Connect with us

Cultura

De Peñarol a las Malvinas

Avatar

Published

on

Martina Zustovich nació en Buenos Aires en 1999, 17 años después de la guerra de Malvinas. En 2004 llegó a Mar del Plata con toda su familia. Sus hermanos más grandes, Sofía y Eugenio, jugaban al básquet en Social Lanús y una vez que se instalaron en “La Feliz” empezaron en Peñarol. Ella los siguió. Hizo todas las Inferiores y hoy, mientras sigue jugando, es ayudante en las categorías Mini y U13 femeninas.

El año pasado terminó la secundaria en el Colegio Del Libertador y para culminar una etapa especial, hizo un viaje que nunca olvidará. ¿De Egresados a Bariloche? No, fue a las Islas Malvinas a vivir una experiencia que guardará siempre en su corazón. En medio de emociones y lágrimas, “Marti” compartió sus sensaciones en una extensa y rica charla.

“En 2016 nos llevaron a ver un documental que se llama Héroe Corriente al Museo MAR. Estaba en quinto año. Después que lo pasaron apareció Julio Aro, un excombatiente y nos propuso un proyecto, un concurso. Él es amigo de nuestra profesora, Carola Sanciveli. Éramos uno de los tres colegios elegidos junto con el Jesús Obrero y otro de Balcarce. El proyecto tenía muchas fases, el colegio que ganaba podía llevar cinco chicos a las Malvinas y todo el viaje lo bancaba la Fundación No Me Olvides, de la cual Julio es el presidente. Todo el 2017 estuvimos trabajando para poder cumplir ese sueño”, contó Zustovich, quien juega de escolta y pronto comenzará la carrera de medicina.

– ¿Qué fases fueron pasando?

– Tuvimos que diseñar un logo, sacarle fotos a la gente mostrándolo y conseguir “Me Gusta” en las redes sociales, y también tuvo un costado solidario por el cual decidimos apadrinar al Jardín de Infantes N°14, que se llama Marcelo Gustavo Planes en honor a un excombatiente que murió el último día de la guerra. Queda en el barrio Hipódromo, juntamos plata y le hicimos una pared enorme de ladrillos para que no les roben los juguetes del patio. Para poder recaudar vendimos rifas, tortas e hicimos una kermesse.

– ¿Cómo siguió el proyecto?

– Fue avanzando hasta que en un momento la Fundación dijo que no podía solventar el viaje y que dependía de los colegios juntar la plata. Juntamos para ocho del nuestro, más dos profesoras, y el de Balcarce viajó completo. Vendimos rifas en la despedida de Leo Gutiérrez y en el partido de Aldosivi cuando descendió. Nos querían “matar” y nosotros vendiendo un bono contribución. Todos los viernes en la escuela vendíamos tortas, medialunas, chocolatada y también vendimos pines por toda la ciudad.

– Hasta que llegó el momento esperado.

– Sí. Fue muy difícil la previa. Quedamos siete y fuimos un mes antes al psicólogo. Eso nos ayudó para estar unidos ante cualquier cosa que pudiera pasarnos. Estaba muy ansiosa y además me tuve que comprar ropa para la nieve porque hacía mucho frío.

– ¿Cómo pensás que nació tu inquietud por viajar a Malvinas?

– Me gusta la historia argentina y siempre me llamó mucho la atención esa época. Cuando vi el documental, y después cuando tuvimos que meternos mucho en el tema, me tocó el corazón la marginación que sintieron los soldados cuando volvieron. Por ese no reconocimiento es que yo quería ir, como para decir “bueno, no te lo dieron en aquella época, te lo voy a dar yo”. Fui a sentirme parte de lo que ellos vivieron.

 

– Una vez en Malvinas, ¿qué cosas te “pegaron” más fuerte?

