Connect with us

Policial

Santa Fe en guerra: las bandas narcos enfrentadas con muertes y venganzas

Published

on

Los Funes, Camino y múltiples délitos; qué pasa con la violencia en Rosario

Jorge Funes pretendía “cerrar los ojos” y que la “pesadilla” acabara pronto. Como si se tratara de un simple sueño y no de una disputa feroz. Con balas, sangre y muertes. “Gordo”, como lo apodan, cerraría los ojos muchas veces desde que en junio pasado salió a jurar por la inocencia de su familia. Jamás imaginó que todo se volvería más oscuro. En ocho meses sufrió un atentado a balazos, en el que se salvó de milagro, y el asesinato de dos hijos. Pocas pesadillas podrían tener un argumento más tenebroso. El hombre, de 43 años, es apenas un eslabón más de este relato salvaje. Quizá, hasta un actor de reparto de una guerra narco que por estos días vuelve a sacudir a Rosario con crímenes impactantes.

Los Funes son un clan familiar comandado por dos jóvenes, Alan y Lautaro, hoy detenidos por múltiples delitos. Una vieja disputa barrial los enfrentó con los Camino, otro grupo también diezmado por muertes y detenciones. La escalada de violencia que protagonizan alcanzó en las primeras semanas de este año un pico que recuerda lo sucedido en 2013, cuando en el Gran Rosario se registraron 264 muertes, 22 cada 100 mil habitantes. Cuatro veces más que la media nacional. En aquel momento, gobernaban en el negocio narco “Los Monos”, un poder que comenzó a astillarse con el asesinato de su líder, Claudio “Pájaro” Cantero. Aunque los cabecillas de esa banda fueron detenidos y por estos días son juzgados, muchos eslabones que permanecen libres y responden a la organización, podrían estar involucrados en la disputa actual que protagonizan los Funes y los Camino.

Ahora irreconciliables, las dos familias caminaron juntas hasta hace pocos años. El padre de los Funes, con antecedentes por robo y piratería del asfalto, conocía desde pequeño a Roberto “Pimpi” Camino, un pesado que desde la jefatura de la barrabrava del club Newell’s Old Boys comenzó a expandir sus negocios ilícitos en los 90.

“Pimpi” y “Gordo” formaban parte de un entramado delictivo que mantenía nexos con “Los Monos” y con otros actores fuertes del narcotráfico local como Luis Medina, acribillado a balazos en diciembre de 2014 junto a su novia, una joven modelo que llegó a tener un minuto de fama por sus apariciones junto a algún personaje de la farándula o del deporte.

A “Pimpi” lo mataron a la salida de un bar, en marzo de 2010. Aunque por ese crimen fue condenado René “Brujo” Ungaro, a quien la Justicia señala como jefe de los Funes, la relación entre los dos clanes familiares no se quebró hasta 2013. “Querían que mis hermanos fueran sus sicarios y empezaran a matar gente para ellos. Empezaron a verduguearlos. Le pegaban cachetazos y les mostraban armas. Ulises tenía 16 y Alan, cerca de 12. Querían que mis hermanos mataran a los que habían matado a su padre, de la banda de los Ungaro”, relató hace un tiempo Jonatan Funes en la Justicia.

La guerra estalló en marzo de 2013. Los Funes acusaban a los Camino de balear una de sus propiedades con el fin de ocuparla. Los Camino le recriminaron ser los responsables de que la policía desmontara algunos búnker de drogas que manejaban en el barrio. El cruce se saldó con sangre: el 11 de aquel mes fue asesinada Mariela Miranda, esposa de “Gordo”. El ataque fue desde una moto, en plena tarde. La mujer estaba con sus hijos, uno de ellos de apenas tres años. Por su participación en ese crimen está imputado Alexis Camino, hijo de “Pimpi” y señalado como heredero del poder que construyó su padre. Un imperio que llevó a denominar el sector del barrio donde vivían como “Pimpilandia”.

Desde entonces, de acuerdo a diferentes relevamientos, la guerra provocó más de 30 muertes y decena de ataques. La pelea se circunscribe a la zona sur de la ciudad. Sectores de los barrios Municipal, Tablada o Parque del Mercado son el escenario donde regentean el narcomenudeo y delitos conexos: aprietes, entraderas, robos y usurpación de viviendas.

Los dos grupos no alcanzaron el grado de organización, expansión y poder de “Los Monos”. Pero impactan por la determinación para avanzar con saña sobre sus enemigos. Aun cuando la mira de la policía de Santa Fe y de las fuerzas Federales comandadas por Patricia Bullrich se haya posado sobre ellos.

