Connect with us

Deportes

US Open: Naomi Osaka, ganó su primer título de Grand Slam

Publicado

on

Naomi Osaka, acaba de ganar su primer título de Grand Slam, nada menos que el Abierto de tenis de Estados Unidos ante la legendaria Serena Williams, pero prefiere taparse el rostro con su gorra. La realidad no es como tantas veces la había soñado. Las sonrisas que regaló a lo largo de la semana y que ya son una de las marcas registradas del circuito de la WTA, cambiaron a una risa nerviosa, que mezclaba nervios con llanto. La ovación que ansiaba recibir había sido tapada por abucheos del público, molesto por el polémico final que provocó Williams, con una discusión interminable con el árbitro portugués Carlos Ramos.

La japonesa sorprendió a Williams en un polémico partido.

La japonesa Naomi Osaka se consagró hoy campeona del Abierto de tenis de Estados Unidos al vencer a la estadounidense Serena Williams por 6-4 y 6-4 en un partido cargado de polémica por un duro cruce entre la ex número uno del mundo y el árbitro portugués Carlos RamoS.

De esta manera, Osaka logró su primer título de Grand Slam con sólo 20 años e impidió que su gran ídola igualara la marca de la australiana Margaret Court, dueña de 24 trofeos grandes. Su ilusión desde siempre era jugar una final del US Open con la campeona de 23 Grand Slam. Lo soñó hace cuatro años, cuando coincidieron en el torneo “Bank of the West Classic”. Aquel día le tomaron las primeras fotografías con la leyenda y compartió una entrevista.

 

Apegada a su madre, fue a la primera persona a la que le dedicó su arribo a la final, pero casi pegada recordó a Williams. “Mamá, lo hice. Te amo y gracias”, gritó la japonesa en la pista, segundos después de ganarle a Madison Keys en las semifinales. De inmediato, la siguió con su ídola: “Serena, te amo”. Y continuó con sus muestras de amor. “Los amo a todos”, cerró con una carcajada en la pista que despertó los aplausos de la multitud el jueves en la pista Arthur Ashe.

Pero no se quedó en eso. “Esto va a sonar un poco mal, pero yo en lo único que estaba pensando es que ‘realmente quiero jugar contra Serena'”, explicó Osaka con una sonrisa cuando la consultaron por cómo había hecho para levantar 13 puntos de break ante Keys. “¿Por qué? Porque es Serena”.

Tal vez por esa idolatría, su dolor era mayor. Aunque un gesto de Serena, al menor, le hizo recuperar la sonrisa. “Me sentía mal porque yo estaba llorando y ella estaba llorando, y acababa de ganar”, explicó la estadounidense. “No estoy segura de que hayan sido lágrimas de felicidad o solo lágrimas de tristeza por el momento. Pensé ‘así no es como me sentí cuando gané mi primer Grand Slam’. Definitivamente no quería que ella se sintiera así”.

“Tal vez fue la madre en mí que dijo: ‘Escucha, acá tenemos que hacer un esfuerzo juntas'”, explicó la jugadora de 36 años.

Pero más alla de la manera, Osaka ya puede presumir de ser la primera japonesa en ganar un Grand Slam. Y con ello, ya no le harán una pregunta que ya no disfruta, de siempre tener que responder sobre su identidad cultural. Ya no deber explicar tantas veces que nació en Osaka, hija de un haitiano y de una japonesa, pero que con tres años se mudó a Nueva York.

En uno de los palcos del estadio, las flamean banderas del pequeño país caribeño. “Como mi padre es haitiano, crecí en un casa haitiana en Nueva York”, contó a lo largo del torneo Osaka, que tiene el color de piel de una haitiana, los ojos de una japonesa y habla el inglés como si se tratara de una estadounidense.

Entiende el japonés, pero prefiere expresarse en inglés. Ese complejo mestizaje la convierte en una jugadora diferente al resto en el circuito femenino. Una atracción en el Tour, porque casos como el suyo no se ven todos los días en el tenis.

“Aunque crecí en una casa haitiana, mi madre es japonesa, así que también me crié en la cultura japonesa. Pero supongo que como he vivido en América, también tengo esa parte”, comentó la jugadora que tiene la doble nacionalidad japonesa-estadounidense.

