Connect with us

Negocios

Tres frentes de conflicto ponen en jaque a Netflix

Published

on

Un pasivo que crece año a año, el crecimiento de la competencia y una alta tasa de abandono de suscriptores siembran dudas sobre los optimistas anuncios de la empresa de streaming líder en el mundo

Un pasivo que crece año a año, el crecimiento de la competencia y una alta tasa de abandono de suscriptores siembran dudas sobre los optimistas anuncios de la empresa de streaming líder en el mundo
Por: Alfredo Mera
El flamante aumento de hasta un 18% en el precio de los abonos de Netflix en Estados Unidos y varios países de América Latina deja una nueva certeza de que su economía no pasaría por un momento de esplendor, pese a que la propia compañía intenta comunicar números positivos.

Por el lado halagüeño, puede decirse que al recién anunciado récord de usuarios (que fue menor al esperado) se le suma el presagio de Goldman Sachs calificando como acción estrella de 2019 a los papeles de Netflix aun cuando, más allá del reciente repunte (que según analistas se debe a las estimaciones del banco acusado en 2010 por la Comisión de Valores norteamericana de “estafar a los inversores al lanzar información incorrecta”), en el segundo semestre de 2018 mostró una caída de más del 30% después de su pico histórico de julio. Si bien el año que se fue dejó datos positivos (hay más suscriptores, sobre todo fuera de Estados Unidos, y por consecuencia más dinero para gastar), también salieron a la luz análisis y estadísticas que muestran un potencial cambio tanto en la estructura de negocios de la compañía pionera del streaming como en la de sus competidores, un universo cada vez más grande que dice más por lo que oculta que por lo que publica. Distintos frentes de tormenta que abordaremos uno por uno.

Gastos y deuda sin limite. Con Amazon haciéndose cada vez más fuerte y Disney próxima a salir al mercado OTT, Netflix debió apretar el acelerador de erogaciones y de los 8 mil millones de dólares que pensaba destinar a contenidos en 2018, terminó gastando 13 mil millones (el doble que 2017). De hecho, en 2018 tiró abajo las proyecciones de la propia Goldman Sachs que estimaba inversiones por 12 mil millones para 2020 y 14 mil millones para 2021.

La pregunta es: ¿de dónde salen los recursos para semejante salto? Netflix, a diferencia del gigante del e-commerce de Jeff Bezos cuya empresa es seis veces más grande que la de su competidor e incluso 4,5 veces más importante que Disney, no tiene de dónde financiarse por fuera de los abonos mensuales o la emisión de deuda. Esto último muestra el otro pico importante: entre diciembre de 2017 y el mismo mes de 2018, colocó deuda por casi 4 mil millones de dólares y el rojo total supera los 10,3 mil millones de dólares.

Ante ese panorama da la sensación que el reciente aumento no será el último y que el ingreso de publicidad en el servicio (primero en el home, luego quizás en medio de las series y películas) será más temprano que tarde.

Por lo pronto, la burbuja se infla y los popes se reparten cheques. El presidente Reed Hastings percibirá un salario anual de 700 mil dólares, a lo que hay que sumar su participación societaria por 30,8 millones de dólares. Por su parte, Ted Sarandos (director de contenidos) tendrá un sueldo de 18 millones, seis más que en 2018, a lo que habrá que sumar otros 13,5 millones en acciones.

Migración de títulos y usuarios. Mucho de lo que sale de las arcas del gigante de streaming va a parar a acuerdos por “originales adquiridos”, que no son ficciones que puedan ser tomadas como propias per se, pero que para el espectador llevan el sello de “Netflix originals” (El guardaespaldas, por ejemplo. Este tipo de acuerdos requiere que la empresa pague al estudio matriz una prima de entre un 15 y un 55% por encima del costo de producción para tener los derechos.

Al mismo tiempo, tienen que sostener los éxitos de estudios ajenos. Ampere Analysis estima que las producciones originales de Netflix representan solo el 8% de las horas de contenido disponibles en los EE.UU. A eso hay que agregar que, según datos de Jumpshot, más de la mitad de los cincuenta programas más vistos (que representan el 42% de las visitas a la plataforma) son propiedad de compañías que lanzaron o planean lanzar sus propios servicios OTT. Por esto se irían títulos como Grey’s Anatomy o Gossip Girl. Las alarmas se encendieron y para asegurarse Friends por todo 2019 la empresa le pagó 100 millones de dólares a Warner. No es casual que desde hace varias semanas, el cliente encuentre en el home solo productos “originales” de Netflix, y para acceder al resto –cuyos derechos perderán cuando se afiance la competencia– haya que recurrir al buscador.

