Connect with us

Negocios

Telefónica acudió a Dante Sica por la fusión Telecom-Cablevisión

Avatar

Published

on

En una carta a Dante Sica, flamante ministro de Producción, reiteró el fuerte cuestionamiento a que se habilite una posición “absolutamente dominante” en telecomunicaciones, banda ancha y TV paga.

Telefónica elevó una carta al ministro de la Producción, Dante Sica, para volver a impugnar las resoluciones por las que se aprobó la fusión de Telecom y Cablevisión, tras haber presentado previamente dos notas a la Secretaría de Comercio por el mismo motivo y no haber obtenido respuesta. La empresa pretende así agotar todas las instancias en el Poder Ejecutivo, antes de iniciar acciones judiciales, porque la Secretaría de Comercio al no responder la impugnación tampoco elevó las actuaciones a la Cámara Civil y Comercial, como prevé la legislación.

La carta a Sica se fundamenta en que el Ministerio de Producción tiene carácter de alzada con respecto a la Secretaría de Comercio, que es la autoridad de aplicación de la ley de defensa de la competencia hasta que sea elegido el tribunal que establece la norma legal.

Según fuentes de Telefónica, la fusión Telecom-Cablevisión “va contra cualquier antecedente de un país candidato a entrar en la OCDE, no fomenta la competencia y protege a un actor de características monopólicas”.

De acuerdo con las mismas fuentes, la fusión implica “la creación de una nueva empresa con una posición absolutamente dominante, al ser el único oferente con capacidad actual e inmediata para ofrecer en el mercado ofertas convergentes triple y cuádruple play, y refuerza su posición dominante en los mercados de TV paga y de banda ancha fija en claro detrimento del resto de los prestadores”.

Añadieron que el ENACOM considera que la empresa fusionada sólo tiene posición de dominio en aquellos mercados locales en los que la cuota de banda ancha excede el 80% de participación, mientras en el promedio de países de la OCDE, esa cuota es del 33% y en México del 50%.

También resaltaron que la Secretaría de Comercio solo dispone la desinversión del 2,5% de clientes a nivel nacional a favor de la firma Universo Net “que no es un serio competidor en la zona de incumbencia de la fusionada”.

Asimismo objetaron que “la resolución no impone medidas efectivas para que los competidores puedan acceder a las redes fijas de la empresa fusionada”. Y que además “no establece ningún tipo de condición para evitar que Telecom pueda tener acceso preferente a contenidos relevantes para la competencia, ni ha establecido reglas para su comercialización sin discriminación para todos los competidores”.

Lo que Telefónica reclama al Gobierno es que se impida a la empresa fusionada ofrecer servicios convergentes, mientras que no haya ofertas comparables de otros operadores convergentes en la localidad donde reside el cliente. También que se le impidan las ventas atadas, de modo que siga ofreciendo a sus clientes la posibilidad de adquirir por separado todos los servicios de la oferta convergente (móvil, banda ancha fija, telefonía y TV paga) a precios replicables por sus competidores.

Según las fuentes de Telefónica, también se reclama al gobierno que la empresa fusionada devuelva con carácter inmediato las licencias de uso de espectro que exceden el límite legal de 140 MH, mientras la resolución oficial le da dos años para la devolución.

Paradojas de la economía macrista para Clarín
Nunca como con Macri las condiciones políticas para la expansión del multimedio fueron tan favorables. Sin embargo, la política económica del Gobierno atenta contra su consolidación.

Por: Martín Becerra
El discurso de Héctor Magnetto en la reunión anual de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) del 16 de agosto tuvo un sabor especial, hablaba allí por primera vez después de haber hecho cumbre en el volcánico empresariado argentino gracias al aventón de Mauricio Macri a la megafusión Cablevisión-Telecom: “Los ciclos suelen asumirse con espíritu refundacional y los actores apuestan a maximizar su beneficio inmediato, lo que frente a las dificultades complejiza los acuerdos y consagra respuestas coyunturales” dijo el CEO del Grupo Clarín. Lo escuchaba (y leía en pantalla) un auditorio masculino del gremio patronal creado en 2002, en plena salida de la convertibilidad, para sortear el impacto de la crisis y del shock devaluatorio. Ciclos.

La inédita expansión del Grupo Clarín aprovecha las mejores condiciones políticas pero soporta malas condiciones económicas. Si bien el rumbo de la regulación estatal desde diciembre de 2015 tuvo como principal meta el derribo de cualquier obstáculo que se interpusiera en el desembarco de Clarín en el redituable sector de las telecomunicaciones (lo que motivara en parte su pelea con Néstor Kirchner en 2008), para lo cual el gobierno de Macri no vaciló en gubernamentalizar la autoridad de aplicación (creando el ENaCom) y en manejar las comunicaciones vía decretos y resoluciones que, en otra época, hubiesen sido objetadas por su inherente “inseguridad jurídica”, por otro lado la recesión de una economía cada vez más dolarizada cuya dependencia de acreedores externos vuelve a condicionar las principales variables de desarrollo, afecta los ingresos y la expectativa de consolidación de la posición dominante alcanzada tras la fusión Cablevisión-Telecom.

