Connect with us

Deportes

Tiene 72 años y la llave del club para ir a tirar al aro: “Este año, que no pudimos jugar, estaba loco”, admitió

Published

on

Raúl López fue uno de los grandes del básquetbol bahiense. Su pasión no tiene freno: “A mí me gusta ganar a todo… Y estoy siempre al límite. Debo reconocer que, por ahí, a veces me paso, pero es mi carácter”, admite.

Raúl, con la mira siempre en el cesto. Fotos: Emmanuel Briane y archivo-La Nueva.

Por Fdriguezefe

Instagram: feroernando Rodríguez

Twitter: @rodriguez_

(Nota publicada en la edición impresa)

e   Tempramental, frontal, aguerrido, entusiasta, así era Raúl López cuando se mezclaba con los grandes: Fruet, Cabrera, De Lizaso, Monachesi, Cortondo y compañía.

También, más acá en el tiempo, cuando le tocó ser compañero de Hernán Montenegro, Martín Ipucha, Alejandro Navallo y tantos otros.

Así continúa comportándose entre los veteranos, cuando juega los picados informales o en la Maxi Liga.

“A mí me gusta ganar a todo –aclara, como si hiciera falta-. No me gusta perder. Y estoy siempre al límite. Debo reconocer que, por ahí, a veces me paso, pero es mi carácter”.

Pelota y llave en mano, Raúl siempre está dispuesto para jugar.

 

Disimulando los 72 años es protagonista, disfruta, se enoja, pelea y marca el ejemplo, aunque a veces su temperamento lo traicione. Es su esencia. Lo admite y lo argumenta.

“He discutido mucho adentro de la cancha. Lo que me hacía calentar era la mala intención. Siempre tuve discusiones –reconoce- porque era molesto y jugaba fuerte, pero nunca con mala fe. Ahora, si me pegaban, yo pegaba”.

   —¿Te siguen molestando las mismas actitudes?

—Sí y también cuando no te respetan. No porque desconozcan quién fui.

   —¿Y quién fuiste?

—Un buen jugador, humildemente, sin ser un fenómeno.

Raúl Héctor López se formó en El Nacional (campeón de Cadetes -1965-, Reserva de Segunda -1964-, Tercera -1965- y Segunda -1968-) y también jugó en Villa Mitre (ganó un torneo Oficial de Segunda -1977- y dos de Primera -1985 y 1988-).

Villa Mitre, campeón de Segunda 1977. Parados, desde la izquierda, Raúl Boiza, Daniel Alzueta, Ricardo Feser, Raúl López, Néstor Sánchez y Gustavo Caldarelli. Abajo: Rubén Martín, Néstor González, Roberto Capaccioni, Daniel Mariani y Marcelo Simos. También jugó Jorge Migliori. DT: A.P. Cabrera.

 

Con la selección bahiense ganó cinco Provinciales y en tres fue subcampéon; con Provincia fue campeón en los seis torneos Argentinos que participó y hasta llegó a la selección argentina, durante una gira por Bolivia.

Casado con Marta Hernández, padre de dos hijas (Soledad y Guillermina) y con tres nietos (Santino, Catalina y Justina), Raúl todavía tiene que trabajar –hace services de lavarropas- para llegar a fin de mes tranquilo.

   —Pudiste disfrutar a pleno la época de gloria de Bahía y el inicio de la Liga, jugando la B con Villa Mitre. ¿Sos de los que reniegan por no haber nacido unos años más tarde para poder vivir del básquet?

—No, lo acepto. Porque mi época fue muy linda; jugaba todos los fines de semana y también con la Selección. Sí hubiera sido lindo jugar y que encima me pagaran por hacer lo que me gustaba. Igual estoy contento de haber vivido esa época, porque sin los grandes jugadores tal vez no hubiera figurado en ningún lado.

San Luis, 1969, primer título Argentino para Raúl. Parados: Miguel Ripullone (DT), Bill A. Brusa (asistente), Giorgio Ugozzoli, José I. De Lizaso, Carlos González, Osvaldo Goizueta, Atilio Fruet, Aldaz (kinesiólogo) y Alberto P. Cabrera. Abajo: Jorge Cortondo, Alberto Galliadi, Miguel Chicharro, Miguel Requi, Raúl López y Ernesto Gehrmann.

 

Raúl habla en pasado sin dejar de disfrutar el presente.

