Connect with us

Internacional

Un preso político argentino logró escapar de Venezuela

Published

on

El abogado Marcelo Crovato, quien cumplía prisión domiciliaria por su delicado estado de salud, cruzó a Colombia junto a su familia

Marcelo Crovato, el argentino detenido en Venezuela desde 2014 por razones políticas, logró escapar este sábado del país caribeño.

De acuerdo a fuentes diplomáticas extranjeras, el abogado de 50 años cruzó la frontera hacia Colombia junto a su pareja, Elly Arrellano, y sus dos hijos.

Crovato confirmó la noticia de su escape en las redes sociales, donde respondió un mensaje de respaldo de Cornelia Schmidt, diputada nacional del PRO y presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, quien en febrero pasado pidió por su libertad ante el embajador venezolano en Argentina, Carlos Martínez Mendoza.

“¡Una gran alegría que junto a tu familia puedas respirar aires de libertad!”, le escribió la legisladora en Twitter, a lo que él respondió: “Cuando crucé lo primero que hice fue voltear hacia Venezuela, renovar la promesa y saludar con la seña Scout, comprometido a servir a la Patria. Mi promesa esta viva, Scout por un día y para siempre como me enseñaste. SIEMPRE LISTO”, afirmó el hombre.

Según detalla el diario Clarín, Crovato, de madre argentina y padre venezolano, fue detenido en abril de 2014 después de atender un pedido de auxilio de un vecino venezolano cuya casa estaba siendo allanada por agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

Un mes atrás, legisladores del interbloque Cambiemos hicieron un pedido humanitario al gobierno de Nicolás Maduro para que se le conceda la libertad y pueda viajar a Argentina, pero nunca hubo una respuesta oficial.

Nexofin

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Quién es Tania Bruguera, la artista que incomoda al régimen cubano

Published

on

Reconocida internacionalmente por su obra con una fuerte crítica hacia el totalitarismo y la injusticia social, la activista fue arrestada una vez más en la isla. Un repaso por los principales hitos de su carrera

Durante esta semana, la artista Tania Bruguera fue detenida y luego liberada después de 11 horas, luego de haber sido trasladada por agentes de seguridad del Estado de Cuba temporalmente a la prisión de Villa Marista. Esta no es el primer arresto de la también activista, reconocida internacionalmente, quien vive entre EE.UU. y su ciudad natal, La Habana, y que se ha convertido en una de las principales referentes de los movimiento sociales que desde hace casi dos semanas toman las calles de la capital en protesta contra el gobierno por el deterioro de las condiciones de vida, la escasez de alimentos y la falta de atención médica.

Bruguera fue interrogada durante 11 horas sobre su relación con el también artista disidente Hamlet Lavastida, quien se encuentra detenido desde fines de junio, y que ha sido acusado de varios delitos relacionados con sus esfuerzos de organización contra el gobierno de la isla, informaron desde la página de Facebook oficial de la cubana. Lavastida fue arrestado el sábado 28 de junio luego de haber regresado a su país el 21, al concluir una residencia en la galería berlinesa Künstlerhaus Bethanien, donde expuso la muestra Cultura profiláctica, crítica del socialismo en Cuba.

PUBLICIDAD
En la imagen, la artista cubana, Tania Bruguera. EFE/J.Casares/Archivo
En la imagen, la artista cubana, Tania Bruguera. EFE/J.Casares/Archivo

“Solo habló para preguntar si estaba en condición de testigo o de acusada y para decir que Hamlet era un excelente artista como respuesta a cada pregunta que la instructora le hacía sobre él. Llegó un momento en que estas frases fueron repetidas tantas veces que la instructora salía de la habitación después de pedirle que no dijera más lo mismo. En esto se pasaron las 11 horas, salidas y entradas de la instructora y todas las preguntas sin importar el tema tenían una sensación acusatoria. La instructora insistió en que Tania era solo un testigo pero sin embargo en la última ronda del interrogatorio regresó con un documento para informarle que se le habían imputado 3 cargos, que aún no conocemos cuales son por nombre pero venían descritos sintéticamente de la siguiente manera: 1.- Haber creado la manifestación del 27 de Noviembre para derrocar al gobierno; 2.-Recibir instrucciones de Hamlet Lavastida para estampar billetes y otras ideas de performance en las calles, 3.-Organizar una reunión con el National Democratic Institute a través de Karla, la llamada por ellos ‘madrina’”, escribieron en la red social miembros de su estudio.