Alejandro Bercovich 💚

@aleberco

Comité de crisis en el Sheraton: AEA convocó a los empresarios top del país en medio del escándalo de los cuadernos y la corrida al dólar. Acá Rocca (Techint) conversa con Magnetto (Clarín). A su lado, Pagani (Arcor) con González Fraga (BNA). Cerca, José Cartellone.

Entre las condiciones subjetivas del momento político y las objetivas de la estructuración de la economía, el Grupo Clarín enfrenta un dilema que no impacta tanto sobre sus competidores Telefónica o Claro pues, como explica Jorge Fontevecchia al recordar la extranjerización de la economía argentina de los últimos 25 años (el 68% del PBI es generado por compañías multinacionales) “como las subsidiarias locales de las multinacionales están obligadas a hacer sus balances en dólares para consolidarlos con los de sus casas matrices, nunca planificarán en pesos y toda la devaluación pasará más temprano que tarde a precios”. Por lo que las devaluaciones, antes que como esos trampolines de competitividad soñados por José Ignacio de Mendiguren, funcionan como fábricas de pobres e indigentes.

En el encuentro corporativo de Clarín de noviembre de 2017, Magnetto declaró que “la competencia no solo surge del sector sino de afuera”, aludiendo no sólo a Telefónica o Claro, sino también a híbridos tecnológicos como Netflix o Google. Esos competidores de la convergencia digital pueden fondearse en dólares con mayor facilidad gracias a su escala regional o global de operaciones. Aunque es dudoso que la actual esterilidad económica de la Argentina atraiga el interés de inversores parcial o totalmente externos, a mediano plazo ellos u otros conglomerados globales pueden eventualmente capturar a bajo precio –para ellos- parte del aparato productivo local. Tal vez la vigente Ley de Preservación de Bienes y Patrimonio Culturales de 2003, injustamente bautizada Ley Clarín”, necesite ser reciclada.

A diferencia de Arcor, Techint o Los Grobo, que diversificaron su producción y sus ventas al ritmo veloz de la fase más reciente de globalización capitalista, los clientes de los productos y servicios del Grupo Clarín viven en la Argentina y sus ingresos –y empleos- están severamente afectados por el ajuste en curso. Aunque el teléfono es un servicio básico que aún en tiempos de crisis resulta vital, otros servicios de comunicación pueden ser percibidos como suntuarios cuando acecha la malaria. E incluso el gasto en telefonía es pasible de recortes mediante el pasaje de abonos a prepagos.

La rentabilidad de Clarín, su plan de inversiones, su búsqueda de financiamiento (el fondeo externo con ingresos locales es mal asunto) y su expectativa de consolidación dependen de que la economía argentina no se hunda. Por eso en AEA Magnetto dijo que “el rompecabezas productivo requiere sostener una diversificación que reduzca dependencias extremas y favorezca un desarrollo más integrado, social y geográficamente”. Y añadió, en un fragmento de su discurso dedicado a levantar la estima del sector privado en el medio de las confesiones de coimas y corrupción de buena parte de su cúpula, que “el capital nacional está llamado a crecer aún más si queremos un modelo de inserción global alineado a nuestros intereses. El impulso a las Pymes pero también a las multinacionales argentinas debiera ser un objetivo estratégico”.

Para un directivo como Magnetto, curtido en mil negociaciones con gobiernos civiles y militares y en jugadas osadas con anunciantes de todo pelaje y color para convertir primero el diario en un grupo multimedios y, luego, el multimedios en el mayor conglomerado infocomunicacional del país, no es una buena noticia la restauración de un ciclo de ajuste inflexible que contrae el mercado interno, devalúa la moneda y emparcha el déficit con endeudamiento externo en un contexto de fuerte inflación.

La temperatura de esta paradoja la expresan los editorialistas y columnistas políticos del Grupo, dedicados a una insistente oposición de la oposición política, mientras que los panoramas económicos (en particular las notas en distintos formatos de Marcelo Bonelli) no ahorran críticas a las decisiones oficiales y exponen algunas de sus consecuencias más evidentes.

La paradoja entre gozar del mayor favoritismo gubernamental entre los muchos de los que supo gestionar Magnetto y, sin embargo, padecer la contracción de la economía que es su fermento natural, es el anverso exacto de situación de la conducción de Clarín durante la primera presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, cuando se desató una guerra política que contrastaba con la fertilidad de sus ganancias. Al abuelo del actual ministro del Interior, Rogelio Frigerio, la ironía que contiene esta paradoja le hubiera dibujado una mueca parecida a la sonrisa.
Fotos: Telefónica. Noticias Argentinas
Fuentes: Ámbito Financiero, La LetraP

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Negocios

Telefónica busca socio o comprador

Avatar

Published

on

fuenteLa compañía está tras un “experto en mercados regulados” para hacerse cargo de una operación que perdió atractivo y tiene un futuro gris.

El cartel ya está puesto hace rato y la coyuntura dieron la razón a quiénes decidieron no batallar más en este mercado. Telefónica de Argentina está ofrecida al mejor postor. No sorprende porque es una historia que se remonta a una decisión estratégica tomada por la asamblea de accionistas en Madrid y que implica una reconfiguración global de la empresa que, casualmente, pudo transformarse en una A fines de noviembre de 2019, la empresa anunció que se concentraría en mercados estratégicos como España, Reino Unido, Alemania y Brasil; con lo que la operación en los países que anteriormente pertenecían a Hispam Norte (Colombia, Ecuador, Venezuela y México) e Hispam Sur (Argentina, Chile, Uruguay y Perú), iban a conformar un solo bloque: Telefónica Hispanoamérica.

