Connect with us

Deportes

Uby Sacco, pinta, corazón y estilo

Published

on

El 28 de julio cumpliría 65 años el inigualable Uby Sacco. Esta columna quiere ser un pequeño regalo de cumpleaños, el simple repaso de un puñado de emociones que se mantienen inalterables en el corazón de sus amigos del Atlético Mar de Plata.

al Cholo Ciano

“Yo iba a ver boxeo al Luna Park con un libro bajo el brazo. Era el joven esteta para el que el boxeo también era un espectáculo estético”.

Julio Cortázar.

 

Inicio de los años 60´ en aquella Mar de Plata que dormía su siesta de pueblo y despertaba laboriosa sobre sus jóvenes avenidas asfaltadas, sobre sus calles de chalecitos bajos con frente de piedras, techos a dos aguas con tejas españolas y madera artesanalmente hachada. Aún con algunas esquinas generosas y extensos baldíos que parecían gigantescos pulmones oxigenando prósperas barriadas que crecían al compás de la industria textil y del turismo.

Una época donde los pibes gastaban su tiempo en los potreros, en los clubes, jugando hasta que el sol se iba con la tarde y llegaba el grito de la vieja que ponía fin a las travesuras. Cuando el Petiso Aguirre, canchero del Atlético, apuraba el paso de los remolones que se resistían en la puerta y esperaban hasta la caída de la noche para marcharse por Rivadavia, extenuados, plenos, dichosos, inmensamente felices.

Emilio Tito Tacconi, Marcelo Urciuoli, primo del Negro – leyenda del básquet Milrayitas- ,Eduardo Quintela, Rubén Ruso Muñoz y Ubaldo Sacco, formaban parte, entre otros, de una entrañable barra de amigos que transitaban sus vidas en las mismísimas entrañas del Decano.

                                                                              Básquetbol Atlético MdP 1968 Infantiles. Uby es número 6

Ubydueño de una pícara y muy dulce sonrisa, era por entonces quien lograba destacarse en cada uno de los deportes que practicaba. El hijo del popular boxeador Ubaldo Francisco Sacco parecía tener un don especial, un talento innato, una virtuosa manera de interpretar y ejecutar cualquier técnica o gesto deportivo.

Tito Tacconi, cinco años menor que Uby, fue el amigo del amigo, no del campeón. Fue el compinche, el compañero de aventuras, el confidente. Juntos trabajaron como parapalos en el Bowling del club, juntos desarmaban, destornillador y pinza en mano, una pequeña ventana lindera al escenario principal y se metían “clandestinamente” en la cancha de pelota paleta, generando el enojo del Vasco Beramendi.

Una sencilla pelota de trapo era para ellos el nexo afectivo y la excusa perfecta para recorrer juntos la vida. Para realimentar sueños y utopías, para crecer con esa graciosa majestad que sólo es patrimonio de los niños. Uby improvisando en los picaditos las gambetas del Loco Bernao, gritando goles de su amado Independiente de Avellaneda. Rebautizando en el potrero de Rivadavia y Jujuy a Rubén Muñoz, querible colega, uno de los íconos del basquetbol marplatense.

“Yo había llegado a Mar del Plata en 1967, tenía 13 años de edad, vivía a la vuelta del club. En un partido yo no largaba la pelota y Uby me empezó a gritar que la pasará, que no la pijoteara. ¡Dale Ruso soltala! Y a partir de allí, por él, soy el Ruso”.

                                                                                                        Uby y amigos del Atlético

Algunos socios del Atlético todavía atesoran en su memoria el golpazo que se pegaron Urciuoli, Quintela y Uby cuando la secretaria los encontró espiando a las chicas del básquet que se estaban duchando en el vestuario de damas. Los pibes habían fabricado una hendija secreta y trepados a un tablón que era estratégicamente ubicado sobre dos latas de pintura, alcanzaban la posición exacta que les permitía fisgonear a sus compañeras. La sonrisa de Uby lo delató y en la huida los tres rodaron escaleras abajo.

