Connect with us

Politica

Cómo se debilitó la representación gremial en el Congreso en los últimos 36 años

Avatar

Publicado

on

La presencia en el parlamento nacional de diputados y senadores de extracción gremial sigue en caída libre desde la vuelta de la democracia, en 1983. En las pasadas elecciones generales los representantes de los trabajadores no sumaron bancas en la Cámara Baja, y su expresión se redujo a menos del 5%. En la Cámara Alta el desempeño fue peor aún: el dirigente sindical que debía revalidar título quedó fuera.

(Guille Llamos)

(Guille Llamos)

Cuando el radical Raúl Ricardo Alfonsín le ganó las elecciones presidenciales, el 30 de octubre de 1983, al justicialista Ítalo Argentino Luder, accedieron a la Cámara de Diputados 23 representantes de extracción sindical.

Miguel Unamuno fue uno de los dirigentes más caracterizados que llegó a la Cámara Baja en esa elección.

Unamuno había sido secretario nacional adjunto de la Asociación Bancaria, y ministro de Trabajo de María Estela Martínez de Perón.

Años después, en 1997, el cervecero y ex titular de la CGT -entre los años 1980 y 1992- Saul Ubaldini llegaría a Diputados.

Saúl Ubaldini y Raúl Alfonsín en una reunión mantenida en Casa de Gobierno el 23/02/84. (Foto: Roman von Eckstein/Archivo Télam)

Saúl Ubaldini y Raúl Alfonsín en una reunión mantenida en Casa de Gobierno el 23/02/84. (Foto: Roman von Eckstein/Archivo Télam)

En la actualidad, esos 23 parlamentarios se redujeron a los 12 actuales.

Ellos son Pablo Ansaloni (OSPERA), Pablo Carro (docentes universitarios), Walter Correa (Curtidores), Romina del Pla (Docente), Abel Furlan (UOM), José Luis Moretti (Obreros y Empleados Telefónicos), Facundo Moyano (Peajes), Mónica Schlotthauer (Unión Ferroviaria), Vanesa Siley (Judiciales), Jorge Taboada (Camioneros), Hugo Yasky (Docentes, CTA) y Carla Pitiot (APOC).

De este total, cinco pertenecen al bloque del Frente para la Victoria-PJ; dos por el interbloque que supieron conformar Sergio Masa y José Manel de la Sota, Federal unidos por una nueva Argentina.

Los cinco restantes ingresaron por igual cantidad de espacios políticos; Red por Argentina, Cambiemos, Izquierda socialista-Frente de izquierda y Cultura educación y trabajo.

Facundo Moyano, quien entra en su séptimo año de mandatos, es quien lleva más años en la banca y si quiere continuar siendo diputado debería revalidar su título en las próximas elecciones parlamentarias de 2021.

Facundo Moyano (Manuel Cortina)

Facundo Moyano (Manuel Cortina)

Según un minucioso análisis relevado por “Iniciativa ciudadana quiero saber”, que realizó su extenso informe para la publicación especializada Mundo gremial, a 2019 los proyectos de ley presentados que se relacionan con el tópico “trabajo” fueron encabezados por el hijo del secretario general del gremio de los Camioneros, 134 en total.

Le sigue la docente del Partido Obrero, Del Plá con 38 proyectos; Furlan con 23, Yasky con 19, y Siley con 13 proyectos de ley.

El resto presentaron menos de 10 iniciativas.

Si tenemos en cuenta que la Cámara Baja está conformada por 257 diputados, representan tan solo el 4,66%.

La performance es mucho peor si se compara con los 39 legisladores que habían ingresado en 1973.

En este punto vale recordar que la actividad parlamentaria fue suprimida de manera abrupta con el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

La sangría de gremialistas obedece a varias razones, pero hay al menos cuatro puntos que sobresalen; la pérdida de poder frente a la case política; las mayores movilizaciones por reclamos que en los últimos 15 años demostraron los movimientos sociales; la crítica que los trabajadores le hacen a la CGT por dilatar medidas de fuerza; y el desprestigio de algunos dirigentes sindicales que, lejos de traccionar votos -como ocurrió en algún momento de nuestra historia- los expulsa.

Uno de esos ejemplos bien podría Luis Barrionuevo, el dirigente que lleva 34 años al frente del gremio gastronómico.