Este fue el segundo arresto de Bruguera en el año, luego de que en marzo fuera secuestrada en la calle por supuestos agentes de la Seguridad del Estado, había informado entonces la autora y activista Juliana Rabelo, quien se encontraba con ella en el momento en el que fue interceptada. En 2019, denunció acoso policial a un familiar en Cuba por su trabajo en la Bienal de La Habana, mientras que en 2018 fue detenida dos veces en dos días, tras protestar contra un decreto del régimen cubano que regula el sector artístico.

Su primera detención fue en 2015, como parte del movimiento "Yo también Exijo" Su primera detención fue en 2015, como parte del movimiento “Yo también Exijo”

Bruguera llegó a las noticias por primera vez por cuestiones políticas en 2015, cuando estuvo detenida por tratar de organizar una performance a micrófono abierto (El Susurro de Tatlin #6ver abajo) con el público en la Plaza de la Revolución de La Habana, luego de que Washington y La Habana anunciaran su decisión de normalizar las relaciones diplomáticas suspendidas desde hacía más de medio siglo. En aquella oportunidad, fueron detenidos otros artistas, activistas y periodistas cubanos que participaron en la campaña Yo También Exijo.

Bruguera no es la única artista que enfrenta represalias en la actual ola de protestas. Luis Manuel Otero Alcántara fue arrestado el 11 de julio cuando se dirigía a una protesta en la explanada del Malecón de La Habana, y aún permanece detenido. En abril pasado, fue privado de su libertad por participar en una manifestación contra el gobierno y se declaró en huelga de hambre, incidente que atrajo la atención mundial, y que incluyó la intervención de Amnistía Internacional, que lo declaró “preso de conciencia”.

También se encuentra en prisión Anyelo Troya, cineasta que filmó parte del video musical de la canción de protesta Patria y Vida, ícono de la nueva protesta. Bajo el lema #ElArteNoEsDelito, también fueron detenidos Maykel Osorbo, Richard Zamora Ramón López Díaz, entre otros. Bruguera recurrió entonces a Facebook para decir: “El gobierno está jugando un juego muy peligroso: tratar de ocultar la realidad con propaganda. Esto no les va a funcionar esta vez porque NADIE LOS CREE AHORA “.

Una artista incómoda

A lo largo de su carrera, Bruguera participó de grandes eventos artísticos internacionales como documenta de Kassel, las bienales de Venecia, San Pablo, Shanghái y La Habana, entre otras, así como en museos, galerías e importantes centros de arte como Tate Modern, Museo de Arte Contemporáneo de Chicago y el New Museum de Nueva York, por nombrar algunos.

"Blood Trace", homenaje a Ana Mendieta, de Tania Brugera (Estudio Bruguera)“Blood Trace”, homenaje a Ana Mendieta, de Tania Brugera (Estudio Bruguera)

Su primera gran presentación en el mundo del arte la realizó con 18 años, en 1986, cuando llevó adelante la primera performance de la serie Homenaje a Ana Mendieta, que buscaba recuperar la memoria de la artista ya fallecida, que fue eliminada del relato historiográfico cubano luego de que desertó hacia los Estados Unidos.

Aquella fue una reconstrucción en la Fototeca de Cuba de Blood Trace de Mendieta, en la cual sumergía sus brazos en sangre de cerdo para después pasarlos por una pared hasta llegar al suelo para formar una V. Bruguera realizó este tipo de recuperación por una década.

Para 1998 presentó El Peso de la Culpa, donde interpelaba sobre la acciones de los nativos cubanos, quienes preferían comer tierra antes de ser capturados, tras la conquista española. Así, por 45 minutos se paró desnuda, con un cuerpo de cordero sobre sus espaldas, en los que consumió tierra con agua y sal. La performance, además, buscaba resaltar las medidas que el pueblo podía llevar a cabo frente a los sistemas autoritarios.