 

Tito me confiesa que su amigo Uby era el mejor en el Bowling, en el Casin, que amaba al club, sus colores y que tenía un inquebrantable sentido de pertenencia con ese lugar en el mundo donde era feliz.  Luego, la convivencia con grandes boxeadores en el gimnasio de su padre y su inocultable pasión por el deporte de los puños fue arrebatándole horas al tiempo compartido en el Decano y entonces fiel a su estilo, trepado a su avasallante personalidad, comenzó a moldear el mito.

 

Alguna vez, Ubaldo, su papá, me contó que Uby en 1969, cuando apenas tenía 14 años de edad, se trompeó con un zurdo, su apellido era  Bustos,  fue en el ring que se había montado en el Club Trabajo, en mi pueblo, en Balcarce. Faltaba un boxeador, entonces el pibe se animó y cosechó un auspicioso empate técnico. Luego, ese mismo año, fue protagonista de otra pelea, esta vez en el recordado Estadio Bristol de Mar del Plata. Su rival  fue un tal Bruñon, un ignoto balcarceño que se animó a cruzar guantes con aquel carilindo que ya ganaba prestigio y mujeres bellas en las tentadoras noches marplatenses. El debut profesional llegó el 22 de abril de 1978 donde venció por abandono en el quinto round a Luis Garay. 

El 23 de mayo de 1981 Ubaldo Sacco comenzó a erigirse en una seria promesa del pugilato nacional al superar por puntos en el Luna Park a Roberto Alfaro. Esta victoria lo consagró Campeón Argentino y fue el primer espaldarazo para desandar el camino que lo transformaría el 21 de julio de 1985, ante el “Perro loco” Gene Hatcher, en el casino del Municipio de Campioni D´Italia, en el mejor Welter Junior del mundo de la AMB.

Ernesto Cherquis Bialo escribió en la revista El Gráfico la noche del triunfo ecuménico: “Ubaldo Néstor Sacco nos regaló un boxeo brillante, ataviado con la elegancia que solo tienen los crack, pero también acorazado con la fortaleza anímica que únicamente poseen los elegidos.  Pinta, corazón, estilo, inteligencia y una personalidad rebelde y diferente”.

Tito me confiesa que su amigo Uby tuvo un gesto que nunca olvido y que lo conmueve profundamente cada vez que lo recuerda. “Yo cumplo años el 25 mayo, por eso dos días después de ganar el título Argentino me regaló la revista del Ring Side especialmente autografiada. Fue algo inolvidable. – ¡Este campeonato es para vos Tito!, me dijo.

La gloria repentina y las malas decisiones lo tomaron del cuello y poco a poco fueron arrancándole del rostro su pícara y atrevida sonrisa. Ubaldo Néstor Sacco a los golpes se ganó un lugar en el mundo y a los golpes con la vida se cavó su propia tumba.

Es que a veces debajo de la bata y apretados a los piolines que ajustan los guantes, se esconden algunos temores inconfesables.  A veces, el talento se pierde en la inmensidad de la noche y el  coraje no alcanza. El ángel pierde sus alas y cae estrepitosamente. Entonces, los amigos del campeón, cobardes e insensibles al fin, huyen y se desembarazan de las palmadas, las promesas y los abrazos que ya no les son redituables.

El camino hacia el cuadrilátero puede conducir a la gloria o al mismísimo infierno. Los temores, las dudas y los reproches no ocupan un lugar en el escenario de la contienda. En el ring no hay tiempo que perder, allí sólo brotan una infinidad de golpes, y el hombre está solo. Tan solo como cuando los ingratos denostaron su trayectoria profesional en nombre de la moral y las buenas costumbres de una ciudad. Hipócritas que deberían revisar sus propias vidas antes de juzgar las ajenas.

 

 

Eduardo Galeano solía decir que el placer de derribar ídolos es directamente proporcional a la necesidad de crearlos. Muchos de los que se golpeaban el pecho y se autoproclamaban amigo del campeón habían comenzado una lapidaria campaña de desprestigio contra él.

 

Pero Tito, su compinche, su compañero de sueños, su confidente, su amigo de la infancia siempre estuvo a su lado, hasta el último día.