El 27 de octubre pasado, Barrionuevo encabezaba la lista de diputados nacionales por la provincia de Catamarca en representación de Consenso Federal, el espacio que llevaba como candidato a presidente de la nación a Roberto Lavagna.

El dirigente gremial no llegó al 5% de los votos. Es decir menos que los sufragios en blanco que representaron el 9%.

 NA 162

NA 162

El otro sindicalista de renombre que quedó fuera del parlamento nacional, en este caso de la Cámara de Senadores, es el petrolero Guillermo Pereyra, del Movimiento Popular Neuquino.

Obtuvo el 22% de los votos y quedó detrás del Frente de Todos (35,59%) y de Juntos Por el Cambio (32,38%).

De esta manera, Pereyra, que renovaba su banca, quedara fuera de la Cámara Baja.

Desde la vuela de la democracia, en 1983, a la actualidad, el número de representantes de los trabajadores bajó de 23 a 12. El descenso de los gremialistas en la Cámara Baja es más pronunciada aún si se los compara con los 39 legisladores de extracción sindical que habían ingresado en 1973 y cuyo mandato se interrumpió abruptamente con el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

En 2019 la representación obrera es de apenas 4,66%.

La cifra se repetirá después de la jura de los nuevos diputados que asumirán después del recambio presidencial el 10 de diciembre, ya que durante las pasadas elecciones, no ingresó ningún representante gremial. Pero tampoco disminuirá porque ninguno había puesto en juego su poltrona.

El estudio de “Iniciativa ciudadana, quiero saber”, y basado al análisis de las estadísticas de la Dirección de Información Parlamentaria del Congreso Nacional, informa que “en el período comprendido entre la vuelta de la democracia y 1993 los legisladores del movimiento obrero se redujeron de 39 a 23. De 1993 a 2003, pasaron a ser de 23 a 17, y entre 2003 hasta 2011, el número se redujo a 13”.

Y de esa fecha a 2019, a los 12 ya mencionados.

Medido en porcentaje, las cifras quedan aún más patentizada. Entre 1973 y 1976 la representación de la clase trabajadora en el parlamento nacional era del 34%.

Entre 1985 y 1987, disminuyeron al 29,7%.

De 1987 a 1989 los diputados sindicales llegaban al 24,7% entre los 257 integrantes de esa cámara.

Desde 1989 a 1991 la cifra bajó al 20%; de 1993 a 2003, el descenso llegó al 8,9%; y ya entrado en la era kirchnerista la escasez de dirigentes gremiales en las listas hizo que entre de 2003 y 2011 esa expresión disminuyera al 5,0% hasta llegar a la mínima expresión actual de tan solo el 4,66%.

Como se puede observar, a lo largo de los años, lejos de fortalecerse el poder sindical se fue devaluando período tras período legislativo.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Politica

Un revés para los planes de Fernández en la región

Avatar

Publicado

on

El presidente electo contaba con el apoyo de Morales para conformar una nueva unidad de gobiernos progresistas en América Latina

La renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia se convirtió ayer en el primer revés que el presidente electo, Alberto Fernández, deberá superar en su objetivo de reeditar la unidad del progresismo regional que el kirchnerismo proclamó durante la década pasada.

Fernández denunció ayer que lo ocurrido en Bolivia se trató de un “golpe de Estado”. Felipe Solá y la vicepresidenta electa, Cristina Kirchner, también expresaron esos términos, al igual que otros países de la región.

“En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente”, escribió Fernández ayer en Twitter.

En los últimos días, el presidente electo había explicitado su apoyo a Morales, ante lo que él consideraba un “intento de interrumpir el orden constitucional en Bolivia”.

“Los países de la región y la comunidad internacional toda debemos seguir de cerca la situación y actuar ante cualquier hecho que implique un quiebre institucional”, había tuiteado Fernández el sábado

Las expresiones de Fernández, que en las últimas semanas había defendido y felicitado a Evo Morales, contrastaron con las fuertes observaciones y denuncias de la OEA sobre el proceso electoral boliviano. Consideró que no se puede validar los resultados de la elección y recomendó “otro proceso electoral” que cuente con nuevas autoridades para llevar a cabo comicios “confiables”. Pocas horas después, tras una “recomendación” de los militares bolivianos, Evo anunció su renuncia.