La sangría en las cuentas no para, aun cuando un estudio de Moffet Nathanson informó que la tasa de abandono de Netflix rondaría el 3,5% mensual. Para tener una idea de qué tan grande es el número, el índice de la TV por cable es aproximadamente del 2%. Hasta el momento, los líderes del mercado tienen más nuevos suscriptores que desertores, pero no deja de ser un dato que marca un punto de atención. Muchos entran, muchos se desencantan.

Territorio amenazado. Hoy por hoy, lo que aportan los clientes no alcanza y su principal mercado está amenazado. Pese a que la cifra neta de abonados crece, la incidencia del público norteamericano es de un 42% del total de los casi 140 millones de suscriptores y el avance es más pequeño que el del rubro “Internacional”. Mientras de local sumó cerca de un 11% de membresías, en el resto del mundo esa variable trepó más de un 28% en nueve meses. Eso explica las intenciones de Netflix en multiplicar la factoría de contenido en lengua no inglesa y pasar de 35 series en ese rubro a más de cien en dos años.

Este año inauguran su hub en Madrid y dicen que quieren producir como mínimo diez series al año en España. Eric Barmack, vice de contenidos internacionales, afirmó: “Estamos en una fase de elaboración, de ver cómo configuramos la infraestructura en mercados como España para asegurarnos de que trabajamos con los cineastas y showrunners más talentosos y así ver cómo podemos sacar sus historias al mundo…

No son solo cien series, queremos hacerlas al nivel de La casa de papel”. La clave será monetizar las inversiones en un tiempo más o menos prudente, algo que hasta el momento se da más fácil en Estados Unidos, territorio donde hay un par de jugadores listos para la pelea.

Hasta ahora, Netflix gozaba de ser el pionero y, a nivel internacional, prácticamente el único jugador de streaming. Eso cambiará en muy poco tiempo, y de cómo actúe en el corto y mediano plazo dependerá su supervivencia.

La competencia
Amazon Prime Video.
Los de Jeff Bezos prevén una tasa de crecimiento del 35% anual en EE.UU. y serán más agresivos a la hora de gastar en contenidos originales. El primer sacudón lo dieron al confirmar la compra de derechos de El señor de los anillos por 250 millones de dólares. Solo en esa serie, para la que contactaron a Peter Jackson aunque no está confirmada su participación, planean invertir mil millones de dólares en cinco temporadas. Todavía queda por ver cuánto destinarán en la producción épica sobre Hernán Cortés, pero detrás están Steven Spielberg, el guionista Steven Zaillan (Pandillas de Nueva York y La lista de Schindler) y Javier Bardem. Da la sensación que los 5 mil millones de dólares que la división video dispuso el año pasado podrían duplicarse en un abrir y cerrar de ojos: a 25 años de su creación, Amazon es la empresa más importante del mundo, con un valor de 797 mil millones de dólares y con un estimado de 275 millones de suscriptores dentro de 10 años.

Disney/Hulu. A ese panorama habría que sumarle el ingreso a finales de 2019 de Disney +, que llegará con The Mandalorian como bandera, la primera serie de live-action de la zaga Star Wars, a la que le habrían destinado más de cien millones de dólares. Además, trabajan en los spin off de High School Musical, Los Muppets y Monsters Inc. De la nueva plataforma llueven rumores que quedarán más claros en abril, aunque no tienen solo eso para contar. La compañía también tendrá el control de Hulu cuando se complete la adquisición de Fox. De hecho, están dispuestos a quedarse con todo y admitieron que están interesados en el 30% que posee Comcast y el 10% de Time Warner. Meses atrás, Bob Iger, CEO de Disney, manifestó: “Es prematuro, pero podemos decir que si están interesados en desinvertir, quisiéramos comprar su parte”. Iger también aseguró que tienen planes de que Hulu se expanda internacionalmente y así agregar usuarios a los 25 millones que tienen actualmente.
Fuente: Diario Perfil

Negocios

EL IMPACTO DE LAS ASISTENCIAS TÉCNICAS EN LA PRODUCTIVIDAD DE LAS PYMES ARGENTINAS”

Published

on

Este viernes 10/09 a las 10 hs el Dr. Fernando Graña, Secretario de Vinculación con el Medio de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, participará del segundo encuentro del “El impacto de la Asistencia Técnica en la productividad de las Pymes” en donde introducirá la temática “El diseño y la innovación en las Pymes”y se presentarán los casos de Bicicletas Futura, Delpack y Legal Segurity, que implementaron diseño e innovación a través del Programa de Apoyo a la Competitividad (PAC) Inscripción:

https://www.argentina.gob.ar/produccion/inscripcion-ciclo-impacto-asistencias-tecnicas-productividad

FOTO TAPA YOUTUBE

 

Continue Reading

Negocios

ALQUILERES: CUÁNTO VAN A AUMENTAR EN AGOSTO LOS CONTRATOS FIRMADOS CON LA NUEVA LEY

Published

on

De acuerdo a la nueva Ley de Alquileres los valores que pagan los inquilinos tienen una sola actualización anual

Luego de la sanción de la nueva Ley de Alquileres —que cumplió un año— en julio, los montos mensuales de los alquileres tuvieron su primer aumento anual bajo la nueva fórmula de actualización, un índice (ICL) compuesto por inflación y salarios. Ahora, el próximo mes de agosto correrá la actualización para los que firmaron sus contratos en agosto del año pasado, 12 meses atrás.