                                                                                                                Uby y Tito Tacconi 

“Fui a verlo a la cárcel. Conocí por él muchas comisarías. Nos cuidaba cuando aparecíamos en lugares que él creía no teníamos que frecuentar. Durante muchos años recorrió todas las distribuidoras de juguetes de Mar del Palta y les llevaba regalos a los chicos del Materno Infantil y de APAND. Uby siempre tuvo un corazón enorme, siempre.  Cuando estaba internado en el hospital no quería que lo fuera a visitar. – Mira como estoy Tito, no quiero que me veas así– Estaba flaquito, doblado, chiquito”.

 

Murió el 28 de mayo de 1997 en el Hospital Interzonal de Agudos Oscar Alende a causa de una afección cerebral producto de una meningitis y un tumor en las fosas nasales. Tenía apenas 41 años. Unos días antes había dado una charla junto a Omar el Príncipe González para los alumnos de primer año que estudiaban periodismo en Deportea.

 

El 28 de junio de 2019 por iniciativa de la Peña Blanquinegra Ángel Zamboni, estoica restauradora de gestas e ídolos del deporte Decano, se inauguró oficialmente el Gimnasio Uby Sacco. Atlético Mar del Plata recuperó de esta manera un espacio para la práctica del box, actividad regenteada por la Escuela de Juan Maldonado y saldó, además, una vieja deuda dirigencial con una parte de su historia deportiva. Guillermo Herrero y Claudio Giovanoni,  presidente y vice de la institución, reivindicaron en compañía de viejos socios,  simpatizantes  y vecinos, a ese chiquilín que amaba a su club, que creció entre sus paredes y que se convirtió con los años es uno de sus más preciados sellos identitarios.

 

El escritor José Valle definió a Uby como a un púgil cuyo arte era incomparable. “Su jab de izquierda una daga fría y certera, la guardia como manda la cátedra, los golpes justos y precisos, nunca uno de más, Sacco era un estratega arriba del ring”.

 

Pensaba también en Julio Cortázar, quien iba a ver las peleas en el  Luna Park con un libro bajo el brazo y pregonaba desde su talento literario que el boxeo también era un espectáculo estético.

 

En consecuencia escribo que Uby Sacco fue uno de los mejores de los últimos años. Un esteta en la brutal hostilidad de un cuadrilátero, un distinto que hizo de su deporte un genuino espectáculo estético, pletórico de belleza, nobleza  y valentía. Un elegante caballero con cara de nene que pudo doblegar a temerarios enemigos sobre un ring, un pibe sencillo, de barrio, que no pudo asimilar las piñas del diario trajín, que padeció con crueldad los cachetazos fantasmales de la noche. Golpes que llegaron exactos y puntuales, certeros, inapelables, lapidarios.

                                                                                 Autobomba con el campeón del mundo en Atlético

Desde la letra y la música de Lalo de los Santos yo también te pido que no te caigas campeón, no te caigas. Porque estés donde estés, el recuerdo sincero de la gente que te quiso y te quiere mucho perdura inmortal y de alguna manera te ayuda a sanar viejas heridas, a transformar en horizontes los abismos.

 

¡Feliz cumpleaños querido Uby! Estés donde estés. Estas líneas viajan intrépidas e indomables por el éter para acurrucarse junto a tus afectos más cercanos y afincarse en esa época donde junto a todos los pibes de la barra gastabas aquel tiempo en los potreros y en tu amado Atlético Mar del Plata, jugando hasta que el sol se iba con la tarde y llegaba el grito de la vieja que ponía fin a las travesuras. Aquel tiempo cuando el Petiso Aguirre te  apuraba el paso, a vos y todos los remolones que resistían en la puerta y esperaban hasta la caída de la noche para marcharse por Rivadavia, extenuados, plenos, dichosos, inmensamente  felices…

 

Mario Giannotti

Deportes

LEANDRO SOMOZA ES EL NUEVO TECNICO DE ALDOSIVI

Published

on

Se terminaron las negociaciones, se pusieron de acuerdo en todo y Leandro Somoza se convirtió en el nuevo entrenador de Aldosivi, con un contrato de dos años. El flamante técnico estaría el domingo observando el partido ante Racing en el “Cilindro de Avellaneda” y su debut se daría nada más y nada menos que frente a Rosario Central, al que renunció después de la segunda fecha por la falta de refuerzos.