Bolivia integraba, bajo el mando de Morales, un pilar en el mapa de alianzas que trazó Fernández para la región. Ahora, ese país queda envuelto en un gran interrogante.

En el giro que Fernández quiere imprimirle a la política exterior argentina a partir del 10 de diciembre, Bolivia era uno de los países -junto con México y Uruguay- con los que el presidente electo buscaba reforzar el vínculo y conformar un nuevo polo que hiciera contrapeso a lo que los dirigentes progresistas consideran una derecha más fuerte en América Latina, con el Brasil de Jair Bolsonaro a la cabeza.

En esa línea, la relación entre Morales y Fernández se caracterizó hasta ahora por un intercambio constante de elogios. Mientras que para el ahora expresidente la victoria de Fernández en las elecciones del 27 de octubre “revivió la esperanza” en la Argentina, para el presidente electo, la gestión de Morales en Bolivia fue “un ejemplo”.

Así lo manifestó Fernández en septiembre, en plena campaña electoral, cuando viajó a Santa Cruz de la Sierra para visitar a Morales. “Has hecho una gran gestión. Es un modelo en Latinoamérica. Siento una gran admiración por vos”, le dijo.

Poco más de un mes después, Fernández felicitaba a Evo Morales por la supuesta victoria en primera vuelta, pese a las denuncias de irregularidades que se habían generado tras la interrupción durante un día de la difusión de los resultados electorales, que hasta el momento del corte planteaban un escenario de ballottage entre el mandatario y el opositor Carlos Mesa. Solo cuando se volvieron a difundir los números, horas después, Evo figuraba con los sufragios suficientes para vencer en primera vuelta.

La situación en Bolivia conformó un revés al plan del Grupo de Puebla, que ayer terminó su segunda cumbre en Buenos Aires, con Fernández como protagonista e impulsor. Hasta ayer, la reunión se había anotado un logro simbólico con la liberación del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

En esa cumbre, el presidente electo hizo anteayer una encendida defensa del gobierno de Morales.

“Tuve una charla de casi una hora con el presidente Macron. Hablamos de Lula, de Chile, de la Argentina, de Bolivia. Siento que en todo este tiempo ganaron otras voces y no supimos explicar lo que pasa en el continente. Y sentí que el presidente Macron me entendía, que entendía lo que pasa en Bolivia. Que lo que ocurre es que hay una clase dominante que no se resigna a perder el poder en manos de un presidente, que es el primer presidente boliviano que se parece a los bolivianos. Eso es todo lo que pasa”, contó Fernández, en un panel que compartió con la expresidenta Dilma Rousseff y otros dirigentes.

LA NACION

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo

Politica

La grotesca maniobra de la presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia para intentar engañar a la policía

Avatar

Publicado

on

María Eugenia Choque Quispe fue detenida en La Paz acusada de delitos electorales. Quedó en el ojo de la tormenta luego de la auditoría de la OEA
María Eugenia Choque Quispe. (Photo by AIZAR RALDES / AFP)
María Eugenia Choque Quispe. (Photo by AIZAR RALDES / AFP)

María Eugenia Choque Quispe, quien este domingo renunció de manera “irrevocable” a la presidencia del Tribunal Supremo Electoral (TSE), fue detenida en las últimas horas, en medio de las manifestaciones que se registran en el país tras la dimisión del jefe de Estado de Bolivia, Evo Morales. Pero la mujer, antes de ser aprehendida, ensayó una grotesca maniobra para intentar eludir a las autoridades que finalmente no prosperó.

 En un operativo que realizó el Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) de la Policía Boliviana en La Paz se capturó a la ahora exlíder del TSE, dentro de las órdenes que hay contra los miembros de ese tribunal por el manejo que se le dio a las elecciones del 20 de octubre. Pero Choque Quispe no estaba como siempre suele vérsela: se había disfrazado.

Esta señora se encontraba vestida de hombre, esto hace pensar que estaba por evadir sus responsabilidades y distraer la atención del personal encargado de su búsqueda y aprehensión”, manifestó Yuri Calderón, jefe policial, en conferencia de prensa.

Además, agregó que fueron detenidas “en flagrancia, haciendo preparativos para emprender su salida de la ciudad de La Paz, disimularon su apariencia para que las autoridades no se den cuenta de que se trataba de las personas que buscábamos”.