En base al Índice para Contratos de Locación (ICL) que publica el Banco Central, desde el sector inmobiliario estiman que alcanzará el 46% en la segunda quincena del mes. Los propietarios e inquilinos deben realizar el cálculo cuando se cumple un año desde el día que se inició el contrato y luego cada 12 meses. En tanto, desde la Federación de Inquilinos señalaron que para los contratos que se están actualizando este viernes 23 de julio, la variación que debe aplicarse es de 43,56%.

PUBLICIDAD

De acuerdo a la nueva Ley de Alquileres, los valores que pagan los inquilinos tienen una sola actualización anual, de acuerdo al índice oficial. Durante julio, el primer mes de incrementos en base a la nueva fórmula de actualización, tuvieron un salto muy importante para un solo mes.

¿Cómo es el mapa de los alquileres en la Argentina? En total, unos 2,4 millones de hogares alquilan. Esto representa 18% del total nacional. Si se hace un desglose más profundo, los alquileres se concentran principalmente en los centros urbanos: la ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires aportan el 50%, mientras que otro 20% está en Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

En lo que va del año, los precios de los alquileres —para los contratos nuevos— acumularon una suba del 27,8% por encima de la inflación. A un año de la sanción de la nueva ley de alquileres, un estudio realizado por el portal de propiedades Zonaprop indicó que el valor promedio de un departamento de dos ambientes y 50 metros cuadrados en alquiler en la Ciudad de Buenos Aires se ubica en $39.211 por mes.

Por otro lado, el informe muestra que, luego de una caída, las unidades en alquiler continúan en aumento, con una suba del 4,4% en julio en comparación con el mes anterior. Desde el sector inmobiliario, remarcaron que están impulsando las distintas iniciativas que desde la oposición proponen cambios a la ley de alquileres. Sobre todo, la modificación del plazo de actualización anual y la extensión mínima de tres años para los contratos.

“El mercado sigue parado. Por eso tomamos este rol activo de llevar proyectos y propuestas a las áreas de Gobierno. Solicitamos la modificación del proyecto ley de alquileres en Diputados, la excepción del impuesto inmobiliario y de ingresos brutos para los nuevos contratos comerciales y la modificación en la Legislatura de los reglamentos de copropiedad en edificios de oficinas para transformarlos en vivienda en el macrocentro”, resumió Marta Liotto, vicepresidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios (Cucicba) de la ciudad de Buenos Aires.

Un informe elaborado por el Observatorio Inmobiliario de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi) mostró que las críticas del sector son mayoritarias: el 91% de los consultados sostiene que es necesaria una modificación a la norma vigente. Ocho de cada 10 operadores consideraron que, con la nueva legislación, hubo una importante retracción de la oferta en el mercado. Y el 87% consideró que provocó un incremento en los valores.

La mayoría de los operadores inmobiliarios sostiene que es necesaria una modificación a la norma vigente (Cristian Gastón Taylor)La mayoría de los operadores inmobiliarios sostiene que es necesaria una modificación a la norma vigente (Cristian Gastón Taylor)

“El índice de actualización fue creado para que los inquilinos no tengan que pagar tanto de actualización y la realidad es que con el alto grado de inflación que hubo en los últimos meses, los terminó perjudicando” —explicó el director ejecutivo de Camesi, Mariano García Malbrán—. Mucha gente necesita alquilar y la nueva ley impide aumentos en los primeros 12 meses, lo que hace que la barrera a la entrada sea más grande”.

“Lo que empieza a suceder es que los propietarios prefieren vender y no alquilar, y esto termina agravando el déficit habitacional que tenemos en nuestro país, por eso es necesario rever la ley”, analizó Malbrán.

Continue Reading

Negocios

El caso del empresario que, cansado del país, cierra su pyme y se la lleva a Italia

Published

on

Diseña y fabrica juegos temáticos para el mercado interno y externo. Los altos costos, las trabas para importar o para exportar, la falta de insumos, la restricción de divisas y la imprevisibilidad lo llevaron a tomar la decisión. Tomó un crédito a 10 años para montar su nueva empresa en Europa.