Los dos grandes mercados de la región se bifurcaron: en Brasil tenía una posición relevante, pero en México inmediatamente le colocó el cartel de “se busca socio o comprador”. Es que, aun siendo el segundo de la región, allí reina el imperio de Carlos Slim (en nuestro país representado, por ahora, con la marca Claro).

Anteriormente ya se había desprendido del negocio de telefonía móvil en Centroamérica y se retiró dejando ese mercado que en conjunto atendía a casi 13 millones de usuarios a América Móvil (Claro) y Tigo.

El bloque al que se puso en marcha la búsqueda de socios locales abarca las operaciones de en las filiales de México, Argentina, Chile, Colombia, Venezuela, Ecuador, Uruguay y Perú. En su último balance conocido representaba aproximadamente 20% de la facturación del grupo de telecomunicaciones español.

Las alternativas que explicitaron las autoridades de Telefónica incluían la asociación con empresas locales o incluso la venta, si existía un genuino interés y el precio era el estimado como conveniente. Hay dos países en que las cosas han ido de mal en peor: Venezuela y Argentina. No hay que ser muy sagaz para explicar las razones que ansían poner fin a un mercado que supo estar a la vanguardia por su fuerte expansión. Pero la maraña de controles y la multiplicidad de tipos de cambio, principalmente, achicaron e hicieron inviable el negocio.

En cuanto a las cifras, la pandemia también las afectó en 2020. Los ingresos de Telefónica en su unidad Hispam, cayeron un 17,9 % en 2020 hasta € 7.922 millones, a causa de la depreciación de la moneda en la región y el impacto del coronavirus. En el caso particular de Argentina, Telefónica Argentina facturó € 1738 millones, un 19,6 % menos que el año anterior. O sea, apenas dos puntos más de caída que el promedio de la región. Los beneficios fueron de € 355 millones, un 28,9 % menos.

Sin embargo, la decisión de arriar su bandera tiene una larga historia. En nuestro país, hace 20 años que nunca pudo volver al paraíso tarifario del que gozó desde su privatización hasta el estallido de la convertibilidad y la pesificación de sus balances. El último año también tuvo varias noticias adversas que fortalecieron su decisión: el control de precios, la declaración de servicio público de su oferta y las restricciones cambiarias que amenazan devaluar aún más su lugar en el conglomerado.

Interesados nunca falta. Es más, en estas semanas se autoproclamó como firme candidato el Grupo Olmos, que gestiona medios de comunicación (Crónica TV, Diario Crónica, Diario BAE Negocios y Revista 23, entre otros) y empresas de servicios (medicina y seguros) vinculados con las obras sociales sindicales. Quizás recordando a lo que ocurrió hace una década con el traspaso de C5N y Radio 10 al holding oficialista de Cristóbal López o recientemente con la venta de Edenor al grupo de Vila-Manzano, algunos ven en esta empresa algunas de las atribuciones que fortalecieron la posición negociadora de los mencionados anteriormente: aceitadas relaciones con el Gobierno y su expertise en “mercados regulados”.

¿Alcanzará para quedarse con Telefónica? En Madrid no ven con malos ojos salir totalmente de este laberinto, pero trasmiten que no tienen apuro. No tienen urgencia por liquidar a cualquier precio y son menos vulnerables que los que son “invitados” a vender, y como decía don Corleone, no se podrían rehusar. Nuevamente, será parte de una larga negociación con tiempos con fuerte ritmo político.

 

Tristán Rodríguez Loredo

FUENTE : PERFIL

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Negocios

Deudas millonarias y engaños a figuras políticas: la peligrosa vida del financista encontrado muerto en Puerto Madero

Avatar

Published

on

 Exequiel Mercado Zuliani fue hallado ahorcado anoche en su departamento de un exclusivo complejo de la zona, flanqueado por juicios y acreedores a los que les había prometido ganancias millonarias con un esquema de juegos bursátiles. Sus planillas de cálculo para convencer a clientes y un Audi A4 con papeles falsos
ffahsbender@infobae.com

Mercado Zuliani, en una foto difundida en redes sociales por sus acreedores.

Los corderos convertidos en lobos habían empezado a aullarle tiempo atrás.

Había uno en particular, un joven broker de una prestigiosa inmobiliaria porteña que se había encontrado a través de amigos en común con Exequiel Mercado Zuliani, 34 años, un chico maravilla de las finanzas y el negocio bursátil. Le había ofrecido, básicamente, un contrato de mutuo, la clásica base de cualquier estafa en el mercado porteño del dinero: Exequiel, socio en diversas empresas como DMZ Group, con un historial como empleado en firmas del negocio de las inversiones, le ofrecía una renta a cambio de una inversión, hacer trabajar su dinero en “put options” y “call options”, compras y ventas de acciones en un juego veloz.

“Hay una lista de difusión donde mando las noticias más relevantes del minuto a minuto del mundo y local. A su vez doy recomendaciones de inversión, etcétera. ¿Te interesa que te agregue?”, le aseguró Mercado. No era un simple cuevero, un cambiacheques o un jugador de liga baja en el submundo del dólar. Hasta tenía un newsletter en formato PDF donde difundía “oportunidades”. Mercado jugaba a otro nivel.