– Fuimos al cementerio a ver a gente que estaba enterrada ahí y que cuando murió tenía la misma edad que yo. Fue muy fuerte y emocionante. Lo más loco es que me sentí muy emocionada por estar con gente que no conocí, no voy a conocer y no sé quiénes son ni conozco a sus familias. Yo no tengo a nadie ni cercano que fue a la guerra, ni siquiera que haya hecho el servicio militar. A todos los que conocí fue por este proyecto. Y una vez que estás ahí es como que los conocés a todos. Y tenés ganas de abrazarlos. Te choca. Es como que estás entre amigos. Ponerle los rosarios es muy fuerte. Hay cruces que no tienen rosarios y es porque nadie los fue a visitar todavía. Es tremendo. Hay otras que tienen un montón. Ponerle a las que no tienen nada te mata.

– El proyecto de Julio Aro y su Fundación No Me Olvides culminaba con el reconocimiento de los cadáveres que están allá enterrados.

– Nosotros fuimos a reconocer a los excombatientes a los que se les hizo la exhumación del cuerpo. Fue un momento muy emotivo, el más importante de todo el viaje. Me costó mucho entrar al cementerio. Estuve dos horas y cuarto llorando en la puerta sin poder pasar. Fuimos dos veces, primero a conocerlo y después a dejar 230 rosarios. En las dos visitas pusimos nombres.

– ¿Cómo es el lugar?

– Es hermoso. Y es el único lugar en el que te sentís argentino. Está a dos horas de la ciudad, en el medio de la nada, de un campo marrón enorme porque no hay verde. Entre el viento fuerte y el frío hay 230 cruces, la mayoría sin nombre. Hay algunas en las que hay cinco. Y en el fondo una cruz imponente con una virgencita al lado y unas placas en las que sí están todos los nombres de los soldados.

– ¿La segunda vez que fueron pudiste entrar rápidamente?

– ¡Nooo! También me costó, pero no teníamos tanto tiempo porque fuimos a poner todos los rosarios. Al estar ahí se te vienen muchas cosas a la cabeza. Encima justo ese día se cumplieron dos meses del fallecimiento de mi abuela Nelly y se me cruzaron todos los sentimientos que te puedas imaginar. Igualmente, una vez que entré no me quería ir. Creo que voy a ir 20 veces más y voy a sentir cosas distintas. Quiero volver a ver las placas con los nombres de los que fueron identificados, porque no se las pudimos poner más que con una hoja impresa ya que las placas las tiene que autorizar el gobierno.

– ¿Qué sentías en la puerta?

– Y… recordaba cosas que escuchaba cuando fuimos al teatro sensorial. Gritos, bombas, veía a los soldados corriendo. Y cuando terminé de imaginarme todo eso sentí que yo no tenía el derecho de estar ahí. Pensaba por qué estaba yo y muchas de sus mamás no. Era loco porque estaba emocionada y orgullosa por lo que habían hecho, triste porque se habían muerto y decepcionada por estar yo y no sus mamás. Todo se me cruzó.

– Una vez que entraste, ¿qué pasó?

– Me calmé, dejé de escuchar todo y me imaginé siendo una mamá. Me pregunté qué haría una mamá acá y fui y abracé una tumba de la que nunca me voy a olvidar su ubicación. Después me quedé sentada un buen rato. No dejé de pensar nunca que si yo sacaba un cuerpo de ahí teníamos la misma edad… y que él había ido a una guerra… y con zapatillas Flecha.

– ¿Se puede explicar lo que se siente al entrar?

– Es difícil. Lo que sí puedo decir es que pasás esa puerta y estás en otro lugar. Sentís que más allá de que sea a cielo abierto, ahí adentro no hay viento ni ruidos. Eso sentí.

– ¿Qué otros lugares conocieron?

– El monte Longdon que es en donde fue la última batalla, la bahía San Carlos y el cementerio inglés, donde hay muy pocos porque están enterrados por toda la isla. También paseamos por el centro donde está el correo y la iglesia, fuimos al puerto, a unos supermercados enormes y al colegio. Al faro San Felipe donde Argentina desembarcó, conocimos una bahía de pingüinos, nos llevaron al aeropuerto que ellos le dicen ´viejo´ y que era el de Argentina hasta 1982. Además nos llevaron a los campos minados que son playas de mar celeste y arena blanca a las que no se puede entrar.

– ¿La recorrida por el monte Longdon es otro de los momentos que más te marcó?