“En marzo, cuando no podía salir, mi sobrino que vive en Estados Unidos y corre en bicicleta, y un vecino que es profesor de educación física me dieron dos rutinas: una de bicicleta y otra de pesas. Me vino bien –resalta- porque, inclusive, bajé de peso y gané masa muscular”.

   —¿Te cuidás en las comidas?

—Sí, aunque me doy un permitido. Pero eso lo hice toda la vida.

Los hábitos adquiridos, su seriedad y perseverancia se conjugan con la pasión, al punto que tiene la llave del cajón de la cortada Drago para ir a tirar al aro o armar algún partidito allí, en el Américo Mandolesi de El Nacional.

   —¿Qué te motiva a seguir cuidándote y entrenándote, más allá de tu responsabilidad por la propia salud?

—Siempre me entrené como un profesional, sin serlo, y quise dar el ejemplo, sobre todo a los más chicos. Ahora llegan cinco minutos antes, con sus zapatillitas en la mano y se van ni bien termina el entrenamiento.

   —No como hacías vos.

—Yo llegaba primero y me quedaba. Sabía que beneficiaba al equipo y a mí.

Por izquierda, con derecha, doble de Raúl, con Villa Mitre, ante Barracas, en 1984.

 

   —¿Cuánto te beneficiaron esos hábitos y cuidados?

—Yo tenía condiciones pero no era un habilidoso de aquellos. Tenía que suplir la falta de técnica con el aspecto físico. Me motivaba eso, practicar solo, tirar de zurda y de derecha; todo me ayudó a mejorar.

   —Sos zurdo y tirás con derecha. Explicame cómo lo desarrollaste.

—Soy zurdo y escribo con la izquierda. Pero tiro con las dos manos, aunque con la derecha me sale mejor, je.

   —¿El carácter te benefició?

—Sí. Imaginate que en mi época, si no tenías un poco de carácter, en las selecciones no podías jugar. Había mucha camarilla.

Rodeado de grandes, con Bahía, en Burzaco, 1971. Parados: Raúl Álvarez, José I. De Lizaso, Néstor Sánchez, Adolfo Scheines, Oscar Valussi y Alberto P. Cabrera. Abajo: Jorge Cortondo, Guillermo Faure, Raúl López, Roberto Ojunián, Alfredo Monachesi y Jorge Mc Donald.

 

   —¿Considerás que más allá de tu gran nivel quedaste un poco a la sombra de algunas figuras, como en segunda línea?

—Antes no había mucho recambio y aunque alguno jugara mal lo dejaban en la cancha. Si yo hubiera sido obsecuente, podría haber logrado muchos beneficios más, no solo deportivos, sino también económicos.

   —Esa frontalidad innegociable que te caracteriza, ¿te jugó más en contra que a favor?

—Lo importante en la vida es ser honesto, derecho e ir de frente. Es la base de mi vida. Así se lo inculqué a mis hijas. A mí me ayudó personalmente, tal vez me perjudicó en lo deportivo y económico. Lo único que cambié es la forma de decir las cosas, pero mantengo los principios.

   —¿Asumías que tu frontalidad te llevaba a ser el renegado de los grupos?

—Y… Sí. Vos acá decís las cosas y te tildan de loco. Pero nunca me guardé nada y le dije, a quien fuera, lo que tenía que decirle.

   —No te callabas nada.

—No. Y decirle algo a determinada gente era imperdonable. Inclusive, alguna vez un técnico de una Selección me habló y me dijo que querían hacer una renovación, pero resulta que era yo solo el que entraba en la renovación. Él sabe bien quién es, aunque no lo voy a nombrar. Pero seguí igual. Por ese motivo me perdí como tres campeonatos Argentinos, porque me peleé con Ripullone (DT). Pero claro, reconozco que molestaba.

   —¿Por qué te fuiste de El Nacional?

—En El Nacional nunca cobré un peso, al contrario. Estaban construyendo un edificio a la vuelta del club, le comenté a un dirigente si podían conseguirme un departamento, porque eran ellos los que administraban. Yo iba a pagarlo, no pretendía que me lo regalaran. Y me dijo que “no, que era muy grande para mí y que iban a conseguirme otro, algo que nunca sucedió”. En esa época no tenía casa, alquilaba o vivía en lo de mis padres o mis suegros.

   —Y te fuiste a Villa Mitre.

