos personas en Argentina que en Estados Unidos, con lo cual, la carga del costo burocrático por persona es varias veces más alto en la Argentina que en los Estados Unidos. Es una simple comparación de costos fijos por unidad producida, en este caso la unidad producida es el contribuyente y el costo fijo el Estado.

La burocracia del Congreso

Tomemos ahora el costo por legislador nacional. Aquí la comparación la hago con España porque tiene una población apenas superior a la de la Argentina, 47 millones de habitantes.

La Cámara de Diputados de Argentina tiene un presupuesto anual equivalente a 208 millones de euros, al tipo de cambio de $45 por euro; y 257 diputados, es decir un costo promedio por legislador en la Cámara baja de 67.400 euros por mes, en sueldo propio y de sus colaboradores, teléfonos, secretarias y movilidad, entre otros. España tiene 350 diputados y un presupuesto es de 91 millones de euros que arroja una relación por legislador de 21.700 euros por mes. Es decir, el costo por diputado argentino es 3 veces mayor que el de un diputado en España.

 El costo por diputado argentino es 3 veces mayor que el de un diputado en España; y el de un senador es 13,5 veces más alto

La Cámara de Senadores de Argentina tiene un presupuesto anual equivalente a 204 millones de euros. Con 72 legisladores en la Cámara alta el costo promedio es de 236.000 euros por mes. En España ese cuerpo tiene un presupuesto anual de 56 millones de euros, con 266 miembros. El costo promedio mensual de cada senador español es de 17.540 euros. En otras palabras, el costo de cada senador argentino es 13,5 veces mayor que el costo promedio de un senador español.

El ingreso per cápita de Argentina es de USD 14.400 y el de España de USD 28.156 en dólares corrientes. Es decir, nosotros que somos más pobres nos damos el “lujo” de tener estructuras legislativas muchísimo más caras que España, que no es justamente un país que se caracterice por tener un Estado de bajo costo.

Por cierto, que la política se transformó en un negocio queda también en evidencia en la cantidad de personal que tiene, por ejemplo cada senador.

El gráfico muestra la cantidad de empleados tanto de planta permanente como de planta transitoria que tiene asignado cada senador. El récord lo tiene el senador Roberto Basualdo de la Alianza Cambiemos San Juan con 60 colaboradores directos. Le sigue Luis Naidenoff con 48 empleados. Ambos son verdaderas pymes, pero pymes importantes.

En total en el Senado hay 1.765 empleados repartidos específicamente entre los 72 legisladores, aunque cabe resaltar que hay otros 3.987 empleados asignados al senado que solo Dios sabe qué funciones cumplen. Ahora bien, en promedio cada senador tiene 24,5 empleados, que surge de dividir los 1.765 por los 72 senadores.

 En total en el Senado hay 1.765 empleados repartidos específicamente entre los 72 legisladores, aunque cabe resaltar que hay otros 3.987 empleados asignados al senado que solo Dios sabe qué funciones cumplen

Es obvio que cada senador tiene una pyme en promedio, algunos son pymes más grandes que otras, y otras parecen ser pymes familiares.

Por ejemplo, el senador Fernando Pino Solanas tiene 35 empleados y dice que tiene que legislar cosas muy importantes. Necesita un equipo de asesores importante con la curiosidad que dos tienen su apellido. Damián Solanas, economista, y Victoria Eva Solanas, que desconozco su preparación para asesorar en temas tan delicados e importantes. No quiero pensar que don Pino Solanas tenga una Pyme familiar a costa del contribuyente. No digo eso. Pero llama la atención.

Lo cierto es que si cada senador va a necesitar una legión de asesores, quiere decir que no están muy preparados para desempeñar su cargo. En otros países, como por ejemplo Chile, los legisladores recurren a fundaciones para que los asesoren.

 Si cada senador va a necesitar una legión de asesores, quiere decir que no están muy preparados para desempeñar su cargo. En otros países, como por ejemplo Chile, los legisladores recurren a fundaciones para que los asesoren

Acá el contribuyente vota a un senador y le paga el sueldo para que legisle, tampoco tiene que legislar tanto porque ahoga las libertades individuales, y los legisladores terminan nombrando asesores cuyos sueldos también están a cargo del contribuyente.

Sobredimensionamiento del Estado burocrático

En definitiva, cuando uno ve estos datos, y hay muchos más para mostrar nuestro sobredimensionamiento burocrático, se pregunta: ¿hay realmente interés de la dirigencia política de reducir el peso del Estado sobre el sector privado o la política se ha transformado en un negocio personal que en forma compulsiva tiene que financiar el sufrido contribuyente?

Mi impresión es que el sobredimensionamiento del Estado dejó de ser un problema ideológico y se transformó en un problema de negocio de unos pocos, aunque cada vez son más en relación a los pocos que quedamos en el sector privado generando riqueza.