Así, el broker se interesó, con un trato a mediados del año pasado que nunca fue bancarizado. Exequiel prefería recibir su dinero en efectivo, o a través de billeteras virtuales con cuentas que contenían su nombre, pero no una transferencia clásica. La compra de dólar bolsa con el juego de “rulos”, transformaciones cambiarias para generar ganancias, era otro de sus trucos.

Zuliani en una cena con un familiar, años atrás.Zuliani en una cena con un familiar, años atrás.

El joven financista era meticuloso, al menos en sus comunicaciones por WhatsApp: le enviaba al broker planillas constantes y gráficos, ventas y rentas, tests de salud del mercado en su newsletter. El broker, eventualmente, vio dinero, hasta que dejó de verlo. Mercado Zuliani comenzó a esquivarlo, a dejar de pagar. El inversor no lo denunció penalmente. Ese dinero que habían invertido eran sus ahorros atravesados por el mercado del dólar blue, dinero que le costaría justificar ante un juzgado penal. “Hoy me debería entrar una buena suma de dinero pero hasta que no la tengo en la mano no te quiero asegurar nada. Yo te mantengo al tanto”, le dijo Zuliani a mediados de diciembre pasado.

Entonces, el broker prefirió otra vía: la de la intimidación. “Más te vale que escondas a tu mamá y a tu papá porque no le metes la mano en el bolsillo a nadie más”, le lanzó por WhatsApp a fin del año pasado: “¡No le metés la mano en el bolsillo a nadie más!”. Exequiel, poco después, dejó de contestar.

Mercado Zuliani se quebró a comienzos de esta semana, accedió a pagar, dos millones en ganancias que le debía al broker, todo a través de un intermediario. El broker esperaba cobrar su dinero literalmente hoy, 22 de enero. Ayer por la noche, decidió olfatear la situación, ante la chance de que el financista se desvaneciera otra vez, cansado de sus viejas excusas.

Así, lo llamó al contacto en común ayer por la noche: “Bancame”, le dijo el contacto, “que Exequiel se mató”.

En ese momento, en un departamento del exclusivo edificio La Porteña sobre la calle Martha Salotti al 400, uno de los desarrollos más costosos de Puerto Madero, la división Homicidios de la Policía de la Ciudad encontraba al financista ahorcado en el baño, su cuello en una cuerda. El caso quedaba en manos del fiscal Eduardo Rosende, Fiscalía N° 48. Todo apunta a un suicidio. Se espera el resultado de su autopsia: sus lesiones, indicó un médico legista, son compatibles con una asfixia por ahorcamiento. Se encontró una carta en el lugar en donde según información de Télam les pedía perdón a sus padres, hoy en Tierra del Fuego.

Sin embargo, antes de morir, no les pidió perdón a sus acreedores.

Convincente: uno de los chats de Mercado Zuliani con una de sus víctimas. Convincente: uno de los chats de Mercado Zuliani con una de sus víctimas.

Hay testimonios cerca de Exequiel en manos de la Justicia que hablan de que se preparaba para liquidar deudas por “400 millones de pesos”, con graves problemas en La Rioja, donde había fijado domicilio en Chilecito. Sin embargo, en otro punto de Buenos Aires, una vieja conocida del financista se lamenta ante el hecho de que los muertos no liquidan sus deudas en negro.

Había sido su compañera en una firma inversora que Mercado Zuliani había fundado a comienzos de la década pasada. El financista la sorprendía: un chico joven con socios que lo doblaban en edad, en una firma que operaba para una poderosa empresa del negocio, que vivía con lujos, un domicilio en un departamento en la calle Juana Manso de Puerto Madero, su domicilio fiscal.

Volvió a su vida años después: a comienzos del año pasado, la convenció de aportar 40 mil dólares para invertir, le aseguró que trabajaba para un banco internacional, le habló del mecanismo del rulo. Al final, la ex compañera y su marido lo siguieron hasta un hotel también en Puerto Madero. Llegaron y ya se había ido. Mercado Zuliani lo abandonó con un rastro de cuentas impagas y bolsas de ropa de marca que quedaron en su habitación. Se formó una suerte de chat de víctimas cuando la mujer visibilizó su reclamo. Tampoco fue a la Justicia. Habría otras víctimas, personajes de la farándula, figuras de televisión que ante la consulta niegan conocer al financista hoy muerto.

Otros, en cambio, sí fueron a Tribunales.

Ejecución contra Mercado Zuliani, documento del Juzgado Comercial N°23. Ejecución contra Mercado Zuliani, documento del Juzgado Comercial N°23.

Información del fuero comercial revela situaciones llamativas, años de litigios. Fue demandado por un empresario porteño en 2018 por cobro ejecutivo, en un expediente que llegó a manos del Juzgado N° 5 del fueroel empresario, dedicado al rubro electrónico, le reclamó 580 mil pesos de deuda original y más de 170 mil pesos en intereses, con una orden para un embargo preventivo contra Mercado Zuliani en noviembre de ese año.

Se libraron oficios desde el juzgado a diversas entidades como JP Morgan, que certificó en 2019 que Mercado Zuliani no era cliente de la poderosa financiera.