—Sí. Con Chiche Piña en una oportunidad casi nos agarramos a las trompadas, pero gracias a él y al club Villa Mitre tengo la casa. Tenía que entregar la plata del terreno, el resto lo financiaba el banco. Lo fui a ver a Chiche para preguntarle si podía conseguirme un crédito para darme la mitad, porque la otra yo la tenía; metió la mano en el bolsillo y sacó siete de los nueve que faltaban: “a la tarde vení que te doy los otros dos. Me los pagás como podés”, me dijo. Con él estaban Juan Carlos Hernández, Quique Montecchiari, los hermanos Molteni y toda esa gente del club que es una barbaridad. En la mayoría de mis años en Villa Mitre jugué gratis y si podían nos daban algo. Pero con ese regalo, ¿podía pedirle algo más al club?

   —¿Te quedaron cosas pendientes con El Nacional?

—Con el grupo que agarró después, Luis Merlini y (Carlos) Stipanchich, entre otros, no me hubiera ido. Me hubiese gustado quedarme en el club para jugar con el Leche (Merlini), el Oso (Núñez) y un montón de otros chicos. Incluso, me quedé con ganas de ser campeón de Primera.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo

   —¿Estás más cerca de El Nacional que de Villa Mitre?

—Sí, porque en El Nacional tengo mis amigos de la infancia. Yo nací a cincuenta metros del club y desde los 6 años que estaba ahí. Me fui a los 28 años a Villa Mitre. Me identifico más por eso, inclusive nos seguimos juntando. En Villa Mitre también hice algunos amigos, aunque no voy demasiado, trato de evitarlo porque hay un dirigente al que no lo quiero, pero son cosas de la vida, por mi forma de ser.

   —En tu vida no hay grises.

—No. Capaz que está mal, pero por mi forma de pensar conmigo sos derecho o no.

   —¿Cuántas veces te arrepentiste de no haberte mordido la lengua?

—Muchas. Adentro de la cancha soy un desastre, me caliento mal y después me doy cuenta. Pero es porque me gusta ganar; lo que pasa que hay gente que se queda con esa imagen y le parece que afuera uno también es así.

   —¿Y cómo sos afuera?

—También me caliento, pero no como en la cancha. Me he peleado con los árbitros, con rivales, pero los que no te conocen te rotulan como que sos un loco.

Villa Mitre, campeón 1988. Parados: Jorge Fernández, Sergio García, José L. Salmeri, Raúl López y Sergio Salecchia. Abajo: Ariel Hosni, Hernán Gulino, Guillermo López, Juan Garayzar y Ramón Priore.

 

   —¿Te hubiera gustado jugar con la camiseta de Olimpo o Estudiantes?

—Pude jugar como refuerzo en varias oportunidades.

   —¿Con quién te hubieras identificado más?

—Y… Por la forma de jugar, con Olimpo. Como en Villa Mitre, mi perfil encajaba justo.

 —Y ponías banca, como cuando respaldaste al debutante Oveja Hernández. (La anécdota del reconocido técnico: “Una vez echaron al Huevo Sánchez y quedé yo, con 18 años. Huevo tenía buena relación con (Dante) Fleitas. Y antes de la charla técnica preguntó: ‘¿vos estás acá porque te sentís capacitado o porque te obligaron los dirigentes? Y saltó Raúl López y le dijo: ‘Fleitas, el entrenador ahora es él y lo que diga se hace, ¿está claro? Si no te gusta, te vas’”.

—Claro, con Oveja la relación fue muy especial, porque cuando fui a Villa Mitre lo dirigí, después jugó conmigo y más tarde me dirigió. Y en ese momento salí a respaldarlo. Si lo habían puesto los dirigentes teníamos que bancarlo. Yo en general bancaba a los técnicos, pero también era medio insoportable, ¿eh? Jamás le dije poné o sacá a alguno. A mí me lo hicieron y no es lindo.

Villa Mitre, 1981. Parados, Sergio Hernández, Raúl López, Ricardo Feser, Sergio Salecchia, Daniel Zalguizuri y Daniel Miranda. Abajo: Sergio Moreno, Pablo Scoppa, Miguel Cuenca, Martín Ipucha y Guillermo Ferrara.

 

   —¿Hasta cuándo vas a seguir jugando?

—Mientras físicamente esté bien…

   —En tu casa quieren que vayas a jugar.

—Sí, je. Mi señora me pregunta, “¿hoy no vas a jugar?”. Me siento bien físicamente y creo no pasar vergüenza. Me encanta ir a jugar.

   —¿Y qué sentís cuando se suspende un partido?