Desde muy pequeña, Osaka empezó a empuñar y cuando tenía ocho años obligó a su familia a cambiar Nueva York por Florida. Sus padres estructuraron su vida en base al talento de la pequeña tenista y acertaron. Osaka sigue viviendo ahora en el estado del sol y es una de las nuevas perlas del circuito.

La mezcla de las tres culturas la divierte, y rescata las virtudes de cada una de ellas. Osaka se mostró entusiasmada con su alma japonesa. “¿La cultura de Japón? Me gusta todo. Me encanta la comida, todo el mundo es muy simpático”. Pero tampoco escatima en elogios hablando de Haití. “Si conoces a una persona haitiana, te darás cuenta de que son muy positivos. Si tienes un amigo de Haití, hará todo lo que esté en su mano por ti”.

Con el título del US Open, la nipona coronó el mejor momento de su carrera: arrancó la temporada en el puesto 68 del ranking y escaló hasta el 19. Y tras ganar la final en Nueva York, el lunes aparecerá en la séptima posición.

Una de las claves de su explosión fue la incorporación de Aleksandar “Sascha” Bajin a su equipo. El técnico entrenó muchos años con Serena Williams y Caroline Wozniacki. Osaka, según sus propias palabras, es más optimista desde que trabaja con Bajin, que hoy siguió entre lágrimas la gran coronación, más allá del agridulce cierre de su nueva pupila ante su ex dirigida.

FUENTE: MDZ-H.Z.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Deportes

LNB : Ladrón de mi cerebro

Publicado

on

Por batallador, por corajudo, Peñarol nunca se dio por vencido. Fue dominado gran parte del juego y no cambió su cabeza. Esperó la oportunidad y no la desaprovechó, después de levantar dos cierres (83 iguales en tiempo regular y 94 en el primer suple) superó a Quilmes 101-105 en otro clásico de novela.

El juego se eaparía muy pronto de la tabla de los entrenadores. Tanto Javier Bianchelli como Leo Gutiérrez habían soñado con un juego controlado, un poco más amarrete de lo normal para estar bien parado, pero se abrió el juego con el tiro rápido que tomó Quilmes en ataque y que confundió a Peñarol.

Ortíz lo sacó de paseo a un lento Todd Brown que dejaba muchos espacios y el escolta quilmeño metió 10 de los primeros 12 puntos de su equipo para un parcial 12-2 que desarticuló el libreto de Leo Gutiérrez. El técnico de Peñarol les pedía paciencia a los suyos y la reacción llegó de la mano del gesto individual con Gianella – Gorosterrazú y Brown (12-9)

Cuando Víctor Fernández se hizo presente con el triple (15-9) el escolta foráneo de Peñarol se hizo cargo de todo para darle a su equipo una lluvia de tres triples seguidos para dar vuelta la taba (17-18) y poner arriba al “milrayitas”.

Los tiros que tomó Brown fueron siempre tras su propio pique. Armó sus espacios y jugó todo uno contra uno por arriba de la marca a cancha abierta evitando la doble marca. Su puntería hizo el resto.

El ingreso de Essengue por las dos faltas de Vassirani le trajo algunas soluciones en el poste a Quilmes mientras que el recambio del base por base (Juani Marcos por Gianella) le permitió a Peñarol atacar muy vertical desde el la posición del uno. El empate en 25 llegó como un justo denominador de los primeros 10 minutos.

El trámite del segundo cuarto no cambio. Y de hecho los intérpretes fueron los mismos, ya que Lucas Ortíz siguió anotando con consistencia aprovechando esta vez que Gorosterrazu se pegaba más a su marca y decidía penetrar.

Víctor Fernández movió bien los hilos del equipo cervecero y Ortíz (11 en el primer cuarto y 9 en el segundo) no podía ser frenado. A su lado tampoco hubo mucha compañía más que el propio Fernández (10) y algo de Essengue (8).

Por Peñarol después del recital del primer cuarto de Brown (15) apareció Juani Marcos para dar una mano importantísima en ofensiva (12 puntos) con el tiro abierto (2/3 en triples y 2/2 en dobles). Nico Gianella (8 puntos con 4/4 en dobles) completaba el tridente con que el milrayitas atacaba desde el perímetro.