 El Cuerpo del Silencio (Estudio Bruguera) El Cuerpo del Silencio (Estudio Bruguera)

Tras El Cuerpo del Silencio -donde cubrió su cuerpo con carne de cordero, para luego limpiarse con su propia lengua y finalmente comer las páginas de un libro, como gesto de auto humillación y auto censura- ganó la beca Guggenheim y en 2000 recibió el premio Príncipe Claus. El uso del cordero en su obra es una referencia bíblica al agnus Dei (Cordero de Dios, en latín), que refiere a una víctima ofrecida en sacrificio por los pecados de los hombres.

Durante la séptima Bienal de la Habana, en 2000, construyó La Cabaña, que consistía en una fortaleza de tipo militar en la que se ingresaba en un espacio donde reinaba la oscuridad, seguido de un televisor colgando del techo en el que se transmitía un collage de imágenes de Fidel Castro durante los inicios de la Revolución. Allí también había un grupo de personas desnudas que intentaban limpiarse el cuerpo en una ducha inexistente. La pieza fue censurada.

Espectadores y policías montados participan de "Tatlin's Whisper # 5" en el Museo Nacional de Gales en 2012  (Ben Pruchnie / Getty Images para Artes Mundi)Espectadores y policías montados participan de “Tatlin’s Whisper # 5” en el Museo Nacional de Gales en 2012 (Ben Pruchnie / Getty Images para Artes Mundi)

Esta performance coral se volvió aún más radical cuando se realizó la Versión Habana, en el patio central del Centro Wilfredo Lam, y que terminó con la policía incautando todo el material fílmico de la artista, como relata en el video realizado por el Guggenheim.

En Autosabotaje (2009) realiza una conferencia-performance en el Jeu de Paume en París como parte de la serie Culture as a Strategy to Survive, que repite en la Bienal de Venecia del mismo año. Consistió en una lectura sobre sus reflexiones en torno al arte político y la función de los artistas en el contexto del arte, las instituciones y la sociedad. A su derecha se encontraba una caja con una pistola calibre 38 con balas de 9 mm. Durante la primera pausa de su lectura la artista tomó la pistola, le puso una bala, le dio una vuelta al tambor como en la ruleta rusa, se apuntó a la sien y apretó el gatillo. Esta acción se realizó en cada una de las dos pausas de la lectura.

De "Autosabotaje"De “Autosabotaje”

Irrumpió en la Tate Modern en 2008 con El Susurro de Tatlin #5, una propuesta en la que los visitantes se veían rodeados por dos policías a caballo, que los interrogaban sobre sus intenciones en el espacio, y un año después, en el mismo lugar, con El Susurro de Tatlin #6, donde el público podía acercarse a un escenario para, micrófono en mano, expresar sus opiniones sobre lo que quisieran.

Se unió al Movimiento Inmigrante Internacional y en una asociación con el Queens Museum of Art (QMA) y la organización sin fines de lucro Creative Time, vivió en 2011 con una familia de cinco inmigrantes ilegales y sus hijos del barrio neoyorquino, con el objetivo de experimentar los problemas de sobrevivir sin papeles, sueldos bajos y sin seguro social. Dos años después, comenzó el proyecto Museo de Arte Útil también con el QMA y el Van Abbemuseum en Eindhoven, Países Bajos, con el propósito de promover relaciones artísticas que tuvieran de fondo un sentido social y ayudasen a mejorar la calidad de vida de las minorías.

Play

Tania Bruguera sobre su práctica artística sociopolítica (Perfil del Guggenheim Museum)

En 2015 es arrestada por primera vez tras tratar de organizar El Susurro de Tatlin #6 en la Plaza de la Revolución para que los cubanos pudieran expresar sus sentimientos con respecto a la apertura de las relaciones diplomáticas entre los países gobernados entonces por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro. La repercusión fue tan grande que en Times Square se realizó una versión en la que artistas e intelectuales pidieron por su liberación, así como se envió una carta firmada por miles de personas alrededor del mundo.

La detención ya la colocó no solo como una artista crítica, sino también le concedió un rol de activista, por lo que al año siguiente comenzó una campaña Kickstarter para recaudar fondos para el Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR), que ella misma inauguró con una lectura colectiva del libro de Arendt, Los Orígenes del Totalitarismo. El objetivo fue crear una plataforma institucional en la cual los cubanos pudieran informarse sobre sus derechos civiles y, a su vez, promover debates que aunaran a los diferentes sectores políticos acallados para construir un espacio en búsqueda de la democracia.