Era el apuntado desde un principio por José Moscuzza, e incluso se lo mencionó antes de que diera un paso al costado en el “canalla”. Su buen paso como jugador y la gran imagen que dejó en el club, influyeron para apostar a un técnico que realizó buena parte de su carrera como ayudante de campo de Miguel Ángel Russo en Boca y luego se largó de manera individual.

El viernes pasado se había llegado a un principio de acuerdo, pero se tomaron toda la semana para terminar de ultimar detalles y que no quede nada librado al azar. De todas maneras, el encuentro del domingo lo dirigirá Diego Villar, quien se hizo cargo tras la salida de Martín Palermo en la antesala del comienzo de la Liga Profesional. El “Pipa” trabajó toda la semana y diagramó el equipo, por lo que Somoza estará en el choque frente a Racing en Avellaneda y luego sí se pondrá al frente del plantel.

Lo bueno es que tendrá una semana larga para entrenar y conocer al plantel, porque el siguiente partido del “tiburón” será el lunes 4 de julio, ante Rosario Central, el exequipo de Somoza y que ahora tiene como técnico a Carlos Tevez, lo que le agregará un condimento extra.

 

El mediocampista que ascendió a Primera División con Aldosivi en 2018 y luego anunció su retiro del fútbol, estará acompañado por Diego Monarriz (exDT de San Lorenzo) y Lucas Pagano como ayudantes de campo, y los preparadores físico serán Damián Lanatta y Alejandro Rafael.

Continue Reading

Deportes

SUSPENDEN LA INDAGATORIA A SEBASTIAN VILLA

Published

on

BOCA

Suspenden la indagatoria a Sebastián Villa

La fiscal Vanesa González aceptó postergar la indagatoria a Sebastián Villa. El colombiano había hecho el pedido ya que la citación coincidía con el partido que debe jugar Boca contra Unión. 

En breve, la Justicia pondrá otra fecha para que Villa declare en el marco de la causa en la que el futbolista está imputado por “abuso sexual con acceso carnal”.

Si bien Sebastián Battaglia pondría una formación alternativa en este próximo partido por la Liga Profesional porque el martes 28 juega ante Corinthians en Brasil, Villa podría llegar a tener que concentrar y eso complicaría la posibilidad de presentarse ante la fiscal Vanesa González.

Y con el partido ante Banfield programado para el viernes 1º de julio, la intención es dejar la declaración para después de la serie de octavos de la Copa Libertadores, que se completará el martes 5 de julio con la revancha en la Bombonera. El que definirá será el juez Javier Maffucci Moore.

A su vez, Villa ya cuenta con el permiso otorgado por el juez para salir del país y poder viajar con la delegación de Boca a San Pablo para estar frente al Corinthians.

 

Continue Reading

Deportes

CONMOCIÓN EN LA NBA: MURIÓ UN EX JUGADOR DE DE 25 AÑOS QUE HABÍA ENGORDADO 65 KILOS EN 36 MESES

Published

on

Caleb Swanigan supo defender los colores de Portland y Sacramento entre 2017 y 2019, pero se alejó del deporte y la mala alimentación, sumada a problemas genéticos, le terminaron costando la vida.

Tras su irrupción en la NBA, el caso de Caleb Swanigan llamó la atención por su historia de superación para llegar a vestir los colores de los Portland Trail Blazers luego de ser elegido en el Draft de 2017. Apenas cinco años después de incorporarse a la liga de básquet más competitivo del mundo, su cuerpo cedió: según distintos medios estadounidenses, murió de causas naturales a los 25 años recién cumplidos.

Fue uno de los seis hijos criados por una madre soltera ya que su padre, Carl Swanigan Sr., luchó constatemente contra una adicción al crack. Vivían en refugios para personas sin hogar en Utah o debajo de un puente. Su progenitor falleció en 2013 por complicaciones relacionadas con la diabetes. Tenía 50 años y, según informó ESPN en 2017, Carl Sr. medía 2,07 metros y pesaba casi 227 kilos en el momento de su muerte.