—Este año, que no pudimos jugar, estaba loco. Aunque, te aclaro, me vino bien para hacer la pretemporada más larga de mi carrera.

Raúl López es así: sinónimo de esfuerzo, dedicación y perseverancia.

Los años pasan, su esencia no envejecerá jamás.

FUENTE : LA NUEVA

Deportes

EL CHE GARCIA ES EL NUEVO ENTRENADOR DE LA SELECCION NACIONAL DE BASQUET

Published

on

El bahiense Néstor “Che” García, de 56 años, se convirtió en el nuevo entrenador del seleccionado argentino de básquetbol, en reemplazo de Sergio Hernández, y debutará en el cargo el próximo 25 de noviembre cuando el equipo nacional reciba a Paraguay en la eliminatoria para la Copa del mundo de 2023 que organizarán conjuntamente Filipinas, Japón e Indonesia, según lo anunció la Conferación Argentina de básquetbol (CABB).

“Al fin se dio… Esto es un sueño y, a la vez, una gran responsabilidad. La mayor de mi carrera. Por eso quiero agradecer a todos los que me han permitido llegar hasta acá y a la confianza del presidente de la CABB Fabián Borro y el Consejo Directivo de la Confederación” señaló Sánchez quien comenzó su tarea de entrenador a los 23 años.

García comenzó dirigiendo profesionalmente en Puerto Rico, en 1989, a Gigantes de Carolina. Luego, en 1990, a los 25 años, debutó en la Liga Nacional dirigiendo a Estudiantes de Bahía Blanca, su ciudad natal. A nivel local, ganó la Liga con Peñarol de Mar del Plata en 1994 y el Súper 20 con San Lorenzo, en 2019.

“Quiero anunciar que lo mío no será una conducción personalista. Pasará por escuchar, componer, continuar y rodearme de los mejores. Un nuevo ciclo comienza en el básquet argentino, siempre respetando un legado. Estoy con muchas ganas e ilusión para ir por el objetivo grande de que Argentina se mantenga en la elite del básquet mundial”, agregó el entrenador

Por su parte, Borro, se mostró satisfecho por el arreglo con Sánchez al señalar: “La elección de Néstor es la de un candidato natural para este cargo de entrenador absoluto de la Selección argentina. Por su capacidad, don de gente, carisma y gran experiencia internacional es permanente candidato y referencia de muchos presidentes de la zona para conducir sus selecciones. Su extensa y exitosa trayectoria lo llevó justamente a cumplir objetivos importantes con diferentes seleccionados nacionales y ahora sentimos que era el momento de hacerse cargo de la nuestra”.

Sánchez con clubes también resultó campeón en el 2000 de la Liga Profesional de Puerto Rico con Cangrejeros de Santurce y en el 2006 de la Liga Profesional venezolana (con Delfines de Caracas) y del Torneo Superior (con Trotamundos de Carabobo).

En 2009 se coronó en el torneo de Uruguay con Biguá, equipo con el que logró el Top 4 del 2008 y el Sudamericano de ese año, ganando además la Liga de las Américas con Guaros de Lara en 2016. Dirigió 30 equipos (21 diferentes, repitió cinco, algunos en diversas ocasiones), de nueve países distintos. Jugó 15 finales y ganó 9, disputando 11 definiciones con 11 equipos distintos.

A cargo de seleccionados, se consagró en Venezuela porque entre 2013 y 2016 ganando dos títulos sudamericanos (2014, venciendo en la final a Argentina, y 2016, superando a Brasil) y un Preolímpico (2015), el que alcanzó tras vencer en semifinales a Canadá (con 9 NBA) y a Argentina en la final, logrando la clasificación olímpica tras 24 años.

También dirigió con éxito a Uruguay (2003) y a República Dominicana (lo clasificó al Mundial 2019 y logró la primera clasificación a segunda fase), en tanto que con Argentina ganó el Sudamericano 2012 y antes, como asistente de Julio Lamas. Fuente: El Marplatense

Continue Reading

Deportes

ALDOSIVI PERDIO 4 A 1 CON GODOY CRUZ

Published

on

Aldosivi cayó como local ante Godoy Cruz por 4 a 1, en un partido correspondiente a la décimo primera fecha de la Superliga, y de esta manera sufrió su cuarta derrota consecutiva en el torneo.

El partido se disputó en el estadio José María Minella, con el arbitraje de Néstor Pitana, y marcó además la segunda goleada al hilo para el equipo mendocino desde la llegada del entrenador Diego Flores, discípulo de Marcelo Bielsa, tras el 4-0 logrado en su debut, ante Gimnasia y Esgrima La Plata, en la décima fecha.