– Es enorme, tardamos cuatro horas en subir y cuatro en bajar. Está todo como si la guerra hubiera terminado ayer. Vimos zapatillas Flecha, balas, cascos, agujeros de bombas que son círculos enormes y perfectos donde entraba todo el grupo con el que fui. Vimos pedazos de remeras, de chaquetas, borcegos, los agujeros donde los soldados se metían y que aún hoy no se taparon ni por la naturaleza. Había cañones oxidados pero enteros y también cocinas de batalla destruidas. También vimos tiradas esas pulseritas fluorescentes como las que te dan en las fiestas de 15, que ellos usaban para reconocerse. Cuando llegás a la cima hay una cruz enorme y muchas crucecitas de madera que son todas de ingleses, con una flor roja parecida a la amapola que es hermosa y que crece en el medio de ese campo marrón.

– ¿La gente de allá cómo los trató?

– Muy bien. Nos habían dicho que no nos querían o que nos iban a tener muy al margen, pero nada que ver. Todos hablan en inglés, si hablás español no te contestan, ni te entienden, ni te miran. Nadie nos trató mal en ningún momento. Todos te miran cuando andás caminando, eso sí, y se re dan cuenta que sos argentino. Porque además no les gusta que digas “Las Malvinas”. Para ellos son las Falklands Islands y si escuchan Malvinas se enojan, aunque a nosotros se nos escapaba seguido. Viven 3000 personas, de las cuales un 40% son chilenos. Son educados, te saludan. Los que no nos aceptan son los que vivieron en el 82 durante la guerra. No nos quieren ver, no entienden por qué queremos volver y tienen resentimiento porque hubo mucha gente civil, que no eran militares británicos, que murió.

– Llevaron banderas pero no las pudieron exhibir.

– Sí. El primer día vino una señora policía con un chileno que le tradujo a decirnos qué cosas se podían hacer y cuáles no. Entre ellas, dijo que no había ninguna necesidad de andar con una bandera de Argentina porque ellos ya sabían que éramos argentinos y no era necesario demostrarlo. Nos contó que no está prohibido pero que mejor nos evitáramos un problema. Las banderas que llevamos las sacamos solamente en el cementerio para hacer unas fotos. Nos portamos bien. Ellos dicen que muchos argentinos han hecho lío y por eso es que están tan atentos.

– ¿Cambiaste en algo después del viaje en cuanto a la personalidad?

– Sí. Aprendés a valorar más un montón de cosas. Estando ahí, viví todas las estaciones en un día. Llueve, sale el sol, hace frío, hay viento, nieve, se calma. Ellos vivieron con esas condiciones y sin el equipamiento adecuado un montón de días. Todo lo que nosotros tenemos debemos valorarlo. También estuvimos una semana sin celular, eso te abre la cabeza completamente. Es increíble.

– ¿Cómo vivís el post viaje?

– Volví de Malvinas y me fui a Bariloche con mi familia. Es muy parecido, aunque nuestra Patagonia es más colorida. Yo miraba y no veía los colores en los montes, seguía viéndolos tal cual son en las Islas, de un color marrón ´vacío´. Muchas veces a la noche pienso en lo que hicimos, que fue muy importante. Toda la gente nos felicitó, los excombatientes nos agradecieron. Traje tierra para regalar y le di un poquito a Enzo, que estuvo en la guerra y  es el dueño del restaurant del club, se puso a llorar y me agradeció por haberle traído ´su´ tierra. Eso me rompió el corazón. Valió la pena ir, y volver me encantaría. Esa tierra tiene un olor distinto, particular y único. Es increíble.

Bernardo RolónPrensa y difusión – Club Atlético Peñarol.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

*Capacitación en Género para altos mandos y áreas de recursos humanos*

Avatar

Published

on

Los ámbitos empresariales cuentan con una responsabilidad y un rol clave para la creación de condiciones igualitarias entre hombres, mujeres y diversidades; así como alcanzar estándares determinados para brindar mejores oportunidades, mayor productividad, y la capacidad de posicionar su imagen pública como estrategia corporativa innovadora.
La Fundación Ciudad Inclusiva, el Observatorio para el Desarrollo Local y ForlaceRSE convocan al ciclo de webinar a realizarse los *miércoles 19 y 26 de agosto y 2 y 9 de septiembre a las 18hs*
El objetivo es facilitar una adecuada implementación de la perspectiva de género en los ámbitos laborales y que los y las participantes puedan identificar, prevenir y detener actos de desigualdad o violencia por razones de género.
La capacitación es *gratuita* y luego de los cuatro encuentros *se entregará un protocolo de actuación y un certificado de asistencia* a las empresas participantes.
Para inscripciones: fortalecersemdp@gmail.com
FUENTE : MELINA MORINI