La última presentación artística de Tania Bruguera, "Unnamed", en la Bienal de Sidney 2020 (Bienal de Sidney)La última presentación artística de Tania Bruguera, “Unnamed”, en la Bienal de Sidney 2020 (Bienal de Sidney)

Si última gran presentación fue en 202o, durante la Bienal de Sidney, antes que la pandemia por coronavirus llevara a cerrar todos los grandes eventos artísticos del planeta. Unnamed estuvo centrada en los líderes ecoambientales asesinados en los últimos años en el mundo -alrededor de 751 personas solo entre 2015 y 2018 por interferir en actividades estatales o empresariales- y a partir de una serie de performances participativas, los visitantes elegían el nombre de una persona. Luego, una tatuadora lo inscribía, sin tinta, en el cuerpo, generando así un relación íntima con cada caso por sobre la manifestación de las estadísticas.

En las últimas décadas Tania Bruguera realizó performances no solo tratando de generar una conciencia, sino también como manera de expresión cercana a la resistencia y en contra de los abusos y la injusticia social. Su mirada, como su obra, lejos de las conductas moralizantes, resulta incómoda no solo para el gobierno de Cuba, sino para las instituciones que la han acogido.

fuente : INFOBAE

 

 

 

Continue Reading

Internacional

Las cifras que dejan al descubierto la feroz respuesta de la dictadura cubana al estallido del 11 de julio

Published

on

El régimen reaccionó a las históricas protestas con detenidos; desaparecidos; periodistas agredidos, silenciados y encarcelados; el bloqueo de internet y el llamado desesperado a una guerra fratricida.
INFOGRAFÍA

infografia

(Infografía: Marcelo Regalado)

Las cifras que este artículo informa pueden cambiar minuto a minuto. La dictadura cubana arresta, libera bajo amenaza y reprime de manera incesante, lo que realmente complica la documentación de los casos. Todo es hermético en Cuba, hasta las detenciones, pero desde el domingo 11 de julio, algo cambió… Miles perdieron el miedo.

Hasta ahora, las organizaciones defensoras de los derechos humanos y los movimientos disidentes contabilizaron 382 detenciones desde el 11 de julio, cuando las manifestaciones espontáneas se volvieron multitudinarias, e inocultables. La mayoría de los arrestados fueron hombres (310).

Las detenciones se produjeron por fuerzas de la dictadura, en su mayoría agentes de civil, que comenzaron sus redadas luego de que el dictador Miguel Díaz Canel llamara a los “revolucionarios comunistas” a salir a combatir a los que protestaban, en un acto de desesperación que lo puso en el foco mundial: en cadena nacional llamó a un baño de sangre, a un enfrentamiento entre cubanos…

Las primeras manifestaciones se produjeron en San Antonio de los Baños y el resto de los cubanos se enteró por transmisiones en vivo que los mismos manifestantes publicaron en sus redes sociales. Al grito de “¡abajo la dictadura!”, “libertad” y “patria y vida”, vino el efecto dominó: luego se encendió Palma Soriano y a medida que pasaban las horas estalló La Habana. Una columna inimaginable de cubanos llegó al Malecón hasta que fue brutalmente reprimida.

La capital fue el lugar con más arrestos por parte de las fuerzas del régimen, con 112 detenciones y luego se ubica Holguín, con 76. Además, aún hay 28 cubanos desaparecidos, probablemente apresados por la dictadura pero que no fueron registrados oficialmente y sus familiares no saben dónde están retenidos o si están con vida.

En paralelo a las detenciones, la dictadura bloqueó los datos móviles: sin acceso a redes sociales, los manifestantes no podían ni informarse de más movilizaciones ni difundir en el resto del globo lo que allí sucedía. Apagón- represión, el combo preferido de la dictadura castrista.