Desde la salida de Tintorelli que Peñarol no puede encontrar su faro en el poste bajo y le cuesta mucho que la pelota circule en el set play, por eso tuvo muchas más soluciones con sus bases atacando el aro.

En un juego de ofensivas abiertas y poca defensa el segundo cuarto fue un empate en 27 y el extraño primer tiempo terminó en tablas en 52. Si sirve como dato para graficar la calidad de anotaciones y cómo llegaban los puntos Peñarol tuvo solo 4 asistencias mientras Quilmes sumo 13 en todo el primer tiempo.

El segundo tiempo y todo lo que vendría después ya fue un partido más esperable. Los equipos recuperaron la memoria para mostrarse como conjuntos batalladores, peleadores, pero no lujosos. Y todo el complemento fue una verdadera batalla.

Leo Gutiérrez bancó al equipo titular con Gorosterrazu como alero y Brown de dos y sus cambios fueron ortodoxos: salió Gianella y entró Marcos, salió Arn y entró Lauria. Peñarol estaba con el freno de mano puesto.

Había logrado un mejor control del pase entre línea de Quilmes desarmando un poco los sistemas que disfruta el cervecero. En Quilmes Juane De la Fuente dio una mano en ofensiva, y con muy poco se mantuvo al frente casi todo el cuarto, pero Peñarol lo cerró mejor con Brown jugando de pasador y una bomba de Nico Lauría para ganar el parcial 15-16 y entrar al último cuarto arriba por uno: 67-68.

El tramo final del partido fue continuidad del tercer cuarto. Ambos equipos muy trabados en la ofensiva y con varios tiros lanzados que ni siquiera tocaron el aro. Essengue anotó en el poste y Ortíz siguió burlando a sus defensores para que Quilmes recupere rápidamente el control.

De hecho el cervecero había perdido un rato el dominio del juego pero sobre el último cuarto siguió jugando más natural. Por el contrario Peñarol cuando quiso ser prolijo fue ineficaz, y solo fue punzante cuando atacó en el plano más individual.

Leo se vio obligado a jugar con el tándem Juani Marcos-Gianella para tener más control y pase y la apuesta salió bien. Cuando restaba 6:19 llegaron los primeros puntos de Peñarol en el cuarto gentileza de Lucas Arn con una corajeada del ala pivote yendo fuerte para el aro.

Arn detectó la ventaja sobre Maciel, sabiéndose el jugador de Peñarol más rápido, lo atacó desde el perímetro decidido anotando 6 puntos en fila para llevar el empate en 74 a falta de 4:30.

De todos modos Quilmes nunca perdió el ritmo y con un triple de Bolivar y puntos de Ortiz llegó a los 80 segundos finales arriba por cuatro (80-76).

Y allí comenzó el karma del cervecero y la serie de resurrecciones de Peñarol. Las malas decisiones de cierre no fueron patrimonio de nadie en Quilmes pero dejaron en evidencia que no hubo un base con autoridad para hacerse cargo de la pelota, extrañando a Lucho Tantos, desgarrado. Bolivar apresuró un par de tiros y Peñarol no lo perdonó. Ortíz erró un libre (83-81) y con 5 segundos Gianella anotó el doble del empate en 83.

Como en toda la noche, el base platense perforó la defensa rival sin que todo Quilmes pueda encontrar soluciones a esa penetración.

Final tiempo regular (83-83)

En el primer suplementario fue otra vez el cervecero quien se asentó más rápido al juego con Essengue lastimando en el poste bajo, ya sea con faltas y tiros libres o acciones directas de pick and roll. Lucas Ortíz seguía sumando y su equipo se puso 93-88 a falta de 1:45.

Luego la secuencia de cierre siempre termina siendo un cuento de Federico Fellini, con situaciones inverosímiles. Víctor Fernández erra un tiro cómodo y su propio rebote ofensivo y del otro lado erra nada menos que Gianella pero del rebote ofensivo de Marcos llegó el doble de Lauria (93-90).

Luego Bolivar falla de tres y en la contra Brown sale disparado a bandeja con 23 segundos y Juane de la Fuente comente un pecado de juventud al pararlo muy rápido con falta buscando recuperar el balón. El escolta foráneo mete los dos (93-92) a falta de 23 segundos.