Continue Reading

Cultura

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Avatar

Published

on

Más que nunca, durante la pandemia por el COVID- 19, la lactancia materna ayuda a proteger a niños y niñas

Cada año, del 1 al 7 de agosto se celebra, en más de 170 países, la Semana Mundial de la Lactancia Materna con el fin de proteger, promover y favorecer el amamantamiento. Para 2020, el lema es “Apoye la lactancia materna, por un planeta saludable”.

“La lactancia materna mejora significativamente la salud, el desarrollo y la supervivencia de los lactantes, niños y niñas. Especialmente, cuando la lactancia es exclusiva. También favorece la salud y el bienestar de las madres, a corto y largo plazo”, resume la doctora Ana Pedraza, jefa de neonatología de Clínica y Maternidad Suizo Argentina.

La doctora también destaca que “la leche materna es un alimento natural y renovable, que no contamina ni produce residuos. Por lo cual, contribuye al cuidado del medio ambiente y de toda la sociedad. Es la manera más accesible y segura de alimentar a los bebés”.

 

Tiempos de COVID-19

Además, en esta época de pandemia por el COVID-19 resulta importante destacar que “la leche materna es un tejido vivo, con múltiples componentes y anticuerpos que protegen a los bebés de enfermedades como diarrea y otitis, y de problemas respiratorios como bronquiolitis y neumonía, disminuyendo significativamente su riesgo y gravedad”, explica Pedraza quien afirma que es fundamental que, en el contexto actual, las madres puedan amamantar.

Para ello, es indispensable extremar los cuidados de aislamiento y distanciamiento social y las medidas de higiene. “Durante la internación en la maternidad, modificamos el régimen de visitas, para así disminuir el riesgo de contagios. Las mamás recientes solo pueden tener un acompañante durante toda la permanencia”, explica la neonatóloga.

Sobre la posibilidad de transmisión del virus a través de la leche, “hasta el momento no se ha demostrado. En caso de sospecha o confirmación de COVID-19, y si la mamá y el bebé están en condiciones, pueden y deben seguir amamantando. En estos momentos, más que nunca, la lactancia materna ayuda a proteger a niños y niñas”, resalta Pedraza.

 

Lactancia materna extendida o prolongada: ¿por qué es un concepto que lleva a interpretaciones erróneas?

La Organización Mundial de la Salud fomenta la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida. Luego, a partir de esa edad, recomiendan la incorporación de una alimentación complementaria oportuna y continuar con el estímulo de la lactancia materna hasta los dos años o más.  

Con lo cual, “el término lactancia materna prolongada extendida puede llevar a interpretaciones erróneas. Dado que extendido se refiere a algo que dura más tiempo de lo establecido, se podría entender que se habla de un período que supera las recomendaciones, cuando en realidad es un objetivo en la salud materno infantil”, diferencian Marcela Sánchez y Evelyn Pesce, coordinadoras de puericultura de Clínica y Maternidad Suizo Argentina quienes agregan: “La indicación general es mantener la lactancia materna todo el tiempo que la madre y el niño deseen, sin establecer un límite para finalizarla.”

 

La mejor estrategia para el destete

“El destete debería ocurrir cuando la madre y/o el niño lo deseen. Con la excepción de algunas causas específicas que indique el médico. Por ejemplo, una amenaza de aborto o parto prematuro ante un nuevo embarazo”, destaca Teresa D’Osualdo, coordinadora de Puericultura Sanatorio de Los Arcos.