No fue lo único. Tuvo otra demanda por cobro ejecutivo dos años antes, de otro empresario, más acaudalado. En julio de 2016, la jueza María José Gigy Traynor, subrogante del Juzgado N° 23, ordenó “llevar adelante esta ejecución contra Exequiel Alcides Mercado Zuliani hasta hacerse el acreedor íntegro pago del capital reclamado de pesos dos millones quinientos cuarenta y seis mil ($2.546.000.-) con más los intereses según la tasa activa que percibe el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones de descuento de documentos a 30 días”. Su defensa respondió meses después con diversas nulidades.

Su abogado luego dijo desconocer totalmente la deuda invocada y negó haber firmado un pagaré. El abogado que patrocinó la demanda reclamó por los montos impagos al menos hasta agosto de 2020.

En el medio, otro jugador se presentó en el expediente: un reconocido hombre de la política planteó su derecho sobre el dinero con un recurso que fue concedido por la jueza, un reclamo de más de medio millón de pesos.

Le reclamaba, precisamente, por un Audi A4 modelo 2012.

Otro documento: JP Morgan dice desconocerlo. Otro documento: JP Morgan dice desconocerlo.

El hombre de la política, cuentan fuentes cercanas al trato, lo había conocido en 2013, se reunió con él en su departamento de Puerto Madero luego de una presentación de un amigo en común. Tras la venta, Mercado Zulaini le dejó de contestar. Los papeles que marcaban al auto como libre de deudas eran falsos. El vehículo tenía deudas por multas en varias provincias, 60 mil pesos en Córdoba.

Así, el Audi terminó cuatro años en una cochera.

FUENTE : INFOBAE

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Continue Reading

Negocios

Anticipa elDiarioAR: Alberto Fernández impugna la fusión FOX-ESPN

Avatar

Published

on

La AFA acaba de prorrogar hasta 2030 el contrato con las dos empresas que pertenecen al gigante Disney. Pero el Presidente no avala la operación global y no se conforma con cesión de derechos para la TV Pública: quiere mayor competencia. Diferencias en el Gobierno por un mercado oligopólico

Por: Diego Genoud, @otro_periodista
Alberto Fernández ya se lo dijo a sus ministros más de una vez: “No me alcanza con que cedan contenidos. Yo lo que necesito es que desinviertan”. El Presidente cuestiona la megafusión global que impactó en el negocio del fútbol en Argentina con la sinergia de las cadenas deportivas Fox Sports y ESPN porque acentuó todavía más el carácter hiperconcentrado de un mercado que mueve millones de dólares. Un funcionario de su máxima confianza le aseguró a elDiarioAR que Fernández está muy atento al tema. Sostiene que la adquisición de Fox por parte de Disney -dueña también de ESPN- es “un exceso enorme y no es posible aceptarlo” y afirma que el Estado nacional debe promover la competencia.El Presidente espera un pronunciamiento en ese sentido de la Secretaría de Comercio que dirige Paula Español y desoye a los funcionarios de su propio gobierno que le piden que avale la fusión a cambio de que las empresas cedan algunos partidos del fin de semana para la televisión pública. “Tienen la exclusividad de la Copa Libertadores, la Sudamericana, la mitad del fútbol local y otros deportes como el básquet y el tenis. Van a tener que desprenderse de algo”, le dijo el Presidente a uno de sus ministros, según pudo reconstruir este diario de altas fuentes del Gobierno.

Si Fernández cumple con lo que afirma en privado, la definición debería llegar en poco tiempo porque las compañías cuestionadas acaban de cumplir con una de sus grandes metas para 2021. Lo dieron a conocer el 1 de enero, en el primer día hábil del año electoral. Con la lógica de un negocio privado que consumen millones de personas dentro y fuera del país, la AFA y la Liga de Fútbol cambiaron de planes de la noche a la mañana, guardaron las cartas documento, dieron marcha atrás con la rescisión del contrato que habían anunciado en octubre y decidieron renovar el acuerdo para la televisación del fútbol con Fox Sports hasta 2030. Así saldaron una disputa feroz entre gigantes del mercado para quedarse con los derechos para transmitir el deporte más popular de la Argentina y apropiarse del botín más codiciado. Hace dos semanas, Carlos “Chiqui” Tapia y Marcelo Tinelli cerraron un acuerdo por 45 millones de dólares con el presidente The Walt Disney Company Latin America, Diego Lerner, para que la empresa que era dueña de ESPN y en 2019 adquirió Twenty-First Century Fox a nivel global conserve el 50% de los derechos de televisación.

Derrotada quedó TNT Sports, propiedad de Turner Internacional, que tiene la otra mitad del negocio del fútbol premium en Argentina, había hecho una oferta para quedarse con todo y hasta había puesto plata por adelantado. La batalla se libró a nivel judicial en el terreno local y llegó a Estados Unidos, donde los intereses de los dos monstruos globales entraron en contradicción. La primera definición llegó en octubre pasado, cuando el fallo de un juez civil y comercial de primera instancia local, Horacio Robledo, le dio la razón a Fox Sports Latin America Holdings LLC -ahora Disney- en la cautelar que había presentado. “Fue una jugada fuerte de Turner local, que se dio cuando la fusión complicaba a Fox y quiso quedarse con todo. Pero cuando Disney se avivó y lo elevó a Estados Unidos, se la voltearon”, le dijo a elDiarioAR un actor que participó de las negociaciones. Para obtener el fallo favorable, la controlante de Fox Sports pagó una fianza estimada en 5 mil millones de pesos, pero la AFA apeló y el proceso siguió adelante: pendiente quedó un fallo de la Cámara de Apelaciones que algunos en el gobierno todavía suponen puede hacer caer la medida cautelar.