Todos los goles del partido fueron convertidos en la segunda mitad: Martín Ojeda (18m), Sebastián Lomónaco (24m), Ezequiel Bullaude (29m) y Elías López (39m) convirtieron para Godoy Cruz, y Martín Cauteruccio marcó el descuento, de penal (32m).

Con este resultado, el equipo mendocino llegó a los 16 puntos y se ubicó en el séptimo lugar, mientras que Aldosivi continúa clavado en 13 unidades, al igual que desde hace cuatro fechas, en las cuales apiló además otras tres derrotas, con River (2-0), Lanús (3-2) y Huracán (2-0).

En el arranque del partido se lo vio mejor plantado al conjunto visitante, que aprovechó la banda izquierda para llegar hasta el fondo y obligó al equipo del Puerto a replegarse.

La potencia de Tomás Badaloni como hombre de punta permitió además al conjunto de Flores inquietar a la defensa local, al igual que los buenos movimientos de Ojeda, que tuvo la chance más clara de la primera mitad tras un pase entre líneas e intentar definir a los 9 minutos sobre José Devecchi, que envió el balón al córner.

Aldosivi armó un buena contra a los 10 minutos que desembocó en la situación más clara de los primeros 45 para el local, en la que Cauteruccio definió apenas desviado tras un centro rasante al área chica de Gastón Lodico.

A partir de los 15 minutos, el “Tiburón” logró acomodarse y se adelantó en el terreno, con mayor control del juego, pero sin lograr profundidad.

Antes de que se cumpliera un minuto del complemento, Cauteruccio exigió al arquero paraguayo Juan Espínola con un zurdazo que éste envió al córner a mano cambiada.

Godoy Cruz amenazó a los 11 el arco local con dos tiros en el travesaño en la misma jugada, después de remates de Valentín Burgoa y Gonzalo Abrego.

Y tras recuperar el control del juego como en el arranque del partido, el “Tomba” tuvo una ráfaga de 10 minutos en los que “noqueó” al equipo de Fernando Gago con tres goles.

Primero fue a través de un zurdazo de Ojeda al palo derecho de Devecchi luego de una mala salida de Aldosivi a los 18 minutos, luego el recién ingresado Lomónaco puso el 2 a 0 con derecha tras un centro bajo en una contra demoledora a los 24, y el 3 a 0 fue por cuenta de Bullaude, que definió con pierna diestra frente al arco tras pase de Alan Cantero, presuntamente en posición adelantada.

Aldosivi ensayó una tímida reacción y a los 32 minutos logró el descuento tras un penal a Federico Andrada que Cauteruccio transformó en gol.

Expuesto ante cada contra en búsqueda de achicar la diferencia, el equipo marplatense sufrió el cuarto gol en su valla a los 39 minutos con un potente derechazo de López desde afuera del área que sentenció el partido.

En la próxima fecha Aldosivi visitará a Vélez en Liniers, mientras que Godoy Cruz recibirá a Sarmiento.

Tras la caída ante Godoy Cruz, Fernando Gago aseguró en conferencia de prensa que va a “seguir trabajando” para revertir la situación y de esta forma aseguró que continuará siendo el director técnico del Tiburón. La Capital

 

Continue Reading

Deportes

UNA PELEA DE BARRAS EN MEDIO DEL FESTEJO DE ARGENTINA BOLIVIA

Published

on

La pelea duró apenas unos minutos. Pero lo que ocurrió en la platea San Martín del estadio Monumental tiene mucha más implicancia que unas imágenes de diez personas agarrándose a trompadas. Porque no eran hinchas comunes los que protagonizaron el hecho violento destacado del partido de la Selección, sino barras de Comunicaciones y Lamadrid. Y tampoco cualquier barra: del lado del Cartero, como se llama a los seguidores de Comu, estaban su jefe Maximiliano Ariel Volonté y su segundo, Carlos Javier Villafañe. Del lado del Carcelero, como se reconoce a los del equipo de Devoto, estaba su cara más visible, Diego Richini. Lo que terminó por confirmar lo que Infobae había adelantado en exclusiva el miércoles: como las entradas no habían salido nominadas, éstas podían parar al circuito de la reventa o ser utilizadas por los barras, que las consiguieron directamente de sus propias comisiones directivas que a su vez las obtuvieron de la AFA sin que nadie se pregunte nada. De hecho, todas las barras del Ascenso obtuvieron un promedio de entre siete y diez entradas cada una, según su importancia, que la mayoría utilizó para dar el presente en la cancha, repartidos estratégicamente entre la San Martín, Belgrano, Sívori y Centenario, lo que puede verificarse por ejemplo con la publicación en Internet del nieto del capo de la barra de Chacarita, quien con impunidad manifiesta mostró todas las que habían conseguido los Funebreros. También hubo beneficios para las barras de Primera en un número aún mayor. Pero la consigna era que no se notara nada y se estaba cumpliendo a rajatabla hasta el incidente entre Comunicaciones y Lamadrid que dejó al descubierto la maniobra.