Se repiten las historias de frustraciones y sueños rotos. La Argentina es un mosaico de problemas que desalienta a quienes quieren invertir y crecer. Cansados, muchos buscan la solución fronteras afuera

Es el caso de Juan Pablo Fulco, un empresario de 40 años que decidió cerrar su emprendimiento en el país para mudar su actividad a Italia.

Los altos costos locales, el exceso de regulaciones y las dificultades para exportar, con el agravante de las restricciones cambiarias, fueron determinantes para dar semejante giro en su vida.

En 2007, montó una compañía que crea, diseña y produce juegos temáticos. Desde un taller, en el barrio de Mataderos, fue sumando clientes en el país y abriendo mercados en el exterior.

Hasta el 2019 llegó a vender juegos a Rusia, Estados Unidos, Sudáfrica y algunos países de Europa.

“Es muy variada la línea que producimos. Puede ser una mano falsa, una cabeza para un monstruo o un zombie de dos metros. En la parte de tecnología, hay juegos que son chicos y fáciles de transportar. Puede ser, por ejemplo, un libro con el que el jugador interactúa, pero hay otros que son grandes. Lo último que estamos haciendo es un complejo de cinco habitaciones que ocupa 300 metros cuadrados”, detalló orgulloso.

Pero toda esa energía se choca con la realidad Argentina: “Hasta hace dos años no había muchos problemas. Por tratarse de piezas únicas no necesitaba la categoría de exportador. Las podía enviar sin dificultad. Hasta ese momento, funcionaba el sistema Exporta Simple, que tenía muy buen servicio. Ese mecanismo se dio de baja. Después, llegó la pandemia y se cortaron los vuelos y no había forma de mandar los productos. Había un stock muy limitado. Ese fue otro inconveniente importante”.

Ingeniero mecánico, egresado de la UTN, 40 años y muchas ganas de prosperar, pero no es tarea sencilla

En diálogo con MDZ explicó que una de las complicaciones más importantes es la imprevisibilidad: “No se puede trabajar si no sabés si vas a tener insumos. En la Argentina, hay muchos problemas para conseguir cosas básicas. Hemos tenido hasta faltante de clavos y de alambre. O para que liberen alguna materia prima de la aduana hay que esperar ocho meses. Entonces, yo no le puedo decir a un cliente del exterior que no sé cuándo le voy a entregar lo que me encargó porque hay trabas para importar”.

Su relato es una muestra de las dificultades de un país que no incentiva al que invierte: “Los juegos más grandes son difíciles de exportar. Esas estructuras, generalmente, no las mandamos afuera por ese motivo. Si hay que usar contenedores, hay que entrar a otras categorías de exportador y, para la cantidad que podemos vender, no conviene inscribirse en otra categoría. Esa es una diferencia con Italia”.

A esto se suman los problemas con las divisas. “Yo exporto al dólar oficial pero mis insumos los tengo que pagar al ‘blue’. Eso me quita competitividad y pierdo clientes o no gano plata”, agrega.

Fabricar y exportar, en la Argentina, parece una carrera de obstáculos. Fue así que hace un año tomó la decisión de buscar nuevos horizontes. Una beca realiza en Italia, años atrás, le dejó contactos en Italia, país del que tiene la ciudadanía. Comenzó a averiguar y, en ese recorrido, encontró el lugar adecuado.

Spello es una pequeña ciudad de la provincia de Perugia donde instalará su nuevo taller. Para eso, obtuvo un crédito de 350.000 euros para alquilar un galpón de 250 metros cuadrados, comprar dos máquinas que llegarán de China y otra de Estados Unidos. El préstamo tiene un plazo de 10 años – con posibilidad de cancelación anticipada – y una tasa del 3% anual.

“Para sacar el crédito tuve que presentar el proyecto y mi trayectoria. Por suerte, no tengo ni una multa de tránsito” comenta y agrega: “Me pidieron una planificación de cinco años. En la Argentina, no puedo saber lo que voy a hacer el mes próximo”.

Su plan es viajar en octubre – “si hay vuelos” – para empezar su nuevo emprendimiento. Desde hace unos meses está liquidado lo que queda de su taller y terminando algunos trabajos en marcha.

Hasta en esta etapa, sufre los problemas autóctonos. “Es todo un problema para girar capital al exterior. Pensaba vender algunas máquinas y herramientas del taller pero se las voy a dejar a los empleados para que puedan seguir trabajando, pero va a ser más fácil así que tratar de sacar los dólares. Ya fue”, dice desanimado.

Eso se percibe en su reflexión final: “Dejo esta parte de mi vida atrás. Tantos años de apostar para que todos sean problema. Me cansé”.

FUENTE : MDZOL.COM

Noticiasxfn.com no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

 

Continue Reading

Más Vistas