Pero bloquear todo ya no es sencillo, no lo es desde hace tres años cuando internet llegó a los móviles de todos los cubanos. “Esto habría sido imposible sin una Cuba digitalmente conectada. Las redes sociales jugaron un papel facilitador fundamental al canalizar el descontento generalizado y permitir a la gente ver a otros expresar sin miedo frustraciones compartidas”, señaló a EFE Ted Henken, profesor de Sociología y Estudios Latinoamericanos en el Colegio Baruch de Nueva York. El experto define internet como “una caja de Pandora que ha traído constantes dolores de cabeza al régimen al permitir a los cubanos perder cada vez más el miedo colectivo e identificar su descontento con el de muchos otros conciudadanos”.

Díaz- Canel fue también por la prensa, intentó silenciar a los corresponsales, sus fuerzas de choque golpearon a un fotógrafo de la agencia AP e incluso se llevaron detenida a una influencer en vivo, mientras daba una entrevista para la TV española, pero las maniobras usuales no alcanzaron.

A diferencia de marchas anteriores -como las Damas de Blanco (un colectivo de madres y esposas de presos políticos) y el Movimiento de San Isidro (artistas que reclaman libertad de expresión)-, estas manifestaciones se han extendido más allá de sus pequeños enclaves y han estado integradas por decenas de miles de cubanos, a pesar de las duras tácticas de represión.

El 11 de julio pasado hubo más de 35 focos de protesta en toda la isla, no fueron manifestaciones aisladasEl 11 de julio pasado hubo más de 35 focos de protesta en toda la isla, no fueron manifestaciones aisladas

Es que el domingo 11 de julio sucedió lo que parecía imposible en una isla controlada férreamente por el aparato represivo de la dictadura: miles de cubanos salieron espontáneamente a reclamar. Díaz Canel y sus “revolucionarios comunistas” podrán aplastar este foco, pero no será el único.

Lo que ocurrió tiene muchas lecturas pero en principio es una protesta social,la más grande ocurrida desde 1959, que somete a discusión profunda las bases de lo que se ha entendido por el ‘consenso cubano’”, explicó a Efe el profesor e investigador cubano Julio César Guanche. A su juicio, “es previsible que vuelva a ocurrir” y “eso significa leer la causa no como explosión en sí misma sino como un continuo que con un detonante puede explotar, pero siempre respondiendo a un proceso que remite a sus causas y a sus motivos”.

“Hay una línea de tiempo que venía indicando que cosas como estas ocurrirían y no hay nada que indique que esto sea el capítulo final de este proceso, a no ser que se entienda como un punto de ruptura y se modifiquen muchas de las bases de la política en sí misma, también de la política económica, social, incluso del lenguaje político que el Estado cubano usa”, afirmó el intelectual.

Tampoco el historiador cubano Rafael Rojas, del Colegio de México, descarta “nuevos brotes de manifestación pública” dado que la represión de la última semana contra los manifestantes “se sumará al cúmulo de agravios que sufren amplios sectores de la población de más bajos ingresos dentro de la isla”. “Es difícil vislumbrar algún tipo de salida a este conflicto en el corto plazo. La polarización se intensificará porque miles de manifestantes pacíficos, de sectores humildes de la isla, han sido tratados como ‘contrarrevolucionarios’ y ‘delincuentes’. En esa ciudadanía inconforme, que crece demográficamente, se afianzará el enojo”, asevera el intelectual del Colmex.

En 1994 cientos de cubanos volcaron su rabia y desesperación en el bulevar frente al mar conocido como el Malecón. El país se encontraba en medio de una crisis económica conocida como el “periodo especial”, cuando el colapso de la Unión Soviética despojó a Cuba de su principal socio comercial y dejó al país al borde de la hambruna. Aunque existen paralelismos con las protestas de 1994, una diferencia, según los analistas, es que Díaz-Canel tiene pocas opciones, incluso cuando la paciencia del pueblo cubano está en su punto más bajo.

“Díaz-Canel no puede pedir más sacrificio. Díaz-Canel no puede decir que esto es sólo un bache… se acabará. Es incapaz, creo, de convencer a la opinión pública de que tiene arreglo”, afirmó la historiadora de Cuba y profesora de la Universidad de Nueva York, Ada Ferrer.