En los primeros días del año, luego de que 2017 finalizara con otra baja en la estadística de homicidios en Rosario, se reavivó una cacería entre los dos grupos. Con un inicio cinematográfico: Alan Funes, de 19 años, fue filmado mientras celebraba las fiestas de fin de año disparando al aire con una ametralladora. El joven estaba bajo un régimen de prisión domiciliaria por un crimen que cometió, a los 17 años, en venganza por la muerte de su madre.

Cuando las imágenes se viralizaron huyó. Lo atraparon tres semanas después en un rocambolesco operativo. Pero en esos pocos días su vida estuvo envuelta, otra vez, por un vértigo criminal: mataron a su hermano Ulises y prometió venganza. “Te juro por mi hija que los mato a todos. Uno por uno los voy a matar a estos giles hijo de puta sin sangre”, anunció a través de Facebook mientras pesaba sobre él un pedido de captura nacional e internacional.

Lautaro Funes, alias “Lamparita”, también juró vengar la muerte de su hermano. Pero a diferencia de Alan no pudo hacerlo porque permanece detenido por un crimen, entre otros 14 delitos. “A mi hermano no me lo devuelve nadie, pero ellos van hacer fila para velar la de muerto que les voy a dejar”, prometía a través de las redes sociales. Fue Alan entonces el ejecutor de la represalia. El domingo 14 de enero mató a balazos a Marcela Díaz, hermana de Ariel “Tuby” Segovia, un lugarteniente de los Camino. De la ejecución participó Jorgelina “Chipi” Selerpe, la novia de Alan, una chica de 24 años que tenía con él una hija de apenas ocho meses. La pareja de Díaz recibió disparos, pero simuló estar muerto y salvó su vida. Fue clave para denunciar a los atacantes. El hijo de la víctima había sido amenazado y herido días antes. Quedó hemipléjico.

 

Hubo respuesta del otro bando. En menos de 40 horas mataron a Jorge “Negro” Selerpe, tío de “Chipi”, y a otro de los hijos de “Gordo” Funes. Jonatan, de 28 años, fue ejecutado el lunes pasado en un crimen planificado y sorprendente. Lo esperaron luego de que visitara a sus hermanos Alan y Lautaro en la cárcel de Piñero, al sur de Rosario. Una camioneta le cruzó el paso al Audi A3 en el que viajaba Jonatan, sobre la ruta 14. El muchacho se bajó para correr hasta el centro de detención, pero su trayecto fue corto: le dispararon 16 veces y le acertaron 10 tiros. Estaba acompañado por una mujer cercana a la familia a la que le dejaron un mensaje siniestro: “Te dejamos viva para que cuentes lo que pasó”.

Muchos creen ver detrás de los Camino la mano de los Cantero, el clan familiar que bajo la denominación “Los Monos” logró armar una asociación ilícita con colaboración policial y se dedicó durante años, de acuerdo a la descripción de la Justicia, “al negocio de la violencia”. Los Funes son, de alguna manera, un desprendimiento de otra organización que durante años manejó parte del negocio de la droga en Rosario. Ungaro, el matador de “Pimpi” y quien continuaría manejando desde la cárcel parte de la operatoria de los Funes, fue cuñado de Medina. De allí la relación de ese clan familiar con el narco asesinado en 2014.

Nadie sabe cómo continuará una guerra que, como se evidencia en las estadísticas, golpea con especial saña a los barrios más postergados de Rosario. Las familias en disputa no son las únicas que contabilizan víctimas. Muchos otros mueren por el negocio narco. En silencio. O al menos sin la estridencia de los crímenes que pueblan por estos días las crónicas policiales

 

NEXOFIN

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Policial

BORRACHO AL VOLANTE: TENÍA 1,83 Y SE “COMIÓ” EL GOL

Published

on

Ocurrió durante la madrugada de este domingo en Alem y Roca.

Esta madrugada, personal de Comisaría 9na que realizaba recorridas por calle Alem constató, en Alem y Roca, un accidente de tránsito donde por causas a establecer, un Renault Clio conducido por un hombre de 23 años había colisionado con un Volkswagen Gol conducido por un joven de 21 años.

Se solicitó asistencia médica, concurriendo ambulancia del SAME que asistió a los conductores en el lugar y no dispuso traslado.

Personal de tránsito le realizó test de alcoholemia a ambos conductores que dio resultado positivo para el conductor del Clio de 1,83 g/L, por lo que labró la correspondiente infracción y secuestró la licencia y el vehículo.

Se iniciaron actuaciones por Lesiones culposas con intervención de la UFI N°11 a cargo del Dr. Pablo Cistoldi.