Un incidente que, además, era previsible dada la rivalidad entre ambos equipos, cuyos enfrentamientos fueron habituales desde mediados de los 90 en adelante, llegando en una ocasión a terminar con uno de los más importantes barras de Lamadrid apuñalado. Pero además era previsible por los antecedentes de las personas que estamos hablando, algunos vestidos con la ropa oficial de su club y otros con los camperones oficiales de la Selección, que habitualmente ellos no compran en las tiendas oficiales como el resto de los mortales. Richini, por ejemplo, está en la mira de los organismos de Seguridad desde que en 2013 lideró un ataque de la barra de Lamadrid en la previa de un partido con Berazategui que terminó en una tarde de terror y con varios policías heridos. Si uno entra al club de Devoto y pregunta por Diego, todos lo conocen y le temen. Junto a él cayeron otros tres de Lamadrid, entre ellos Christian Caramelo Salomone y Facundo Sánchez, más Pitu Calderón.

Del otro lado, los prontuarios también asustan. El que terminó herido en la pelea de anoche fue Maximiliano Ariel Volonté, alias Chino, amo y señor de todo lo que ocurre en el club más extenso de la Capital Federal, como lo es Comunicaciones. Su figura quedó en la mira cuando el Ministerio Público Fiscal investigó un tremendo incidente contra el plantel de Estudiantes de Caseros en la semifinal del torneo de Primera B donde un dirigente Pincha terminó apuñalado. Aquél día la barra del Cartero ingresó al vestuario visitante y desató un caos. Junto a él ayer cayó también Carlos Javier Villafañe, su socio en los negocios en la institución de Agronomía. Para dar una dimensión de lo que manejan, ambos están denunciados penalmente desde el 19 de julio de este año por lesiones graves y amenazas de muerte sobre los directivos que estaban al frente del Futsal y el Fútbol Femenino de la institución, quienes actualmente viven con botón antipánico.

¿Por qué los agredieron? Porque la barra quería hacerse con esas actividades porque el equipo de las chicas había subido a Primera División y empezaban a aparecer los sponsors y dinero de la TV, ya que el torneo se emite por la TV Pública y también en el caso del Futsal para poder alquilar el estadio que tiene la actividad en forma privada. Y lo lograron. De hecho, la barra de Comunicaciones sumó esos negocios a otros que ya tenía: maneja también la pileta en la temporada de verano donde hacen una fortuna (tienen 150 tickets de ingresos diarios para vender por afuera), las canchas de fútbol sintético de 11 donde organizan torneos, la venta de la indumentaria y como si fuera poco el concesionario de las canchas de fútbol cinco que están sobre la avenida San Martín debe pagarles un canon para poder trabajar tranquilo. Todo con la cobertura ya sea por miedo u otras cuestiones del órgano fiduciario que maneja el club y con quienes están al frente del fútbol profesional, a punto tal que las personas agredidas debieron dejar la institución por las amenazas de muerte, denunciaron lo ocurrido ante la AFA pero el club minimizó el hecho.

Por fuera de lo que ocurrió con las barras que anticipa que cuando el torneo local vuelva con aforo ellos seguirán teniendo sus privilegios. Hubo un trapito detenido y se tomaron más de 200 denuncias de gente que compró entradas de reventa por Internet y fueron estafados con tickets falsos. La causa está en plena investigación coincidentemente varias decenas de denunciantes admiten haberse contactado con gente de la barra oficial de River, por lo que sobre ella están las mayores sospechas. Por eso, para el regreso de los hinchas que se produciría en tres semanas, al fútbol argentino aún le queda una asignatura pendiente: reducir el poder de sus propios barras. Fuente: Gustavo Gravia para Infobae

canalxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros.

Continue Reading

Más Vistas