Policías arrestan a un hombre cuando personas se manifiestan hoy, en una calle en La Habana (Cuba). EFE/Ernesto Mastrascusa
Policías arrestan a un hombre cuando personas se manifiestan hoy, en una calle en La Habana (Cuba). EFE/Ernesto Mastrascusa

Según afirman estos expertos al Washington PostDíaz Canel esta vez no puede utilizar la migración como una válvula de escape para la oposición, como hizo Castro con el éxodo del Mariel en 1980 y el éxodo de 1994 a Estados Unidos. “Muchos de los manifestantes actuales no quieren salir de Cuba”, explicó Iris Ruiz, coordinadora del Movimiento San Isidro. Han visto a generaciones de cubanos abandonar la isla, pero la vida de los que se quedan no ha mejorado. No podemos seguir así”.

En cualquier caso, esto es inédito, afirmó al Post Pavel Vidal, un economista que trabajó en el Banco Central de Cuba y ahora enseña en la Pontificia Universidad Javeriana en Colombia: “No sabemos cuándo y no sabemos cómo, pero es innegable que esto significará un cambio”.

FUENTE : INFOBAE

FOTO TAPA .: DW

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Internacional

Misterio, mentiras y personajes turbios rodean el asesinato del presidente haitiano

Published

on

 La autopsia del cuerpo de Jovenal Moïse habría encontrado signos de tortura. El jefe de su custodia viajó varias veces a Bogotá en los últimos meses. Y nadie está investigando al poderoso jefe de las bandas criminales de Puerto Príncipe que había prometido un magnicidio

Una escolta custodia al director general de la Policía de Haití, Leon Charles (REUTERS/Ricardo Arduengo)Una escolta custodia al director general de la Policía de Haití, Leon Charles (REUTERS/Ricardo Arduengo)

El que avisa no traiciona y Barbecue había avisado. Jimmy Cherizier, más conocido por su sobrenombre gracias a su afición por asar a sus víctimas, el temido líder del cartel Federación G9, anunció a fines de junio desde su bunker del barrio popular de La Saline que iba a lanzar una revolución contra las élites empresariales y políticas del país. No nombró directamente al presidente haitiano Jovenel Moïse, pero dijo que habría un magnicidio. Cuando Moïse apareció muerto en la residencia de gobierno de las afueras de Puerto Príncipe en la madrugada del 7 de julio, todos los ojos dentro de Haití se volvieron hacia Barbecue. Pero de golpe, en un país de “una violencia con niveles sin precedentes”, de acuerdo a las Naciones Unidas, y un presidente que se había mantenido en el gobierno pese a los innumerables llamados a su renuncia, aparece otra versión estrambótica de lo sucedido. La policía y la mayoría de la elite política descartó de plano la participación de cualquier pistolero haitiano como los que Barbecue tiene en su disposición de a cientos. “Se trata de un complot venido desde el exterior”, dijeron mientras se disputan el asiento presidencial vacante.

La versión oficial habla de un pelotón de más de 25 ex comandos colombianos con entrenamiento especial en Estados Unidos que entró en la madrugada a la residencia de Moïse, lo mató, hirió a su esposa y escapó sin tener un plan determinado de “extracción”, como se dice en la jerga del espionaje. La policía los apresó unas horas más tarde. Los comandos habrían sido reclutados por un oscuro médico haitiano-americano para quedarse con el poder. Un relato que en Haití hace mover la cabeza en señal de duda. “Nadie cree esta disparatada versión ¿Cómo es que ningún guardia de seguridad del presidente tuvo ni siquiera un raspón?”, se pregunta el ex senador Steven Benoit. Y el ministro del gabinete de Moïse, Mathias Pierre, tiene otros interrogantes: “¿Cómo puede ser que nadie haya detectado a 25 extranjeros que no hablan creole y que estuvieron en Port-au-Prince por un mes? ¿Dónde consiguieron los numerosos autos que usaron?”.