FUENTE : EL MARPLATENSE

noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Policial

CONFIRMARON LA EXTRADICIÓN DE JUAN JESÚS PIERO PINNA A MAR DEL PLATA

Published

on

El ex rugbier tucumano fue acusado de matar un empresario en el balneario Nuevo Horizonte, de la ciudad costera.

Continue Reading

Policial

ASESINAN EN ESPAÑA AL MARPLATENSE RICARDO CAPPARELLI

Published

on

El marplatense Ricardo Capparelli (77) murió en la localidad española de Nerja donde se encontraba de vacaciones luego de sufrir un asalto y recibir una paliza de los ladrones que escaparon en la noche sin dejar ningún tipo de rastros.

El hecho que investiga la Guardia Española de Granada ocurrió en la noche del 17 de junio y la víctima, padre del reconocido abogado local Facundo Capparelli, falleció en un nosocomio dos días después. La autopsia determinó que Capparelli tenía 12 costillas fisuradas o fracturadas, hemitórax y una hemorragia interna por haberse visto lesionado el hígado.

“Lo asaltaron, le robaron algunas de las cosas que llevaba encima y lo golpearon. No nos quiso contar nada a mí y a mi hermana, que estábamos en Argentina, pero luego empezó a sentirse mal. Estoy con trámites judiciales, consulares, notariales, médicos y solo ansío volver con él para despedirlo como se merece”, dijo Facundo Capparelli en diálogo con LA CAPITAL.

Facundo junto a su hermana Sole se encuentran en España a la espera de las novedades investigativas del Juzgado de Instrucción N°6 de Granada, aunque por el momento no se ha podido  lograr un avance significativo en el propósito de conocer más detalles de cómo ocurrieron los hechos y de identificar a los autores.

El viaje de Ricardo Capparelli se había iniciado el 14 de junio, fecha de su cumpleaños, y fue organizado por su hija, para que disfrutara de una recorrida que tenía soñada y que había postergado. La primera parada establecida en el programa era Málaga y allí llegó con el avión para encontrarse con una familia amiga. Al momento de recibirlo le entregaron también, para que se movilizara en su viaje de dos semanas un automóvil Mini Cooper.

Primero se alojó en el hotel Only You de Málaga y tras un par de días se trasladó a Nerja, una bella ciudad también costera, distante a poco más de 60 kilómetros. Allí ocupó una plaza en el hotel Paraíso del Mar y en la noche del viernes 17 de junio fue a cenar. Lo que pasó durante la madrugada en esa salida es un misterio, pero no quedan dudas de que fue asaltado, despojado de su teléfono celular, de un portavalores y de su reloj. Esto recién se lo contó al conserje a la mañana siguiente, cuando le dijo que había estado dos horas inconsciente en el suelo. Tras haberse recuperado había regresado al hotel.

Pese a los dolores Capparelli se fue de allí a Granada, a 95 kilómetros, para tomar un apartamento y allí volvió a referirle a un vecino sobre lo sucedido.

Finalmente en la tarde del 18 Ricardo Capparelli se sumó, adolorido, a una excursión por la Alhambra pero entonces no pudo soportar más. El calor y los continuos dolores obligaron a la guía a llamar a la Cruz Roja para ser fue trasladado al Hospital Clínico Universitario San Cecilio. Allí Capparelli, tal como era su costumbre de no querer preocupar a sus hijos, minimizó lo que le había sucedido al ser consultado y dijo que no era nada, que se había caído en un pozo.  “Mi viejo siempre fue así, muy protector nuestro y no quiso que nos llegara la información de una golpiza hasta recuperarse”, dijo Sole. Capparelli murió al día siguiente.

“Cuando llegamos con mi hermano yo me ocupé de tratar de reconstruir lo que hizo mi papá esa noche, a dónde fue a cenar, por donde estuvo. La policía de acá nos dice que está investigando, pero no hay ninguna novedad. Yo misma pedí cámaras de seguridad y estamos esperando algún dato”, comentó Sole desde España.

Todavía falta el dato clave de saber a qué restaurante fue a cenar y si bien un mozo reconoció a Capparelli como un comensal esa noche, esa afirmación no tiene un grado de certeza ni respaldo en video. Tampoco hay un informe aún sobre el trackeo del teléfono celular, que podría ofrecer los movimientos de Capparelli previo al ataque.

Por lo pronto, los hermanos Facundo y Sole Capparelli se dividieron tareas. Facundo, por sus mayores conocimientos legales, está encargado de toda la tramitación para poder viajar a Mar del Plata de regreso, mientras que Sole tiene el objetivo de seguir de cerca la investigación y hablar con los medios periodísticos para que el caso sea tomado en serio por la policía.

Continue Reading

Más Vistas