Qué fue lo que determinó el giro de las autoridades del fútbol argentino es materia de interpretación y versiones de todo tipo entre los clubes, las empresas cableoperadoras y el ancho oficialismo del Frente de Todos. No todos están conformes y algunos consideran que existió un aval oficial para que Tapia y Tinelli cambien por completo su criterio y cierren con la Fox/Espn/Disney. El Gobierno intervino formalmente en las negociaciones a través del ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, el secretario de Medios, Francisco Meritello, y el gerente de Relaciones Institucionales de YPF, Santiago Carreras, un dirigente de La Cámpora que representa la postura de Máximo Kirchner en el rubro del fútbol. Lo hizo, según repiten en Casa Rosada, sólo para lograr que la televisión pública pueda transmitir de manera gratuita tres o cuatro partidos por fin de semana, algo que ya se acordó en el caso de Disney y sigue en tratativas con TNT Sports. El Presidente quiere que la TV paga ceda un partido por día de viernes a lunes, pero que el partido sea sorteado para que se pueda ver por TV abierta a todos los clubes y no que las compañías liberen solo los encuentros que juegan los equipos más chicos.

Según lo que afirman los funcionarios de Fernández, ante el conflicto judicial entre los gigantes del negocio de la TV paga, el Ejecutivo nacional se abstuvo de intervenir y recién retomó las negociaciones con las empresas en los últimos 10 días, después del acuerdo de la AFA con Fox. Otro actor que también estuvo sentado a la mesa de manera extraoficial y al que algunos en el oficialismo buscan responsabilizar por la definición final es Sergio Massa. El presidente de la Cámara de Diputados se alinea siempre con Tapia y tiene un vinculo estrecho con su mano derecha, Pablo Toviggino, un dirigente ligado a Gerardo Zamora que está enfrentado a Tinelli y genera mucho recelo en algunas dependencias del gobierno. Massa es uno de los dirigentes del oficialismo que tiene trato con Lerner, el presidente de Disney. Lerner no conoce al Presidente y es presentado en el oficialismo como un hombre de abiertas simpatías por el expresidente Mauricio Macri.

La batalla todavía tiene pendiente un capítulo crucial, en el que el Estado nacional debe hacer su pronunciamiento porque la fusión de ESPN y Fox precisa la autorización del gobierno. En octubre pasado, justo antes de que la AFA anunciara la rescisión del contrato con Fox por no haber informado de la compra por parte de Disney, el Gobierno difundió un dictamen de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia que rechazaba la operación y le recomendaba a la secretaría de Comercio de Paula Español declararla nula. Basado en el artículo 14 de la ley 27.442 de Defensa de la Competencia, el dictamen señaló la obviedad de un mercado hiperconcentrado, en el que la adquisición de Fox por Disney podía “restringir o distorsionar” la competencia todavía más.

La CNDC analizó la participación en el mercado y consideró que la empresa fusionada pasaría a contar con 7 de las 9 señales deportivas básicas y con casi dos terceras partes del total del rating en señales deportivas, además de la señal Fox Sports Premium que transmite la mitad de los partidos de la Superliga. Solo Tuner, TyC, DeportTV quedan por fuera del pulpo que ya cambió de estética y hasta de instalaciones. “Las señales ESPN y Fox Sports son los competidores más cercanos en el mercado de señales deportivas, la operación de fusión elimina a un competidor relevante. Por consiguiente, la operación tendría como consecuencia el incremento sustancial de la concentración en el mercado de señales deportivas con un aumento significativo en el poder de mercado y de negociación de las empresas notificantes, con el consecuente impacto en los consumidores, que podrían ver incrementado el valor del abono de televisión paga”, decía el informe. Además, mencionaba objeciones similares que la fusión de Disney y Fox recibió en países como Estados Unidos, México y Brasil, donde también se ordenó la desinversión.

Consultadas por elDiarioAR, dos altas fuentes del Gobierno que conocen el tema dijeron ahora no recordar el dictamen. La decisión final está en manos del Presidente y ahí también, como en tantos otros temas, los pronósticos y las versiones dentro del oficialismo son contradictorias. Mientras algunos confirman que Fernández ya tomó la decisión de impugnar la fusión, otros apuestan a que la terminará aprobando y sólo objetará parcialmente la operación para pedirle a las empresas que desinviertan. De ser así, el Gobierno buscaría que Disney se desprenda de una parte de los derechos de televisación que tiene y los ceda a DeportTV, la señal creada por el cristinismo que hoy sólo emite productos enlatados. En Casa Rosada, afirman que la intención es que la controlante de ESPN y Fox invierta en producción de contenidos e incorpore personal.