Algunos de los comandos colombianos apresados en Haití tras el asesinato del presidente. (Colprensa Externos)Algunos de los comandos colombianos apresados en Haití tras el asesinato del presidente. (Colprensa Externos)

Las autoridades haitianas sostienen que Christian Emmanuel Sanon, un médico y pastor que dividía su tiempo entre Florida y Haití, conspiró junto a un grupo de políticos y agentes de seguridad para tomar las riendas del país una vez asesinado Moïse. Durante una redada en la residencia de Sanon en Puerto Príncipe, dicen, la policía encontró seis fundas de armas largas, unas 20 cajas de balas y una gorra de la DEA, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos, lo que sugiere una vinculación al asesinato porque los sicarios que asaltaron la casa del presidente se hicieron pasar por agentes de ese organismo. Pero no hay explicaciones sobre cómo Sanon -que no ocupaba ningún cargo electo- planeaba asumir el poder una vez asesinado el presidente. También es difícil entender cómo podría haber contratado a un equipo de mercenarios para llevar a cabo el asalto, dado que se había declarado en bancarrota ante la justicia del estado de Florida. Sin embargo, hay pruebas de que varios de los principales sospechosos del atentado se reunieron con Sanon para discutir las principales políticas de un supuesto futuro gobierno haitiano.

Parnell Duverger, 70, un profesor retirado del Broward College de Florida, le dijo al New York Times que había participado en unas 10 reuniones por Zoom y en persona con Sanon y otros expertos para “pensar el futuro de nuestro país”. Aunque insiste en que “de ninguna manera se mencionó un golpe de Estado y mucho menos un asesinato”. El consultor de Naciones Unidas, Frantz Gilot, que también estuvo en una de las reuniones asegura que jamás se habló de usar la violencia de ninguna manera: “¡¡¡Jamás, jamás, jamás!!!”, escribió en un mail.

Entre los participantes de esos encuentros estuvieron otros dos personajes que la policía haitiana señala como coautores del magnicidio. Uno es el reclutador de los mercenarios, Antonio Intriago, dueño de la empresa de seguridad CTU Security. El otro, Walter Veintemilla, dueño de una pequeña empresa bursátil de Miramar, también en Florida, Worldwide Capital Lending Group. Dicen que fue quien financió la operación. Y los dos están relacionados con James Solages, uno de los detenidos en Haití que es señalado como el traductor de los colombianos.

El médico haitiano Christian Emmanuel Sanon acusado por la policía de ser el ideólogo del asalto que terminó con la muerte del presidente Moïse.El médico haitiano Christian Emmanuel Sanon acusado por la policía de ser el ideólogo del asalto que terminó con la muerte del presidente Moïse.

En abril, Intriago se puso en contacto con un sargento retirado del ejército colombiano, Duberney Capador –muerto en el enfrentamiento con la policía haitiana-, y le pidió que reuniera un grupo de ex comandos para “proteger a personas importantes en Haití”, según cuenta la hermana del colombiano, Yenny Carolina Capador. “Vamos a ayudar a la recuperación del país, en términos de seguridad y democracia”, escribió Capador en el mail que envió a varios de sus ex camaradas. El salario sería de 2.700 dólares por mes, una suma mucho más alta de la que podrían cobrar en cualquier trabajo de seguridad en Colombia. Los familiares de los ex soldados ahora presos en Haití dicen que aceptaron el trabajo a pesar de que no sabían a dónde se dirigían ni a quiénes protegerían específicamente.

Los 25 comandos viajaron a Puerto Príncipe entre principios de mayo y el 6 de junio. Y allí Capador les dijo que lucharían contra las bandas criminales, asegurarían infraestructuras cruciales y protegerían a dignatarios e inversionistas, con el respaldo de una importante empresa estadounidense. Pero se pasaron todo el mes siguiente confinados en una casa de campo haciendo ejercicio, tomando clases de inglés y cocinando, según los mensajes que les enviaban a sus familias. En un momento apareció el traductor Solages quien se presentó como un emisario de Worldwide Capital y describió a la empresa como un conglomerado multinacional con 200 filiales que colabora con los gobiernos en la seguridad y la reconstrucción de decenas de países de todo el mundo, incluidos Estados Unidos, España, Somalia e Irak. Una fábula, teniendo en cuenta la historia de rechazo de cheques y deudas que tiene la empresa. Incluso, dicen los familiares, que nunca pagaron el total de los salarios prometidos.

Duberney Capador Giraldo, el ex comando colombiano que reclutó a sus ex camaradas en una foto tomada en el cuartel de Tolemaida cuando aún revestía en el ejército colombiano. Jenny Capador Giraldo/Handout via REUTERS.Duberney Capador Giraldo, el ex comando colombiano que reclutó a sus ex camaradas en una foto tomada en el cuartel de Tolemaida cuando aún revestía en el ejército colombiano. Jenny Capador Giraldo/Handout via REUTERS.