Las especialistas en Puericultura destacan que lo aconsejado es un destete gradual y consensuado. “Se trata de un proceso, que no ocurre de un día para el otro. Si la decisión es materna, es importante ofrecerle al niño diferentes alternativas a la necesidad del contacto con ella. En los casos en que sea una opción del pequeño, la madre tendrá que ocuparse de sus pechos y procesar el momento. Aunque, la realidad es que la principal dificultad que enfrentan las madres es el ‘rechazo social’ de amamantar a sus hijos más allá del primer año de vida. Esto se debe a los prejuicios y el desconocimiento sobre los beneficios de la lactancia materna”.

 

Mitos que persisten sobre la lactancia materna

  • La leche materna ya no lo alimenta: “La leche humana es un fluido vivo y cambiante que se adaptará a los requerimientos nutricionales del niño. El bebé mayor de un año que toma el pecho obtiene un tercio de sus necesidades calóricas y proteicas diarias de la leche humana, además del aporte de vitaminas y minerales. Otro punto para tener en cuenta es que los beneficios inmunológicos perduran hasta algunos años después del destete”, explica D’Osualdo.
  • No tengo suficiente leche“Pasadas las primeras semanas de vida del bebé, las madres sienten los pechos blandos y pueden creer que no tienen leche. En realidad, la producción se adapta a las necesidades del hijo y está regulada perfectamente en respuesta a la succión. Dicha sensación puede coincidir con períodos de crecimiento del bebé. Es decir, antes el bebé se mostraba satisfecho y ahora pide de mamar más frecuentemente. Esto suele causar mucha angustia a las madres y es frecuente que las lleve al error de empezar a utilizar fórmulas infantiles o a abandonar la lactancia”, explica la doctora Patricia Subotovsky, coordinadora del servicio de neonatología de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina. 
  • El estrés me cortó la producción de lecheUna mala noticia, una pérdida o una situación conflictiva puede provocar una disminución en la producción de leche debido a liberación de hormonas relacionadas con el estrés. Este proceso es temporal y puede revertirse con el contacto con el bebé, sosteniéndolo, acariciándolo y ofreciéndole frecuentemente el pecho”, explica la doctora Elba López Turconi, jefa del servicio de neonatología del Sanatorio de Los Arcos.
  • Lactancia y cáncer de mamaLa percepción de los médicos locales y las estadísticas internacionales muestran que las pacientes con esta patología son cada vez más jóvenes y un número significativo de ellas tiene menos de 40 años. “En lo que respecta a la lactancia, si bien es extremadamente improbable que la misma coincida durante o justo después de un tratamiento con radioterapia, quimioterapia u hormonoterapia, de ocurrir, el equipo médico tratante determinará como proceder en cada caso en particular,” detalla el doctor Luciano Cassab, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología, quien remarca que “teniendo en cuenta que los organismos de salud internacionales recomiendan amamantar a los niños hasta los dos años, es importante recordar que durante este período las mujeres deben realizarse los estudios mamarios de manera regular.

FOTO :

  • REVISTA PEDIATRIA Y FAMILIA

FUENTE : INES PERALTA RAMOS

Continue Reading

Cultura

Segunda jornada de debate: Hacia el acuerdo de recomendaciones para el trabajo en los medios sobre violencia política

Avatar

Published

on

A las voces plurales de una treintena de mujeres y LGBTTTIQ+ de todo el país que expuso en el primer encuentro, se sumarán otras tantas este lunes. La Defensoría del Público y el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) sacarán conclusiones de estos testimonios para construir lineamientos y una guía para un abordaje mediático que favorezca la erradicación de la violencia política por razón de género. 

La cita es el lunes 3 de agosto a las 16.00 hs, en un encuentro virtual que se transmitirá por la web de organismo (www.defensadelpublico.com.ar). La apertura estará a cargo de la Directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, Diana Maffía.

Además, fueron invitadas más de treinta mujeres, periodistas y LGBTTTIQ+, entre ellas las legisladoras nacionales Cristina Álvarez Rodríguez, Mónica Macha, Gisela Marziotta, Nancy González y Lucila Crexler. Las periodistas Agustina Kämpfer, Silvia Martínez Cassina, Valeria Sampedro, Marcela Ojeda y Lorena Maciel; la diputada por la provincia de Buenos Aires, Florencia Saintout y la legisladora porteña Laura Velasco. También estarán presentes representantes de Amnistía Internacional y el Observatorio Julieta Lanteri. La lista completa, al final de este comunicado.