En la reposición de fondo de cancha Quilmes no pudo ponerle la bola a Ortiz y fue para Bolivar que recibió la falta. Mateo erró el primero y metió el segundo (94-92) permitiéndole a su rival la posibilidad de empatar con un doble, chance que por su puesto Gianella no dejó pasar. Una vez más el base de Peñarol entró “gambeteando” en la defensa y anotó la bandeja volada.

El cierre de los 6 segundos restantes fueron un papelón de los árbitros que hicieron todo lo posible para que el espectáculo pierda brillo (y no dirigieron bien). Lo cierto fue que el cervecero perdió el balón y Juani Marco casi lo gana con el recupero y triple.

Final 1er suplementario (94-94)

El segundo suplementario a pesar de la baja de Lucas Arn por cinco faltas y casi todo los jugadores titulares cargado con 4, Peñarol se asentó mejor, agazapado y al acecho, esperando su oportunidad, finalmente le llegó y a diferencia de Quilmes no la dejó escapar.

Si bien triples de Bolivar y Ortíz le dieron al ventaja al cervecero (101-100) Lucas Gorosterrazu jugó un segundo suplementario perfecto y Juani Marcos también. Quilmes dejó de jugador en equipo y buscó el triple salvador que nunca llegó perdiendo no solo la fisonomía de equipo que había mostrado, sino también el partido.

La tozudez de Peñarol y el coraje de jugar momentos cumbres sin fallar (sobre todo Gianella) lo depositó en un nuevo final feliz, que nunca por repetido deja de ser el más importante del año.

Quedará para el análisis largo y más fino las formas de la conquista. Peñarol hizo 105 puntos con solo 10 asistencias en total. Tuvo 16 pérdidas (que no son muchas) pero solo dos recuperos y dependió hasta el hartazgo del tridente de media cancha. Pero sus hinchas bien saben que el clásico más vale ganarlo como sea y luego se analizará el próximo juego. Porque de eso se trata esta locura pasional que nos regalan Quilmes y Peñarol.

Final Quilmes 101 – Peñarol 105 2do suplementario

Crónica. @pablotosal – Pick&Roll
Fotos: Demian Schleider /Liga Nacional

Seguir leyendo

Deportes

Amistoso: Alvarado lo perdió sobre la hora ante Unión

Publicado

on

La tercera prueba de pretemporada volvió a mostrar cosas interesantes en Alvarado, que se midió ante Unión de Santa Fe en un amistoso que se disputó en el predio de Apand. El conjunto de Mauricio Giganti tuvo buenos momentos de fútbol, pudo imponer el ritmo en gran parte de los 70′ y más allá del 1-2 final ante los jugadores del “Tatengue” que no habían participado del encuentro ante Boca por el Torneo de Verano, el entrenador se lleva cuestiones positivasinformación.

(más…)

Seguir leyendo

Deportes

Comienza el Sudamericano Sub 20

Publicado

on

Esta tarde se pondrá en marcha una nueva edición del Campeonato Sudamericano Sub 20. El mismo se jugará en Chile y otorgará cuatro plazas para el Mundial de Polonia. Argentina debuta el domingo.

La 29na. edición del Campeonato Sudamericano Sub-20 de fútbol, que otorga cuatro plazas para el mundial de Polonia, comenzará esta tarde en Chile con partidos del Grupo A entre Venezuela-Colombia y Chile-Bolivia, ambos a disputarse en la ciudad de Rancagua.

En el torneo, que terminará el 10 de febrero próximo y que clasificará a tres equipos para los Juegos Panamericanos 2019 a desarrollarse en Lima (Perú), intervendrá el seleccionado argentino que conduce Fernando Batista. Lo hará en el grupo B, con sedes en Talca y Curicó.

Venezuela y Colombia comenzará a las 17.10 (igual horario en Argentina y Chile), mientras que el representativo local se medirá con Bolivia a las 19.30.

Argentina debutará el domingo próximo a las 17.30 ante Paraguay, en la ciudad de Curicó, por la segunda fecha del Grupo B, ya que tendrá jornada libre en el inicio.

Seguir leyendo

Tendencia