La versión oficial continúa así: la policía llega a la residencia del presidente tras recibir un llamado de emergencia de uno de los guardias del palacio alrededor de la 1:00 de la mañana. Dicen haber escuchado unos disparos y a alguien que gritaba en inglés: “DEA operation! Everybody back up!” (Esta es una operación de la DEA, todos atrás). También dicen haber visto un convoy de cinco vehículos que escapaban por la ruta de Kenscoff, que lleva al centro de Puerto Príncipe. Otro numeroso grupo policial lo interceptó en la mitad del camino. Los comandos colombianos dejaron los autos y escaparon hacia un edificio ubicado sobre una colina con un enorme cartel en la puerta que reproduce un salmo de la Biblia. Supuestamente, llevaban secuestrados y como escudos a dos agentes de la Unidad de Seguridad del Palacio Nacional (USGPN). La policía rodeó la zona y esperó hasta que amaneciera para comenzar unas negociaciones de las que no hay ninguna información. Fueron “liberados” los dos traductores haitianos-americanos y los dos guardias del presidente. Estos dijeron que en el interior había 25 comandos con rifles de asalto de 5.56 mm. A las tres de la tarde comenzó el asalto con enorme cantidad de disparos y lanzamiento de granadas. En el combate habrían muerto los comandos Duberney Capador y Mauricio Javier Romero, veterano de 20 años en el ejército colombiano combatiendo a las FARC. Otro de los muertos podría ser Germán Rivera García, también militar retirado.

Luego hay un episodio muy extraño en el que 18 de los comandos logran escapar del edificio de dos pisos en el que estaban parapetados y se refugiaron en la cercana embajada de Taiwán. Después de un corto tiroteo, se rindieron. Y de acuerdo a un video subido a las redes sociales, otros dos comandos fueron apresados por los vecinos del barrio popular de Jalousie. Supuestamente, la acción se saldó con tres comandos muertos, y otros 21 colombianos y dos haitiano-americanos presos.

La primera dama, Martine Moïse, quedó herida y fue evacuada de inmediato a un hospital de Miami. Es la principal testigo, pero sólo envió un mensaje culpando del hecho a la “oligarquía haitiana que se opone a la lucha contra la corrupción” que había lanzado, supuestamente, su marido. Y apareció en una foto en Twitter con el rostro demacrado y la mirada perdida. En tanto, el extraño personaje Christian Sanon, según su abogado, dijo que estaba preparándose para ser candidato presidencial en las elecciones que debían realizarse en septiembre, pero negó cualquier implicancia en el asesinato. La DEA también dijo no tener nada que ver con el asunto, aunque admitió que uno de los detenidos había sido su informante.

Colombianos implicados en el asesinato del presidente de Haití Jovenel Moïse. Cortesía Policía Nacional de Colombia.Colombianos implicados en el asesinato del presidente de Haití Jovenel Moïse. Cortesía Policía Nacional de Colombia.

Y hay dos informaciones salidas de Colombia que son muy intrigantes. La primera, dada a conocer por el general Jorge Luis Vargas, el jefe de la policía colombiana, es que el asesor de Seguridad y hombre cercano a Moïse, Dimitri Hérard, realizó varios viajes desde enero hasta junio a Bogotá. Lo hizo triangulando los vuelos a través de Quito, Ciudad de Panamá y Santo Domingo, como si hubiera querido desviar la atención. El otro, es que la autopsia que se realizó al cuerpo de Moïse muestra signos de tortura. Tenía un brazo quebrado y heridas graves en la cara, además de varios balazos.

Mientras tanto, una larga lista de políticos haitianos se pelean por quedarse con el sillón presidencial, el gran jefe de las bandas que asolan y controlan todos los barrios de Puerto Príncipe, Barbicue, está desaparecido y nadie está convencido de que lo que se dice tenga alguna cercanía con lo que sucedió. El racconto de estos hechos está opacado por una gruesa neblina de datos inverosímiles.

Gustavo Sierra
FUENTE : INFOBAE
FOTOT TAPA : NOTIUTI.COM

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Más Vistas