Este encuentro es la continuidad de un debate iniciado el lunes último, en el que políticas, comunicadoras y académicas, analizaron y denunciaron un sinnúmero de situaciones de violencia política y mediática. 

Se relataron experiencias sobre el ejercicio del poder con la intención de disciplinar a mujeres y LGBTTTIQ+ en la política y en los medios. Esa violencia se materializa de diversas formas: con insultos, descalificaciones, con la permanente interrupción en la palabra cada vez que una de ellas la toma y hasta con la violencia física, lo que da cuenta de la terrible desigualdad de género que persiste y no favorece la participación plural en una sociedad democrática.  

Frases destacadas del primer encuentro: 

“Nuestra vulnerabilidad moral es visible cada día, en todas las escenas” (Rita Segato, antropóloga).

“Este mosaico sororo es todo un mensaje. Estamos dando un paso importante. Seamos libres, sin que tenga un costo personal, psicológico, como el que estamos pagando. (Miriam Lewin, Defensora del Público). 

“La violencia en la TV es continua, obscena, visible. Yo no tengo ganas de poner más el cuerpo. Me han llegado a decir mal cogida al aire”. (Romina Manguel, periodista).

“La violencia política contra las mujeres, desde los medios de comunicación, no se ejerce por igual contra todas, se ejerce contra aquellas que desde diferentes lugares ponen en jaque al patriarcado”. (Gabriela Cerruti, Diputada Nacional).

“La violencia política es disciplinadora hacia el colectivo de mujeres. No es sólo hacia una mujer: se usa para atacar a una idea, a una representación”. (Mara Brawer, Diputada Nacional). 

“Cuando hay violencia, hay que decirlo. Ninguna sociedad puede ser democrática y libre si una parte está expuesta a la violencia machista”. (Victoria Donda, titular del INADI). 

“La violencia se ejerce con una intención clara: que nos callemos, que no denunciemos. Hay que denunciar y construir redes. Nosotras sufrimos las noticias falsas, no los varones. (Silvia Lospennato, Diputada Nacional).

“En definitiva no importa dónde te posicionás, caminando hacia qué lugar, porque lo que importa es sacarte de ese lugar, anularte la posibilidad de intervenir en política.” (Ofelia Fernandez, Legisladora porteña).

Lista de invitadas al segundo encuentro

  • Cristina Álvarez Rodríguez, Diputada provincial.
  • Eva Paula Arraigada, Movimiento Trans Nadia Echazú.
  • Mariela Belski, Amnistía Internacional.
  • Cecilia Catherine Britto, Diputada del Mercosur. Equipo transfronterizxs interdisciplinario con perspectiva de género, Misiones.
  • Miriam Bobadilla, Coordinadora Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.
  • Crexell Lucila, Senadora Nacional.
  • Mariana Fontoura Marques, Amnistía Internacional.
  • Carla Gaudensi, Secretaria General de FATPREN.
  • Nancy González, Senadora Nacional.
  • Agustina Gradin, Observatorio Julieta Lanteri – FUNDECO.
  • Romina Humano, Concejala Bella Vista, Tucumán.
  • Agustina Kämpfer, periodista Periodistas Argentinas.
  • Larisa Kejval, directora de la carrera de Ciencias de la Comunicación – UBA.
  • Mónica Macha, Diputada Nacional.
  • Lorena Maciel, periodista.
  • Diana Maffía, Observatorio de Género Justicia CABA.
  • Silvia Martínez Cassina, delegada de Canal 13 – TN (Sipreba).
  • Gisela Marziotta, Diputada Nacional.
  • Marianela Mel, Secretaria de la Mujer SATSAID.
  • Florencia Saintout, Diputada provincia de Buenos Aires.
  • Valeria Sampedro, periodista.
  • María Inés Tula, académica, investigadora (UBA – CONICET).
  • Marcela Ojeda, periodista.
  • Cintia Anahí Pili, Responsable de género y Diversidad Movimientos Social y Político Atahualpa. Mar del Plata.
  • Laura Velasco, Legisladora de la ciudad.

Continue Reading

Más Vistas