Los meses previos a la definición fueron de intenso fuego cruzado. Las cableoperadoras estaban entre las detractores de la operación y buscaron difundir su rechazo por todos los medios. En canales de noticias, sitios webs y ante la propia Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. El Grupo Clarín, dueño de la mitad de Tele Red Imagen (TRISA) -titular de las señales TyC Sports y TyC Max- argumentó que generaría una significativa concentración de contenido, lo cual supondría la obtención de un gran poder de mercado capaz de restringir y distorsionar la competencia entre señales, impactando en la capacidad para vender publicidad y en la posibilidad de presentarse en licitaciones por derechos de radiodifusión de eventos deportivos en vivo. Algo similar plantearon desde DirecTV, el Grupo Telefónica y el Grupo Discovery. El último actor importante en la contienda fue Telecentro, de Alberto Pierri, que inició conversaciones con la AFA para presentar una oferta propia, pero finalmente quedó muy por debajo de la escala del negocio y desistió ante la batalla de gigantes de origen norteamericano.

Los promotores de avalar la fusión dentro del gobierno sostienen que si Disney debe desinvertir el beneficiado será TyC Sports, propiedad de Clarín. Pero según pudo saber elDiarioAR, a Fernández eso no le preocupa si no hay posición monopólica. Sostiene que el gigante de capital estadounidense debe adaptarse, como sucedió en el mercado de las empresas de tecnologías de la información y la comunicación (TICs), declaradas en agosto pasado y por decreto “servicio público esencial en competencia”.

Qué dice el dictamen que Alberto Fernández puede usar para impugnar la fusión FOX-ESPN
Las dos cadenas deportivas concentran el 64% del mercado. Disney recibe denuncias y cuestionamientos de Clarín, Telecentro, Telefónica y DirecTV por su posición dominante. Estados Unidos y México obligaron a las empresas a desinvertir

Pese a que la Asociación del Fútbol Argentino decidió hace dos semanas extender hasta 2030 el contrato que le otorga los derechos de transmisión local al gigante The Walt Disney Company -que viene de comprar Fox y fusionarla con ESPN-, la operación enfrenta obstáculos considerables. Revelado ayer por elDiarioAR, el primero y más importante es el criterio que el presidente Alberto Fernández ya le transmitió a sus ministros: las empresas deben desinvertir para cumplir con la ley y evitar la posición dominante que hoy exhiben. Se suma ahora un segundo y es el dictamen de 35 páginas que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia le elevó a la secretaria de Comercio Paula Español el 5 de noviembre pasado.

Pese a que el presidente tiene funcionarios que promueven un acuerdo con Disney a cambio de la cesión de derechos de televisación, el informe -que toma como punto de partida la ley 27.442 de Defensa de la Competencia- aporta una larga lista de evidencias que sugieren una intervención estatal en el sentido contrario.

El texto es una ampliación de un primer documento presentado en marzo del año pasado, que incorporó después información de la “megafusionada”, cuestionamientos de la competencia y denuncias de cableoperadores. Los cableoperadores, entre ellos Alberto Pierri, de Telecentro, cuestionan la operación global que cambió por completo el mapa de la televisión paga en Argentina.

La compra de Twenty-First Century Fox Inc por Disney derivó en un conglomerado que hoy concentra el 64% del mercado de señales deportivas por operador de televisión paga. Fox Sports, Fox Sports 2, Fox Sports 3, ESPN, ESPN 2, ESPN 3, ESPN+ y ESPN Extra pasaron a tener un sólo dueño. Con sus tres señales deportivas básicas, Fox ocupa el 32,7% del mercado de televisión paga y, con las cuatro de ESPN, Disney concentra otro 31,3% del mercado. Por fuera, sólo existe TyC (32,4%) y DeporTV (3,5%).

De acuerdo con el dictamen de Defensa de la Competencia: “La operación trae como consecuencia que la empresa fusionada contaría con 7 de las 9 señales deportivas básicas y con casi dos terceras partes del total del rating de señales deportivas, además de la señal Fox Sports Premium que transmite partidos de la Superliga Argentina de Fútbol. Se deduce también, que, como consecuencia de la operación, el número de competidores pasaría de tres a dos”.

Las consecuencias de esa transformación son múltiples y se verifican en distintos terrenos, donde se acumulan los cuestionamientos y denuncias de empresas como Telered Imagen S-A -propiedad del Grupo Clarín y dueña de TyC-. Telefónica, Telecentro y DirecTV. En una verdadera pelea entre gigantes, Fox y Disney buscaron argumentar en su favor que se enfrentan el poder de negociación de los principales operadores de televisión paga -Cablevisión y DirecTV-, quienes reúnen el 70% de la audiencia.

ESPN y FOX Sports tienen la tajada principal de su negocio en la transmisión de eventos deportivos internacionales de alta relevancia. La Copa Libertadores (FOX), la Copa Sudamericana (ESPN) y la Recopa Sudamericana, la Champions League (FOX e ESPN), la Europa League (FOX e ESPN), la liga inglesa (ESPN), la liga española (ESPN), la liga italiana (ESPN), la liga francesa (ESPN), la liga holandesa (ESPN), la liga belga (ESPN) y la liga alemana (FOX), además del básquet de la NBA (ESPN), los torneos de tenis Grand Slams y del circuito ATP (ESPN), los torneos de automovilismo como Fórmula 1, Fórmula 2 y Fórmula 3 (FOX), y torneos de rugby como el Mundial y el Seis Naciones.