Pero un día Caleb decidió aprovechar su prometedor físico heredado de 2,06 metros y gran contextura física para adentrarse en el mundo del deporte. En ese momento se contactó con Roosevelt Barnes, un viejo amigo de la familia que se dedicaba a promocionar deportistas en la élite del país. En 2010 era un niño obeso al que la vida le había dado la oportunidad de una vida mejor. Siempre luchó contra su peso y él era una de esas personas genéticamente predispuestas a subir fácilmente.

“Una de las últimas veces que lo vi, un día de práctica en el torneo de la NCAA de 2017 en Kansas City, estaba montando una bicicleta estacionaria. Llevaba un buzo, del tipo que usan los luchadores para perder peso antes del pesaje. Incluso entonces, un atleta universitario de solo 20 años, Biggie ya estaba luchando contra las inclinaciones naturales de su cuerpo”, reveló uno de los periodistas del portal USA Today sobre las complicaciones de Caleb a temprana edad.

Caleb defiende una pelota para los Trail Blazers ante la marca de Rui Hachimura (Foto: USA Today)Caleb defiende una pelota para los Trail Blazers ante la marca de Rui Hachimura (Foto: USA Today)

Biggie siguió luchando contra sus problemas genéticos y de alimentación que iniciaron durante su temprana vida en Fort Wayne. Llegó a la Universidad de Purdue en 2015 después de ser nombrado Indiana Mr. Basketball, premio al mejor jugador de dicho estado, mientras asistía a la secundaria de Homestead. Originalmente se comprometió con la Universidad de Michigan, pero terminó en West Lafayette donde jugó dos temporadas con los Boilermakers y fue seleccionado en el primer equipo All-American, ganando el honor del Big Ten Player of the Year en 2017.

“Era un alma buena y un buen hombre. Será extrañado”, publicó en Twitter el director de Purdue, Isaac Haas, quien supo ser compañero de equipo de Swanigan. Biggie además fue uno de los cinco finalistas del Wooden Award, junto a grandes nombres que compiten o que pasaron por la NBA como Lonzo Ball de UCLA, Josh Hart de Villanova, Frank Mason de Kansas y Nigel Williams-Goss de Gonzaga. En tan solo dos años, Caleb estudió en paralelo al deporte y recibió su diploma en Historia de la Educación. Para su familia se convirtió en el distinto, ya que ninguno de sus cinco hermanos logró siquiera terminar la secundaria.

Su primer intento para postularse al Draft de la NBA en 2016 fue dado de baja después de que los ejecutivos de la liga le dijeran que necesitaba perder peso y agregar tiro de campo. A base de esfuerzo y dedicación, hizo ambas cosas y mostró su nuevo cuerpo triunfante y su conjunto de habilidades un año después: fue seleccionado en 2017 con el pick número 26 por parte de los Portland Trail Blazers.

Swanigan disputando un rebote mano a mano con LeBron James (Foto: USA Today)Swanigan disputando un rebote mano a mano con LeBron James (Foto: USA Today)

Caleb jugó dos temporadas en Portland y llegó a disputar un total de 45 partidos oficiales. Fue cambiado a los Sacramento Kings en 2019, con 10 apariciones, antes de que los Trail Blazers lo volviera a repescvar a principios de 2020. Durante su carrera en la NBA, Swanigan trabajó mucho con los jóvenes del área de la ciudad y FoodCorps para promover hábitos alimenticios saludables en las escuelas y eliminar el hambre infantil.

Biggie apareció por última vez en las noticias en 2021, después de que la ex estrella de Homestead se declarara culpable de un cargo menor de drogas en el condado de Whitley y allí se vio el enorme cambio físico que tuvo al pesar cerca de 200 kilos, aproximadamente 65 más que sus últimos partidos en las NBA durante 2019. Ya alejado de la influencia de Roosevelt Barnes, fue condenado a 180 días en la cárcel y se le ordenó completar una evaluación de abuso de sustancias y cumplir con cualquier tratamiento prescrito.

Caleb aguantó todo lo que pudo a las distintas presiones que le presentó la vida hasta que a los 25 años decidió ceder: la oficina forense del condado de Allen le confirmó a la cadena WANE 15 que Swanigan fue encontrado muerto por causas naturales en su domicilio particular de Fort Wayne este martes 21 de junio.

Continue Reading

Más Vistas