 Mi impresión es que el sobredimensionamiento del Estado dejó de ser un problema ideológico y se transformó en un problema de negocio de unos pocos, aunque cada vez son más

Como contrapartida de ese negocio, los políticos reparten subsidios entre diferentes sectores de la sociedad para mantenerla tranquila. En definitiva, cuando digo que hay 21 millones de personas que pasan todos los meses por la ventanilla del Estado para cobrar un cheque y que en el sector privado somos sólo 6,5 millones que mantenemos a esos 21 millones, lo que estoy diciendo es que 6,5 millones tenemos que mantener todo el negocio que armó la política para obtener su renta y repartir subsidios a diestra y siniestra.

Definitivamente nuestro problema no es un problema ideológico. Ahora tenemos que pensar cómo desarmar un negocio que se inventaron los dirigentes políticos a partir de desvirtuar la democracia y transformarla en una competencia populista.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Opinión

Alberto Fernández criticó la Ley de Medios que impulsó Cristina Kirchner: “Evidentemente ese no fue el camino”

Publicado

on

En tono autocrítico, el ex jefe de Gabinete del kirchnerismo pidió “ser mejores de lo que fuimos”

El ex jefe de Gabinete se refirió con autocrítica al gobierno de Cristina Kirchner y al massismo.

El ex jefe de Gabinete se refirió con autocrítica al gobierno de Cristina Kirchner y al massismo.

El ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández se mostró autocrítico con la política en general, sobre su su experiencia en el kirchnerismo y en su apoyo reciente al líder del Frente Renovador, Sergio Massa. En esa clave, fue tajante con “terminar con la grieta” y “ser mejores de lo que fuimos“.

En un extenso reportaje, Fernández revisó su paso por el massismo y elogió al ex intendente de Tigre por ser “uno de los tipos de su generación más preparados para gobernar“, aunque criticó su forma de entender la política: “Para él es un juego de picardías, y la política es un juego de convicciones y compromisos”.

Acerca de su salto al Frente Renovador, Fernández consideró que el kirchnerismo entonces había terminado un ciclo: “Yo dije que con Cristina no alcanza y sin Cristina no se puede. A ella no le gustó mi frase, después me dijo que tenía razón. En 2017  hasta el último día intenté cerrar un acuerdo entre Randazzo y Cristina. ¿Eso que nos costó?: Macri”

En la misma línea, el ex jefe de Gabinete ratificó las diferencias que tuvo en el pasado con la ex presidente Cristina Kirchner. Sin embargo, ahora la nota “más reflexiva”, aclaró durante una entrevista con el periodista Eduardo Aliverti, en Radio La Red.

“En aquel momento muchos no la pasamos bien con Cristina.  Siempre cuestioné muchas de sus políticas. Creo que tenía razón porque hubo una sucesión de derrotas desde 2009, hasta que perdió al final en 2015″, afirmó.

Además, dijo que mantuvo una forma de ejercer el poder “a latigazos” y mencionó su distancia con los proyectos que fueron insignia en el último período, entre ellos, la Ley de Medios.  

“Me parece que tenemos revisar arbitrariedades personales e institucionales que fueron cometidas en los últimos años. La ley de democratización de la Justicia fue un intento brutal, despiadado e innecesario. Hay que regular el funcionamiento de la Justicia, pero no es ese el modo”, dijo Alberto Fernández.

En la misma clave se mostró tajante sobre el frustrado intento por sancionar la Ley de Medios: “Es obvio que fracasó. Cristina ganó una batalla porque ahora sabemos lo que leemos cuando leemos Clarín, La Nación o Tiempo Argentino. Eso está muy bien, pero, ¿era necesaria tanta sangría para eso? En la practica sirvió muy poco y ahora Clarín tiene una telefónica. Evidentemente ese no fue el camino“.

Sin embargo, Alberto Fernández dijo que  el gobierno de Cristina Kirchner de 2007 “fue el más progresista de toda la historia por la ampliación de derechos” que llevó adelante. Para estas elecciones, insistió en tono autocrítico, que la fórmula debe ser otra y que la unidad es una condición necesaria, aunque “no suficiente”.

“Tenemos que demostrarle a la gente que somos mejores que Macri, y que vamos a ser mejores de lo que fuimos, sino no vamos a entender por qué llevamos cuatro derrotas en los últimos años”, manifestó.

Otros tiempos. Cristina Kirchner en su primer mandato de gobierno junto a Alberto Fernández. (Gentileza: 5 días)

Otros tiempos. Cristina Kirchner en su primer mandato de gobierno junto a Alberto Fernández. (Gentileza: 5 días)

El votante “estafado”

Consultado sobre el compartamiento del votante que se inclina por Mauricio Macri, el ex jefe de Gabinete deslizó su propia teoría y le pidió que “vea todo” y “recupere la capacidad de crítica“.