María Eugenia Choque Quispe, ex presidenta del Tribunal Superior Electoral de Bolivia (Foto gentileza diario El Deber)

María Eugenia Choque Quispe, ex presidenta del Tribunal Superior Electoral de Bolivia (Foto gentileza diario El Deber)
Las autoridades tienen previsto dar una rueda de prensa sobre ese operativo, que se realiza luego de que la Fiscalía anunciara del inicio de un procesamiento a los miembros del TSE por irregularidades detectadas por la OEA en las elecciones, que pueden conllevar “ilícitos penales y electorales vinculados al cómputo de los resultados oficiales”.

Al presentar su renuncia, Choque Quispe dijo que lo hacía para someterse a “cualquier investigación”, luego de un informe de la OEA que señala “presuntos hechos irregulares” en las elecciones del 20 de octubre.

La Organización de Estados Americanos (OEA) emitió a primera hora del día un informe que advierte de serias de irregularidades en el cómputo de resultados de los comicios, tras los que el órgano electoral dio vencedor al presidente Evo Morales para un cuarto mandato consecutivo. “El equipo auditor no puede validar los resultados (..), por lo que se recomienda otro proceso electoral”, señala el informe.

Posteriormente el ahora ex presidente Morales, sin citar el informe de la OEA, anunció que habría nuevos comicios y que cambiaría a los miembros del Tribunal Supremo Electoral.

 “He tomado conocimiento del informe de hallazgos preliminares y en ese contexto presento mi renuncia irrevocable”, dijo la ahora expresidenta del TSE.

Con “el fin de someterme a cualquier investigación que sea necesaria para aclarar este hecho con la firme convicción que no he realizado ninguna acción para alterar la voluntad soberana del pueblo boliviano”, concluyó en su carta al vicepresidente.

La renuncia de Evo

La noticia de su partida se conoció cuando las cadenas de televisión de Bolivia mostraron imágenes del avión presidencial despegando desde el aeropuerto de El Alto. El destino del mandatario fue en un primer momento desconocido y, de hecho, provocó todo tipo de rumores. Pero finalmente se lo vio bajar de la nave en la ciudad de Chimoré, en la Provincia de José Carrasco, en el Departamento de Cochabamba, su principal bastión electoral.

INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Seguir leyendo

Politica

Gustavo Sáenz: “Acá no hay vencedores ni vencidos, hay que trabajar juntos por Salta”

Avatar

Publicado

on

Sáenz, más allá de la abultada diferencia, salió con un mensaje unificador y llamó a sus opositores a trabajar hombro a hombro. Aunque primero agradeció a los salteños.

“Gracias de todo corazon a todos y cada uno de ustedes que nos acompañaron en esta gran eleccion. Desde el primer momento dijimos que este es un frente salteño, que le abríamos las puertas a todos los que querian participar y así lo hicimos. Recorrimos los pueblos, escuchamos a la gente. Siempre dijimos que esta no era una eleccion nacional, por eso no buscamos la bendicion de nadie más que del pueblo salteño”, indicó.

Adrián Valenzuela: “Hubo un recambio político importante”

Cristina Fiore: “Nos vamos a constituir como la principal fuerza de oposición”

 

Y añadió: “Que gran desafío que tenemos en nuestras espaldas, porque empezamos una nueva historia en Salta y para eso tenemos que estar más juntos que nunca. No debemos permitir que la grieta que separa a los argentinos llegue a Salta, no lo vamos a permitir. Acá no hay vencedores ni vencidos, sino que los salteños decidieron que trabajemos juntos por un bien común. Por eso agradezco los llamados de Leavy y Olmedo, y quiero convocarlos para trabajar juntos, porque Salta así lo necesita”.

Sáenz mencionó el saludo del gobernador JUAN MANUEL URTUBEY y señaló: “Quiero agradecerle su llamado y la predisposición porque mañana vamos a reunirnos para arrancar con la transición”.

El gobernador electo también manifestó que recibió felicitaciones del presidente electo y un pedido especial. “El presidente electo dijo que ojalá que podamos trabajar juntos. Yo le digo quédese tranquilo señor presidente, que vamos a trabajar juntos así se terminan las desigualdades y el federalismo que han mantenido en el olvido a las provincias del norte”, expresó.

 https://www.eltribuno.com/

Seguir leyendo

Más Vistas