En base a ese poderío incomparable, no sólo pueden ganar la disputa de fondo con otros gigantes como Turner Internacional -que pretendía quedarse con el 100 % de los partidos del futbol local- sino también imponer condiciones en las negociaciones con cableoperadores.

Ante la Comisión de Defensa de la Competencia, las empresas distribuidoras ratificaron que las señales deportivas son muy relevantes debido a la transmisión de eventos deportivos en vivo, que los usuarios consideran fundamental para incluir en la grilla de señales.

Entre sus conclusiones, el informe apunta un dato clave en el marco de la batalla del gobierno contra los precios en el año electoral: “El incremento sustancial de la concentración como resultado de la operación implicaría un aumento significativo en el poder de mercado y de negociación de las empresas, con la posibilidad de potenciales aumentos de los precios de las señales y de los abonos que pagan los consumidores finales”, dice.

Además, remarca que, dado que las empresas comercializan sus señales de manera paquetizada, el aumento de poder de mercado en las señales deportivas podría trasladarse al resto de sus señales de televisión paga en detrimento de los consumidores, que también por esta razón podrían ver incrementado el valor del abono de televisión paga y podrían recibir una oferta más reducida, menos variada y con productos de menor calidad.

Por último, la “paquetización” mencionada podría evitar o retrasar el surgimiento en Argentina de nuevos operadores y/o de nuevas formas de comercialización de señales de televisión paga, como ser el “skinny bundle”, servicios de streaming, OTT, impidiendo o demorando la competencia y la innovación en el mercado de televisión paga.

El informe concluye sosteniendo que “la operación de concentración económica notificada tiene la potencialidad de restringir o distorsionar la competencia, de modo tal que puede resultar perjuicio para el interés económico general, en relación con el mercado de señales deportivas de televisión paga”.

Con la firma de su presidente Rodrigo Luchinsky -además de los vocales Balbin Griffa Díaz, Pablo Lepere y Guillermo Pérez Vacchini-, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia incluye una mención al índice de Herfindahl-Hirschman (IHH) como otro indicador que mide la concentración del mercado y considera que una operación puede no ser problemática desde el punto de vista de la competencia si el mercado resultante presenta un valor inferior a los 2000 puntos. Para el Departamento de Justicia y la Comisión Federal del Comercio de Estados Unidos, los valores superiores a 2500 puntos son característicos de un mercado altamente concentrado.

La fusión de Disney arroja un valor post operación del IHH que asciende a 5166 puntos lo que muestra un mercado altamente concentrado. Es por eso por lo que recibió cuestionamientos en Estados Unidos, México y Brasil, que ordenaron la desinversión de activos. El dictamen especifica que el 23 de septiembre de 2019, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acordó con las empresas la desinversión de todos los activos asociados a 22 señales deportivas regionales que pertenecían a Fox, 21 de las cuales fueron adquiridas por el grupo multimedios Sinclair Broadcast Group. La red regional correspondiente a Nueva York fue adquirida por un conjunto de inversores, entre los que se encontraba la propia Sinclair, los NY Yankees, Amazon y Redbird Capital.

En el caso de México, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó la operación sujeta a desinversiones y condicionamientos. Ordenó la desinversión de todos los activos relacionados con la provisión y el licenciamiento de los canales deportivos de FOX (FOX Sports) y prohibió que Disney provea y licencie los suyos (ESPN) con los de FOX y adquieran o produzcan contenidos deportivos en conjunto.

Decisión política para un mercado oligopólico

Por: Santiago Marino,@santiagomarino
La regulación de la concentración y la competencia en el sistema de medios y comunicación demanda articular una perspectiva más amplia que la economicista por los derechos puestos en juego. Eso incluye al subsector de la TV paga y al de los derechos de transmisión de competencias deportivas, bastión del mercado de TV sincrónica.

La operación de compra de FOX por Disney tiene un impacto potente a nivel global. Y muy significativo en el mercado local de TV paga, donde ESPN adquiere una posición dominante difícil de defender incluso desde la perspectiva liberal de la economía política de medios. En varios países (Estados Unidos, Brasil, Chile) ha sido vetada parcialmente por la configuración oligopólica en la queda la multinacional del Ratón Mickey. Estas acciones demandan siempre la combinación de informes técnicos y decisión política. Estamos hablando de negocios y también del derecho a la información de la ciudadanía. En este caso el del acceso a acontecimientos de interés cultural relevante.

El Informe Técnico elaborado en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia expone datos muy sólidos que sustentan una decisión política que ponga límites a los efectos de la expansión de Disney en el mercado de señales de TV paga en general y deportivas en particular. Pero lo central pasará por la decisión política que se tome. Los antecedentes más notorios no son felices para la perspectiva de las audiencias: el modo en que Clarín se expandió en el mercado de TV paga en los años noventa a caballo de los derechos del fútbol local, el aval a la fusión Multicanal-Cablevisión de Néstor Kirchner en 2007, la fusión Cablevisión-Telecom aprobada por el gobierno de Mauricio Macri.

Venimos de una gestión para la cual la concentración no era un problema. Ese dogma guió su política de comunicación. Esta por verse si, para el gobierno actual, el Estado tiene algo que decir al respecto. Argumentos y antecedentes internacionales para limitar el efecto de la operación sobran. Habrá que ver si decisión política también.

Fuente: elDiario.Ar

Continue Reading

Más Vistas