“A los argentinos los han confundido. Se ha confundido la comunicación política con la manipulación humana”, arrancó Alberto Fernández en su explicación. “El mayor expositor de esta teoría es (el consultor ecuatoriano Jaime) Durán Barba. A la gente se la va llevando a un lugar que deja de pensar, y es movida por sensaciones”.

“El votante de Macri no es un idiota que no sabe votar, es un estafado. Hay un nucleo antiperonista convencido, pero de ese 33%, hay otro resto de personas que los han estafados. El estafado siempre es tratado como un tarado, pero en realidad es una víctima que creyó“, hipotetizó.

En la misma línea de pensamiento, Fernández volvió a adoptar un tono autocrítico y manifestó: “En todos lados se ha perdido la capacidad de crítica, también en nuestro espacio, muchos se enceguecen y no ven cosas. Quien tiene un 70% de rechazo (NdR: se refiere a Macri) no puede ganar nunca una elección, y sin embargo, no lo ven”.

Lo primero que tenemos que hacer es terminar con la grieta. En la grieta están los estafados de Macri, a toda esa gente tenemos que recuperarla para la reconstrucción del país”, desarrolló el ex jefe de Gabinete.

Y finalizó: “No se puede reconstruir nada con el delirio en el que se vive. Si cuestiono a Macri aparecen 10 mil idiotas diciendo que defiendo los bolsos de López, y si digo que López es un sinvergüenza, aparecen otros 10 mil diciéndome que estoy con Macri. Esa Argentina no tiene posibilidades de ser construida”.

 

Foto Tapa : El destape

 

Infobae

 

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Seguir leyendo

Opinión

Radiodifusión y otras yerbas…

Publicado

on

EN EL CAMINO DEL ERROR VAMOS PERDIENDO TODO

Es así, ni más ni menos; es muy común que esto suceda cuando estamos en apuros o confundidos, o cuando no sabemos qué hacer en determinadas circunstancias, y, en esos casos recurrimos “al mejor parche que se nos cruza por la mente” sin detenernos a imaginar siquiera las consecuencias que la“salida encontrada” pudiera acarrear hacia el futuro, por lo general, contrarias al bien perseguido.

Y se llega a esa situación cuando se asume una responsabilidad que excede los propios conocimientos. Y tal situación, normal y fatalmente, ocurre para mal de muchos que confían en “las pericias de los pilotos y en la seguridad de las máquinas”. Existe, entonces una responsabilidad mayor a cumplir y respetar frente a quienes esperan buenos resultados de tales premisas; eso se llama “Presunción de razonabilidad”, algo que jamás debería ser alterado o puesto en“tela de juicio” ante quienes confían a pié juntillas. Lo dicho toma un carácter aún superior cuando se trate de la “Presunción de razonabilidad, racionalidad, idoneidad, legalidad, constitucionalidad, etc.” proveniente de los -supuestamente idóneos o inobjetables- entes del Estado Nacional.

Pues bien, ello no sucede con la administración de los servicios de radiodifusión, en nuestro país.

El país disponía de un espectro de frecuencias radioeléctricas, sobradamente importante, como para satisfacer toda la demanda de particulares para instalar, operar y explotar servicios de radiodifusión de televisión (abierta, directa y gratuita) a lo largo y a lo ancho de todo su territorio. Emisoras de carácter nacional, de tipo regional y hasta las más pequeñas de índole local. Tratándose de medios de recepción abierta, directa y gratuita, cuyos ingresos permitidos llegarían –únicamente- de la venta publicitaria, es de entender que su proliferación sería “acotada” a las posibilidades de cada mercado y, por lo tanto, quedarían en desuso una gran cantidad de frecuencias (canales), las que podrían ser destinadas a “otros servicios”, a fin de dar cabida, y con creces, a las nuevas tecnologías de la comunicación.

Pero, en Argentina todo fue hecho al revés. Desde la década de los 90´, el espectro de frecuencias atribuidas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el Reglamento Internacional de Radiocomunicaciones y el Convenio Internacional de Nairobi, del cual nuestra Nación es parte (Ley 23.478), ha sido invadido, con el error o el apoyo estatal, por servicios contrarios al uso que debía ser respetado en esa banda del espectro radioeléctrico: la Televisión Codificada (onerosa); más adelante con la Televisión Digital Abierta (TDA), y a la Televisión Digital Terrestre (TDT); luego destinó 18 de ellas a las TIC (Telecomunicaciones), y en la actualidad, a los ciudadanos no nos quedan canales de televisión “abiertos, directos y gratuitos”como hubiese correspondido, según lo determinan las normas respectivas.

Es evidente, que en la confusión y en el apuro, tal vez, de satisfacer “vaya uno saber a quiénes”, se ha ido “perdiendo todo en el camino del error”.

Edgardo Molo

Asesor Técnico Legal

Especialista en Radiodifusión

Periodista

Seguir leyendo

Tendencia